PUBLICIDAD

¿Soy un profeta, y además falso, de calamidades o es que eso se acaba? Ahora las carmelitas descalzas se van de Ledesma

|

La entrada al convento y la iglesia de las Madres Carmelitas de Ledesma.

http://www.lagacetadesalamanca.es/ledesma/2017/07/19/falta-vocaciones-religiosas-obliga-cerrar-convento-carmelitas/211281.HTML

Quedaban tres ancianas en el convento. Eso era inmantenible. ¿Debemos seguir ocultando esa tragedia al Pueblo de Dios? ¿Por qué?

Entiendo que haya responsables de esa muerte de la vida religiosa en España que para ocultar sus desaciertos deseen que no se hable de eso. Pero allá ellos con lo que han propiciado y conseguido: la muerte cada vez más próxima. Y sin el menor propósito de la enmienda.

Comprendo que esta interminable serie de cierres y abandonos les deje con el traspuntín al aire. Pero desgraciadamente eso es lo que hay. Salvo contadísimas excepciones que además les saben a rejalgar.

Comentarios
17 comentarios en “¿Soy un profeta, y además falso, de calamidades o es que eso se acaba? Ahora las carmelitas descalzas se van de Ledesma
  1. Muy bien Asidonense, constancia y perseverancia. Los años pasan y también pueden pasar las inquietudes. Firmes en la fe y en el amor a Jesucristo y a la la Santísima Virgen lograremos la meta. Tus ideas y conocimientos no son las comunes a estas edades. Prudencia, cuidado, delicadeza, caridad. Que la vida da malos ratos. Aunque no soy viejo, tengo experiencias. Te encomiendo en la Santa Misa. Ánimo.

  2. Añado a mi aportación que los pocos frailes que deseamos vivir una vida religiosa fiel a la Regla y Constituciones de nuestra Orden, deseamos una liturgia según las normas y la Tradición de la Iglesia, una vida fraterna de calidad -sin tanto whatsapp ni tele-, el porte del hábito religioso…nos vemos totalmente abandonados, burlados, criticados y en ocasiones vilipendiados por los mismos frailes y -lo que es peor- por los superiores.
    Un amigo sacerdote me contaba el caso de un fraile carmelita descalzo, ordenado recientemente en Toledo de diácono. Él optó por llevar el hábito, y si no, el cleriman. Bueno, pues los frailes lo critican porque usa el cleriman en lugar de ir de paisano -en muchos casos como un taxista jubilado (con todos mis respetos a ese colectivo)-.
    Es verdad que a un profeso de votos solemnes no se le puede exigir quitarse el hábito -de hecho ni a un profeso temporal ni a un novicio-, pero el que opta por llevar siempre o la mayor parte de las veces el hábito religioso sufre burlas, acoso…
    Yo me encuentro que, siendo profeso temporal, sólo puedo usar el hábito en ciertas ocasiones muy contadas por temor a las iras de los superiores y otros frailes. Pero tengo claro que en cuanto profese solemne -Dios quiera que llegue ese día- usaré el hábito de mi Orden por activa y por pasiva, aunque me desprecien mis propios hermanos.

  3. Gracias Sr. Director por decir la verdad de esta gran tragedia. Asidonense tiene toda la razón. Han desalojado lo cristiano y se han embutido de interreligiosidad progre y eso lleva a ka desaparición de lo cristiano.

  4. Asidonense dice lo que se lleva desde el vaticano II. ¡Es que son más de 5o años! ¡Qué cabía esperar si lo que se promueve es la interreligiosidad de fondo? Ya no hay una teología Católica porque por imperativo conciliarista es obligado situarse en el ecumenismo interconfesional y por lo tanto aparttarse del ecumenismo católico dejando lo que nos separa, que es la Religión Católica para coincidir en lo que nos une que es la desacralización protestante o séase de los hermanos separados.
    A tanto llega la cosa que el buen Vanlop cae en el cepo interconfesional de que «todos estamos llamados a ser profetas, sacerdotes y reyes». Así es imposible de raíz ninguna recuperación y ni siquiera ralentización del desbarajuste en que nos han metido los listos de este mundo clerical.Aunque se tengan por reyes.

  5. Creo que Asidonense lo ha dicho con toda claridad y certeza, al menos por las pocas referencias que tengo y ya he comentado en laguna ocasión.

    ¿Qué más se puede decir? Pues que el último apague la luz.

    D. Fco José, todos estamos llamados a ser profetas, sacerdotes y reyes. Al parece usted tiene más dedicación a lo primero, aunque tampoco tiene mucho mérito, profetizar sobre algo que está clarísimo.

    Tal vez la vida religiosa deba desaparecer y ser sustituida por otra, porque el clero secular más o menos, con las excepciones en uno y otro sentido, se mantiene para el tipo de Iglesia que les espera a nuestros nietos, que como dijo SS Benedicto, será más reducida y más viva.

  6. A este paso no llegan con vida comunitaria ni a diez años los monasterios de la diócesis de Salamanca; creo, si no me han informado mal, que en menos de un año han cerrado más de tres monasterios y a punto están de cerrar un emblemático Santuario. Para hacérselo mirar y estudiar los frutos del Concilio Vaticano II y su aggornamiento. Sangría total.

  7. Se habla de falta o escasez de vocaciones. Mi comentario se basa desde el punto de vista de la vida religiosa masculina a la que pertenezco.
    Lo que yo me encuentro no es tanto una escasez de vocaciones -que también la hay- sino un choque entre dos concepciones de la vida religiosa. Por un lado está la concepción de la mayor parte, que consiste en persistir en el error de querer vaciar la vida religiosa de todo su contenido, amalgamado tras siglos de vivencia, en romper con todo lo anterior, en buscar otras formas de espiritualidad -fuera del ámbito cristiano muchas veces-, en querer vivir como nuestros familiares viviendo en el «mundo»; por otro lado, la minoría -junto con los jóvenes atraídos por tal o cual carisma-, que intenta vivir fielmente la vida descrita en la Regla y Constituciones de cada Instituto, se siente llamada a una mayor intimidad con Cristo -como fundamento de su vocación y vida-, se toma en serio lo de la identidad religiosa como profética llevando el hábito propio del Instituto, es fiel al Magisterio de la Iglesia…
    El asunto es que -en España- la casi totalidad de los superiores y sus consejos (definitorios…) están imbuidos en el primer grupo descrito, y creen que lo que viven y lo que piensan está muy bien, y que los «reaccionarios» deben ser -si no eliminados (cosa que se hace cada vez menos por la falta evidente de personal)- al menos apartados de todo cargo o gobierno…Y así nos va.

  8. Fue Juan XXIII quien se quejó de «los profetas de calamidades», en la solemne apertura del Concilio Vaticano II, refiriéndose así a quienes le advertían de los derroteros por los que iba a ir la Iglesia. Han pasado años y… ¿quién ha tenido razón? ¿Los mal llamados «profetas de calamidades» o aquel papa, al que Dios tenga en su Gloria, que inició con su imprudencia la descomposición de la Iglesia?

  9. La situación de las contemplativasiguientes en Salamanca es terrible: en la ciudad hay cinco monasterios de clarisas a punto de cerrar en muy pocos; las agustinas seis cercanas todas a los 90; las carmelitas de Peñaranda todas peruanas ya pues han muerto las españolas. Y las del Cristo de cabrera, fundación de Santa Maravillas con 8 monjas y muy mayores.

  10. María en el caso de los conventos de clausura, la propiedad es de las monjas, de la comunidad concreta, de esas 4 ó 5 monjas que quedan. Ellas entes de irse lo dan en propiedad a quién quieren. Normalmente lo entregan a la curia generalicia de la orden, o al Obispado correspondiente.
    Suele pasar una cosa, y ejemplos hay para todos los gustos, pero muchos conventos de monjas se los han entregado a los frailes,y si no hay inventario oficial, estos los desmantelan y se llevan todas las obras de arte a sus conventos. Si hay inventario oficial y el edificio esta catalogado como Bien de Interés Cultural (B.I.C.) estos no se pueden sacar del convento. Otras veces lo entregan al obispo y este busca alguna institución religiosa, congregación o fundación que lo conserve hasta que se pueda entregar a otras mojas para que lo habiten.
    No es cuestión de dar nombres y poner ejemplos reales para no crear polémica, pero se que hay conventos entregados a los frailes que los han desmantelado como buitres llevandose las obras de arte y la historia de mas de un convento con tal de acumular obras de arte y hacer negocio con el edificio buscando como locos empresas de hosteleria que quieran hacer hoteles y cosas por el estilo. Es curioso que mas de una vez el Obispo de la diócesis ha mostrado mas interes en volver a poner el convento en funcionamiento como tal, que la misma rama masculina de la orden.

    En fin, hay de todo

  11. No le escuchan, don Paco Pepe. A estas horas deben de estar contaminando los cielos en aviones supersónicos que les conduzcan al enésimo congreso interconfesional latinoamericano «Laudato Si», donde tienen prevista una «performance» en la que todos se enlazarán por la Justicia Climática. Luego habrá un gran ágape eco-comunitario, porque todos optan por lo bío, aunque por edad tampoco podrían tomar otras cosas. Y encima no bailan «Despacito», pero eso es por ser música machista y heteropatriarcal, que si fuera por marcha, están hechos todos/as/es unos/as/es chavales/as/os…

  12. Y luego esos conventos a quien pertenecen? Es algo que siempre me he preguntado? Porque si la orden desaparece que digamos era una sociedad o cooperativa, al no haber miembros de quien es la propiedad. Lo mismo me pregunto de los colegios religiosos, las frailes ya ni existen, los colegios los gestionan directivas, y la propiedad de ¿quien es?. Alguien lo sabe.

  13. Una pena. Pero la cosa está así. En su gran mayoría, monjas muy buenas, piadosas observantes, pero por la influencia de los Padres, normalmente muy secularizados, deshabitados y con una vida que nada recuerda a los venerables religiosos que todos desearíamos.

    Mire usted, señor moderador de este foro, hoy en día la mayoria de comunidades religiosas masculinas, estan formadas por menos de 4 ó 5 frailes, la mitad de ellos con mas de 75 años, si acaso uno o dos con menos de 55 años (eso siendo muy optimistas). No hay empatía entre ellos. En la mayoría de los casos lo único que comparten en comunidad es el recibo de la luz y el agua de la casa. No tienen coro, por lo tanto no rezan juntos. Viven muchos de ellos como curas seculares pues llevan parroquias también, lo que les impide convivir en la comunidad y dedicarse a lo específico de su vocación religiosa. Hoy hay carmelitas, dominicos, claretianos, jesuitas, etc, que llevan parroquias. Creo que ganariamos todos más si se dedicaran a atender sus templos, confesiones, dirección espiritual, ejercicios de piedad, estudio, conferencias y sobre todo el ejemplo de la vida comunitaria en castidad, pobreza y obediencia. Se que hacen un servicio atendiendo parroquias en diocesis pobres en clero, pero el caso es que esto sucede tambien en diocesis con mucho clero, porque lo que pasa en el fondo es que no quieren vivir encerrados en un convento dedicados a lo específico de la orden. Pero al paso que vamos en 20 años no atenderán ni el 10 % de las parroquias que atienden hoy en día. Sólo quedarán los administradores de las ordenes y congragaciones, dedicados a administrar un patrimonio inmenso de obras de arte, vamos que terminaran en gerentes de museos.

    Rezaremos para que esto cambie, pero la cosa esta muy fea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.