PUBLICIDAD

Religión Confidencial se apunta a las quinielas

|

Pero mojándose muy poco http://www.religionconfidencial.com/conferencia_episcopal/Palencia-Mondonedo-desbloquear-nombramientos-pendientes_0_2664333542.html Da por hecho que Salinas deja Mallorca cosa que uno no entiende como se demora tanto dado el absoluto descrédito en el que se encuentra el obispo. Y señala como candidato fuerte a Vicente Juan que no es obispo de Menorca sino de Ibiza. Es posible aunque esa candidatura puede tener problemas. Afirma que la sustitución de Martínez en Granada ha perdido impulso. Creo que es cierto y me alegraría muchísimo. Señala que la Casa Real no acepta al castrense propuesto. Me extraña que antes de producirse la vacante estén ya negociando el sustituto. ¿Y si no ocurre tal vacante? Ese es el único obispado que requiere presentación. Alguien me dijo que la reina Leticia se oponía a un obispo en mi opinión óptimo. Pero no doy crédito a ese rumor que requeriría el previo traslado de Juan del Río. Y Granada de momento está en veremos. Tampoco se entiende tanto apresuramiento cuando no pasaría nada porque el vicariato castrense estuviera vacante dos o tres meses meses. Lo de que el arzobispo de Madrid rehúye la nunciatura no tengo ni idea de si es cierto o no. No piso ese sitio. Que Omella es importante, por su puesto en la Congregación de obispos, es una obviedad. Como su interés por la diócesis que acaba de dejar. No entiendo como los nombramientos de Mondoñedo y Palencia agilizarían los de Jaén y Ciudad Real. No creo que tengan nada que ver. Y eso es todo, más bien nada, de la quiniela de Religión Confidencial. Al margen de ella, Don Ginés García Beltrán sigue siendo perejil de todas las salsas. El último rumor lo colocaba en Ciudad Real, a  menos de una hora de Atocha. No tengo ninguna confirmación solvente de ello. Sólo que me ha llegado como un rumor más.    

Comentarios
0 comentarios en “Religión Confidencial se apunta a las quinielas
  1. Respuesta a Joaquín: Aún cuando Menorca es una pequeña diócesis, es cierto, su historia, propia personalidad e identidad avalan su continuidad como diócesis independiente y con pastor propio. Nada tienen que ver Mallorca, Menorca e Ibiza, con trayectorias y realidades socioeconómicas y pastorales muy diferentes. El cardenal arzobispo Antonio Cañizares en su reciente visita a Menorca ha declarado al Diario MENORCA que respeta y garantiza la continuidad de estas pequeñas diócesis para mantener la labor de la Iglesia. Esperemos que acabe pronto la situación actual de sede vacante y que sea designado el administrador diocesano, Gerard Villalonga, que está realizando un buen trabajo de unión e impulso a la actividad de la Iglesia local.

  2. Respecto a Menorca, el cardenal arzobispo Cañizares, que acaba de visitar esta diócesis en sede vacante, ha manifestado al diario Menorca -en una excelente entrevista- que garantiza la continuidad de la diócesis menorquina, la con sede episcopal en Ciutadella. Cada isla tiene su propia personalidad y trayectoria histórica y pastoral. Para Menorca, concluidas las consultas, seria acertado el nombramiento por su eficacia y prudencia, el administrador diocesano, D. Gerardo Villalonga.

  3. OBISPOS Y OBISPOS:

    HOMILÍA DE SU EXCELENCIA MONSEÑOR AUGUSTINE DI NOIA OP
    SECRETARIO ADJUNTO DE LA SAGRADA CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE. EL DOMINGO III DE CUARESMA DE 2016, EN LA CATEDRAL DE EDIMBURGO.

    LA PACIENCIA Y EL ARREPENTIMIENTO

    La paciencia y el arrepentimiento (Homilía del Arzobispo Di Noia para el Tercer Domingo de Cuaresma) Publicado el 1 de marzo 2016 Provincia de San José

    El Arzobispo J. Augustine Di Noia OP, pronunció la siguiente homilía en el Tercer Domingo de Cuaresma (28 de febrero de 2016) en la Catedral de Santa María de Edimburgo.
    Hermanos y hermanas en Cristo: Apenas hace una semana que el ciclón tropical más fuerte registrado hasta ahora, tocó tierra sobre las Islas Fiji en el Pacífico Sur, causando daños por valor de 500 millones dólares y matando a 44 personas. Fueron estos 44 más pecadores que los miles de isleños que sobrevivieron?
    Las tragedias mencionadas por Nuestro Señor en el Evangelio de hoy son como la presente. ¿Es posible extraer una lección de estos acontecimientos? Que las personas que perecieron en ellos eran más pecadores que los demás? «Os digo, que no,» dice Jesús: los que perecieron no eran más pecadores que los que sobrevivieron. Más bien: Al igual que los galileos asesinados por Pilato y los dieciocho aplastados por la torre de Siloé, las personas cuyas vidas fueron arrebatadas por el ciclón Winston se vieron sorprendidas por la muerte. Si el final de la vida puede ser tan inesperado, no es una ganancia posponer el arrepentimiento de nuestros pecados.
    Si tú supieras que tu vida iba a terminar de ese modo, dentro de cinco años, a partir de ahora, podrías retrasar el arrepentimiento hasta un intervalo «razonable» antes de esa fecha. Pero no lo sabemos y la mayoría de nosotros no queremos saberlo. «Estas cosas son una advertencias para nosotros,» escribe San Pablo. Lo que nuestro Señor quiere es que pensaemos que el momento de la muerte será tan inesperado para nosotros como para las personas que perecieron en estas diversas catástrofes. «Si no os arrepentís», advierte, «todos vosotros pereceréis igual. Nuestron Señor nos presenta una parábola para aclarar este punto: «Hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo,» dice el dueño de la viña. «Córtala: ¿para qué ha de inutilizar la tierra?» Dios ha sido paciente con nuestra dilación, con nuestra incapacidad para dar frutos de penitencia: el Dueño de la viña ha llegado nada menos que tres veces a la la higuera. Sin embargo, se le anima a ser más paciente. «Tan sólo, señor, este año,» dice amablemente el viñador, «hasta que yo cave alrededor de ella y la abone para ver si da fruto bueno; pero si no, la cortarás después.»
    De este modo la parábola subraya el punto de vista de Cristo. Aunque Dios es paciente con nuestra dilación, no lo es indefinidamente. La razón es obvia: que no cunda el desaliento. Puedes arrepentirte, pero no esperes que sea demasiado tarde, cuando se haya agotado la paciencia de Dios Ahora es el tiempo propicio para elarrepentimiento.
    Lo maravilloso es que la paciencia de Dios se extiende a toda la historia de la salvación. Para San Gregorio Magno, las tres veces que el dueño de la viña ha llegado a la higuera significan los tres grandes períodos de la economía de la salvación: el tiempo antes de la ley, cuando nuestra propia naturaleza formada a imagen de Dios nos conduce a Él. El tiempo de la ley, cuando Moisés oyó la voz del Señor en la zarza ardiente diciendo «He visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor …Conozco sus sufrimientos y he venido a rescatarlos.» Y ahora es el tiempo de la gracia, cuando Él viene a nosotros en la Persona de su Único Hijo, que dio Su vida por el bien de nuestra salvación. Con justicia se queja, declara San Gregorio, de que durante tres años no ha encontrado ningún fruto, ya que hay algunos hombres malvados cuyos corazones no se han dejado corregir por la ley de la naturaleza, insuflada en ellos, ni se han instruído con los preceptos, ni se han convertido ante los milagros de Su Encarnación.»
    En la Liturgia del Viernes Santo, Cristo nos dirige los improperios o reproches: «¿Pueblo mío, ¿qué más pude haber hecho por tí?»
    Un amor y una compasión tan inconmensurables han sido derramados en la Obra de nuestra salvación, hasta tal extremo, que nuestros corazones no pueden quedar insensibles ni conmoverse ante la Palabra de Cristo, dirigida hoy de modo especial a cada uno de nosotros: No más retrasos. No esperes que te sorprenda la muerte. No abuses másde la paciencia de Dios ni un instante.
    Arrojémonos en la misericordia de Dios, volando al Sacramento de la Penitencia, confesando nuestros pecados y escuchando las palabras del perdón y curación de Cristo, recibiendo su bendición en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén

  4. Es muy bonita y difícil de ver hoy día la cruz pectoral de pedrería que porta en la foto D. Vicente Juan Segura.
    .
    Por lo demás, parece que el Obispo de Ibiza nunca usa la lengua española en sus celebraciones, a pesar de los muchos veraneantes hispanoparlantes que visitan la Isla, así como tampoco tiene establecidas normas al respecto:

    http://www.hechosdehoy.com/carta-abierta-al-ilustrisimo-y-reverendisimo-sr-obispo-de-ibiza-y-19632.htm

  5. ¿El Castrense no tiene que tener el visto bueno de Moncloa? Pregunto. Lo digo por si hay cambio de inquilino. Creo que hubo problemas la vez pasada con Zapatero por el relevo de monseñor Perez por del Río.

  6. Un día se escribirá sobre Osoro como el gran cardenal que condujo a la Iglesia en España hacia el siglo XXI.
    El libro será una breve obrita titulada «Lerdus inmensus»

  7. Y en el arzobispado castrense que es prerrogativa regia el derecho a presentación de candidato a arzobispo en todo caso será al Rey el que pueda gustarle más o menos,pero a Letizia que es consorte y con las funciones constitucionales que la Constitución española establece no tiene porque meterse y menos sabiendo que no siente mucha simpatía por la Iglesia.

  8. A propósito de la Nunciatura, hace tres días hubo una noticia que ha pasado desapercibida. No es que sea importante pero sí atinente a algo que se ha mencionado en algunas entradas en los últimos días: cierto declive del Nuncio. Nuncio en España, claro, pero también, suele olvidarse, Nuncio en Andorra y Observador Permanente de la Santa Sede ante la Organización Mundial del Turismo. Hace tres días el «Bolletino» trajo la designación de un nuevo Observador ante la OMT. Ergo el Nuncio ha perdido una de sus tres misiones acumuladas.

  9. El caso es que febrero ha terminado y seguimos igual: cuatro diócesis sin obispo; otras dos con pastor dimisionario; cuatro prelados auxiliares por los que se espera; dos obispos más en la cuerda floja; diez o doce rebotes que pueden producirse este mismo año; el señor nuncio hasta arriba de trabajo y los católicos preguntándose por qué en Italia nombran los prelados de cuatro en cuatro y aquí cada nombramiento es más tardío que un parto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.