PUBLICIDAD

Preocupación por la salud de Benedicto XVI

|

Pidamos a Dios que nos lo conserve algún tiempo más.

Por anciano que esté es un dique que contiene inundaciones más catastróficas.

«Ex Pope Benedict’s condition ‘not particularly worrying’: Vatican»

«Benedicto XVI está «muy frágil» debido a una infección en la piel, según su biógrafo»

 

30 comentarios en “Preocupación por la salud de Benedicto XVI
  1. Un papado sin pena ni gloria. Gran teólogo pero dudoso como pastor. No todo el mundo puede calzar las sandalias del pescador, por mucho que sacara del armario atuendos ya pasados y olvidados.

  2. ¿Ratzinger no fue un gran Papa…? Un día me tiene que prestar su papómetro, amigo Papólatra, para que yo también pueda sentenciar lapidariamente sobre la ejecutoria de cualquier ocupante de la sede romana. Salvo del felizmente reinante, claro, porque todo el mundo sabe que para Ud. ese es perfecto sin mezcla de defecto alguno, por lo menos hasta que renuncie o se nos muera y entonces ya se puede decir que fue «mediocre, completamente superado por los acontecimientos», etc.
    Dicho lo cual, en términos puramente humanos es muy posible que el pontificado de Benedicto XVI se pueda considerar un fracaso. Pero un cristiano no juzga en términos puramente humanos. O al menos no debería. Y por otro lado, si humanamente el pontificado de Benedicto fue un fracaso, no te quiero ni contar lo que está siendo el pontificado del Papa Francisco. O lo que fue el de «san» Pablo VI, sin irnos muy lejos.

  3. Benedicto XVI tiene erisipela, una imfección de la piel muy molesta, con grandes picores y dolor. El tratamiento que recibe es lo que le ha debilitado mucho.
    Como teólogo es un teólogo tipo del siglo XX
    Despues de un primer entusiasmo por el concilio, evolucionó ante la deriva postconciliar rupturista.
    Como papa fue atacado por los grandes enemigos de la Iglesia y, sobre todo, traicionado por muchos altos responsables de la jerarquía y con la deslealtad además de algún teólogo de renombre envidioso y resentido

  4. Benedicto XVI es la Gloria olivae de la profecía d elos Papas de san Malaquías, y aún no se ha cumplido este lema por lo que es de esperar que Benedicto XVI protagonice algo muy importante antes de partir de este mundo. El fruto del olivo es el aceite que sirve para ungir, tanto a los vivos como a los muribundos. el aceite d eoliva es esencial, el Mesías es el Ungido así como los cristianos, somos los ungidos.

  5. Se puede respetar y venerar la figura humana de Joseph Ratzinger/Benedicto XVI y ser crítico con lo que representó como teólogo. En algunos aspectos, Joseph Ratzinger se parece a Erasmo de Rotterdam. Como Erasmo, Ratzinger tiene una mente brillante y como Erasmo por su piedad, su fe y su caridad es un cristiano modélico, pero, al igual que con Erasmo, las ideas teológicas y filosóficas de Joseph Ratzinger contribuyeron a plantar semillas peligrosas que, al igual que a Erasmo, cuando florecieron le causaron horror y espanto (si Erasmo se horrorizó de la evolución de la revolución protestante que había contribuido a desencadenar, Ratzinger se horrorizó de la evolución de una revolución posconciliar que había contribuido a desencadenar).

    Y no. Ratzinger no fue un gran Papa. Fue un Papa más bien mediocre, completamente superado por los acontecimientos y que nunca logró salir de la sombra de Wojtyla.

    1. Me duele tener que decirlo, porque me cae bien Benedicto XVI, pero su análisis es lo mejor que he leído de usted en esta venerable página.

      1. Así es, Hermenegildo. Un hombre brillante y bueno, el mejor teólogo del siglo XX. Ojalá Dios nos lo conserva algún año más, le necesitamos.

    2. A lo que han bajado los hijos de san Josemaria .
      No se puede caer más bajo!
      Si regresará,las patadas que recomendaba a las abadesa dar a los malos directores espirituales,os las daría en vuestras posaderas,atajo de…!

    3. Su comentario me causa indignación y perplejidad. Despachar negativamente la figura de un gran Pontífice en pocas palabras, evoca la figura gramatical de la sinécdoque: Tomar la parte por el todo. Ciertamente Benedicto XVI en algunos de esos libros entrevista, tiene alguna expresión -poquísimas- tal vez desafortunada. Pero, considerado el opus ratzingerianum en su conjunto, es doctrina sólida y con una virtud que no suele ser germánica, pero, sí muy bávara: Claridad, concisión, sencillez, profundidad, pedagogía, piedad.
      Las homilías de Benedicto me han servido como tema de meditación. Su obra es la de un Padre de la Iglesia y aunque la Patrología latina se acabase con San Isidoro y la griega con San Juan Damasceno, en su día Ratzinger será canonizado y proclamado Doctor de la Iglesia.
      Dice Hermenegildo que vivió a la sombra de Juan Pablo II. Fue su más estrecho colaborador y toda la Obra de ese gigante, que es Wojtila, al menos desde que Ratzinger fue a la CDF, estuvo supervisada y retocada por él. Más aún, la Encíclica Veritatis Splendor, la Fides et Ratio, la Declaraxión de la Doctrina de la Fe Dominus Iesus, sobre la universalidad salvífica del Señor y de su Iglesia, es obra del Cardenal Ratzinger. Tras el inicio del nuevo siglo, me consta que corrigió de sus obras algunos puntos dudosos. Tiene el déficit de que considera a Santo Tomás como un hito medieval del pensamiento, según dice en Fides et Ratio,. Es fundamentalmente agustiniano, a través de San Buenaventura. Sus pecados de juventud consistieron en la afición al existencialismo, como sistema válido de pensamiento. Alguno ha querido ver simpatías con Hegel, pero de eso nada.
      Hay un tema oscuro, como el de una doble economía salvífica, una para los cristianos y otra para los judíos. Es un tema en el que lamentablemente no se ha dado un carpetazo. El Viejo Testamento perdió su vigencia tras la Muerte del Señor en la Cruz. Velum templi scissum est.
      No le recrimino que quiera ver alguna similitud de Ratzinger con Erasmo. Pero, le recuerdo que este autor, si bien estaba por la causa reformationis, es totalmente ajeno a la Reforma Protestante, aunque aquí la Inquisición, en Valladolid y Sevilla, persiguió a los llamados erasmistas La causa fundamental del Protestantismo, además de las circunstancias ambientales conocidas, del clima antirromano de Alemania, de la codicia de los Príncipes seculares respecto a bienes eclesiásticos, estriba en el Nominalismo de Okham. De hecho los agustinos de Erfurt, Profesores de Lutero, eran nominalistas.
      Ratzinger influyó en el Concilio como asesor del Cardenal Frings, no más que Hans Küng, Congar, De Lubac, Rahner, Von Balthar, etc…Aprovecho para decirle que Juan Pablo II recompensó a tres de ellos con el cardenalato. En su momento Pablo VI, a través del Cardenal Ottaviani, llamó al orden a Hans Küng y a Ratzinger y se les prometió que serían promocionados si moderaban sus posiciones. Hans Küng respondió dando un portazo, Ratzinger se quitó de en medio de la Revista Concilium y con el benedictino Mayer, futuro Cardenal, fundaron un grupo de centro. Ratzinger accedió al Cardenalato a mediados de los 70 y fue nombrado sucesor de gran Cardenal Döffner, de Munich. Ciertamente, como en su día Von Balthasar, Ratzinger respiró amargas auras matinales ante el dantesco espectáculo de la revolución postconciliar. Pero, ha sido el Siervo Fiel y Prudente hasta el último momento.
      Como Papa, desde la fidelidad a Juan Pablo II, brilló con luz propia. Imprimió a la Iglesia -valga la redundancia- un espíritu eclesiástico enraizado en la Tradición y la liturgia. Es el gran dignificador de la misma. Si no hizo más, es porque no le dejaron. Con los aspectos opinables que pueda haber como en todo lo humano, sólo cabe descubrirse ante ese Papa que devolvió a los creyentes, durante ocho años, la alegría de ser católicos. Alas jóvenes generaciones de los seminarios donde no había obispos raros, el entusiasmo por la vocación sacerdotal y en definitiva, a toda la Iglesia un dinamismo nuevo, a pesar de los factores destructivos que al final frenaron el iter de ese gigante del Pontificado, de la liturgia, la doctrina y sobre todo la pedagogía pastoral.
      Dominus conservet eum per aliquod tempus.

    4. ¿Ratzinger no fue un gran Papa…? Un día me tiene que prestar su papómetro, amigo Papólatra, para que yo también pueda sentenciar lapidariamente sobre la ejecutoria de cualquier ocupante de la sede romana. Salvo del felizmente reinante, claro, porque todo el mundo sabe que para Ud. ese es perfecto sin mezcla de defecto alguno, por lo menos hasta que renuncie o se nos muera y entonces ya se puede decir que fue «mediocre, completamente superado por los acontecimientos», etc.
      Dicho lo cual, en términos puramente humanos es muy posible que el pontificado de Benedicto XVI se pueda considerar un fracaso. Pero un cristiano no juzga en términos puramente humanos. O al menos no debería. Y por otro lado, si humanamente el pontificado de Benedicto fue un fracaso, no te quiero ni contar lo que está siendo el pontificado del Papa Francisco. O lo que fue el de «san» Pablo VI, sin irnos muy lejos.

  6. Hojeando las páginas necrológicas he encontrado dos muertes recientes y curiosas: una hermana de monseñor Uriarte, Hija de María del Sagrado Corazón, y una hermana del fallecido monseñor Asurmendi, Hija de la Caridad.Además, un par de jesuitas y otro par de viatorianos.

  7. Y que importa eso?uds creen que un santo varon como Benedicto hubiera tomado semejante desicion sin consultarlo con su Amado ,a quienn le ofrecio su vida????Por favor¡¡¡es un hombre que esta en sintonia con Cristo,todo se lo consulta¡¡¡¡recemos por el,la Providencia lo puso en ese costadito,desde ahi ilumina y acompaña¡¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *