PUBLICIDAD

¿Pillado el obispo de Salamanca intentando encubrir a un abusador?

|

Carlos López, obispo de Salamanca

Que van ya los abusados hasta con grabadoras y reclamando 300.000 euros y un sueldo mensual de 1.500 euros. ¿Hasta la jubilación o hasta la muerte? Como esto se imponga va a haber colas de aspirantes a abusados y algunos de la mano de sus padres.

Un hecho verdaderamente asqueroso y que debe ser castigado con las penas que la ley establece, no con otras, van a convertirlo algunos en repugnante mercadeo de su intimidad.

Y el obispo de Salamanca dicen que pillado. Pero no por la maldad del acto perverso sino por no haberse mostrado lo generoso que el abusado pretendía. Porque si suelta el pastón y la renta vitalicia todos tan amigos. Y hasta el cura podría seguir de cura porque no se iba a enterar nadie. Me parece todo muy asqueroso.

Y supongo que ahora incluirán a los obispos entre las profesiones de alto riesgo.

https://www.lagacetadesalamanca.es/salamanca/2018/10/29/obispo-salamanca-pillado-grabacion-proponiendo/251897.html

 

Comentarios
4 comentarios en “¿Pillado el obispo de Salamanca intentando encubrir a un abusador?
  1. El obispo de Salamanca debe ser un mago mas expectacular que David Coperfield, es capaz de encubrir unos hechos públicos, ya juzgados por la Iglesia, que por lo visto puede levantar la prescripción no como los tribunales civiles, que nada han podido hacer. Un genio de la ocultación.
    Se está abusando mucho de laacusación de encubrimiento. Se confunde bastante las torpezas con el encubrimiento. En tantos casos que se acusa a la Iglesia de encubrir, no sé por qué no se acusa a las familias de las victimas conocedoras de los abusos de encubrir también por no acudir al juzgado de guardia o a la policía, pues no me consta que ningún obispo les haya amenazado con una pistola.

  2. Yo le daría una vuelta a esto: ¿Pillada una supuesta víctima de abusos chantajeando al obispo de Salamanca a cambio de dinero?

  3. El repugnante mercadeo de la intimidad no es de ahora: empezó en la prensa rosa, se extendió a las televisiones y se ha convertido en un modo como cualquier otro de ganarse la vida.En realidad, en una forma de prostitución moral, quizá menos respetable aún que la otra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *