PUBLICIDAD

«Pell libre pero que frialdad de los obispos y del Vaticano»

|

George Pell

La alegría que tantos católicos hemos sentido por su inocencia contrasta ostensiblemente con frialdades incomprensibles que naturalmente no pasan desapercibidas:

https://lanuovabq.it/it/pell-libero-ma-che-freddezza-da-vescovi-e-vaticano

Como si estuvieran deseando hacer del inocente un caso como el del culpabilísimo McCarrick. He leído, me gustaría que no fuera cierto, que Ladaria tenía ya preparada la exoneración del cardenalato por si llegaba la sentencia negativa. En un proceso que, dijera lo que dijese la Justicia australiana, era manifiestamente impresentable.

23 comentarios en “«Pell libre pero que frialdad de los obispos y del Vaticano»
  1. Pero lo que más importa del caso Pell es que ha resplandecído la verdad en un mundo de sospechas,presiones e intrigas.Y entonces si que la Verdad puede frente a todo ,y quién podrá frente a ella ?

  2. Si Roma quiere desmentir fácil, rápida y tajantamente esa gélida acogida de la absolución y liberación del cardenal Pell; si el Papa quiere poner de manifiesto que cree en la inocencia del cardenal; si quiere mostrar su cercanía a los perseguidos por causa de la justicia, yo le brindo una idea. Sencilla, rápida, inatacable, indiscutible -no tiene que acordarla con nadie- y muy económica -no supone gasto alguno-. Que promueva al cardenal, ya mismo, al orden de los obispos como cardenal obispo de Porto y Santa Rufina, vacante desde la muerte de Etchegaray en el pasado septiembre. Alejaría cualquier sospecha de doblez.

  3. Perdone Canali, tengo entendido que en el siglo de hierro ( s. X) los papas no tocaron un ápice de la DOCTRINA Y MORAL, en cambio este Pontificado, HA DICHO Y DEJADO DECIR Y HACER HEREJÍAS DE TODO TIPO eso sin contar con que ha elogiado y dado el titulo*de testigo del Evangelio»al mayor Hereje de la historia. ( sXVI)… No se qué es peor… Este Papa además, y lo hemos comentado en ocasiones, obedece a los objetivos y planes de la AGENDA GLOBALISTA o del NOM. Qué más se puede pedir?

    1. Cierto: Busqué la referencia peor que encontré. Pero, me permito matizarle que en ocasiones como en el Siglo de Hierro, si hay una expresión según la cual: Corrumpunt mores bonos eloquia mala, a la inversa: Corrumpunt eloquia bona mores mali. La corrupción moral lleva a veces a la corrupción intelectual y en materia religiosa a desvirtuar y mancillar la fe, aunque no se pregonen herejías. Pienso en dos Papas, como fueron Juan XII y Esteban VI. Pero, comprendo que las comparaciones siempre son odiosas.

  4. Otra vez agradecido a Canali por su información sobre el caso “cardenal Pell”.
    Admiro al cardenal Pell, hombre de cabeza clara y bien amueblada, por otras razones, pero aquí son pertinentes tres:
    1) Su valentía en dejar el Vaticano y, sabiendo como sabía lo que podía encontrarse, decidir defender su inocencia en los tribunales australianos. Al cardenal Pell, en Australia, había gente muy influyente que le tenía muchas ganas, desde hacía tiempo, por lo que todos sabemos.
    2) Su fe. Su añoranza de la misa, del breviario. Su vida de oración. Su confianza paulina. Aquello de “scio enim cui credidi et certus sum”, en serio.
    3) Su constancia en defender su inocencia, su inteligencia en buscar abogados que le ayudaran con eficacia, su doloroso trabajo para dejar muy claro el cometido de la verdadera justicia: buscar la verdad objetiva de lo sucedido para darle a cada cual lo suyo, le pese a quien le pese.
    Ahora la justicia australiana se lame sus graves autolesiones y la gente sensata cae en la cuenta de a dónde lleva el populismo.

    Por todo ello, Dios bendiga al cardenal Pell.

    1. Totalmente de acuerdo, Laico. Que Dios le bendiga y que en medio de tanta oscuridad, siga clareando la luz de la verdad y la justicia y la fuerza de la Providencia, que dirige el curso de los acontecimientos fortiter et suaviter.

    2. «Al cardenal Pell, en Australia, había gente muy influyente que le tenía muchas ganas»

      Cierto, pero no sólo: la ‘Ndrangheta es muy fuerte en Australia precisamente en el estado de Victoria, y también tiene asuntos turbios en el IOR.

  5. Me siento aliviado de la opresión que he sentido todo el tiempo en que el Cardenal Pell ha sufrido nada menos que la cárcel por parte de las autoridades australianas. Me siento aliviado por la victoria de la verdad sobre la calumnia y por el merecido triunfo personal del señor cardenal sobre sus enemigos. Las puertas del infierno no han prevalecido contra la inocencia. MI FELICITACIÓN MÁS SINCERA, SEÑOR CARDENAL.

  6. Ilustres juristas intervienen en la Web de la Archidiócesis de Sidney:

    Expertos juristas cuestionan el papel de la cadena gubernamental ABC en la cacería organizada contra el Cardenal Pell y exigen investigación,
    Expertos en derecho y abogados están pidiendo una investigación sobre los hechos que llevaron al cardenal George Pell al Tribunal Supremo de Australia.
    El cardenal Pell fue absuelto de todos los cargos de abuso sexual en una histórica decisión unánime del Tribunal Supremo, emitida el 7 de abril.

    El profesor Michael McAuley, presidente de la St Thomas More Society, que ejerció como abogado durante más de 35 años, dijo que era difícil ver cómo el Tribunal Supremo podría haber tomado una decisión diferente «sin dañar gravemente su propia reputación.»

    Sigue diciendo: «Sin embargo, se plantean cuestiones muy serias sobre el sistema de justicia victoriano, la conducta de la policía y el director de enjuiciamientos públicos, o sea, el fiscal o procurador del Estado, en ese asunto, así como el papel de los medios de comunicación y su influjo en la opinión pública.»

    «El hecho es que todos tenemos interés en que los tribunales funcionen de manera justa, incluso con defensores impopulares, y de hecho la prueba real del sistema de justicia es que los defensores «impopulares» pueden obtener que se haga justicia.»

    El abogado de Sydney, Greg Walsh, dijo que era «notable» que la policía decidiera llevar el tema a juicio y que muchos medios no informaron sobre las limitaciones de la evidencia.

    Se cuestiona la profesionalidad.
    «El caso plantea muchas preguntas sobre la profesionalidad de la policía victoriana y se debe considerar seriamente la necesidad de abrir una investigación gubernamental sobre sus procedimientos en ese tema.»

    También pidió que se investigue al ABC por su cobertura de la acusación y las apelaciones considerando que sus obligaciones legales sujetas a la Ley fundacional son «precisas, imparciales y objetivas.»

    «La decisión unánime del Tribunal Supremo de absolver al cardenal Pell, ayudará a remediar el daño que su injusta condena ha causado a la reputación nacional e internacional del sistema de justicia de Australia.»

    Necesidad de una urgente consulta.
    «Ahora existe la necesidad urgente de iniciar una investigación sobre la policía victoriana, el ABC y cualquier otra organización relevante para evaluar si actuaron o no, de manera profesional en la investigación y en la presentación de los informes sobre las acusaciones contra el cardenal Pell.»

    Los comentarios del vicerrector del ACU, profesor Greg Craven, son una crítica mordaz de la condena, de la policía victoriana y del papel del ABC en la cobertura informativa del asunto.

    En una entrevista a veces feroz, el profesor Craven le dijo al ABC que el caso del Cardenal «tenía dudas razonables de que tenían una milla de anchura.»

    «No debería haber sido procesado,» dijo. «No debería haberse concluido un veredicto de culpabilidad y creo que la mayoría de los abogados pensaron que una vez que el asunto llegó al Tribunal Supremo, esta sería la configuración predeterminada.»

    «Creo que la pregunta pertinente es: Porqué se llevó a juicio ese caso y porqué se ha causado tanto daño?»
    Además del ABC, la policía victoriana «hizo todo lo posible durante el proceso de investigación para tratar de conseguir una condena,» y por esa razón tiene «que responder a preguntas de gran calado.»
    La abogada penalista de Sydney, Kate Guilfoyle, dijo a The Catholic Weekly, que el Tribunal Supremo, simplemente ha confirmado dos reglas fundamentales de justicia en relación con los casos penales: El Hábeas corpus, que incluye que las pruebas presentadas contra el acusado se apliquen de manera imparcial, sin importar quién sea la persona, lo cual se conoce con el nombre de «justicia ciega.»

    «La segunda es la presunción de inocencia: Es decir, una persona es inocente hasta que se pruebe su culpabilidad, y esta culpa debe concluirse sin ningún género de duda.»

    «Se dice que este es el ‘hilo de oro’ que atraviesa la red del sistema de justicia penal: El acusador debe corroborar el cargo con una evidencia que lo respalde.»

    “Es deber de la fiscalía probar la culpabilidad de un acusado y presentar el cargo de la prueba con evidencias.
    El juicio debe llevarse a cabo y los investigadores de los hechos (el jurado o el juez) deben llegar a su veredicto independientemente de la identidad del acusador o del acusado y al margen de las presiones o prejuicios políticos o populistas.»

    «Los principios jurídicos no son sólo tecnicismos, sino que son de vital importancia para el ejercicio y la buena salud del derecho en nuestra sociedad, y su importancia radica en que se trata fundamentalmente de proteger la libertad de cada persona.»

    «Es fundamental para la aplicación de la justicia que cualquier funcionario judicial y cualquier investigador de presuntos hechos, respeten estos principios. La alternativa es la corrosión completa de nuestro sistema judicial, donde cualquiera podría ser encarcelado o perder su sustento, por una simple delación no corroborada sobre algún hecho improbable.»

    «La decisión del Tribunal Supremo pone el acento en el hilo más básico y fundamental, que impregna la ‘red’ del derecho penal: El derecho de toda persona a un juicio justo.»

    Tanto el Dr. Walsh como el profesor McAuley dijeron que el Estado de Victoria debería introducir la posibilidad de juicios, que contasen tan sólo con jueces, al tratarse de casos penales que involucran a acusados ​​de alto perfil, que fuesen ajenos a la popularidad para evitar que ocurran errores judiciales similares en el futuro.

    Greg Smith, ex Fiscal General de Nueva Gales del Sur, Fiscal de la Corona, y Director Adjunto de Procesamientos Públicos de Nueva Gales del Sur, dijo que todo el proceso, en particular el razonamiento de la mayoría en el Tribunal de Apelaciones de Victoria, que confirmó la primera condena de diciembre de 2018, fue «deficiente.»

    El Vicepresidente y canciller de la Universidad Católica de Australia, y asu vez abogado, dice que: «Fue un caso muy inconsistente y el Tribunal de Apelación no tomó en cuenta los alegatos del abogado del cardenal.»

    En una declaración de dos páginas, la resolución de los siete miembros del Tribunal Supremo dijo que había encontrado que «el jurado, actuando racionalmente sobre la totalidad de la evidencia, debería haber tenido una duda sobre la culpabilidad del demandado con respecto a cada uno de ellos. los delitos por los que fue condenado, y ordenó que se anularan las condenas y que se dictasen veredictos de absolución en su lugar.»

    «Con respecto a cada una de las condenas del demandado recurrente, hubo, consistentemente … ‘una posibilidad significativa de que una persona inocente haya sido condenada porque la evidencia no estableció el estándar de culpabilidad con las pruebas requeridas.»

    El arzobispo de Sidney, Excmo Dr. Anthony Fisher OP, en unas primeras declaraciones acogió con beneplácito la exoneración del cardenal por el Tribunal Superior y agradeció a los jueces por su «revisión meticulosa de los hechos» y el juicio detallado dando sus razones para la absolución.
    Y a su vez deja la web de la archidiócesis, como foro de la libre expresión de los ilustres juristas que intervienen en la materia.

  7. “Hijas de Jerusalén, no lloréis por mi, que si esto hacen con el leño verde, con el seco ¿qué se hará?”
    El juicio de los hombres es nada comparado con el Juicio De Dios. Es cristiano usar de misericordia con el hermano, aún sí ha cometido errores. Cuanto más si lo que se le imputa es una calumnia. Pobre del que llegue ante Dios con sus razones y no con obras de misericordia. Y en eso da igual que seas Obispo, panadero o Papa. Te puedes encontrar con un “ NO OS CONOZCO”.
    Esta barca parece hundirse en la tormenta mientras Cristo duerme aparentemente duerme. Pero despertará, aplacará los vientos y las olas, y dará a cada uno según sus obras. Llega la Pascua. Marana Thá ¡ven Señor Jesús!

    1. Arcangélico: Respecto a una calumnia lo propio es la justicia, que es ciega. Aquí la misericordia, sea la del Evangelio o la de Bergoglio, no tiene nada que ver.

      1. Dígamelo a mí que pase por la pena de banquillo por una calumnia. Pero aún así se puede aplicar el evangelio de san mateo : “no resistáis al mal” y otros muchos pasajes que están escritos en la clave de perdón y misericordia con los enemigos.

        1. Siento mucho el tema, Arcangélico. Sea lo que fuese, lo pasaría muy mal. Queda en pie el derecho y la obligación a la legítima defensa. Lo de poner la otra mejilla se ha entendido exegéticamente muy mal. Su literalidad sería algo inteligible si el agresor es zurdo, pero, como no es el caso de la mayoría, el sentido va en otra dirección y se refiere a bofetadas propinadas con el dorso de la mano, pues entonces el destino es la mejilla derecha. Pero, para los hebreos una bofetada con el dorso significaba tratar a alguien como si se tratase de un despojo. Y la conclusión es: Si para defender el Reino de Dios y la Verdad del Evangelio, tienes que sufrir el mayor de los desprecios, da un paso al frente. Como verá esa frase también se relaciona con su introducción: ἐγὼ δὲ λέγω ὑμῖν μὴ ἀντιστῆναι τῷ πονηρῷ. Ponerós, palabra final del Padrenuestro, se entiende incluso en los leccionarios, como el mal sin más y no es así: Se trata del Maligno, del diablo. Ciertos desvíos morales, como el daño al buen nombre del prójimo, aunque tengan una componente diabólica, habitualmente son fruto de la soberbia y de una perspectiva en la que parece que el prójimo no quepa
          Cada circunstancia tiene sus peculiaridades, pero, la interpretación excesivamente literal de frases bíblicas, a veces puede inducir al error. Respeto su actitud, pues Vd. sabe con qué y cómo lidió y además su conciencia le movió a hacerlo de este modo y no de otro. A los que aman a Dios todo coopera para el bien.

  8. Una muestra más de que el papanatas Narciso, perdón, papa Francisco, «el papa de la misericordia» ni sus cómplices no creen en Dios…

  9. Pell molestaba. Por su deseo de limpieza de las finanzas y por su postura fiel al Magisterio de los papas anteriores en temas relacionados con los sínodos de 2014 y 2015 que desembocaron en la Amoris laetitia. Es de suponer que, libre, seguirá dando grima a muchos. Dios le sostenga, conforte, y confunda a quienes se consideran sus enemigos. Daría cualquier cosa por poder enviarle unas letras de ánimo y agradecería que el blogger o cualquier lector pudiera proporcionar alguna dirección fiable a la que enviarlas.

  10. Estimado amigo, así es lo que afirmas de Ladaria. De hecho, como en el caso chileno y otros, hubo quien desacreditó a Pell ante Francisco diciendo que todo era verdad. Y duele ahora rectificar, de ahí ese silencio tan evidente. Elegante ha sido Barbarin que, después de todo lo que tuvo que aguantar, precisamente por Ladaria, se ha ido a su casa y le ha dicho a Francisco: ‘Adios, ahí te quedas.’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *