PUBLICIDAD

Pues Specola hoy viene demoledor

|

Ver las imágenes de origen

Gasolina, cosméticos, prendas de lujo… todo libre de impuestos en un chiringuito impresentable en competencia desleal con el comercio italiano.

https://infovaticana.com/blogs/specola/la-actividad-comercial-vaticana-bloqueador-de-pubertad-made-in-vaticano-el-cardenal-zen-y-filoni-la-cartera-de-mars-barbarin-gracias-a-dios/

Y ya hasta productos farmacéuticos que retrasan la adolescencia. Como los castrati de antes pero en fino y sin sangre. Quiero pensar que estamos, respecto a eso, en una mala información de Specola. Porque de ser cierta terminaremos viendo como en la farmacia vaticana s terminarán despachando preservativos y píldoras del día después a precios mucho más bajos que en las italianas. Aunque por supuesto sólo para casos especiales que incluyen a todo el mundo.

Uno estuvo en el centro comercial vaticano, con mi mujer, sito en la antigua estación del ferrocarril y aquello parecía El Corte Inglés de gente con precios mucho mejores. Y como también en el restaurante de los museos vaticanos, un viernes de Cuaresma, había todo tipo de carnes pues debió ser el primer y último viernes de Cuaresma de mi vida en el que no practiqué la abstinencia. Y luego no me confesé de ello. Si en el Vaticano servían carne los viernes de Cuaresma habría alguna bula papal para ello. Me dije yo. Mi mujer se abstuvo.

También he de decir que algún otro viernes de Cuaresma he podido tomar un pincho de chistorra o de chorizo o algún torrezno sin darme cuenta de que estaba en viernes. Tampoco me confesé de ello porque para el pecado se necesita conocimiento de cometerlo.  Si recuerdo en una ocasión una comida la que me invitó una persona por razón de mi oficio en Renfe que quiso obsequiarme.  Me llevó a un restaurante que me dijo era de lo mejor de Madrid en carnes. Era un viernes de Cuaresma y después de todas sus alabanzas yo pedí un pescado. Se debió quedar algo sorprendido sobre todo después de que me preguntara si es que no me gustaba la carne y yo le respondiera que sí, que me gustaba mucho. Estaría, estuvo, dándole vueltas a mi pescado hasta que, ya prácticamente concluidos mi pescado y su carne se le encendió la luz y me dijo:

Ah, es que hoy es viernes de Cuaresma.

Y a continuación una estupidez absoluta:

¿Quieres que deje de comer lo que me queda?

Naturalmente le dije que no. Y como viera que se había quedado chafado con su fracasada invitación le hice grandes elogios del pescado que me comí y me tomé dos copas en vez de una de un coñac caro con lo que parece que se quedó satisfecho. Pero es que uno debe ser mas cumplidor que el Vaticano de lo que manda el Vaticano.

22 comentarios en “Pues Specola hoy viene demoledor
  1. No comer carne durante la Cuaresma viene de los tiempos posteriores al Diluvio, cuando llovió 40 días y 40 noches, lo que dura la Cuaresma, aunque estuvieron metidos en el Arca por más de un año hasta que las aguas se escurrieron. Durante tan largo periodo de tiempo se alimentaron de peces, claro que sí, pero no de carne, ya que los animales eran intocables. Cuaresma significa tener esma, o sea, memoria, de los 40 días Quar-esma del Diluvio, cuando los peces salvaron a la humanidad y Dios también, de morir totalmente. Luego se cristianizó, pero siguió la costumbre de no comer carne, sino pescado. De paso, hay que añadir que es bueno para el cuerpo abstenerse de carne por un tiempo al salir del invierno. Así que todo aparece muy claro y orgullosos de ser católicos. Del libro Recuperar la fe en dos días.

    1. Le recomiendo estudiar un poco. Siento vergüenza ajena leyendo su comentario. Ni me vale que diga que es en tono jocoso y lúdico. Peor lo pondría.

    2. Te equivocas Jaume.
      La abstinencia viene de los tiempos en que la Iglesia tenía y abusaba del poder temporal.
      En esa fecha, durante la cuaresma, se ayunaba y se abstenían las personas normales de comer carne (cosa que a los que no eran ricos les daba igual puesto que no solían comer carne nunca) pero los ricos compraban la bula de turno y de esa manera se veían exentos de esa obligación y los curas de turno agrandaban su faltriquera.
      Por supuesto que los curas como el Padre Canali le dirán que no es así. Y seguro que argumenta un proceso histórico de patatín y patatán.
      Ahora como la Iglesia no tiene ya ese poder temporal, solo los carcas hacen caso.
      Y lo cierto es que los cristianos primitivos comían lo que se les ponía en gana. Ésta es una superstición muy posterior inventada por algún obispo y papa sin ningún fundamento sólido pero que ha permanecido como tantas supersticones.

  2. Habrá que estar atentos a ver qué pasa ahí con ese mercadeo, que menciona la primera parte del artículo.

    Después, menudo pájaro pinto nuestro bloguero….
    Bueno, yo en el caso hubiera hecho gala de ésto del “Sábado está hecho para el hombre”, de alguna manera, y en pos de la buena amistad….pues éso, lo otro.
    Y si luego viene nuestro Hermenegildo, serio y ley en mano, a ratificar nuestra opción gastronómica, pues aquí paz y después gloria (del coñac ya hablaremos, ya).

    De todas formas yo no sé si estas tradiciones vienen de los primeros tiempos cristianos, donde la carne era un lujo ya que la mayoría eran pueblos costeros y el pescado abundaba (“sí, sí, pero donde el Señor mande echar las redes”, dirá San Pedro; en fin, éso ya es otra historia).

    Hoy, viendo el precio de la merluza o el rape, no sería de extrañar que cualquier día nos cambiásen el asunto.

    De todas formas aprovecho para recordar que sólo se come bien en mi tierra; lo vuestro son sucedáneos e imitaciones nuestras.

    1. Si lee la Regla de San Benito, allí no distingue entre pueblos costeros o interiores y más en un esquema en que el Monasterio-Ciudad tenía un esquema autárquico, como sucede en Alemania con las Abadías de la Congregación de Santa Otilia, o con los Cistercienses y Trapenses. San Benito prescribe legumbres y hortalizas para la Cuaresma, y para los enfermos permite que coman carne, aunque especifica que sea de ave, por ser menos fuerte que la de los cuadrúpedos.
      En la Edad Media cobraron gran pujanza en Alemania las ciudades-estado de la Liga hanseática -Hamburgo, Bremen, Kiel- cuya fuente de riqueza principal era la exportación a toda la cristiandad de las salazones de bacalao que serviría para sobrevivir durante las penitencias cuaresmales. Y ahí, chanzas aparte, el referente es el Señor: “Cum iuiunasset quadraginta diebus et quadraginta noctibus, postea esuriit.” -Habiendo ayunado cuarenta días y cuarenta noches, al final sintió hambre-. Leyendo a Dom Gueranger o al Cardenal Schuster, vemos que la práctica del ayuno era una observancia -no una costumbre- de la Iglesia Romana, en especial los días dedicados a la Témporas -tres en cada una de las estaciones, o sea doce al año-. En la primitiva cristiandad además de la abstinencia del Viernes estaba el miércoles como día penitencial -todos los miércoles- , de lo cual nos ha quedado un vestigio en el actual Miércoles de Ceniza in capite ieiunii, observancia que continuó en la Orden Franciscana, y en la actualidad en los Conventos que viven acordes con el legado de San Francisco de Asís.

  3. Pues las pastillas o pildoras para quedarse castrado, que venden en la farmacia Vaticana, desde luego que los que no se toman ni una , son los monseñorinos y curangos de la mafia rosa, que se lo pasan en grande, disfrutando de la carne y del sexo a troche moche, y dale que te pego. Hay que ser canallas y sinverguenzas para poner a la venta estas pastillas, y que luego se las tomen los demás. Y yo que pensaba, inocente de mi, que en la botica Vaticana, vendían pastillas de leche de burra, pastillas juanola, caramelos saci y conguitos. Por otra parte, hay que estar mal de la cabeza, para ir a ver a Bergoglio, e ir rapidamente a comprar esas pastillas obsesionado con quedarse castrado y por ende tolili para siempre; pero todo es posible con este desquiciamiento de Curia. Rl efecto Bergoglio, es imprevisible…….Vaya, vaya.

  4. El Cardenal Onaiyekan, en la cuerda floja. El Papa ha nombrado a un coadjutor para la archidiócesis de Abuja. A la carrera se libra de aquellos cardenales que pueden suponer una amenaza para su Papado.

      1. No lo creo, Hermenegildo. Este nombramiento indica que el Papa no tardará en aceptarle la renuncia y, por tanto, puede caer este año o el siguiente. El Cardenal Onaiyekan es de lo mejor del Sacro Colegio.

  5. Al parecer, están exentos de la abstinencia los “invitados a comidas que no pueden excusarse sin ofender gravemente causando enemistad”:

    https://www.ewtn.com/spanish/preguntas/ayuno_y_abstinencia.htm

    En cualquier caso, Paco Pepe, creo que su anfitrión habría quedado menos planchado si desde el principio le hubiese recordado que era viernes de Cuaresma y que usted no iba a tomar carne. Probablemente, él habría elegido otro restaurante.

    Y, en fin, lo del restaurante de los Museos Vaticanos resulta deplorable, aunque ello no nos da bula para saltarnos la abstinencia, puesto que no hay que confundir el Estado Vaticano con la Iglesia Católica.

      1. De todos modos según una antigua costumbre, a partir de los 70 años el precepto del ayuno y de alguna manera la abstinencia, se atemperan hasta la misma dispensa.

  6. Pues que cosas, a diferencia de gran parte de la jerarquía y de la ciudad Estado del Vaticano, los católicos si creemos en lo que ellos no creen.
    Tengo dos hermanos que tuvieron cafeterías y una hermana todavía tiene su cafetería.
    No sé si en otros países se les conozca por otro nombre, pero una cafetería es donde se vende comida dentro de una escuela, secundaria, prepa, etc.
    Bueno pues los viernes de cuaresma hacen platillos especiales que no tengan carne roja. De hecho mi mamá me conto que hay alumnos que no comen carne no solo el viernes, sino toda la cuaresma.
    También muchos negocios que venden comida que tenga carne, directamente no abren ese día.

  7. He leído el artículo en el que el Cardenal Zen -otro de mis cardenales octogenarios favoritos de los que hablaba el otro día-responde al Cardenal Filoni acerca del acuerdo entre el Vaticano y China. Cada día estoy más convencido de que el siguiente Cónclave, entre diplomáticos interesados, progresistas y perfiles bajos, será muy inquietante y preocupante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *