PUBLICIDAD

¿Reservas con Viganò?

|

Ver las imágenes de origen

Expuestas en USA y recogidas en Infovaticana:

https://infovaticana.com/2020/11/28/atencion-con-idolatrar-a-vigano/

Son serias. Y creo que deberían dilucidarse.

¿Es una maniobra sin base contra él? ¿Queda de algún modo tocada su persona? ¿Esa tacha, de ser cierta, invalida totalmente su testimonio? Porque la verdad o falsedad de los hechos no dependen de la virtud de quien los refiere sino de que sean verdaderos o falsos.

¿Se quiere matar al mensajero? ¿Confundir mensajero con mensaje para desvirtuar este? Pienso que lo importante no es que Viganò sea o no un santo sino la verdad o falsedad de su denuncia. Se puede ser un sinvergüenza y testigo de cargo irrefutable. Si el testimonio de alguien permite la detención de un asesino es irrelevante que el testigo sea ludópata, cocainómano o violador. Y los perjudicados o sus simpatizantes suelen querer desvirtuar  el testimonio que les perjudica no demostrando la falsedad del mismo sino atacando la moralidad del acusador. Aunque pudiera ser mucho más presentable que la de los acusados.

El artículo no favorece a Viganò, que deberá cargar con sus errores o debilidades si los tuvo, pero no exculpa a los acusados por el arzobispo. La situación de la Iglesia hoy es lamentable. Y ese es el gran problema. Que Viganò pueda tener alguna tacha no quita ni añade apenas nada.

11 comentarios en “¿Reservas con Viganò?
  1. La táctica de siempre:Desprestigiar al profeta.
    El sesudo y leyudo periodista,de haber vivido en el siglo I hubiera escrito un concienzudo informe que se resumiría en esto:»Cuidado con el cabecilla de los nazarenos,que el muy sinvergüenza, en la noche de autos,negó tres veces a su Rabbi.¡Tengo pruebas!».

  2. Sobre su consideración del informe del Vaticano podríamos estar de acuerdo. Pero, explíqueme por qué son argumentos espurios los del periodista estadounidense. No veo por qué para criticar a MacCarrick, e incluso a muchas de las cosas que hace y dice Francisco, hay que creer a Viganó. Personalmente, prefiero juzgar a partir de los hechos. Y creo que esa misma es la actitud del periodista.

    1. Bah. No se preocupe, debe de ser Huguito , que se aburre en su soledad en la cosa esa de Vidal y Bastante, y viene por aquí a dar la tabarra, a ver si consigue algún público o si algún alma caritativa le echa una banana o unos cacahuetes. Pase de él.

  3. Perdone, pero no estoy de acuerdo con usted. Aquí de lo que se trata es de evaluar el testimonio de una persona. Y, en ese caso, la credibilidad de lo dicho sí depende de la fiabilidad de quien lo dice. Por otra parte, el artículo del periodista estadounidense no va dirigido a buscar tachas en Viganó, sino a evaluar su fiabilidad a partir de los supuestos hechos que sobre él se narran en el Informe sobre MacCarrick: su presunta negligencia al abordar el mandato del Vaticano de que, como nuncio, tomara testimonio al sacerdote 3 (así lo menciona el Informe), supuestamente abusado por el Cardenal; sus felicitaciones al propio MacCarrick (en carta conocida) por su tarea respecto de la política migratoria; y la buena relación que, al parecer, con él mantenía. Todos estos datos, es obvio, resultan sorprendentes tratándose de alguien tan crítico no solo con MacCarrick sino con el Vaticano. Yo, antes de este artículo, me inclinaba a creer a MacCarrick. Ahora, sinceramente, ya no lo veo tan claro. Los argumentos del periodista me parecen muy sólidos.

    1. los argumentos espurios del periodista solo buscan invalidar sibilinamente el testimonio de vigano.

      sobre el informe del vaticano sobre el asqueroso mccarrick, esta lleno de lagunas, omisiones y de verdades a medias, por ende carece de credibilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *