SANGRE INOCENTE

|

Predecir abortos espontáneos

SANGRE INOCENTE

En el Antiguo Testamento  encontramos un mandato clave: “No quitarás la vida al inocente ni al justo”, Éxodo, 23, 7) y en el mismo libro se establece que existe el derecho a la legítima defensa, cuando un hombre injusto se “despoja” de su derecho a la vida: “Si fuera hallado un hombre forzando o socavando una casa, y siendo herido muriese, el que o hirió no será reo de la sangre vertida” (22,1).

<

El mandato está promulgado para todos los hombres de todos los tiempos, incluidos quienes vivimos hoy. En cualquier sociedad política, los primeros responsables de proteger la vida del inocente y del justo son los gobernantes, pero hoy existen gobiernos que matan a los inocentes y no protegen la vida de los justos.

En la Liturgia de las horas de hoy, aparece un texto del profeta Isaías que no tiene desperdicio y es increíblemente actual: desfilan en primer lugar, Biden, Alberto Fernández, el primer ministro polaco Tusk y Macron los cuatro promotores del aborto, además de injustos,  mentirosos, lenguaces, seguidos por un ejército de secuaces y cómplices, entre los cuales figuran médicos renegados, perjuros, si algunas vez prestaron el juramento hipocrático, clínicas cuyo objetivo es matar y no curar, mercaderes infames que negocian con pedazos de fetos trozados, fabricantes de productos de belleza, que los utilizan como materia prima, etcétera.

El profeta denuncia a esta colección de delincuentes: “vuestras manos están manchadas de sangre; vuestros dedos, de crímenes; vuestros labios dicen mentiras, vuestras lenguas murmuran maldades…” 

“Incuban huevos de serpiente y tejen telas de araña; quien come esos huevos muere; si se cascan, salen víboras. Sus telas no sirven para vestidos; son tejidos que no pueden cubrir… Sus pies corren al mal, tienen prisa por derramar sangre inocente…”

 “No conocen el camino de la paz, no existe derecho en sus senderos; se abren sendas tortuosas. Por eso, está lejos de nosotros el derecho, y no nos alcanza la justicia”. Hasta acá Isaías.

El aborto en la Argentina fue un logro del gobierno de Alberto Fernández, con el buen antecedente del amoral Macri, quien lo introdujo en la agenda legislativa, pero fracasó la iniciativa en el Congreso al ser derrotada en el Senado. El camino estaba abierto y poco le costó al presidente turista, cumplir con la promesa de campaña de asegurar el aborto gratuito, en el marco de la “salud reproductiva”, como si el embarazo fuera una enfermedad y promulgar la ley 27610 del 30 de diciembre de 2020.

 Es muy difícil saber el número de abortos que se practican hoy en la Argentina, entre legales y clandestinos, pero a tres años de la legalización del aborto, “se registraron más de 245.000 “interrupciones voluntarias y legales del embarazo”, como las denominan para encubrir los asesinatos, en el sector público;   una cifra enorme que frustra la esperanza patriótica de poblar, con nuevos argentinos, tantos lugares vacíos que tiene nuestro territorio. 

Pero, además, está el auge de la delincuencia. El gobierno de Fernández, partícipe de una empresa siniestra, que accedió al poder precedido por la incompetencia, la soberbia y la irresponsabilidad macrista, mediante promesas incumplidas y mentiras renovadas y que nunca encaró la tarea de combatir la delincuencia y en especial el narcotráfico. 

Su política de dejar hacer y dejar pasar, incrementó los delitos y el derramamiento de sangre en el país y convirtió a Rosario en una ciudad fantasma en manos de bandas criminales de narcos, que incluso se masacran entre sí, con ejecuciones ordenadas por sus jefes desde las cárceles. Y en medio de esta batalla  se encuentran los habitantes inocentes, renovadas víctimas del desorden y el caos. 

Bastaron seis meses de seriedad en la prevención y el castigo del delito, en la gestión de Patricia Bullrich, para que disminuyeran los entuertos y el vertido de sangre inocente. Las matemáticas no mienten: en la Argentina la tasa de homicidios es 5,3 sobre 100.000 habitantes; tasa de impunidad: 40%. En la Provincia de Santa Fe la tasa es casi el doble de la nacional:10,5.

En Rosario, durante el primer trimestre de este año se registraron 36 homicidios menos que en el mismo período del 2023 o sea, el 57% menos. Es el resultado de una política saludable para la población y represiva para las bandas narcos.  

Tampoco el gobierno colegiado de los tres pitufos Fernández, Kicillof y el “amigo Horacio”, como llamaba el primero a Rodríguez Larrata, enfrentó como era debido a la pandemia o mejor plandemia y murieron 129.769 personas inocentes, muchas por descuido del gobierno, famoso por los escándalos de los vacunados de privilegio y la fiesta de Olivos.

Milei se manifestó varias veces contrario al aborto, pero ya pasaron más de seis meses no tuvo todavía ninguna iniciativa para restaurar el orden moral y detener el asesinato legalizado de tantos seres humanos; tampoco hasta ahora se conoce ninguna medida para reintroducir en el campo del derecho a quienes vegetan y mueren en nuestros campos de concentración. ¿Seguirá la política de Estado, que instrumentada por jueces y tribunales siniestros ha estado al servicio de la injusticia y la acepción de personas?

El cadenal Sarah hace un tiempo, rindió homenaje al profesor Jérome Lejeune, a quien el miércoles recordaremos en el Instituto de Filosofía Práctica, en el Curso de Figuras Ejemplares, con la conferencia de otro gran médico, Hugo Esteva. La iglesia de San Agustín de París se abarrotó con casi dos mil personas para escuchar la palabra del pastor africano, quien dijo: “Si se quiere atacar verdaderamente al Hijo del Hombre, Jesucristo, solo hay un medio: atacar a los hijos de los hombres. El cristianismo es la única religión que dice: ‘Vuestro modelo es un niño’, el niño de Belén. Cuando os hayan acostumbrado a despreciar a los niños dejará de haber cristianismo en este país”. 

Agregó que “el combate de Lejeune se inscribe en la batalla final entre Dios y Satanás”… Ferviente cristiano y máximo exponente en la causa provida en el siglo XX… si hoy estuviera hoy en este mundo, seguiría defendiendo la dignidad de la persona humana y se habría opuesto al falso y escandaloso matrimonio homosexual, a esas aberraciones que son la procreación artificial y los vientres de alquiler y habría combatido la ideología delirante y mortífera llamada ‘de género’… ¿Hasta donde llegaremos en esta carrera hacia el infierno con el triunfo de la eugenesia y con la selección del mejor capital genético para crear al superhombre? Y su terrible perspectiva de una raza de señores y otra de subhumanos”.

El ejemplo de Lejeune “quien no temió decir la verdad a tiempo y a destiempo” y el del cardenal africano, que prosigue el buen combate, nos muevan a imitarlos.

Buenos Aires, julio 7 de 2024.                            Bernardino Montejano 

 

Comentarios
2 comentarios en “SANGRE INOCENTE
  1. Dudo que a eso se pueda llamar logro, dado que lo impusieron entre gallos y medianoche, y tanto miedo tuvieron de las gentes que aprovecharon los ilegales confinamientos. Logró ninguno, solo la táctica de los hechos consumados y una banda de criminales congresistas argentinos, que deben aparecer con nombres y apellidos, como colaboradores de todos y cada uno de los abortos practicados en Argentina desde la fecha de la aprobación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *