PUBLICIDAD

Planillas intenta echar balones fuera

|

Joan Planellas: «Amb el tema dels abusos no hi pot haver cortines. Això s'ha acabat»

Con muy escaso resultado en mi opinión

https://www.diaridegirona.cat/comarques/2019/05/12/tema-dels-abusos-no-hi/979759.html

Llega al episcopado con mucho plomo en el ala. Que le va a impedir volar.

Manifestarse tan abiertamente independentista no es irrelevante. Y le enfrenta con muchos católicos por una decisión suya muy comprometida. Católicos que no le quieren. Y menos como padre.

 

8 comentarios en “Planillas intenta echar balones fuera
    1. Hermenegildo: Boadella es un elemento muy válido como escritorcomediógrafo, muy comprometido desde una perspectiva liberal,con la unidad de España. Es probable que tenga datos de primera mano sobre Planellas, al haberlo sufrido como Párroco. Pero, dudo que tenga elementos de juicio adecuados para valorar la calidad teológica de alguien.

  1. Planelles no es un desequilibrado como Novell, ni una acémila como Pardo. Al margen de sus filias, se ve que es una persona de una inteligencia extraordinaria. Creo que marcará discretamente distancias respecto a ciertas veleidades. De su Pontificado las malas noticias serán las menos, y es probable que sobrevenga alguna grata sorpresa. Si eso fuera así, la archidiócesis de Tarragona podría experimentar un impulso positivo en orden al futuro.

    1. Permítame observar queuna tesis realizada 20 años después de la licenciatura y con el tema de la recepción del Vaticano segundo en los manuales de eclesiología de lengua española no es ciertamente algo que requiera una especial inteligencia sino que da la sensación de algo típico de la política eclesiástica y académica. Más en concreto de la marca Pie y Ninot

      1. Pie es un clásico referente eclesiológico, del grupo de aquellos profesores que dieron gran `prestigio al seminario y Sección San Paciano, de la Facultad de Barcelona. Recuerdo al Dr. Gomá, Nicolau, Perarnau, Sánchez Bosch, Bada, Pladevall. En esa escuela se formó Salvador Pie y han seguido alumnos aprovechados como Planelles.

  2. No renunciará, don Paco Pepe. La clerecía independentista no da nunca un paso atrás. Se agazapa, se calla uno tiempo, pero en cuanto la causa decae vuelven a la vanguardia de la carga. Piense en Novell. Algunos ingenuos creyeron que tras las tonterías cometidas con la camiseta del Barça, la indumentaria de dimoni, las proclamas separatistas, y el supuesto aviso de Roma había recapacitado o al menos obedecido. Quiá. Cuando las aguas estaban tranquilas, va y se arranca en las postrimerías de una Eucaristía con una arenga independentista que ni venía cuento, ni era el momento adecuado, ni las palabras eran verdaderas. Eso sí, revestido de pontifical y con el báculo en mano.

    Planellas mide más los tiempos, como se dice ahora. Recuerde los grados de ingenuidad: no me lo esperaba (ser elegido), pertenezco a un pueblo que algunos llaman nación, habrán considerado mi servicio a la Iglesia desde hace treinta y tantos años… Luego, tras las primeras críticas: los que me conocen saben que no soy independentista, la Constitución Gaudium et Spes dice que la Iglesia debe incardinarse en el pueblo, con su identidad. Más tarde, la bandera la puso el pueblo, busco la unión, hay que dialogar entre ambos bandos. Más tarde: soy ampurdanés, no puedo renunciar a mi nación ni identidad. Y el remate: tenemos como pueblo unos derechos y la Iglesia ha de estar al lado del pueblo con sus derechos. Blanco y en botella.

    Pero no renunciará. Estaba todo muy preparado. Lo de Ladaria y el Seminario del Pueblo de Dios era una cortina de humo. Ha sido, no me cabe la menor duda, un golpe bajo de la Santa Sede. Si la pederastia ha inducido a muchos fieles y no fieles a abstenerse de la X de la declaración de la renta, cuando se descubra esa villanía cometida entre Santa Marta, la Nunciatura, Omella y la presidencia de la CEE, la irritación va a ser de época.

    No sólo no dimitirá, sino que a su consagración episcopal vendrán más obispos que al Concilio y más cardenales que al cónclave. Para mayor recochineo.

    No renunciará. Han cogido una presa demasiado valiosa para abandonarla. Y, con el tiempo, se olvidará lo del seminario del Pueblo de Dios, una patochada para quien se haya acercado al fundador de tan esperpéntica asociación. Volverá a hablarse de dos bandos primero (como si uno no hubiera roto las reglas del juego de todos), para, muy pronto, hablar de pueblo oprimido que busca su libertad. Un golpe bajo de la Santa Sede.

    1. Lo de los «golpes bajos de la Santa Sede» no es de ayer ni un sólo caso. Basta repasar la lista de los obispos auxiliares de Dadaglio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *