PUBLICIDAD

Osoro no quiere saber nada de Müller

|

Cardenal Müller: Para los fieles católicos, es un 'tiempo de tribulación y  terror psicológico' - EWTN

En correspondencia no pocos sacerdotes madrileños, bastantes de los cuales se hicieron presentes  en el Congreso en el que Müller fue el gran invitado, tampoco quieren saber nada de Osoro.

https://infovaticana.com/2022/11/02/el-cardenal-cancelado/

Se dice que al Congreso se le pusieron no pocas dificultades por la situación eclesial imperante pero yo desconozco cuales fueron. Si alguien sabe algo de ello y nos lo cuenta se lo agradeceríamos.

Comentarios
7 comentarios en “Osoro no quiere saber nada de Müller
  1. Estaba repasando el teorema de Tales y enfrascado en el de Pitágoras. Ah, no que ese era mi nieto, que no presume de licenciatura alguna en exactas. Pero Osoro sí estuvo, lo vieron mis ojos, en el discurso de ingreso en la RAE de García Gual, un helenista que no dejó en buen lugar a la Iglesia. Osoro, impávido, ni se inmutó. Debió de pensar que estaba en las «afueras» de Francisco. Aunque el eminentísimo no se sentó en la platea, sino en la tribuna, entre los académicos. Todavía hay clases, ¿verdad, eminencia?. ¿O es usted académico de la RAE, ya que no de la Real Academia de Ciencias Exactas?

  2. El comportamiento de Osoro al que aquí se alude es sólo un episodio más de la serie, más bien interminable culebrón, que protagoniza este sujeto cuya religión única es la autopromoción y, para ello, todo lo subordina a contentar a los poderosos del momento abandonando a los fieles. No hace mucho en plena marcha por la vida organizó a la mismísima hora una Misa en la Almudena para celebrar el aniversario de Bergoglio. Y podemos recordar su «argumento» para ponerse de perfil ante la profanación del sepulcro de Franco: «es un asunto entre la familia y el gobierno», argumento en el que iban a la par la bajeza moral y la mediocridad intelectual del matemático pasiego. Y preparémonos para las inhibiciones del lacayo del gobierno socialcomunista en este mismo tema que, si Dios no lo remedia, vamos a presenciar muy pronto. ¡Ten piedad, Señor, de tu Iglesia y líbrala de este azote!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *