PUBLICIDAD

Réplica al obispo de Lérida. O inventarse un truco de trilero

|

Ver las imágenes de origen

Al obispo de Lérida, Salvador Giménez Valls (Valencia, 1948)lo están poniendo de chupa de dómine por su pretensión, igual que la de sus predecesores en la diócesis desde Ciuraneta como poco, de apropiarse de lo que no es suyo.

Y este igual con más caradura porque algunos decía que por ellos los devolverían pero que la Generalitat no les dejaba, el actual se pone el mundo por montera y las decisiones del Vaticano y de los tribunales españoles y ya asegura que esos bienes son suyos.

Y como le imputaran que además pretendía imponer el catalán en Aragón tomó pie de esa estupidez para hacerse la víctima pues él, dice, jamás tuvo esa pretensión. Mire usted, obispo de Lérida, igual tiene razón en eso y es posible que le achaquen esa tontada que le ha venido muy bien para distraer, o eso  se cree,  la cuestión principal.   Que es el que devuelva lo que no es suyo. En lo que además de ir contra la justicia romana y española va usted contra un mandamiento taxativo de la Ley de Dios. Que en un obispo está feo.

Jorge Español, el abogado que ha hecho posibles ya algunas devoluciones y espero que desde su competencia jurídica, muy notable, consiga el resto, le pega un sopapo que se lo tenía muy merecido.

Este:

Queridos amigos, con todo el máximo respeto al Sr. Obispo de Lérida, todo esto que dice en su carta a los medios, que Dios me perdone, pero no hay quien se lo crea. Pero, ¿es consciente el obispo de Lérida de esto? Porque con un carta nada más, no se recupera la credibilidad. Mons. Giménez Valls es el que ha roto la baraja declarándose dueño, sin rubor alguno y en contra de lo dispuesto en las sentencias vaticanas, de 83 de las 111 obras de arte de las parroquias aragonesas, lo que ha dejado a nuestro Obispo Angel Pérez Pueyo, como también a cualquier aragonés y español de bien, boquiabierto, porque nuestro Obispo Angel, desde su cátedra de Barbastro, siempre ha pretendido que este asunto fuese un asunto de iglesia y no un asunto que enfrentase a dos comunidades. Las sentencias son las que ponen paz cuando hay un litigio y lo que hay que hacer, Sr. Obispo de Lérida, es acatarlas y cumplirlas, no rebelarse contra ellas, porque si no, el enfrentamiento no acaba nunca. De esto, no dice nada el Sr. Obispo de Lérida en su carta, por lo que espero que acuda al juicio y sepa explicarle al Juez, si puede, por qué ahora se ha declarado inexplicablemente dueño de 83 de las 111 piezas que tiene que devolver a las parroquias aragonesas. Les aseguro que lo va a tener muy difícil. En fin, rezaremos por Mons. Giménez Valls, otra cosa no podemos hacer, para que se haga un milagro y el día del juicio, si es que va, acate de verdad, «una y mil veces más», las sentencias vaticanas y las cumpla, que es lo que tiene que hacer, porque, a quien debe obediencia en este punto, es a los Tribunales del Papa y no a la Generalitat que, como dijo el informe Pintó evacuado a instancias del mismo Jordi Pujol presidente de la Generalitat entonces, las autoridades civiles catalanas no pueden entrometerse en este asunto en absoluto porque es un litigio entre dos obispados sobre unos bienes eclesiásticos. Os paso en enlace en donde aparece la carta que, repito, no convence a nadie:

Saludos cordiales.

5 comentarios en “Réplica al obispo de Lérida. O inventarse un truco de trilero
  1. Ser independentista es contradictorio a ser católico. Pero como buen catalán, “la pela es la pela” . Seguro que la “guardia Opusina” rodeara a su “obispillo” para protegerlo. Pero ya se lo cobrarán con un buen puesto en la curia diocesana o vaticana e incluso la misma cabeza del obispo mismo.

  2. Es catalán por tanto es dios mismo el que ignora las sentencias terrearles del vaticano y la justicia opusina » española» que a estos señores catalanes les deja » ser dios», a los catalanes se les deja «ser dios» en España, y este catalán se presta a ejercer.
    Pero claro esto » no son abusos» ni » clericalismo» (esos solo son los mariquitas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *