PUBLICIDAD

Otro que se les va

|

Ver las imágenes de origen

Cura casado, evocado por otro cura casado, en la web de un tercer cura casado y que recoge una red que lleva un cuarto cura casado. Dios los cría, como nos cría a todos y verdaderamente ellos se juntan.

Respeto la situación y la decisión. Incluso tengo un gran amigo en ella. Un abrazo cruzando el Atlántico. Pero ello no quita el fracaso de una opción que en un momento de la vida se descarta y seguramente en muchos casos por no haberla cuidado convenientemente.

Los casos responden a tres tipologías muy distintas.

Unos se han ido de toda adscripción religiosa y viven al margen de la Iglesia sin la menor preocupación por la misma. No molestan y tampoco se identifican.

Hay no pocos que llevan una vida de seglares católicos, practicantes no pocos, educando católicamente a sus hijos y sintiéndose integrados eclesialmente en su nuevo estado. Es el caso de mi amigo aunque el hijo todavía no ha llegado, está en camino.

Y por último hay un tercer grupo, como el de los del caso que nos ocupa, que bien podríamos calificarles como los resentidos. Están cabreados con la Iglesia como si esta les hubiese traicionado cuando si ha habido alguna traición sería la de ellos. Algunos, con nostalgia de su ministerio sacerdotal se empeñan esperpénticamente en mantenerlo en penosas eucaristías domésticas que no suelen reunir a más de media docena de personas, todos, celebrante y celebrados, ya de avanzada edad. Otros, también dentro de esta tipología, no tienen afanes celebrativos pero odian la Iglesia que abandonaron y quieren cambiarla por una que si hubiera existido cuando su secularización esta no habría ocurrido. Como si se tratara de una justificación a posteriori de su decisión.

Constituyen, por su edad. lo que administrativamente se llamaba cuerpo a extinguir. No tienen renuevo y los próximos años llenarán sus espacios de necrológicas. Como la de hoy. Yo no son ni la mitad de los que fueron y que no lleguen a los ochenta años, escasísimos.

Pues, que los muertos lloren a sus muertos.

https://www.atrio.org/2021/01/jose-ignacio-spuche-testimonio-de-un-amigo/#more-19173

 

 

 

17 comentarios en “Otro que se les va
  1. Yo frecuentaba, antes del confinamiento una parroquia relevante de la zona de Legazpi, en la que a uno de los sacerdotes, joven, dejé de ver. Por unos amigos, me enteré que se secularizó, habiéndole » enganchado» una feligresa de dicha parroquia, para mas inri. Manifesté al párroco mi decepción por este hecho mediante correo electrónico. Como no coincidía con sus planteamientos, al tercer intercambio, me bloqueó y ya no pude zanjar el tema. Es curioso: mucho hablar de tolerancia, diálogo, diálogo y mas diálogo, y te bloqueo y punto final. No doy mas detalles, porque hay un friki de esa iglesia que me tiene manía persecutoria y no tardaría en rebuznar. Una pena.

  2. Pues de Cataluña ya se han ido muchos… arrupitas. Según ellos mismos, actualmente hay 24 arrupitas menores de 65 años en toda Cataluña.

    «Encuentro de jesuitas menores de 65 años en la PA Cataluña»

    https://infosj.es/vida-en-compania/17226-encuentro-de-jesuitas-menores-de-65-anos-en-la-pa-cataluna

    Parece ser que actualmente el arrupismo, a través de su «equipo de promoción vocacional» busca candidatos hasta debajo de las piedras:

    https://infosj.es/noticias/17231-la-entrada-en-la-compania

    https://infosj.es/noticias/17201-testimonios-de-vocacion

  3. He pinchado en el enlace, ¡qué cursilería babosa tan insoportable…! (lo dice quien se emociona con las Rimas de Bécquer… pero emoción no es babosería).
    Creo que la Cigüeña define muy bien esos tres casos de «ex-curas». El segundo, aunque siempre nos de pena, pues vale, muy bien.. Y el primero, pues también, adiós muy buenas. Pero el tercero, el de los resentidos, ¡madre mía! ¡Qué desagradable, y qué daño hace el rencor! Y sobre todo cuando encima el rencor se pone cursi

  4. No me gusta el articulo. Dice que respeta. Lo que respeta? Los muertos?. Sin comentarios. Lo primero que hay que hacer es respetar a todos, puesto que todos somos hermanos e hijos de Dios, con nuestros defectos y virtudes. Por ciert, de lo cual no se libran los Obispos. Todo lo demás es un invento de siglo tras siglo desde el Siglo II hecho por hombres y para hombres, o mujeres me da igual, en este caso menos por supuesto y por desgracia. No nos parecemos nada en nada a lo que Jesucristo nos quiso dejar visiblemente después de su rresurrección, su mandatos y su doctrina: Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo cómo a ti mismo. Somos malos muy malos y necesitamos de conversión y de verdaderamente creer en el Evangelio. Ni papas, ni concilios ni doctrinas, ni nada sólo Jesús el Cristo, el Enmanuel, lo demás inventos humanos para la sobrevivencia humana. Eso de salvar almas para la palabrería, lo que nos importa solo es nuestro ego, nuestra opinión y al otro que le den. O como dice el autor…que lloren a sus muertos. De pena….. por cierto los amigos de ejercicios. A comer bien, y a cascarle, con calefacción y servicio, que casualidad de monjas, no de frailes, bueno igual era peor no lo sé. ¿O se creen que sòlo van a retirarse?. Hay esos corrillos de los retiros que todos sabemos un poco de eso……sin comentarios.

  5. Algunos, victimas del poco cuidado que por ellos ha tenido el correspondiente Obispo.
    Porque hay Obispos que ponen a prueba la Fe.
    O no nos acordamos ya de sacerdotes y seminaristas castigados en San Rafael?

  6. Sabéis mucho de prejuicios y de descalificaciones, de herejes, herejías y cánones. No sabéis nada de almas y menos de la absoluta soberanía de Dios a nada ni a nadie ligada, gracias a Dios.
    Recordad que sois pocos y viejos, muy viejos, y que el mundo sigue rodando.

    1. Oye, pues yo soy joven. Y sí, hay que saber de herejías y cánones. Y cada vez más, por lo que se ve.
      Y tú estás descalificando, ¿no? De eso ya estás asegurando que sí que sabes.

  7. Querido don Francisco José: creo que este fenómeno tiene mucho que ver con otra noticia que dio ayer infovaticana, lo de la regularización de las mujeres en los altares. Durante muchos años tras el concilio, el servicio del altar ha podido estar medio cubierto por varones gracias a la cantidad de curas que dejaron de serlo. Lectores y acólitos de este tipo ha habido desde que tengo recuerdo, poco después del concilio. Con su muerte o decrepitud, ese lugar lo han tomado las mujeres por incomparecencia masculina. Y vaya dicho esto, a ver si se enteran algunos, no como menosprecio de la mujer, sino de los hombres católicos que no han asumido sus deberes.

    1. Y también va dicho por los curas, que han preferido rodearse de mujeres a hacer lo que la Iglesia les instaba a hacer. Las mujeres simplemente han llenado el hueco, en ocasiones maravillosamente, desde luego.

      1. Las mujeres siempre tienden a llenar huecos y a apoderarse de todo lo que se les deja. Ya dicen que Eva, después de lo de la manzana, intentó llevarse también a la serpiente para hacerse un bolso. Bromas con fondo aparte, el hecho es que el buen feminismo es necesario y positivo, pero la feminización de la sociedad y también de la Iglesia es peor aunque parezca un bien, pero aparente.
        Desde el punto de vista humano y psicológico, la función sacerdotal no resulta ya atrayente en la Iglesia. En muchos casos se les ha convertido en meros dispensadores de Sacramentos (porque «por ahora» no lo pueden hacer otros) y, ser Sacerdote antes incluía otros ministerios. Y eso crea muchos problemas de identidad, de sentirse útil y llamado -psicologicamente hablamos- por Dios, y otros corolarios. Pero ahora resulta que predican los seglares, dan la comunión las mujeres, también las religiosas dan Ejercicios y retiros, «seglaras» organizan y dan las catequesis, se encargan de la liturgia,etc. etc. ¿Y las mujeres ayudar a misa y hacer las lecturas? Pues lo hacen desde hace mucho tiempo y , en muchos casos, corren mas que los hombres para salir a leer. ¿Y qué decir del sentido de lo sacro? Me enseñaron de pequeño que al presbiterio no se podía acceder, sólo los sacerdotes , acólitos y necesario servicio; era el sentido de lo sacro, del Santuario. Hoy… ya lo vemos todos. Es una revolución silenciosa pero , como muchas revoluciones, puede acabar destruyendo el edificio, sólo queda saber que al final el Señor no permitirá la ruina total.

    2. Me parece recordar. corríjanme si estoy errado, que la Immensa Charitatis VETA expresamente el ejercicio incluso de las funciones, no solo del ministerio laical, antes Órdenes Menores, de los sacerdotes secularizados. Personalmente me trae sin cuidado, especialmente desde la mención de Junia al final de Romanos, tergiversada arteramente por la versión bíblica de san Dámaso, el papel ministerial de la mujer -que según Génesis es consustancial al varonil- en la Iglesia. Lo que me molesta es que las cosas se hagan de tapadillo, poco a poco, trufando el criterio del Pueblo fiel. Si la mujer no puede ser ordenada, no puede, y punto. Y si un papa dice que «hay tiempos nuevos y bla, bla, bla…» la pregunta es más enjundiosa: ¿Eso incluye también el presunto ministerio petrino, o la epístola de Clemente I y el Carácter perpetuo y tantas otras cosas? Ya vale de patinaje artístico; además, la gerontocracia ministerial alta garantiza la fractura múltiple en tal juego, que nos trae al pairo a muchísimos, pero compromete la continuidad sacramental, que es lo mollar.

  8. No conozco ni al difunto ni al que lo homenajea y, no es por presumir, pero de «rebotados» de la Iglesia tengo un amplio archivo en mi aún decente memoria, que, si bien no es la de mi adolescencia, todavía conserva parte grande de sus neuronas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *