PUBLICIDAD

¡Qué poca imaginación tiene monseñor Omella!

|

Resultado de imagen de omella

Ni se imaginaba que podía ser cardenal.

https://www.catalunyareligio.cat/es/omella-no-imaginaba-podria-ser-cardenal

Pues el resto de los mortales no es que nos lo imagináramos, lo dábamos por seguro.

Entiendo su sorpresa ante ese miniconsistorio que ha anunciado el Papa Francisco y que no se lo imaginaba nadie. Todavía mayor vistos los nombrados salvo Omella. Que era apuesta segura en el primero o a lo más en el segundo que Francisco convocara.

Lo raro de este es su precipitación, el número y la compañía. Cuando nadie lo esperaba ahora porque no tenía casi vacantes el Papa, con tan pocos nombrados y dada la insignificancia del resto. De ahí que algunos lo hayan llamado el consistorio de Omella.

Quiero entender sus palabras en el sentido de que el ya cardenal electo y arzobispo desde hace año y medio de Barcelona lo que ha manifestado es que no se imaginaba ser llamado al Colegio Cardenalicio en este mes de junio. Yo  tampoco. Ni nadie. Pero si lo que dice es que no se imaginaba que podría ser cardenal pues tampoco hay nadie que se lo crea. Porque seguro que se lo imaginaba. Como todos.

Lo verdaderamente sorprendente es la compañía. Un arzobispo africano de escasísimos fieles. Y es el menos chocante, después de Omella, de una creación cardenalicia de aurora boreal. Le cayó el premio gordo como le podía haber caído a otros africanos con Iglesias mucho más florecientes. Y que hasta es posible que se estén preguntando el por qué de Bamako y no de sus diócesis. Un obispo que tiene poco más de cien mil fieles en una nación de casi diez millones donde no hay más diócesis que la suya. En la que curiosamente se  dan las auroras boreales. Un vicario episcopal que tiene poco más de diez mil fieles y sólo seis sacerdotes con él. En España hay muchas parroquia urbanas con bastantes más feligreses. Puedo entender que el Santo Padre haya querido distinguir a la Iglesia de Laos, seguramente admirable y perseguida, pero bien lo pudo hacer creando cardenal a algún obispo, vicario apostólico o prelado territorial emérito. Y a un obispo auxiliar, caso también insólito en los nombramientos cardenalicios salvo el de un francés cuya adscripción es discutible. Don Antonio Lasierra, una vez más, nos ha dado lecciones sobre ello.

Para nada discuto la prerrogativa del Santo Padre en la creación de cardenales. Nombra a quienes quiere. Puede hacerlo. Pero también podemos sorprendernos de sus nombramientos. Entiendo que el arzobispo de Barcelona comparta la sorpresa. Por el momento, el número y los nombrados. Lo que choca, y hasta parece mentirijilla, es que se sorprenda de que uno de los nombrados haya sido él.  Porque era el único cantado. Y seguro que lo sabía. Aunque no hubiera tenido confidencias al respecto.

 

Comentarios
7 comentarios en “¡Qué poca imaginación tiene monseñor Omella!
  1. “Benedicto XVI y Francisco pueden tener diferencias pero no como ustedes pregonan“; bergoglio y benedicto xvi tienen diferencias abismales tanto de forma como de fondo. por ende, todo intento de minimizar dichas diferencias resulta inútil.

    “Tampoco a Francisco se le había pasado por la cabeza ser Papa“; este esta algo despistado, bergoglio siempre tuvo la obsesión patológica de ser papa.

  2. Yo creo que el Papa actual quiere asegurarse un Sucesor de su misma cuerda, por eso nombra Cardenales a personas de sus mismas vacuas ideas.
    El problema es: ¿habrá algo en lo que suceder, pues al paso que vamos, la Iglesia se va a hacer puñetas…?

  3. Benedicto XVI y Francisco pueden tener diferencias pero no como ustedes pregonan. Tiene más respeto por parte de Francisco de lo que se pueden imaginar. No hay decisión que no se le consulte al Papa Benedicto.

  4. Después del aquelarre de hipocresía, cobardía y servilismo de la nota de los obispos catalanes, no me extraña cualquier cualquier otra muestra de hipocresía, incluso sin venir a cuento ni representar ninguna ventaja.

  5. Francisco quiere asegurar que la nueva y ya caduca iglesia de la misericordia barata, las rebajas de primavera y el todo a cien no tiene marcha atrás. Se le ha olvidado el poder de Dios para deshacerla con un soplido del Espíritu Santo de Verdad, no del invocado y manipulado hasta la saciedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.