POR FIN, DESPERTÓ EL ARZOBISPO

|

POR FIN, DESPERTÓ EL ARZOBISPO

En “La Prensa” de ayer, encontramos al menos una protesta de la máxima autoridad de la Iglesia de Buenos Aires, relativa a los hechos bochornosos ocurridos en un par de templos porteños, aunque critique uno y omita el otro.

<

La nota se titula: “El arzobispo García Cuerva criticó los cantos opositores” y está formulada en los términos y el lenguaje propio de esta nueva generación episcopal. Así no dice: “está mal”, neto y claro, sino en cambio, “no está bueno que se utilicen las ceremonias religiosas para dividir, fragmentar y partidizar”, y así navega en la ambigüedad entre lo bueno y lo malo, en un “estar” muy distinto al “ser”. Hermosa lengua filosófica la castellana que nos permite distinguir entre estas dos palabras. 

Recuerdo una carta enviada al responsable del Opus Dei en la Argentina con motivo de un penoso reportaje, en la cual, nosotros lo acusábamos de haber optado por el “estar”, estar bien acomodado, con los poderes políticos (Menen, doctor “honoris causa” de la Universidad Austral, económicos y hasta periodísticos (Neustad acogido en esa casa de estudios), mientras nosotros habíamos optado por el ser, sin ambigüedades ni acomodos.

Sigue el arzobispo en su menguado lenguaje: “La eucaristía es algo sagrado, por eso la misa es algo sagrado”, olvidando que el templo es algo sagrado, dentro del cual se celebra la misa, reiteración del Sacrificio de la Cruz, expresión de la Alianza “nueva y eterna” y que el carácter sagrado, permanece en ella después de la misa por la presencia de Cristo en el sagrario.

Continúa García Cuerva diciendo que la misa “está en las entrañas más profundas de nuestro pueblo y permite alimentar a los creyentes de “fraternidad, de unidad y de paz”. Retórico y flojo en teología no advierte lo importante: la Eucaristía nos alimenta con el cuerpo y la sangre de Cristo, causa que omite para aludir a derivados como la unidad y la paz. Respecto a la “fraternidad” algo tenemos que decir, porque en general es un sustituto laico de la virtud teologal de la caridad, e integra con la libertad y la igualdad, la trilogía de la Revolución Francesa.

A ella, oponemos y preferimos otra trilogía predicada por Ramiro de Maeztu, un lema para caballeros: servicio, jerarquía y hermandad. Para edificación de los lectores que no conocen al autor de “Defensa de la hispanidad”, quien fue embajador en la Argentina, recordamos sus palabras ante el pelotón de fusilamiento: “los perdono, porque vosotros no sabéis por qué me matáis, pero yo sí sé porque muero: para que vuestros hijos sean mejores que vosotros”. Una figura ejemplar a quien recordaremos este año en el Instituto de Filosofía Práctica.   

Concluye el prelado: “Tampoco está bueno contar con la buena fe de quienes participan en la eucaristía o de los sacerdotes a los que se invita a presidirla”. De nuevo el “estar” bueno, la buena fe o la “presidencia” sacerdotal en la “asamblea”, que nos obliga a precisar porque en sentido estricto, no preside una asamblea, sino celebra una misa, que es sacrificio en el altar y comunión en la mesa a la cual todos estamos convocados, “felices los invitados, nos dice la liturgia, a la cena del Señor”.

Aquí también debemos corregir el lenguaje anodino: no es “contar” sino “abusar” de la buena fe de los fieles quienes concurrieron a la Iglesia, para elevar su mente a Dios, dice San Buenaventura y se encontraron perturbados por las griterías y los cantos de un grupo de políticos desaforados. No bastan las disculpas; se debe pedir perdón a Dios, a Cristo quien se expone permanentemente en el altar y a tanto prójimo dolido y afectado por la invasión al templo. 

Pero, al menos rescatamos que nuestro arzobispo, aunque con un lenguaje poco claro y confuso, se ocupe de un problema muy grave, que, por encima del malestar de los fieles, afecta el honor de Dios.

Estancia San Joaquín, Azul, junio 18 de 2024.           Bernardino Montejano             

Comentarios
4 comentarios en “POR FIN, DESPERTÓ EL ARZOBISPO
  1. El arzobispo es un personaje nefasto, claramente sigue la línea del papa actual, una de cal y una de arena. Trata de calmar a los conservadores para luego clavar el puñal más profundo cuando se baja la guardia.
    Luego del no está bueno, hubo otra misa presidida por Monseñor Ojea,
    https://www.infobae.com/politica/2024/06/19/la-iglesia-respaldo-el-trabajo-de-los-comedores-en-medio-de-la-polemica-con-el-gobierno/
    Realmente hay que hacer un esfuerzo para creer algo a esta gentuza.

  2. Pues leyendo lo que se reseña como respuesta del obispo, viene a la mente el pasaje aquel del Apocalipsis:

    Ap. 3, 14-19 Al ángel de la Iglesia de Laodicea escribe: Esto dice el Amén, el testigo fiel y veraz, el principio de la creación de Dios.
    Conozco tus obras y que no eres ni frío ni caliente”. Ojalá fueras frío o caliente, mas porque eres tibio y no eres caliente ni frío, estoy para vomitarte de mi boca. Porque dices: Yo soy rico, me he enriquecido y de nada tengo necesidad, y no sabes que eres un desdichado, un miserable, un indigente, un ciego y un desnudo;’ te aconsejo que compres de mi oro acrisolado por el fuego, para que te enriquezcas, y vestiduras blancas para que te vistas, y no aparezca la vergüenza de tu desnudez, y colirio para ungir tus ojos a fin de que veas. Yo reprendo y corrijo a cuantos amo: ten, pues, celo y arrepiéntete.

    Ese lenguaje complaciente, que no quiere ofender, puros respetos humanos.
    Tema más bien el obispo al que puede llevar a la gehenna, cuerpo y alma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *