PUBLICIDAD

Seguimos en Almería

|

Y con Gómez Cantero.

Me envían, reticentes, la convocatoria de la vigilia de la Inmaculada. ¿Me gusta? No. Me parece sacrílega, impresentable, excomulgable? Tampoco. Y tengo muy claro que para gustos se pintan colores y que los míos no tienen que ser los de los demás. Como tampoco admito que los demás intenten imponerme los suyos.

Y una tacha a Antonio obispo que no debería precip¡tarse. Porque, de momento, solo es obispo coadjutor.

Ayúdanos a seguir informando

12 comentarios en “Seguimos en Almería
  1. Negra es la moreneta.
    Pero la imagen de la Inmaculada, a partir de los símbolos que le atribuye el Apocalipsis no tiene esta tradición y quedan en segundo plano. Lo único importante es la transgresión de ser negra.
    ¿Un guiño al BLM?¿Emigrante?
    Peor veo el lenguaje corporal y la expresivisad, con esa mano sosteniendo el mentón.
    ¿Porqué lleva el pelo corto?
    No entiendo nada.

  2. Por desgracia en ese cartel se hace hincapié a la inmigración (ahora mal llamada «migrante» a las personas que vienen de fuera) y no al DOGMA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN. No toca en esta gran festividad del día 8 de diciembre, nombrar a NUESTRA SEÑORA DEL AFRICA. Es la PURISIMA en cuanto dogma o verdad de Fe lo que se ha celebrado y se celebra desde que el Papa Pío IX definió el dogma en esa fecha. El no mencionar aquí que en esa fecha también se festeja a nuestra Patrona, la Inmaculada, ya mejor comentarlo en otra ocasión… Ese obispo no da pa más…

  3. Con el permiso de D. Fco Jos´`e y si no le gusta, puede borrarlo sin problema por mi parte, debo contestar a uno que pasaba por aquí, respecto al ministerio de la enfermedad.

    Es evidente que en el despacho del ministro, ministra o ministre, según toque, que ni lo sé ni me importa, no tienen ni virus ni medicinas, salvo las que tenga que tomar el titular. Se entiende que el ministerio lo tiene en algún departamento adecuado, por ejemplo en algún laboratorio del CSIC o en algún otro sitio, que no tiene que ser del ministerio, pero el virus debe estar localizado por el ministerio, porque en caso que exista el virus en territorio español y no lo sepa el ministerio (que no necesariamente el ministro), ya pueden cerrar la puerta e irse.

    Que digan que existe en algún sitio, lo único que demuestra es que o bien no se enteran, en cuyo caso, como ha dicho, mejor cierran la puerta y se van a sus casas o bien mienten como es su costumbre.

    Si sale el titular dando un comunicado, eso es la verdad del ministerio, que con este gobierno no tiene que ser la verdad. Pero es lo que hay.

    En cualquier caso no he leído en ningún sitio que alguien lo tenga, lo cual no significa más que eso, que no lo he leído.

    Lo que sí he leído es que, a partir de unas proteínas que encontraron y con la ayuda de un ordenador reconstruyeron una estructura que dijeron que era el virus. Ese virus no pasa de ser un conjunto de bites en una memoria. Y eso nadie, que yo sepa, insisto, lo ha desmentido.

    Y a partir de ese virus informático se han construido las llamadas vacunas.

    Y vuelvo a insistir, porque parece que el que pasa es un poco corto, todo esto no es más que la opinión de un tipo, yo, que tiene una información muy limitada y de dudosa veracidad. pero diré que tengo estudios de Biología y de Bioquímica, al menos tanto como la mayoría de los médicos, que nos sean especialistas en eso. Lo digo porque no me resulta extraño el concepto de proteína, aminoácido o virus.

  4. Independientemente del color, la posición y el gesto no concuerdan con la Inmaculada, si el obispo no lo dice, nadie puede pensar que es un cartel anunciador de la Inmaculada. Si se hace un cartel con dibujo o foto, la imagen tiene que expresar por sí sola lo que se anuncia o se pretende, aunque no sea más que por ahorrarse escribir más de mil palabras. Y este no expresa nada. Este cartel puede servir para cualquier cosa.

    Punto para D. Antonio.

  5. Bueno D.Pablo Rosales que es la persona que ha hecho el cartel debía de tener de fondo cuando lo hacía la música de D.Antonio Machín «angelitos negros».( O a lo mejor es la música del Obispo D.Antonio en su juventud).
    Además esta en sintonía con la encíclica «Fratelli Tutti».

    1. Esa estaba mucho más buena.
      El cartel es horroroso.
      Menos mal que la situación económica de la Iglesia no le permite ahora ejercer el mecenazgo artístico que siempre ejerció, porque visto por donde van los gustos de algunos jerarcas…
      Hasta un obispo ha sido representado en pelotas en un mural gay-friendly en su propia catedral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *