¿Otra señal de que se va Francisco?

|

Guido Marini - Wikipedia, la enciclopedia libre

Sin duda algunos pensarán que sí.

Acertada o equivocadamente.

<
Rinunce e nomine, 29.08.2021

Nomina del Vescovo di Tortona (Italia)

Il Santo Padre ha nominato Vescovo della Diocesi di Tortona (Italia), il Rev.do Mons. Guido Marini, del clero dell’Arcidiocesi di Genova, finora Maestro delle Celebrazioni Liturgiche Pontificie.

Francisco nombra obispo de Tortona a quien había sido su maestro de ceremonias en todos su pontificado.

¿Señal de que se va y quiere dejarle colocado?

Sea lo que fuere me parece un excelente nombramiento.

Comentarios
23 comentarios en “¿Otra señal de que se va Francisco?
  1. Una buena para la diócesis de Tortona y una muy buena para mons. Marini ! La vida intramuros no debe ser nada fácil y menos con todos los escándalos y luchas de poder , etc. La diócesis de Tortona fue del Card. Canestri quien no te dice Don Guido siga el mismo camino y llegue a Cardenal. Sólo Dios sabe ! Los grandes Santos siempre estuvieron rodeados de pruebas e injusticias…
    A mons. Marini le espera un gran episcopado! que el Señor lo colme de bendiciones.

  2. lo extraño es que no se haya nombrado inmediatamente el sucesor de guido marini, y no hay agenda ni viajes previstos en el cronograma de bergoglio como papa del año 2022 como ya lo habia informado specola.

  3. Seamos realistas. Con Francisco la influencia de Monseñor Guido Marini en las ceremonias pontificias ha sido limitada. Como lo será la de su sucesor.

    1. No creo que la influencia de Marini fuera tan limitada
      La cruz en el centro del altar, la simetría en la colocación de los candelabros y la belleza de los mismos, el séptimo cirio, y la estética litúrgica tradicional tan bien cuidada era cosa de Marini

      Ya veremos si todo eso sigue con el nuevo ceremoniero que nombren, o volvemos al carnaval del primer Marini… U otra cosa

  4. Nos falta información y no está todavía claro si a don Guido le han dado un empujoncito para dejarlo bien colocado o un empellón para quitarlo de en medio cuanto antes. Lo cierto es que Tortona es una diócesis pequeña que, para la mayoría de sus obispos, ha sido diócesis de término (con las únicas excepciones del cardenal Canestri y del recién estrenado secretario de Culto Divino). Don Guido, sin embargo, es muy joven, y tiene veinte años por delante para recibir el premio merecido por su seriedad, discreción y fidelidad. Lástima que Natura le haya dotado de esa voz aguda, adolescente y poco imponente.

      1. Reitero que yo no sé si impulso hacia arriba o empellón a un lado. Pero de ser lo segundo, se entiende. O al menos muchos lo entienden si se parte de que, por la razón que sea (salud declinante y otra), el Papa tiene prisa y esa prisa le compele a la adopción, ahora, de medidas que durante ocho años no ha osado tomar. El apartamiento de los fieles a Benedicto XVI no es cosa de hoy: Piacenza, Burke, recientemente Sarah, lo han experimentado (y no me digan que el cese de Sarah entra dentro de la más estricta normalidad; basta compararlo con los casos de Coccopalmerio, Stella, Ravasi y otros). Hace algo más de año y medio anuló a Gänswein: le dio una licencia indefinida y le mantuvo el mero título de Prefecto de la Casa Pontificia, pero traspasó el poder real al Regente de la Casa, y, que yo sepa, Gänswein hace mucho tiempo que no es visto en público con el Papa. Y por fin, el bombazo: la publicación de «Traditionis custodes», prueba de que al Papa ya no le contiene ni la presencia, apagada pero viva, de su predecesor (yo, por cierto, no tengo duda de que una Papa puede legislar contra lo dispuesto por su predecesor, pero tengo serias dudas de que un Papa pueda modificar, supliéndola, la voluntad de un Papa anterior que sigue vivo y sigue siendo Papa -emérito pero Papa, con nombre de papa, nombre de Papa, vestimenta de Papa y residencia intravaticana, del mismo modo que cualquier diócesis tiene dos obispos, uno emérito y otro residencial). Si los más próximos a Ratzinger han sido apartados o cesados; si el propio Papa Benedicto ha sufrido el bofetón de que su voluntad -obviamente viva y persistente- es contravenida; si es obvio que el freno que durante ochos ha supuesto la superviviencia de Benedicto XVI ya es insuficiente para frenar los planes papales, ¿hay que pensar que don Guido es caso distinto; que se le promueve para facilitar su carrera; que se le manda a Tortona como muestra del favor pontificio? Yo, insisto, no estoy seguro. Pero, a la vista de los casos expuestos, creo perfectamente natural que algunos piensen que no se trata de un impulso hacia arriba sino de lo otro. Favor papal es lo sucedido con Krajewski.

        1. Y si… favor papal es Krajewski que ascendió a la velocidad de la luz… y quien no te dice llegue a lo más alto. En cuanto a mons. Marini si hubiese querido lo hubiera apartado hace un par de años. Al menos la diocesis de Tortona fue del card. Canestri y para Don Guido no debe resultar tan terrible ya que el fue su secretario.

  5. Ojalá se fuera el Papa, pero no lo creo, tiene demasiada soberbia y arrogancia, carece de la santa mansedumbre de Benedicto XVI. Me temo que Monseñor Marini, el Bueno, con esta patada «hacia arriba», es otra víctima de la persecución desatada contra todo lo que huela a tradición, y el augurio de la misma vulgaridad e insustancialidad en las ceremonias pontificias que caracterizan en general a este pontificado.

  6. Es sin duda un paso mas en la destruccion de la liturgia, lo poco bueno que se ha mantenido en Roma ha sido por el.
    Por otro lado sobre la ida de Francisco para mi solo hay dos caminos que no se vaya hasta que el Señor lo llame y acelere los desastres o que seguro de quien lw ha de suceder y a quien pueda manipular renuncie para quedar bien y no demostrar su apego al poder, pero seguira actuando en las sombras. Si hoy hubiese Cardenales con verdadero poder le obligarian a un estudio psicologico y temo que podrian destituirle por insania. Mientras rezo por El, habra que pedirle a Santa Monica quizas logre wl milagro de la conversion

  7. Francisco va a renunciar… quince minutos después de muerto. Un jesuita nunca deja el poder y mucho menos un peronista.
    El nombramiento episcopal de Mons. Marini es una pésima noticia para la Iglesia universal, aunque sea una buena para los tortoneses. Veremos quién lo reemplaza en el cargo, pero mucho me temo que regrese a la liturgia pontificia el zafarrancho de la época juanpablista.

  8. Me parce una gran perdida para el mundo de la liturgia.
    Difícil será encontrar ceremoniero más piadoso y más respetuoso con la dignidad de la liturgia y verdaderamente conocedor de la liturgia que monseñor Marini….

    Como se va a notar en las celebraciones papales…
    Esperemos que nombren a un nuevo ceremoniero que sepa estar a la altura.
    Lo ideal sería que Marini hubiera acabado el periodo para el que fue elegido, que terminaba en diciembre de 2022, dentro de más de un año…
    Quizá el hecho de que no haya terminado el periodo sea una señal de eso que muchos especulan de que el Papa podría marcharse o renunciar próximamente…
    Aunque en el caso de que sea cierta la renuncia del Papa, con más razón para que Marini se quedara un poco más, para poder orientar al nuevo papa que venga en lo que a cuestiones litúrgicas se refiere

    En fin, por lo menos la Iglesia gana a un grandísimo obispo, de los que cada vez hacen más falta, sobre todo la diócesis que ha sido agraciada con el nombramiento.

    Y es lo único que me sirve de consuelo, que Marini como obispo podrá seguir haciendo mucho bien a la Iglesia como lo ha hecho estos 14 años últimos. Ojalá tenga una próspera «carrera» episcopal, y que pueda hacer bien en otras diócesis más importantes en el futuro….

  9. A mí me parece quitarse Francisco un estorbo para él. Ahora se puede terminar de cargar el latín y descafeinar la liturgia bajo excusa de boato y Covid.
    Buena noticia… Para la diócesis de Tortona.

  10. ¿Irse Francisco I? Solo con los pies por delante.

    Con todos mis respetos hacia quienes especulan al respecto, —entiendo perfectamente sus ganas de librarse del argentino para que, por lo menos, la Iglesia de Cristo tenga la oportunidad de elegir un papa decente— llenando ríos de tinta acerca de hipotético desistimiento de Jorge Mario, ―a pesar de que algunos de ellos están infinitamente mejor informados que yo― bajo mi humilde y sincero punto de vista, dichas opiniones no son más que comentarios de comadres y de gente placera.

    El lector ya conoce de sobra quién es Jorge Mario, quiénes le apoyan y cuáles son los fines que persigue… Y, lamentablemente, una cosa son los deseos y otra bien distinta, la realidad, que únicamente está en manos de Dios…

    1. Algo que podría pasar según algunos medios que parecen tener noticias de que la operación ni era sencillas ni estaba programada y la convalecencia que se prolonga

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *