PUBLICIDAD

¿Se apunta la Conferencia Episcopal Española al lenguaje de género?

|

Resultado de imagen de conferencia episcopal española

Ha organizado un funeral por las víctimas del Covid19. Lo propio.

Ha elaborado una nota informativa sobre el mismo muy completa. Da cuenta de todas las personalidades, y hasta algo menos, que asistieron.

Y en ella lo que me parece extraño. Sobre todo en la CEE

Entre los presentes estaba el general Jefe del Estado Mayor de la Defensa que. pienso, fue acompañado de su mujer. Tampoco nada que objetar, me parece muy bien. Lo extraño es que mujeres, o maridos, solo constan dos. Y ellas. Con el Rey, la Reina, y con el general la que pienso es su mujer. Pues para la CEE era la «acompañante».

Como para que se molesta la «legítima» por el nombrecito. Y para que sorprendan los obispos  con el calificativo de acompañante a la mujer, esposa, señora, cónyuge, consorte.

Si no es la mujer, acepto incluso el matrimonio civil, su nombre no debe estar en la lista hecha por los obispos, relacionada con él. Si tiene méritos propios para estar entre las personalidades, lo que sobra es la referencia al general  Y si la relación entre ambos fuera de amigos con o sin derecho a roce, que estoy seguro no es el caso, no debía estar ni en la relación ni en la catedral entre las personalidades.

Creo que la CEE haría bien cambiando lo de acompañante.

20 comentarios en “¿Se apunta la Conferencia Episcopal Española al lenguaje de género?
  1. Pecado y vigilancia

    Fray Cyril Stola OP
    09 de Julio de 2020

    Satanás es un excelente comercial. Hace todo lo posible para que el pecado sea atractivo. Introduce máximas como: «El cielo para el clima, el infierno para la compañía,» en el habla común, como si el pecado lo hiciera interesante, diluyendo su carácter destructivo.
    Nos hace deseable el paradigma del antihéroe, que no sólo retrata los defectos del héroe como trágicos, sino que los asume, y hace que ese abrazo sea sustantivo en el personaje.
    Nos induce la emoción subversiva ante el vicio. Y no obstante, el pecado es la nada. El pecado es siempre un vacío que no nos da nada positivo y no tiene cualidades redentoras. La única atención que merece consiste en combatirlo y curar sus efectos.

    La tradición moral de la Iglesia arroja la luz adecuada sobre el pecado al ayudarnos a comprenderlo.
    Describe siete vicios capitales que engloban todos los pecados y tentaciones: Gula, lujuria, codicia, ira, pereza, envidia y soberbia.
    Estos vicios surgen de nuestro deseo de lo bueno, pero, como consecuencia de la caída, deseamos el mal y de un modo malvado.
    Todos tenemos tentaciones, y la categorización de nuestros vicios nos ayuda a ver sus interrelaciones y revela las formas en que podemos combatirlos.

    Evagrio Póntico, un diácono y monje griego del siglo IV, que vivió retirado en el desierto de Nitria en Egipto, fue el primer cristiano en clasificar los vicios según ese esquema.
    Haciéndose eco del imperativo de San Pedro: “ Sed sobrios y vigilad, porque vuestro adversario, el diablo, merodea como un león rugiente en busca de alguien a quien devorar. Resistidle, fuertes en la fe,”( 1 Pedro 5, 8 ), Evagrio nos dejó advertencias muy útiles sobre cómo entender y combatir el pecado.

    La lucha contra el pecado, escribe Evagrio, es principalmente un combate interno que se da en nuestro modo de responder a nuestros logismoi
    -logismói- o malos pensamientos.
    Nos sobrevienen los logismoi -logismói- de forma pasiva, generando una imagen perversa o una idea maligna en nuestras cabezas, que en sí no implica pecado. Sin embargo, si consentimos tales pensamientos en nuestro corazón y los entretenemos con pasión e intención, entonces pecamos, aunque no hayan pasado de ser deseos ineficaces.
    Sólo al combatir estas tentaciones prestamos atención a la advertencia de Jesús: «Os digo que digo que todo el que mira a una mujer con intenciones lujuriosas ya han cometido adulterio con ella en su corazón.» ( Mateo 5,28 ).

    Para combatir los logismoi -logismói-, Evagrio propone la nepsis -nepsis- o vigilancia. Después de un período de tentación, podemos detenernos y considerar las raíces de nuestros pensamientos. Y nos aconseja: «Siéntate y recuerda por tí mismo las cosas que te sucedieron: Dónde empezaste, a dónde fuiste y el lugar en el que te atrapó el espíritu de lujuria, de ira o desesperación, y cómo a su vez estas cosas tuvieron lugar.» ( Sobre los pensamientos )
    A menudo caemos de la misma manera, y por la vigilancia podemos comenzar a ver los detalles comunes y circunstancias que anteceden al pecado.

    Uno puede caer en la cuenta que el inicio de la gula es el aburrimiento, o que las tentaciones de envidia o codicia comienzan cuando se desplaza por las redes sociales.
    La lujuria puede comenzar con la soledad, las distracciones perezosas pueden comenzar al revisar el correo electrónico. La ira puede darse al recordar a una persona desconsiderada, la soberbia puede surgir al notar los defectos de los demás.
    La mayoría de la gente están plagados de tentaciones en lo personal, por lo que cada cual precisa observar sus propios pensamientos para descubrir cómo combatirlos.

    Si conocemos los patrones en torno a los cuales gravita nuestra vida, podremos abordar las raíces de nuestros vicios.
    Si recordar a cierta persona nos lleva a los peores pensamientos de soberbia, ira o lujuria, necesitamos de inmediato mirar a otro lado, tan pronto como esta persona aparece en nuestra mente.
    La vigilancia requiere diligencia y práctica, pero funciona.
    La vigilancia desenmascara el marketing del diablo, ayudándonos a combatir el pecado en nuestros pensamientos y en nuestras palabras, en lo que hemos hecho y en lo que hemos omitido.

  2. Totalmente de acuerdo, DPaco Pepe. Si es consorte, cónyuge muy bien y si no son nada, pues nada se pone. No se le impide que comparta lugar en este importante evento religioso, como es la Misa y por las VÍCTIMAS de este virus y ya está.En cuanto que Pedro y Pablo, consortes gubernamentales NO ASISTIERAN A ESTA MISA… DEO GRACIAS!!! unos impíos menos. Ya ha habido demasiada desacralizacion y actos irreverentes como para sobreaguantar a «invitados» no deseados por los que somos católicos. El daño que han hecho y hacen a la Iglesia y a la Sociedad es inmenso. Su presencia haría que se inundara la Catedral del olor a AZUFRE y cosas peores… NOOOO, por favor! y Gracias por no venir. Esta ausencia para mi es muy grata… Es como invitar por obligación a alguien que es «persona non grata» y que no acude a tal llamada… QUÉ BIEEEEEN! BRAVO!
    POR otro lado, me parece excelente que se haya celebrado MISA por los difuntos de la pandemia. Nuestro País se declara ACONFESIONAL PERO NO LAICO NI ANTICATOLICO. Espero que esto sirva para que esta lección la empiecen a conocer muchos: Obispos y Sacerdotes, gobernantes, pueblo fiel( católicos) y demás miembros de la sociedad sea cual sea su credo…

  3. Aún a sabiendas de que aquí los carnets de tonterías es usted el único legitimado a darlos ya que es su blog, me permito añadir, con algún conocimiento de esta causa en concreto, porque fui una de las personas invitadas a esa misa, que no se nos pidió nunca aclarar quien nos acompañaría. Sólo que podríamos asistir con un acompañante. En mi caso no lo indiqué por lo que en esa lista apareceré, supongo, con mi nombre, más acompañante, sin especificar quien fue.

    1. Con la CEE a la mínima sospecha y aciertas, con el historial mundano cobardon pelotillero que tienen.
      La ciguena le ha pillado, y si no, les ha pillado su subconsciente… al tiempo

  4. A Carlos y algún otro: Que no serían más tontos ni aun entrenándose pues ya desbordan. Aquí no se trata de que al acto vayan con acompañante, asistente, la tía de carlos o su abuelita la pobre. Pueden ir con quien les dé la gana o les permitan pero el añadido no es para figurar en una lista de personalidades salvo la esposa. Es corrientísimo leer que en un acto estaban el alcalde de la ciudad y su esposa, el coronel de la Guardia Civil y su esposa, el embajador de Honduras y su esposa… No el director de Telefónica y una prima que vino de su pueblo, el cónsul de Turquía con su amigo Manolo o el almirante de la Flota con su asistente. Esos acompañantes no salen en la lista.
    En RENFE era costumbre que el presidente invitar a una cena en Navidad, en el Palacio de Fernán Núñez. a los altos directivos de la empresas y sus señoras. Y así figuraba en el texto. Hasta que un año, y ya para los sucesivos mientras duró la costumbre, lo de la señora se cambió por acompañante. A algunos no les sentó bien que su mujer pasara a ser la acompañante. Pero lo que se puede entender en RENFE resulta más difícil en la CEE. O me lo parece a mí. Y tendré derecho a que me lo parezca y a decirlo.
    Ni que decir tiene que quienes son ajenos a todo esto son el Excelentísimo Señor Jefe del Estado Mayor de la Defensa y su Excelentísima Señora. La entrada no va por ellos. Solo por una desafortunada redacción de la CEE.

  5. Cada persona invitada podía ir con un acompañante sin que tuviera que mediar vínculo matrimonial religioso o civil. Dado que se trataban en su mayor parte de autoridades, podían ir acompañadas de, por ejemplo, su jefe de gabinete. O de un hijo. O de una cuñada. O de la tía abuela a la que le hiciera ilusión compartir templo con El Rey. Era decisión del invitado elegir acompañante, así que la nota no es desafortunada, más bien, la entrada peca de puntillosa. Puestos a sacar punta, cualquier asuntillo , por banal que sea, vale.

    1. Totalmente de acuerdo .
      El jefe del Estado Mayor del ejército tiene lo que también se conoce como “asistente”, es decir un militar que le acompaña en todo momento, al igual que ocurre con los jefes de gabinete de los ministros que igualmente suelen estar presentes con ellos.
      El señor Fernández no puede dejar de pontificar y criticar, demostrando una vez más su egolatría (el define en todo momento lo correcto o lo incorrecto). Y a veces, en el presente caso su ignorancia.
      Ahora a esperar que sus seguidores nos obsequien con todo género de lindezas

      1. El que Vd. llama asistente se denomina Ayudante. Corresponde a todos los Generales jefes de Región, Mandos operativos de Combate, Transporte o Táctico, así como Personal, o la Jefatura del Estado Mayor del Ejército respectivo.

  6. Soy la primera partidaria de decir esposa o marido (jamás empleo el feo término «pareja»), pero aquí no sé si la Cigoña se excede. Por curiosidad he pinchado en el enlace y no veo esas «concesiones al lenguaje de género». Cuando se invita a alguien a alguna ceremonia, incluyendo a la persona y a un acompañante, se dice así porque no forzosamente tiene que ser el cónyuge. Puede ser un soltero que acude con su madre, o con otro allegado que estime oportuno. O un viudo que acude con su hija. Por eso, si no se sabe con quién va a venir, no es descabellado indicar, a efectos organizativos: «Aquí van Fulanito de tal, y su acompañante». Muchas concesiones se hacen hoy día a lo políticamente correcto, pero en este caso sinceramente no veo ninguna

  7. Como muy bien ha apuntado un comentarista en el programa de Federico Jiménez Losantos de esta mañana: «Osoro espanta a los fieles».

  8. La CEE para ser mínimamente creíble, tendrían que haber elegido los obispos un Presidente y un Vicepresidente aceptables mayoritariamente para los fieles, y para ellos, y no siguiendo presuntamente los gustos del Papa y del gobierno, que tal parece que ese fue el criterio. A ver cuando nos tienen en cuenta para algo que no sea poner la «pasta», y pasan de las cuestiones de «pompa y circunstancia». A veces los obispos resultan lamentables para los que el Papa y ellos llaman «rígidos», simplemente por ser observantes de la Palabra de Dios, del Evangelio del Señor y la tradición apostólica, mientras se dan el pico con cualquiera de los perseguidores de los religiosos del gobierno y sus amigos de dentro y fuera, preferentemente relativistas y ateos. Desde luego que poco dinero les van sacar a esos. Necios y sin Fe.

    1. Un referéndum popular como para Cataluña!!
      Lo eligen los obispos y se acabó de ponderar equilibrios
      Cardenal Omella al mando, un baturro

  9. Alguna curiosidad. ¿Tiene mayor rango quien representa al Presidente del Gobierno que los Presidentes del Resto de Poderes? ¿Debe ir por ello Calvo la primera?

    ¿No es mayor autoridad el presidente del Poder Judicial que es uno de los 3 poderes del Estado que el del Tribunal Constitucional que no es ningún poder?

    Me parece una pena que en España se esté perdiendo identificarnos con los dos apellidos: el paterno y el materno. Era una muestra de la importancia de la familia y del respeto al papel de la madre

    1. El Presidente del TC protocolariamente tiene mayor rango (8ª autoridad) que el presidente del CGPJ y del TS (9ª autoridad) según el art. 10 del Real Decreto 2099/1983, de 4 de agosto, por el que se aprueba el Ordenamiento General de Precedencias en el Estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *