Roma levanta el veto a un teólogo proLGTB

Comentarios
5 comentarios en “Roma levanta el veto a un teólogo proLGTB
  1. No queremos convencernos, aunque la realidad es tozuda: la psicopatología teológico-doctrinal imperante en la jerarquía actual consiste en avivar las brasas para que la Iglesia como tal (como la conocemos) desaparezca; o deje de tener el influjo que ha tenido a lo largo de la historia, que es lo mismo que deje de ser lo que es. Nunca el comunismo ateo se había imaginado, ni en sus mejores sueños, una ocasión como la presente. No sé si es achacable a maldad o a ignorancia; lo mismo tiene que lo mismo da para la persistencia de la institución milenaria. No sé si somos conscientes de la realidad dramática (de últimos días) que estamos viviendo a todos los niveles y en todos los órdenes: las situaciones son equiparables mutatis mutandis: ya sea que observemos la realidad político social del entorno cultural propio (civilización occidental), o el religioso (cristiano-católico). Estamos en los albores del fin de los tiempos, fijo. Tiempos tenebrosos donde prospera lo mediocre, el relativismo extremo que, como humo de Satanás, también ha entrado en la Iglesia y amenaza su supervivencia. Que es lo mismo que decir que amenaza la supervivencia de la especie entera.

  2. Pues en la foto en la que aparece de paisano, tiene un aspecto de… eso que ustedes piensan.
    Si levantara la cabeza el P. Roschini, autor de grandes libros marianos, y a cuya orden pertenece este hereje…

  3. Decía la noticia que reponía a un heterodoxo, pero veo más bien que repone a uno que pierde más aceite que un hidráulico viejo. O sea ahora lo chupi guay ya no sólo es tener una falsa misericordia con la homosexualidad no, sino que hay que incluirla como una línea teológica para llenarlo todo de sarasas. Movida de lobby gay y masónico con Bergoglio de director de la banda del Titanic que se hunde en el mar helado mientras dicen estar en primavera florida.

  4. El que dirige el dicasterio es ese portugués que dicen que suena para papa, con la agravante de que no tiene ni sesenta años (lo que significaría un pontificado probable de unas tres décadas).

    1. pues ese portugués en un abrir y cerrar de ojos arrasaría con lo poco que queda de la iglesia, por ende en tres décadas no habrá iglesia alguna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *