PUBLICIDAD

Segovia pierde también a las claras de San Antonio el Real

|

Ver las imágenes de origen

Una de las joyas de Segovia que se une a esta liquidación por derribo de la vida religiosa en España.

https://www.elnortedecastilla.es/segovia/franciscanas-juan-dios-20201105122606-nt.html

 

12 comentarios en “Segovia pierde también a las claras de San Antonio el Real
  1. DOMINGO XXIV POST PENTECOSTEN

    ¿No es un golpe maestro por parte de la Iglesia someter a nuestra consideración en el último domingo del año litúrgico, el acto final del drama de la redención, el retorno de ¿Cristo? ¿Cómo comportarnos ante este gran evento que debe interesarnos a todos ya que todos asistiremos a él? ¿Qué dice la historia al respecto? Podemos distinguir tres períodos: -El de Cristo, el de la antigüedad cristiana y el de la Edad Media.

    Cristo habla a menudo de su retorno; y lo hace de forma particularmente detallada en su gran discurso escatológico que leemos en el Evangelio de hoy. El cristiano que convive con la Iglesia debe conocer este discurso, al menos su análisis.
    Cristo no pretende satisfacer nuestra curiosidad; el propósito de su discurso es dar un poderoso desarrollo a la vida cristiana.
    Alcanza, de hecho, su culminación en este pensamiento: la hora del fin es incierta (esto también es cierto para la muerte; la muerte es el retorno de Cristo para todos). La gran consecuencia es esta: “Debemos estar siempre preparados. Para enfatizar esta consecuencia con más fuerza, Cristo emplea cuatro parábolas que tienen el mismo significado: las del ladrón, el mayordomo, las vírgenes prudentes y necias y los talentos.

    ¿Cuál es la actitud de la antigüedad cristiana respecto al retorno de Cristo? Lo sabe. Espera el regreso del Señor con ardiente deseo. Va gozosa al encuentro del Señor, con la corona de las vírgenes y la palma de los mártires. Maranatha, es decir: Ven, Señor, era el estribillo de todas sus oraciones.

    Muy diferente es la actitud de la Edad Media. Un miedo saludable se apoderaba de los creyentes al pensar en el Juicio Final. El “Dies irae” de la Misa de difuntos nos da una idea de la intensa emoción de la Edad Media. “¡Ah! ¿Qué diré, infeliz de mí? ¿A qué defensor debo acudir cuando los mismos justos carecen de confianza? … Estoy aquí como reo; la vergüenza hace sonrojar mis mejillas …
    ¿Y nosotros? La antigüedad tenía el deseo; la Edad Media, el temor: Nosotros ni lo uno ni lo otro. No concebimos el deseo; el temor no llena nuestros corazones. Ya no tenemos el entusiasmo de la Iglesia antigua, pero tampoco la fe sencilla de la Edad Media. Que debemos hacer? Regresemos al pensamiento del Salvador sobre el juicio: ¡Estemos siempre preparados! Que nuestra vida transcurra a la luz de la segunda venida. Adaptemos esta preocupación al edificio divino de nuestra fe. Creemos en el segundo advenimiento; también esta fe es el objeto de las meditaciones de la Iglesia en la liturgia. En verdad, estos son pensamientos que nunca podremos olvidar; la Iglesia hace que el acto suceda a la palabra. Recordarnos estos pensamientos. Es el propósito de la Liturgia de la Palabra o Misa de los Presantificados; pero el Santo Sacrificio pone a nuestro alcance, en forma mística, el regreso del Señor; porque el Santo Sacrificio es ya en sí mismo un retorno del Señor. Es un retorno por gracia: “Mis pensamientos son pensamientos de paz y no de aflicción. Pero también es un juicio: «Venid, benditos de mi Padre …»
    2. La Misa (Dicit Dominus). – Es grande y apasionante el momento en que, inmediatamente después de la consagración, la Iglesia afirma, en la Misa, su fe en el gran misterio de la redención: “Por eso recordamos … la Pasión bendita, la resurrección de entre los muertos y la gloriosa ascensión de Cristo … ”La Iglesia quiere decir con esto: Cristo está ahora presente con toda su obra redentora. Por eso enumera las principales fases: la Pasión, la Resurrección y la Ascensión. Antiguamente, y todavía hoy entre los griegos, también se mencionaba en último lugar el retorno de Cristo. Así, el Señor que aparece en el misterio de la Eucaristía, es el Cristo del regreso, Cristo «con gran poder y majestad».
    La misa es al mismo tiempo una anticipación, una realización del regreso del Señor. Esto es cierto en cada Misa, pero especialmente en la de hoy, cuando la Iglesia celebra la solemnidad litúrgica del retorno. Hoy, en las santas ceremonias de la liturgia, se está realizando lo que hemos estado preparando, esperando y deseando durante semanas. Hoy termina el drama sagrado del año litúrgico.

    El alma hoy se acerca a la casa de Dios con temor, porque hoy es el drama del juicio universal. Por eso es un consuelo para nosotros ser recibidos en el umbral de la casa por el Padre Celestial que nos dice: Mis pensamientos son pensamientos de paz y no de castigo. Entonces, el miedo que se apoderó de nosotros cuando entrábamos en la iglesia se convierte en el gozo de regresar a la Jerusalén celestial (el Salmo 84 es un himno de redención y encaja muy bien aquí). El Confiteor está ahora en su lugar; constituye un escenario de juicio; estamos ante el Juez Eterno; los santos son nuestros acusadores, pero también nuestros intercesores. El Kyrie es nuestro canto del exilio, a diferencia del Aleluya que es, para los hijos de Dios, el canto de la patria celestial.

    La oración ya está sonando acordes del Adviento (Excita), una verdadera oración de fin de año: Una invitación a emplear con más celo que antes el próximo año de gracia.

    Ahora aparece nuestra Madre la Iglesia; nos dirige las conmovedoras palabras del cautivo san Pablo (Ep.). Ella no es una visionaria; no nos lleva a las nubes del cielo, pero nos dispone, con oraciones y súplicas, para hacernos dignos de ir al encuentro del Señor que vuelve. Nos habla y nos suplica como una madre preocupada por su deber. El cristiano debe ser como un árbol cargado de frutos, armarse de vida con paciencia y perseverancia, aspirar con alegría y gratitud al día de la venida del Señor. A pesar de todo su rigor, la idea de juzgar no debería asustarnos. Sin embargo, debemos estar agradecidos «porque nos ha hecho dignos de compartir la herencia de sus santos en la luz y de ocupar nuestro lugar en el reino de su Hijo amado».

    Cantamos con la alegría del triunfo el Gradual y con un ardiente deseo el Aleluya que pronto tendremos la dicha de cantar en las calles de la Sión celestial.

    En el Evangelio es el mismo Señor quien pone ante nuestros ojos un cuadro expresivo de su día. Pero no quiere asustarnos, porque su intención es «reunir» a sus elegidos para hacerles «compartir la herencia de sus santos».

    Y llegamos al sacrificio. ¿Cuál es nuestra ofrenda? El hombre puede tener dos deseos: el deseo de los placeres terrenales o el deseo del cielo. Es este último deseo el que ponemos hoy sobre la mesa del sacrificio y que expresamos en la antífona De profundis.

    En el Santo Sacrificio aparece Cristo, Rey de Majestad; todavía lleva el manto de las especies eucarísticas; sin embargo, es el mismo que vendrá con gran poder y majestad. Y, en la comunión, se inclina sobre cada alma. Desde el trono de su Padre deja caer estas palabras de consuelo: Estoy glorificado. Ora con un corazón confiado, se te dará. La prenda de esta palabra de salvación es la Eucaristía.

  2. Ese Convento estaría muy adecuado para los Monjes del Valle en el caso de que no se solucione la situación creada por ese desgobierno comunista. Reúne mejores condiciones que El Parral. Lo que ocurre es que el Rey Enrique IV lo donó a las clarisas.

  3. ‘En este caso, «los bienes pasan a una entidad superior», que es la decidirá sobre el futuro del inmueble, aunque «me consta que está la federación está interesada en mantenerlo»’.

    ¿Y cómo va a mantenerlo la Federación? ¿Enviará monjas de otros conventos? En ese caso, no desaparecía esta comunidad.

  4. Siento muchísimo la salida de las clarisas de San Antonio el Real, de Segovia
    Era una comunidad que había estado allí, ininterrumpidamente, desde el siglo XIV
    Dios lo ha permitido y todos somos ahora un poco más pobres espiritualmente

      1. Con esos Papa había crisis, pero mal que bien, en especial con el Papá Juan Pablo, se trataba de fenómenos asumibles. Lo de ahora es ya un tsunami de destrucción, quizás consecuencia de lo anterior. Las actuales monjas de clausura casi todas van con hábito, pero consideran una formalidad la liturgia y demás observancias. La vida sobrenatural parece también una formalidad. Ante la menor crisis carecen de defensas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *