PUBLICIDAD

¿El Papa censura a la Conferencia Episcopal Española?

|

Resultado de imagen de 13tv

Lo pongo entre interrogaciones porque no soy experto ni en todo lo que dice el Papa ni en 13TV. Hablo de ello por lo que leo y confieso que sin demasiado detenimiento. Bien sé que hay comentaristas que me reprochan no hacer estudios exhaustivos y contrastados sobre los temas que traigo al Blog. Ni quiero ni puedo hacerlos. No escribo el Blog para ello. Ni pretendo en absoluto que el mismo sea fuente segura de doctrina. Es simplemente la opinión de un católico de filas ante lo que ve o lee. Y jamás he pretendido imponer mi opinión como regla de fe. Unos la comparten, otros sólo parcialmente y algunos la rechazan. Todos están en su derecho.

He leído recientemente, ya no me acuerdo donde porque no archivo las intervenciones del Papa, tantas, que Francisco ha manifestado que el empresario que despide empleados es un mal empresario. Tampoco entré en lo que me pareció una generalización más del Papa, tantas, y no sé si la maldad era técnica o moral. O tal vez ambas cosas. Es posible que algún lector que siga más atentamente que yo las palabras del Papa Francisco nos lo pueda aclarar.

A mí el titular me pareció desafortunado pero es muy posible que en el contexto el Santo Padre hubiera precisado más el sentido de su afirmación. Como simple licenciado en Económicas por la Universidad Complutense me chocó el titular pero ni lo recogí en el Blog. Que uno no persigue al Pontífice para ver donde le pillo y creo que de eso hay prueba constante en el Blog.

Los empresarios crean sus empresas en el 99% de los casos, y me quedo corto, para ganar dinero. Honesta o deshonestamente que esa es otra cuestión y de todo hay en ese mundo. Puede haber un uno por ciento, y mucho me parece, que monten sus empresas para dar trabajo a necesitados, emplear disminuidos, mejorar las condiciones de una región deprimida… y a pérdida. Serían santos y dignos de toda alabanza. Pero es tan mínimo su número que no tiene la menor importancia económica salvo la personal. Que Dios sin duda se la pagará.

También pienso que aquellos que se inflaron de ganar dinero, honesta o deshonestamente, en días de vacas gordas deberían asumir alguna pérdida cuando llegan las flacas sin recurrir masivamente al despido al aparecer estas. Pero ello siempre que entiendan que están en una coyuntura momentánea y pasajera. Cuando la plantilla es insostenible, por determinación del mercado o incluso por una mala gestión, la reducción de la misma es una necesidad. Hasta para salvar los puestos de trabajo de los que se quedan.

Muy posiblemente el Papa piense también así y el titular mencionado no refleje exactamente el pensamiento del Papa.

Muy pocos días después nos hemos encontrado con que una empresa de la Conferencia Episcopal Española  pretende reducir sus empleados, o al menos eso se ha escrito, en un 80%.

http://www.elconfidencialdigital.com/medios/Enrique-Lozano-convoca-urgencia-trabajadores_0_2942105764.html

Seguramente es una exageración pero ahí está en algún medio. Con la ruina que ello iba a significar para no pocos trabajadores. Destinados bastantes al hambre.

Desconozco la verdadera situación de 13TV pero parece evidente que acumula pérdidas año tras año. Que se enjugan con los donativos de los católicos, con disgusto de algunos, y con lo que resulta de la Declaración de Renta, con protesta de otros. Entiendo que la situación se ha hecho insostenible para los obispos que se ven en los medios por lo mismo. Católicos, muchos o pocos, descontentos y anticatólicos, todos, en protesta manifiesta.

Los obispos, por fin, parece que se han visto obligados, o compelidos, a tomar cartas en el asunto y esas pasan por una reducción muy notable, aunque no llegue al 80%, de la plantilla.

Que los obispos han sido unos malos empresarios es pura evidencia. Y ya tienen que rectificar. ¿Su decisión les hace desobedientes al Papa? Yo no lo sé. Por titulares sí pero tratándose de este Papa vayan ustedes a saber si los titulares reflejan sus palabras, su pensamiento o qué. Uno no está en situación de discernirlo. ¿Son malos todos los empresarios que despiden? ¿Lo son todos menos los obispos empresarios? ¿Lo son sólo algunos, no todos, y no los obispos? ¿Los obispos también?

Entiendo la preocupación de los simples empleados ante un futuro negro. Ya la de algunos comentaristas, tan volcados al PP, me trae sin cuidado. Esos tienen otros ingresos. La deriva pepera de la cadena era indudable y atosigante. Era pura necesidad que se corrigiera. Pero, ¿abriendo  la televisión a la izquierda anticatólica, o todavía más anticatólica que la línea del PP? Si fuera ese el camino pienso que la pérdida de televidentes iba a ser masiva.

P.D.: Sin buscarla me he encontrado con la cita del Papa:

http://www.larazon.es/religion/el-papa-defiende-que-despedir-a-la-gente-para-sanear-una-empresa-no-es-de-buen-empresario-BC15247042

 

 

 

16 comentarios en “¿El Papa censura a la Conferencia Episcopal Española?
  1. Los gatos, como casi todos los animales superiores, tienen 2 pies y 2 manos.
    Buscarles el tercer pie no suele ser aconsejable. Se pierde mucho el tiempo.

  2. Soy un lector asiduo, pero generalmente no comento las notas. En este caso quiero destacar 2 elementos que hacen al contexto, que seguramente están en la mente del Papa y de cualquier otro cristiano que conozca la Doctrina Social de la Iglesia:
    – Desigualdad: jamás en la historia de la humanidad, ni siquiera en los momentos de grandes monarquías en su esplendor, se ha dado la situación de que tan solo 8 personas tengan la misma riqueza que otras 3.600.000.000 personas. Es un ESCANDALO por donde se lo mire: la mitad del mundo (literal) más pobre tiene los mismos recursos que tan solo 8 empresarios. No resiste análisis alguno, es tremendamente triste e injusto, un hecho «novedoso» en la historia de la humanidad.
    – Enrique Shaw: declarado Siervo de Dios, actualmente el proceso de beatificación se encuentra en curso. Ha sido un empresario argentino que aplicó en sus hechos y decisiones la Doctrina Social de la Iglesia, siendo empresario. Quien quiera conocer su historia, adelante. Es muy edificante.
    Gracias.

  3. Ya que hablamos de recortes, ¿cuándo dejarán de financiar los obispos españoles un libelo difamatorio que sistemáticamente vilipendia a la Iglesia, llamado «Religión» Digital? Aunque las «subvenciones» vía publicidad de diversos organismos e instituciones dependientes de la Iglesia Católica no llegue a los 200.000 euros anuales, retirar dicha financiación sería el mejor punto de partida. Y de paso, que ciertos obispos (hola, Osoro), por muy de acuerdo que puedan estar con las ideas que se difunden, simplemente por caridad y dignidad cristianas, deberían de dejar de prestar su imagen a un panfleto que ataca cruelmente a sus compañeros de episcopado que no les ríen las gracias como hace el cardenal aludido, y a tantos y tantos hermanos en la fe.

    (Johnny-Gin)

  4. Entre otras, esto es lo que dijo el Papa en su visita pastoral a Génova el pasado 27 de mayo:
    «… De ahí que haya afirmado que “no hay buena economía sin un buen empresario”. Porque el verdadero empresario conoce a sus trabajadores; trabaja junto a ellos y con ellos. Y dijo que ante todo, un buen empresario “debe ser un buen trabajador. Debe tener la experiencia del trabajo. Y ser capaz de compartir las fatigas de los trabajadores y sus logros”. A la vez que destacó que “ningún buen empresario ama despedir a su gente”.
    Quien piensa resolver los problemas de su empresa despidiendo a los trabajadores es sólo un comerciante que vende a su gente y que mañana venderá su propia dignidad, manifestó Francisco…»
    http://es.radiovaticana.va/news/2017/05/27/el_papa_en_g%C3%A9nova_%E2%80%9Cel_problema_se_resuelve_con_el_trabajo_/1315099

  5. Supongo que el Papa se refiere a estas empresas donde los directivos ganan muchísimo y los empleados ganan a lo mejor 500 veces más que sus empleados. Y esta situación no es rara ni se da en lugares marginales. Incluso en empresas tecnológicas, las diferencias entre empleados y directivos pueden llegar a ser brutales. Tengo conocidos en muy buenos trabajos, y que saben lo que cobran sus directivos.

    Por otro lado también están las empresas que explotan o subcontratan a empresas que explotan. Totalmente repugnante desde una visión cristiana del trabajo y la dignidad humana.

    En definitiva, creo que el Papa no se refería ni a Charcuterías López, con 20 empleados que van a tener que echar, porque apenas venden, ni a 13TV, que está en una situación crítica, como venimos viendo en este Blog.

  6. Soy de los que creo que la Iglesia necesita un medio generalista. Un medio que contribuya a una cosmovisión desde una perspectiva católica. Otra cosa es si eso es posible en la Iglesia española de hoy, con un grupo de obispos minoritario, pero de cierto peso que por sus palabras y hechos, lo mismo podrían estar en la burocracia del PP que del Real Madrid, que del PSOE, que de Podemos, que de CiU, que ser gerentes de una discoteca, etc., pero que nadie los identificaría como sacerdotes católicos. En este contexto, no me parecen malos la COPE y los medios de la Iglesia, ahora bien, para la labor que hacen me parece exigible como condición que dicha empresa no tenga pérdidas y para ello me parece imprescindible que se sometan a una cura de poda y adelgazamiento. Solo es justificable un medio de la Iglesia con pérdidas si su única función es evangelizar, como puede ser radio María.

  7. bergoglio, el tirano banderas del vaticano, queriendo censurar a alguna conferencia episcopal… pues no seria nada raro! a los personajes como bergoglio que se caracterizan por una concepción tiránica del poder, les encanta censurar y controlar todo a su alrededor.

  8. ENTREVISTA DEL CARDENAL MÜLLER A LA REVISTA CRUX EN ESTADOS UNIDOS

    El jueves de la semana pasada, el cardenal Gerhard Müller continuó su defensa de una lectura ortodoxa de Amoris Laeitia de la manera más contundente aún que en la entrevista con periodista de EWTN, Raymond Arroyo.
    Müller, jefe de la oficina doctrinal del Vaticano, ha sostenido que Amoris Laetitia debe ser interpretada en línea con la tradición en entrevistas publicadas en diciembre de 2016 y febrero de 2017. Sin embargo, ésta es su defensa más contundente.
    Cuando se le pregunta sobre la exhortación, Müller se dirige inmediatamente al núcleo de lo que eran los sínodos y Amoris Laetitia: «Para subrayar la importancia del matrimonio, la familia y el matrimonio, especialmente el matrimonio sacramental entre bautizados.»

    No se trata sólo de la cuestión de la comunión para los divorciados vueltos a casar.
    Antes de llegar al punto principal, el cardenal establece algunos preliminares. En primer lugar, «es absolutamente imposible que el Papa […] presente una doctrina que esté claramente en contra de las palabras de Jesucristo.»
    Segundo, «La doctrina sobre la indisolubilidad del matrimonio sacramental es absolutamente clara.»
    En otros lugares Müller ha mencionado repetidamente su sintonía con Ratzinger/ Benedicto XVI, y lo que Benedicto XVI llamó la «hermenéutica de la continuidad,» que lee cada documento de la Iglesia a la luz y de acuerdo con toda la revelación.
    Müller se enfrenta a la famosa nota de pie de página 351 del documento, que dice que en algunos casos los que se divorcian y se vuelven a casar pueden tener acceso a los sacramentos de la Comunión y la Reconciliación.
    Dice que sólo se aplica: «Si están dispuestos a vivir como hermanos y hermanas,» y se abstengan de las relaciones sexuales.
    Basa esta aclaración en la doctrina que rodea el sacramento de la confesión: «En el caso de un pecado mortal, contra los Diez Mandamientos u otros mandamientos de Dios, o la voluntad de Dios, contra el amor, primero necesitas la conversión. La conversión interna del corazón, la penitencia y … debes tener clara la voluntad de no pecar la próxima más. »
    Esta aclaración significa que la persona debe tener la intención de no pecar nuevamente para ser absuelta. No significa que la persona no pueda tener debilidad o temor de volver a pecar.
    Muchos han propuesto ofrecer la comunión como una solución pastoral sin cambiar la doctrina, pero Müller dice que esto es imposible. «Superarmel dogma con la pastoral no es pensamiento católico porque para nosotros lo dogmático y lo pastoral son lo mismo.»
    Va tan lejos como para comparar este pensamiento con las herejías cristológicas de la Iglesia primitiva: «No puedes separar … distinguir entre Jesucristo, como Maestro de la Palabra … y el Buen Pastor que dio Su vida».
    No escatima sus palabras sobre el debate actual entre los que quieren dar la Comunión y los que critican al Papa: «Los malentendidos de ambos lados están [basados ​​en una] visión ideológica de las cosas y en prejuicios.»
    El año pasado, cuatro cardenales -el estadounidense Raymond Burke, el italiano Carlo Caffarra y los alemanes Walter Brandmüller y Joachim Meisner- enviaron los cinco «dubia,» pidiendo aclaraciones sobre la Amoris Laetitia, en particular sobre divorcio y las Personas casadas de nuevo que reciben la comunión, a Francisco y a Müller.
    Müller dice que los dubia presentados por ellos son cuestiones teológicas decentes, pero sugirió que la forma en que fueron presentados y aireados parecen ser una presión y se ha utilizado para señalar la división en la Iglesia.
    En lugar de estas ideologías, Müller sugiere una forma diferente de leer Amoris Laetitia: «Tenemos este documento del Papa y debe leerse en el contexto de la Tradición católica completa.»
    También dice que los católicos deben estar unidos por «La palabra de Dios [que] unifica a los creyentes,» en lugar de mantenerse en trincheras ideológicas.
    Müller incluso entiende la metodología de Francisco de llegar a «todas estas personas, que viven en la sociedad secularizada y (que) no tienen el entendimiento completo de lo que es la vida y el pensamiento cristiano» sin ponerles en la tesitura, o de aceptar todo desde el principio o quedarse totalmente fuera.»
    Él ve esto como la razón de Francisco al elegir las palabras en lugar de una simple afirmación de la enseñanza de Juan Pablo II sobre el tema.
    El editor de Crux, John L. Allen, señala que la falta de atención dada por la prensa vaticana a esta entrevista es una indicación de una falta de peso del Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe bajo Francisco, en relación a pontífices anteriores.
    Creo que aquí hay que hacer una distinción entre tratar de entender lo que Francisco está pensando y tratar de entender cómo se debe leer a Francisco.
    En el primero caso, la política interna del Vaticano puede dar a entender que Francisco no consulta a Müller, pero en este último aspecto, todavía tiene inmensa autoridad.
    La mayoría de los periodistas están más interesados ​​en el primer aspecto porque eso conlleva más intriga y drama y atrae la atención de la gente. Los católicos y los teólogos deberían preocuparse más por este último aspecto: cómo debe ser leído Francisco- porque así es como debemos vivir nuestra fe.
    Obviamente, los dos aspectos no están en oposición, pero varían mucho en énfasis.
    Está claro que Francisco preferiría que la comunión fuera ofrecida de cualquier manera que no contrariase al dogma, pero ofrecerla a los pecadores no arrepentidos es simplemente imposible, como enseña Müller.
    Como he dicho antes, Francisco ve el problema principal de la Iglesia como demasiado insular y mirando hacia dentro. Por lo tanto, está dispuesto a usar un nuevo lenguaje para tratar de llegar a nuevas personas.
    Algunos católicos consideran la confusión doctrinal como un problema mayor e identifican el problema con el lenguaje.
    Puesto que los cardenales lo eligieron sabiendo sus prioridades, y la Iglesia cree que el Espíritu Santo las guió, vamos a darle el beneficio de la duda, aunque pensemos que las prioridades deben ser otras. (Tiendo a estar de acuerdo con las prioridades del Papa, pero no me doy cuenta de que todos los lectores piensen igual).
    Creo que todos tenemos que dar un paso atrás, encarnar las palabras de Müller en el corazón y leer Amoris Laetitia a su luz.
    Una dificultad con cualquier documento es que si primero lees un resumen ideológico, tenderás a leer la ideología subyacente en el resumen.
    Si leemos un grupo de tratados de los Testigos de Jehová antes de leer la Biblia, podemos salir diciendo que Jesús no es Dios … Pero sabemos que el Nuevo Testamento dice exactamente lo contrario.
    Si el responsable de la enseñanza católica dice: «Dogmática y doctrinalmente Amoris Laetitia está muy bien,» debemos tomarla en serio.
    El resumen de esta entrevista es el mismo que he estraido de los tres profesores del Instituto Juan Pablo II que dijeron en su libro: Amoris Laetitia debe leerse en la Tradición y no en contra.
    Por esta razón la comunión no se puede dar a cualquier persona divorciada y vuelta a casar, que no se abstenga de relaciones sexuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *