PUBLICIDAD

Pulverizan a Omella

|

O, más bien, ponen en evidencia sus enormes carencias. Ese es un pobre hombre, simpatiquillo, a quien han elevado a un puesto que es  algo así como si a Chiquito de la Calzada lo hubiéramos nombrado rey de España. O a mí delantero centro del Real Madrid.

Y puesto a declarar, la esgorcia.

También, los que le han elevado. A obispo, arzobispo, cardenal y presidente de la CEE. Vaya recua de acémilas. Los nombradores. Todavía más que el nombrado.

Lo positivo es que ya se lo van diciendo:

https://www.infocatolica.com/blog/espadadedoblefilo.php/2201180415-leves-elogios#more42210

 

 

 

Ayúdanos a seguir informando

Comentarios
7 comentarios en “Pulverizan a Omella
  1. Uno, no se explica, como este señor, sin categoría alguna, que no tendría que haber pasado de obispo auxiliar como mucho, ya que le ordenaron, haya llegado a arzobispo -de Barcelona, nada menos- y a cardenal. Los modales son toscos, su lenguaje es vulgar y su cultura ramplona. Tiene que haber algo por ahí, oculto, que se nos escapa al común de los mortales y que, por eso, algo o alguien, le haya puesto donde está. La elegancia en el clero no es una cualidad que abunde, pero en este hombre, es que no la ha tenido ni en el día de su Primera Comunión, o sea, nunca…

  2. Puntualizaciones:
    Monseñor Omeya ( doble, por el mismo apellido dos veces)se ha leído varias veces la última cíclica de Su Santidad Fratelli Tutti y con dicha premisa ve a Su Santidad como a uno mas nada de halagarlo, es haber llegado al sentido y finalidad de la enciclica
    -Claro que a mi entender lo pone al mismo nivel que el Patriarca de Constantinopla que es primus Inter pares.
    -Lo que aprecio de Su Santidad y eso ya lo demostraba en su cargo y en su tierra, era el saber decir al público al que se dirige lo que quiere oír, escuchar y retener.

    1. Hemos llegado al culmen de la mediocridad. Con semejantes cabezas, así está el cuerpo! A pesar de estos jerifaltes de antaño, casposos y de poca Fe y formación. Sin hablar de vida espiritual. Aunque les fastidie a ellos mismos: la Iglesia es De Dios y la lleva Dios.
      Estos pasaran, la obra De Dios permanecerá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.