Infovaticana
Scalfari vuelve a meter al Papa en un lío
La cigüeña de la torre

Scalfari vuelve a meter al Papa en un lío

La Cigüeña de la Torre
11 octubre, 2017

Al afirmar que le dijo Francisco que no existía el infierno.

https://infovaticana.com/2017/10/11/scalfari-asegura-papa-no-cree-la-condenacion-eterna/

Sin embargo el Papa sigue concediéndole entrevistas hasta el punto de parecer su casi único interlocutor.

Pues una vez más, espero, alguien tendrá que salir desmintiendo la confidencia del Papa. Que no se entiende como sigue confiando en Scalfari ni como Scalfari puede tener tanta inventiva.

La Cigüeña de la Torre


25 COMMENTS ON THIS POST To “Scalfari vuelve a meter al Papa en un lío”

  1. Echenique dice:

    La Tradición no le quita el sueño. Pues que se vaya de una vez con sus amigos protestantes, con quienes sintoniza plenamente, a diferencia de los católicos, a quienes persigue con saña.
    AFIRMA EL ARZOBISPO DE FILADELFIA
    Lutero estaría horrorizado por el mundo que forjó
    Monseñor Charles Chaput, arzobispo de Filadelfia, ha reflexionado sobre el legado del heresiarca alemán y las consecuencias derivadas de los principios que estableció.

    12/10/17 4:21 PM
    (Catholic Herald/InfoCatólica) Hace unos años, una amiga luterana me envió un enlace a su sitio favorito: Lutheran Satire. El sitio es la creación de un pastor luterano de los Estados Unidos centrado en el humor desde un punto de vista luterano. El objetivo es la catequesis a través de la comedia, y ningún tema o líder religioso es demasiado sagrado para tocarlo. Uno de los videos más populares del sitio es una caricatura llamada «The Reformation Piggybackers». La trama es simple: Lutero clava sus 95 tesis a la puerta de la iglesia de Wittenberg. Luego se dirige al desayuno. Pero lo detuvieron rápidamente Zwinglio, luego se unió a Calvino y luego a Enrique VIII, quienes, después de algunas bromas colegiales, comenzaron a denunciarse mutuamente y a discutir quién es el dueño de la Reforma. Mientras tanto, Lutero argumenta que nunca «dejó» a la Iglesia Católica. Lo expulsaron.

    Divertido y astuto, el video también está incómodamente cerca de la verdad. Como Brad Gregory señala en su nuevo y maravillosamente legible y absorbente retrato de Lutero, el brillante monje alemán nunca quiso iniciar su propia Iglesia. Todo lo contrario. Quería reformar desde el interior la Iglesia cristiana comúnmente compartida por todos los europeos de su tiempo, una fe que conformaba casi todos los aspectos de la vida cotidiana. Y mirando hacia atrás en las primeras décadas del siglo XVI, al menos algunas de las quejas tempranas de Lutero contra la conducta de los líderes de la Iglesia estaban claramente justificadas.

    La Iglesia cristiana había visto antes períodos de decadencia, pudrición y renovación. Los reformadores y los herejes no eran un fenómeno nuevo. Esta es una de las razones por las que los líderes católicos no lograron comprender la dinámica única de la pre-Reforma emergente en Alemania. En Lutero y en su época, se enfrentaron a algo sin precedentes. El aumento de la piedad laica y la alfabetización en el siglo XVI contrasta con la corrupción y la esclerosis institucional de muchos líderes de la Iglesia. Los cambios en el comercio y la tecnología, como la imprenta, combinados con la propagación del humanismo renacentista y el sentimiento nacionalista emergen para erosionar el hábito de la deferencia automática a Roma.

    Lo que Lutero puso en movimiento, sin embargo, rápidamente explotó de una manera que él no previó y no pudo controlar.

    Lo que diferenciaba a Lutero de otros reformadores: el error en doctrina

    Como Gregory señala, Lutero y otros reformadores contemporáneos similares (la palabra «Protestante» no se usó hasta finales de 1520) pronto «se diferenciaron de los reformadores medievales al afirmar que muchas de las enseñanzas de la Iglesia eran falsas. El problema no era solo de mal comportamiento; también era de doctrina errónea». Esto hizo casi imposible la reconciliación y sentó las bases de 150 años de amargo conflicto religioso.

    Una «reforma» no deseada

    Al igual que con la «Reforma» no deseada, sus consecuencias se explican por sí mismas. ¿Cómo llegamos de un mundo en el que la fe cristiana penetró cada átomo de la vida a uno en donde las sociedades están radicalmente secularizadas en la actualidad? Gregory responde a esa pregunta más directamente en sus páginas finales.

    «Lutero se mofaba de la idea de la libertad tal como la conocemos hoy y renuncia a cualquier crédito por ella. De hecho, estaría disgustado por ella, porque no tiene nada que ver con lo que él consideraba como la única libertad real: la libertad inherente al cristiano».
    Ni Lutero ni ninguno de los otros «reformadores» protestantes buscaban o imaginaban nada parecido a la libertad individual moderna. Tampoco la Reforma Protestante por sí sola condujo a ella. Lo que llevó a ello fueron los conflictos más que religiosos entre los protestantes y los católicos en la era de la Reforma, lo que creó una situación que llevó indirectamente, involuntariamente y, finalmente, a la creación de un mundo del siglo 21 que casi todos los cristianos comprometidos de la época de la «Reforma» habrían deplorado.

    El mundo que ahora habitamos es, en cierto sentido, el mundo que merecemos. Tomando prestado la Escritura: «El castiga en los hijos la maldad de los padres». La Reforma inició haciéndose preguntas sinceras sobre la verdad, la fe y la práctica. Se hundió en la obstinación humana y la violencia, produciendo una conciencia totalmente nueva y drásticamente diferente.

    Archivado en: Lutero

  2. Echenique dice:

    A propósito de la pena de muerte. Ostraigo la crítica de Antonio Socci, bien fundada.https://www.facebook.com/197268327060719/photos/a.210315405756011.46173.197268327060719/1478668685587337/?type=3&theater

  3. Echenique dice:

    El infierno no es tradición, es sagrada escritura. ¿ No cree en el infierno ? No se preocupe, ya lo verá, como decía san Josemaría Escrivá.

  4. Man With No Name dice:

    bergoglio demuestra, una vez mas, que le gusta revolcarse en el mismo fango una y otra vez. por ende no esperar rectificación alguna (de bergoglio) en lo que resta de este catastrófico pontificado bergogliano.

  5. canali_ dice:

    Bergoglio es imparable. Acaba de decir otra sandez: que la pena de muerte es intrínsecamente mala. Que la Tradición de la Iglesia no le quita el sueño. En definitiva está diciendo: La Tradition c´est moi.
    Lo que hayan dicho San Agustín o Santo Tomás al respecto, o el mismo Catecismo de la Iglesia Católica, son vulgaridades, ante la luminosidad intelectual de Bergoglio.
    Voilà el Catecismo: “2267 La enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas.”

    http://infocatolica.com/blog/espadadedoblefilo.php/1710120331-ies-la-pena-de-muerte-intrins

    Quousque tandem, Georgi Mari, abutere patientia nostra?

  6. canali_ dice:

    Carlos: En pocas líneas aclara Vd. lo que yo digo en dos folios. Que Dios le conserve esa agudeza y claridad intelectuales. Un saludo. Pax.

  7. canali_ dice:

    Echenique: Dios ha creado el alma inmortal. Pero es una criatura sometida a la conservación -atributo operativo de Dios- como creación continuada. Si se le retirase eso volvería sin más a la nada por su condición creatural.
    Pero eso no va a pasar porque ha sido creada con una finalidad, de tal manera que en el cielo proclamará la misericordia de Dios y en el infierno Su justicia.
    los espacios intermedios de Rahner no dejan de ser ranerías, como decía el Padre Santiago Ramírez.
    Igualmente, si Dios aniqilase un alma contradiría Su infinita Sabiduría. Es aniquilable por ser creatura, pero por circunstancias ajenas a su contextura creatural, está impermeabilizada frente a la aniquilación.

  8. Carlos Núñez Diaz dice:

    *tomista

  9. Carlos Núñez Diaz dice:

    ECHENIQUE,
    Creo que no has entendido bien a padre Canali.
    Para encuadrar bien el tema, situemoslo en la sutil diferenciación tomaste entre necesidad antecedente y necesidad consiguiente. Bien, la inmortalidad del alma humana es del segundo género, dimanando no de su intrínseca constitución metafísica, sino de la inmutable decisión divina de que sea así.
    EL error de Bergoglio estaría en poner en tela de juicio que tal decisión se dé, no en que Dios pueda o no pueda hacerlo.

  10. Echenique dice:

    CLIMA DE MIEDO: LA NUEVA REPRESIÓN DE LOS TEÓLOGOS CATÓLICOS
    Eruditos y clérigos temen ser castigados por criticar Amoris Laetitia
    Dan Hitchens, subdirector del Catholic Herald, explica la situación actual de temor que viven los teólogos católicos ortodoxos por criticar las interpretaciones heterodoxas de Amoris Laetitia.

    12/10/17 6:26 PM
    Ver también
    Cardenal Müller: hay un clima de «temor» en la Curia
    (Catholic Herald/InfoCatólica) Los católicos ortodoxos están enfrentando «persecución» – y no desde el ámbito secular, sino de sus propios compañeros creyentes. Esa es la sorprendente afirmación hecha la semana pasada por el profesor Josef Seifert, el filósofo y amigo cercano de san Juan Pablo II. Sus comentarios se hicieron eco de algunos comentarios recientes del Cardenal Gerhard Müller, quien declaró al National Catholic Register que los funcionarios del Vaticano y los profesores universitarios «vivían en un clima de gran temor». Seifert y el cardenal Müller solo están diciendo públicamente lo que muchos dirán en privado.

    Evitando el martirio «blanco»

    Al investigar para escribir este artículo, he escuchado de sacerdotes y académicos en cuatro continentes que, tan pronto como planteé el tema de la intimidación, pidieron inmediatamente declarar bajo anonimato. Algunos hicieron referencia a su necesidad de ganarse la vida o apoyar a una familia. Un profesor bromeó diciendo: «No estoy preparado para el martirio blanco» – un término teológico para la aceptación de grandes (pero no mortales) sufrimientos por causa de la fe.

    Como sucede a menudo con las inquisiciones, es difícil determinar el crimen exacto, refiriéndose a las cuestiones que han causado tanta agitación recientemente. La Iglesia siempre ha enseñado que hay que confesar los graves pecados antes de recibir la Eucaristía, y que cuando el pecado es público -por ejemplo, el adulterio- el sacerdote debe negar la Comunión. Esas enseñanzas han sido desafiadas en los últimos años, y ambas partes han pedido el apoyo del Papa Francisco, además de inevitablemente traer al debate nuevas preguntas: ¿el adulterio es siempre un pecado grave? ¿se pueden hacer declaraciones generales sobre el pecado? Y así sucesivamente.

    El caso de Seifert, descrito en su artículo de la semana pasada para First Things, muestra la seriedad del debate. Solo hace dos años la relación de Seifert con su arzobispo local, Javier Martínez de Granada, era el de admiración mutua. Seifert quedó impresionado por el enérgico liderazgo del arzobispo Martínez; el arzobispo nombró a Seifert a una cátedra especialmente creada en la Academia Internacional de Filosofía de Granada.

    Todo cambió en abril de 2016, con la publicación de la exhortación apostólica del Papa Francisco Amoris Laetitia. La opinión de Seifert es que, aunque el texto «contiene muchos pensamientos hermosos y también verdades profundas», también es «potencialmente peligroso». Hay, por ejemplo, una frase ambigua que sugiere que la conciencia puede identificar lo que «por ahora, es la respuesta generosa que se puede ofrecer a Dios», y que «Dios mismo está reclamando» esta respuesta. Una implicación posible es que Dios podría estar pidiendo a alguien que continúe cometiendo adulterio porque es la «respuesta más generosa» y que dejar de pecar no es posible.

    Seifert escribió un artículo para la revista Aemaet en el que dijo que esta implicación era tan peligrosa que esperaba que el Papa la descartara. El no afirmó que el Papa estuviese equivocado, sino que la frase debía aclararse. Por esto, dice, fue despedido por el arzobispo Martínez. Seifert afirma que el arzobispo no le dijo directamente: se enteró a través de unas pocas pistas y de una declaración pública en la que el arzobispo dijo que Seifert había «confundido la fe de los fieles». Seifert está tomando acciones legales por despido injusto. (La archidiócesis aún no ha respondido a una solicitud para comentar sobre el asunto).

    Seifert no es el único ejemplo de un estudioso que choca con la jerarquía local. Un académico de Estados Unidos, que pidió no ser nombrado, ha sido hostigado por su obispo por sus críticas a Amoris Laetitia. Teme que su experiencia sea replicada en otras partes en formas abiertas o sutiles de coerción, una severa limitación de la libertad de expresión y un renovado esfuerzo por marginar a los católicos ortodoxos.

    Amoris Laetitia, punto de inflexión

    Amoris Laetitia parece haber sido un punto de inflexión. El texto es muy ambiguo, y diferentes lectores presentan interpretaciones muy diferentes. Así como los críticos literarios han discutido durante siglos los motivos y la vacilación de Hamlet, así es posible encontrar una variedad de significados en Amoris Laetitia – y así como Shakespeare, el Papa guarda silencio y parece contento en dejar que la discusión se desarrolle.

    Esto podría haber sido parte de una nueva era de debate sin trabas – algo que el Papa parecía señalar al inicio del sínodo familiar en 2014, cuando dijo a los cardenales: «Una condición general y básica es esta: hablar honestamente. Que nadie diga: “No puedo decir esto, pensarán esto o esto de mí”».

    Pero las declaraciones del Papa pueden haber creado un vacío de autoridad, en el que se han insertado figuras con sus propias agendas. Así que la historia del debate de la Iglesia desde Amoris Laetitia también ha sido una historia de silenciamientos y represiones.

    Cuatro meses después de la publicación de la exhortación, 45 sacerdotes y teólogos firmaron una carta al colegio de cardenales. El documento identificó algunas de las interpretaciones menos ortodoxas de Amoris Laetitia -las obviamente contrarias a la enseñanza de la Iglesia- y sugirió que el Papa podría condenar estas lecturas. No acusaba al Papa de propagar errores; de hecho, ni siquiera se dirigió al Papa, sino que pidió a los cardenales que consideraran hacerle la petición.

    Pero cuando se filtró la carta, algunos de los firmantes se enfrentaron a la presión. Uno, el monje cisterciense P. Edmund Waldstein, retiró su firma a petición de su abad. Otro sacerdote fue visitado por su obispo para presionarle. Un tercer signatario fue degradado de un cargo de superior en su universidad, y evitó por poco perder su trabajo principal. (Estos tres últimos no pueden ser nombrados, por razones obvias.)

    Mientras esto ha estado sucediendo, muchos funcionarios del Vaticano están viviendo atemorizados en sus trabajos. El cardenal Gerhard Müller, que hasta este año fue el principal funcionario doctrinal del Vaticano, me comentó que esto es «una reacción natural a los despidos mal comunicados e injustificados de cooperadores competentes». Durante el mandato del cardenal, tres funcionarios de su Congregación para la Doctrina de la Fe fueron despedidos sin su consentimiento.

    Muchos de los que han pasado tiempo en el Vaticano, permanentemente o temporalmente, hablan de una atmósfera de miedo. Anna Silvas, que enseña en la Universidad de Nueva Inglaterra, estuvo en Roma en abril para una conferencia que planteó preguntas sobre los posibles peligros de Amoris Laetitia. La tarde antes de que comenzara la conferencia, cinco de los oradores estaban en un restaurante cuando un joven sacerdote se acercó a su mesa. Él bendijo la comida y a los académicos que estaban presentes, luego hizo una pausa para decir algo. «El mensaje que recibí de él», recuerda Silvas, «fue: “Hay muchos sacerdotes y obispos allá afuera, detrás de todo esto, ocultos. Ellos están muy interesados ​​en lo que tienen que decir. Pero no pueden mostrarse en la conferencia porque sus identidades podrían ser notadas y registradas. Podría haber repercusiones». El sacerdote agregó: «Que ustedes que son académicos leales sean lo suficientemente valientes como para hablar en la situación actual, les diría que es un signo de predilección», es decir, de favor divino.

    El silencio de los obispos, un escándalo para los laicos

    A petición, Silvas había emprendido una lectura seria de Amoris Laetitia a un mes de su publicación. Su artículo (crítico) finalmente alcanzó a una audiencia mundial. Recientemente, escuchó de un obispo – ella prefiere no decir de qué país – que le dijo que cuando leyó el artículo estaba muy enojado. «Pero, dijo, con todo lo que ha sucedido desde entonces, ahora considera todo lo que dije como absolutamente cierto. También había experimentado de primera mano la atmósfera tóxica de la intimidación. Le pregunté: “¿Y el silencio de los obispos? Es un escándalo para nosotros, los fieles laicos”. “Pero, por supuesto todos tenemos miedo”».

    La atmósfera puede haber empeorado después de la publicación de la dubia, en la que cuatro cardenales (dos de los cuales han muerto desde entonces) le preguntaron al Papa Francisco si reafirmaría las enseñanzas tradicionales sobre la comunión y la ley moral. No hubo respuesta, y los partidarios del Papa han acusado a los cardenales de deslealtad.

    Mons. René Henry Gracida, obispo jubilado, cree que los despidos del cardenal Müller y del cardenal Raymond Burke -que ambos habían proclamado la enseñanza tradicional- han hecho que otros prelados tengan demasiado miedo para decir algo. «¿Por qué están en silencio?», Pregunta. «No parece haber otra explicación a que no quieren sufrir la humillación experimentada por los cardenales Burke y Müller, entre otros. Y esos obispos que aspiran al solideo escarlata no quieren poner en peligro sus posibilidades».

    El carrerismo, un obstáculo

    El obispo Gracida señala que el carrerismo es algo en contra de lo que el propio Papa ha advertido a menudo; lo mismo hizo Jesús, cuando recordó a Santiago y a Juan que la Cruz, no la gloria terrenal, es el camino del discípulo cristiano. «A lo largo de la historia de la Iglesia los hombres han sido tentados a dejar que la ambición de promoción, el carrerismo, proyecten una oscura sombra sobre su ministerio», dice el obispo.

    El obispo Gracida ha firmado la reciente «corrección filial» del Papa, junto con más de 200 académicos y pastores. La «corrección» dijo que las acciones del Papa podrían ayudar a las herejías a difundirse. Por ejemplo, el año pasado, los dos obispos de Malta emitieron un documento que afirmaba que el adulterio podría ser inevitable. Esto fue publicado en el periódico del Vaticano, y un representante del Papa felicitó a los obispos malteses por el texto. La «corrección» sugirió que esta forma de actuar había ayudado a crear confusión sobre la enseñanza católica.

    Claudio Pierantoni, profesor de filosofía de la Universidad de Chile, dijo a LifeSiteNews que había pedido a 10 colegas académicos que se unieran a él para firmar la «corrección». Siete, según él, le dijeron que le gustaría, pero estaban demasiado asustados. El padre Ray Blake, un sacerdote inglés, escribió en un blog que la «cobardía» lo retuvo: «Lo admito, tengo miedo de firmar y conozco a otros sacerdotes que comparten mi miedo».

    El P. Cor Mennen, que da conferencias en el Seminario Mayor de la Diócesis de Bolduque en los Países Bajos, escribió en su blog: «Hay muchas personas que están de acuerdo con la corrección, pero por diversas razones quieren mantener un perfil bajo. Hay una atmósfera de miedo, y el “exilio” siempre está por delante».

    Le pregunto al P. Mennen cuántos están de acuerdo. Su respuesta me sorprende: «Creo que la mayoría de los obispos holandeses están a favor de la corrección filial, al igual que muchos sacerdotes-ciertamente la mayoría de los más jóvenes-, pero la gente tiene miedo de Roma, temerosos de sus posiciones».

    Algunos responderán a todo esto con un encogimiento de hombros. ¿No es solo la otra cara de lo que le sucedió a ciertos teólogos liberales bajo los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI? Y existe el riesgo, al presentar estas historias, de dar la impresión de que personas como Josef Seifert tienen razón simplemente porque son perseguidas. Pocas cosas son más tediosas en el debate moderno que la lucha por ganar el argumento alegando el estatus de víctima.

    Dicho esto, hay diferencias importantes entre el pasado y el presente. Como señala Michael Sirilla, de la Universidad franciscana de Steubenville: «A raíz de Humanae Vitae, muchos de los sacerdotes y teólogos que temían represalias rechazaban la enseñanza tradicional de la Iglesia sobre la inmoralidad intrínseca de los actos anticonceptivos. Ahora, sin embargo, el temor es de aquellos sacerdotes y teólogos que se adhieren sin tregua a la enseñanza tradicional de la Iglesia sobre la inmoralidad del divorcio y el nuevo matrimonio y sobre las condiciones para una recepción digna de la Penitencia y la Eucaristía. Muchos de ellos temen que sus vecinos locales revocen su mandatum [la aprobación del obispo para enseñar] o sus facultades sacerdotales».

    Hay otra diferencia. Aquellos disciplinados bajo Juan Pablo II podían esperar una audiencia comprensiva en la prensa secular, y a menudo – como Hans Küng – pasó a disfrutar de carreras exitosas fuera de las instituciones católicas oficiales. Sin embargo, para las figuras silenciadas de la Iglesia de hoy, ninguna institución secular apoyará su causa; y creen que podrían enfrentar la ruina financiera si sus superiores la toman contra ellos.

    «Muchos académicos», dice un profesor, «simplemente estamos resistiendo en silencio: enseñamos la verdad en el aula sin hacer alboroto al respecto. Pero muchos de nosotros sospechamos que, aun así, nuestros días en las instituciones de la Iglesia están contados».
    Algunos creen que la fortaleza de los argumentos justifica su causa. «No hay buenos argumentos en contra de nuestra posición», dice un teólogo. Otros se consuelan de la vida de San Atanasio, que entre los obispos del siglo IV estaba casi solo contra la herejía arriana, y soportó el exilio, los atentados contra su vida y hasta la excomunión del Papa.

    Pero el paralelo no es exacto: muchos obispos han reafirmado la enseñanza tradicional católica contra la comunión de quienes viven en adulterio.

    El cardenal Müller cree que las cosas no son tan dramáticas como algunos lo ven. «Hay muchos obispos que son muy claros», dice. El cardenal espera que los católicos puedan «superar discusiones polémicas» y «hablar la verdad con respeto y sensibilidad pastoral para quienes están en dificultades en su vida matrimonial y familiar».

    Encontrar una solución no puede dejar por fuera la ortodoxia

    El cardenal Müller también sugiere que el camino a la paz está en un compromiso compartido con la ortodoxia. «Nadie que interprete Amoris Laetitia en el contexto de la tradición ortodoxa debe ser disciplinado», dice. «Solo si uno niega los principios de la fe católica puede ser censurado. La carga de la prueba recae en aquellos que quieren interpretar Amoris Laetitia de una manera heterodoxa que está en contradicción con las palabras de Jesús y las decisiones dogmáticas del Magisterio». Y la doctrina y el cuidado pastoral no pueden ser separados, dice: «Jesucristo es al mismo tiempo el maestro del Reino de Dios y el buen pastor que da su vida por las ovejas».

    Dan Hitchens es subdirector del Catholic Herald.

  11. Echenique dice:

    Discrepo de Canali. Dios ha creado el alma inmortal, toda alma inmortal, no unas sí y otras no. Dios nos ha creado libres y por tanto con el riesgo de condenación eterna, que se corresponde con la inmortalidad del alma. Aniquilar un alma sería una contradicción divina con su propio acto creador y con las consecuencias de la libertad humana. El papa ha dicho una herejía colosal, pero como la dice a través de Scálfari, todos tranquilos. Pues no. Los cardenales deben intervenir y pedirle que se retracte o declararlo no papa.

  12. solodoctrina dice:

    canali: agradezco su comentario a mi comentario anterior.

    Algunas precisiones a afirmaciones suyas.

    1. Desconozco si la herejía de Bergoglio es formal o material, o si es externa o interna o ambas a la vez. El jesuita argentino no habla por sí mismo sino por interpuesto periodista de su total confianza, Scalfari, utilizando el método mundano de decir indirectamente enviando a otro que diga su pensamiento, de absoluta contradicción con la doctrina cristiana. Esta es una característica de Bergoglio que califica de pésima calidad su gestión. Es nada serio que cuestiones de fe divina y católica que se ponen en duda se traten con notas al pie de página, entrevistas en avión o mandando otros a decirlas, como es este caso. Son estrategias mas propias de un politburó, son nada evangélicas.

    2. Bergoglio no sostiene que el alma que muere en pecado “puede dejar de existir” sino que taxativamente “deja de existir”, por tanto, canali, sus reflexiones acerca de que Dios puede aniquilar no tienen relación con lo que estamos considerando. Ello es verdad, Dios puede aniquilar el alma por su omnipotencia, pero ocurre que no lo ha querido, como se expresa claramente en la Sagrada Escritura, de la cual mencioné alguno de los pasajes donde se manifiesta la voluntad divina en el sentido claro de la inmortalidad del alma.

    3. La tesis herética bergogliana también se opone, al Catecismo de San Juan Pablo II, numeral 1022, que sostiene: “cada hombre, después de morir, recibe en su ALMA INMORTAL su RETRIBUCIÓN ETERNA en un juicio particular que refiere su vida a Cristo….. o bien para condenarse inmediatamente PARA SIEMPRE (cf. Concilio de Lyon II: DS 858; Benedicto XII: DS 1002; Concilio de Florencia: DS 1306).

    4. La herejía es, por tanto, predicar que el alma “deja de existir” porque es de fe divina y católica que el alma es inmortal.

    5. Herejía es la de Bergoglio porque como establece el CIC “se llama herejía la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma” y porque se ha de creer “todo aquello que se contiene en la palabra de Dios escrita o transmitida por tradición, es decir, en el único depósito de la fe encomendado a la Iglesia, y que además es propuesto como revelado por Dios, ya sea por el magisterio solemne de la Iglesia, ya por su magisterio ordinario y universal…”. Bergoglio niega una verdad de fe: el alma es inmortal. Esto es una herejía.

    6. Faltaría considerar la cualidad de pertinacia. Visto que es el supuesto Papa y ser o fungir de pontífice es un papel de enorme responsabilidad, su obstinación en no desmentir a su periodista de confianza –no se olvide que el Vaticano cuando quiere desmentir algo lo hace en minutos- y su firmeza en no reafirmar la doctrina de la inmortalidad del alma, lo convierte en un pertinaz contumaz por su negación de una verdad de fe.

    7. Por último, Bergoglio más que un reciclaje teológico necesita un sinceramiento, un examen de conciencia de su elección y de su gestión, hecho a fondo. Tal vez, concluya en lo mismo que yo necesito de él: que se vaya del Vaticano y deje paso a una elección válida de un nuevo Papa. O que reasuma en sus funciones Benedicto XVI, Papa elegido válidamente.

  13. canali_ dice:

    Solodoctrina: Formamente no es una herejía decir que un alma pueda dejar de existir. Dios puede aniquilar, es decir, reducir a la nada, lo que existe.
    Pero la sana teología nos dice que eso no es así. No voy a pensar que Bergoglio empatice con Nietszche o con Heidegger, pues para eso se precisa un nivel intelectual y no es el caso.
    Dios nos ha creado libérrimamente por amor y con una proyección teleológica -no teológica en este caso- es decir, para implementar en nuestra vida nuestra causa final, que actúa sobre nosotros alliciendo, es decir, por su propio atractivo, como dice el viejo Aristóteles.
    Tomada la expesión a secas, y abstraída de su contexto, ciertamente podríamos dejar de existir desde el momento en que Dios dejase de ejercer sobre nosotros la conservación, que es creación continuada.
    Pero, habiendo hablado de teleología -no de teología- Dios aparecería contradiciendo Su infinita sabiduría, y entraríamos en el determinismo nominalista y existencialista.
    Misereris omnium, Deus, et nihil odisti eorum quae fecisti: Te apiadas de todos, Señor, y no odias nada de lo que has hecho.
    Por lo demás, habiendo sido creados, para ser santos e irreprensibles en Su presencia por la caridad, si llegado el momento, decimos: Non serviam, sabemos por la fe, que como los ángeles rebeldes que fueron arrojados al infierno, donde creen y a la vez rechinan los dientes, iremos a formar parte de su cohorte.

    En su Lamentación sobre el Cristo Muerto, Fra Angelico pintó a Nuestra Señora contemplando el Rostro de Su Hijo. Su amorosa mirada irradia eterno amor y adoración.

    La belleza de María manifiesta Su amor, un amor que sólo creció en el Calvario. Su amor nos muestra a los pecadores el amor infinito y salvador de Jesús, al igual que la luna declara que el sol oculto aún no ha perdido su brillo.
    Los mundanos ven a Cristo Crucificado como causa de desprecio o de culpa, pero Santa María nos enseña a ver más profundamente Su belleza. La Virgen Bendita nos llama: “Ven aquí, hijo mío. Ten en cuenta que te amó hasta el extremo.
    Mi Hijo te perdona y te cura. Él te llama amigo Suyo. Contempla Su belleza y adóralo. Él estará contigo, incluso en medio de la mayor oscuridad. No temas seguirlo.

    A diferencia de la belleza terrenal, la hermosura de Jesús y María nunca nos fallarán. Mientras nuestro camino se dirige al Calvario, Su belleza acelera nuestro amor. Llevando la cruz, cantaremos con el salmista:

    “Aunque ande en valle de sombra de muerte,
    no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo.
    Tu vara y tu cayado me consuelan.” Salmo, 23, 4.

    Bergoglio no ha dicho ninguna herejía pero nuevamente ha demostrado que precisa con urgencia un reciclage teológico. No ha dicho ninguna herejía, pero sí una solemne estupidez.

  14. solodoctrina dice:

    Si bien son dos cuestiones conectadas, la herejía atribuida al Papa de San Galo es afirmar que “las almas dominadas por el mal y no arrepentidas cesan de existir” sin que el jesuita argentino haya hecho, al menos explícitamente, una referencia a la existencia del infierno, el cual para algunos podría existir pero dónde no habría nadie, tal vez por no tener clientes, ya que “cesan de existir”.

    La herejía es, por tanto, predicar que el alma “deja de existir” para el cielo o infierno; es de fe católica sostener que el alma es inmortal. Veamos lo expresado por Jesús –que me disculpe Sosa ya que no había grabadora de voz- según San Lucas:

    Sucedió, pues, que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Murió también el rico y fue sepultado. Estando en el infierno entre tormentos, levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Y, gritando, dijo: “Padre Abraham, ten compasión de mí y envía a Lázaro a que moje en agua la punta de su dedo y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama”. Pero Abraham le dijo: “Hijo, recuerda que recibiste tus bienes durante tu vida y Lázaro, al contrario, sus males; ahora, pues, él es aquí consolado y tú atormentado.

  15. Juan Caballero dice:

    ¿No dice Francisco en AL que no hay condena definitiva? Hay una tendencia teólogica de vairos teólogos del siglo XX, como Karl Rahner S.I. y Hans Urs von Balthasar que miebtras no niegan la existencia del infierno, niegan que alguién esté condenado a él. Esto es una nueva edición de la antigua herejía de Orígenes del siglo III, que creía que al final el infierno se vaciaría e inlcuso Satanás se salvaría, que se llama en griego apokatástasis or restauracionismo.

  16. Joel dice:

    Es inevitable que el relativismo o la religiosidad ecléctica interconfesional al hacerse interreligiosa deísta acabe en nihilismo. Las almas se esfuman, nada. Y si se esfuman en la nada las almas de quienes se mueren en la impiedad o en el ateismo como se postula Scalfari ¿Porqué no también las almas de quienes mueren en la piedad religiosa interconfesional interreligiosa e incluso católica?
    Si no hay infierno ¿Porqué hay cielo y dónde está si Dios está en todas partes y no se le ve ni detecta por los sentidos como tampoco el Cielo? Y así una ristra interminable de preguntas todas nihilistas que ya se las hicieron los cirenaicos que eran unos filósofos cínicos evolucionados que ya se plantearan como final el suicidio y la eutanasia.
    ¿Se ha agotado Francisco en el pontificado y quiere abdicar en Tagle que es muy joven cardenal?

  17. Joel dice:

    Pero esto mismo corrió por los mentideros de internet e incluso creo recordar que lo publicó Infovticana en el 2015 para desmentirlo y alertar como falsamente atribuido al papa Bergoglio que el recurso al infierno era algo así como la fábula de Adán y Eva.
    Si ahora es Scalfari quien lo refiere es creíble que lo expresara antes o después, ya que Francisco le respondió a Scalfari que el Dios de Francisco no estaba tan lejos del de Scalfari , antes católico y después ateo a quien lee Francisco y con el que tiene confidencias.
    Cuando dijo que Dios no es católico no fue por casualidad o a humo de pajas interpretables como las señales de humos de los indios. O que la Iglesia de Jesucristo no es autorreferencial y que tiene que salirse de sí misma. ¿Para hacerse sinagoga? Ya en otra ocasión manifestó que dentro de todo cristiano hay un judío como lo pueden comprobar en ANJ. (Agencia de Noticias Judías). Habrá que preguntarle a Schönborn el alcance del arcano.

  18. Curro Estévez dice:

    Al papa no le importa nada, pero nada, que le metan en un lío. Ha dado muchas muestras de ello. Él los propicia, los líos, los jalea, porque su credo es modernista revolucionario y detesta lo que siempre ha sido la identidad católica. Lo que vale frente a la identidad católica es el lío. Es para hacérselo ver, pero nuestro papa es así. El Señor lo permite por nuestros pecados.
    Al papa no le importa lo más mínimo que le critiquen con argumentos católicos, o sea, tradicionales. Sabe que seguirá siendo el papa, y que los buenos católicos lo respetarán, y no solo eso, que pedirán a los demás que se le tenga respeto y no se le censure. Si miramos bien , los mayores valedores de este papa disparatado no son los componentes de la corte infame que se ha procurado, sino los buenos católicos que no se atreven a descalificarlo porque saben que Francisco, por lo que nos dicen, es el vicario de Cristo, cosa que ni él mismo se cree, o si se lo cree no parece que entienda qué signifique eso. Si creyera o entendiera qué es ser el vicario de Cristo nuestro Señor, ya no sería un papa disparatado sino otra cosa peor.

  19. Echenique dice:

    ¿ Porqué siempre elige a Scálfari para sus herejías explícitas nunca desmentidas ? Vamos pasando suavemente del pontificado de la confusión al pontificado de las herejías. Los cardenales pueden y deben actuar. Si no lo hacen se van a condenar en el infierno, que existe, también para cardenales y papas si no cumplen con sus sacrosantos deberes. Y no lo están haciendo.- El pueblo fiel estamos ya muy hartos, desde hace tiempo. Muchas almas se van al infierno.

  20. Mozárabe dice:

    Pues no se si será cierto lo que dice, si tanta confianza tiene con el Papa muy mal por su parte porque es de amigo poco leal. Peor que el Papa tenga estas amistades porque dime con quien andas y te diré quién eres. Con estos amigos sobran enemigos y como no creen, ni están abiertos o dispuestos a ello pues lo que quieren es acelerar la descomposición que hoy vive la Iglesia, escandalizar y salirse con la suya porque ya sabemos que siempre llevan la razón pues son progresistas, ecologetas y moralmente están por encima del bien y del mal y reparten carnés de buenos o malos Papas según les guste lo que dice o no. Con esa gente, con tanta locuacidad y tan poca diplomacia poco se puede remar, el hacer lío no trae más que problemas y abrir continuamente debates que no llevan a ningún sitio sólo a la división y la confrontación entre católicos que es lo que buscan los Scalfaris y masones de turno.

  21. Atarazanas dice:

    Todo esto es un tremendo sinsentido. Una vergüenza. No vale decir que el Papa no tiene que contestar a todo lo que se cuenta que dijo. Siendo ello cierto, urge, sin embargo, una respuesta inmediata y contundente. Son demasiadas las veces en que hay que apagar el fuego desatado por sus palabras que resultaron ser ciertas. ¿Se imagina alguien ese desmadre con Pablo VI o con Juan Pablo II, por no hablar del papa emérito?

  22. Man Wioth No Name dice:

    no es scalfari quien mete a bergoglio en líos, lo que ocurre es que a bergoglio le gusta meterse en líos. por algo ya había dicho bergoglio mismo con anterioridad que quería lió.

  23. Miguel A.C dice:

    Mateo 5:22
    Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al INFIERNO de fuego.
    Mateo 5:29
    Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al INFIERNO.
    Mateo 5:30
    Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al INFIERNO.
    Mateo 10:28
    Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el INFIERNO.
    Mateo 18:9
    Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el INFIERNO de fuego.
    Mateo 23:15
    ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del INFIERNO que vosotros.
    Mateo 23:33
    ¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del INFIERNO?
    Marcos 9:43
    Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al INFIERNO, al fuego que no puede ser apagado,
    Marcos 9:45
    Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en el INFIERNO, al fuego que no puede ser apagado,
    Marcos 9:47
    Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al INFIERNO,
    Lucas 12:5
    Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el INFIERNO; sí, os digo, a éste temed.

  24. Echenique dice:

    No creo. Francisco sabe que eso es una herejía y que no puede decirlo explícitamente. Por eso se lo hace decir a su amigo Scálfari, para quien Francisco es el mejor pontífice de la historia, un nuevo Jesús, el Jesús de nuestro tiempo. ¿ Será desmentida esa información ? No creo. Burke sólo está para ridiculizar a los de las correciones filiales, fraternales y colaterales. Quizás salga Spadaro, pero con 4 ambigüedades y aprovechando para vapulear a los rígidos y ecumenistas del odio.