Omella sin respaldo episcopal

|

caminocatolico.com/wp/wp-content/uploads/2021/04/0...

Lo refiere sin disimulos Religión Confidencial.

Un bloque mayoritario de obispos ha querido dejar constancia de su abierta oposición al presidente de la Conferencia Episcopal dejándole sin candidato a la secretaría y demostrándole donde estaba la mayoría de los obispos, cada vez más indignados con los impresentables nombramientos de los que Omella es el nefasto muñidor.

<

Cinco obispos se desentendieron de la votación seguramente al constatar que ninguno de los tres candidatos era omellista. Como no lo es la Permanente.

Lean el relato de Religión Confidencial:

https://religion.elconfidencialdigital.com/articulo/conferencia_episcopal/asi-ha-sido-eleccion-garcia-magan-como-secretario-general-conferencia-episcopal/20221124011048044928.html

Si Omella tuviera un mínimo de dignidad dimitiría un cargo en el que la Conferencia Episcopal no le respalda. Y además ha dejado clara constancia de ello.

Ya he leído el artículo de Navarro Pareja en ABC que en el Digital está reservado a suscriptores. Con un lenguaje menos agresivo viene a decir lo mismo que Religión Confidencial. Desde el propio titular: «La elección de García Magán evidencia las fisuras en el apoyo de los obispos a Omella». Pues ya me dirán ustedes como hay que entender evidencia y fisuras en el apoyo.

También queda clarísimo en ABC el rotundo fracaso de Omella con su candidato Satué.

 

 

Comentarios
6 comentarios en “Omella sin respaldo episcopal
  1. «Los del puro y la sotana: menos que cero»

    «Ni obispos ni ceoes. La sociedad civil que le planta cara a Frankenstein está en otra parte.»

    «De lo material a lo espiritual. La Conferencia Episcopal, que todavía existe, ha remozado también este miércoles parte de su cimborrio y ha elegido como secretario general y portavoz a César García Magán, hasta ahora obispo auxiliar de Toledo. Ante esta novedad, cabría decir lo del crítico: «Douglas Sirk ha estrenado su última película. ¿Para que?» ¿Alguien conoce el nombre del anterior? ¿Alguien sabe quién es el actual presidente del gobierno de la Iglesia española? ¿Queda algún católico en la sala? Hubo prelados notables en tiempos pretéritos. Añoveros, de un lado; Rouco, del otro. O el tan llorado Carlos Amigo, un intelectual brillante e íntegro.

    »Imprimieron nervio y fervor a su grey. Estos Omella y Osoro de ahora viven atemorizados por el peronista del Vaticano, encogidos por la reverberación mediática de la pederastia y obsesionados con no hacer ruido. Hay más gente en las clases de yoga que en misa de doce. La Iglesia en España se ha convertido en una anécdota menor, un elemento insustancial, prescindible. Revive en Semana Santa en forma de exaltación festiva y pare usted de contar. Se han dejado arrebatar hasta la liturgia navideña, los belenes, las cabalgatas, reconvertidas en manifestaciones laicas, en ridículas performances.

    »Avanza el sanchismo incontenible, sostenido por los dinamiteros de la Transición, frente a una oposición quizás pasmada, unas instituciones amordazadas e importantes colectivos sociales, como los del puro y la sotana, que han renunciado a su voz crítica, a su protagonismo social, a su papel de freno a los excesos del poder. Se han convertido en reducto de intereses, cueva de negociantes y predicadores de la nada. Con las consabidas excepciones, aún hay clérigos que creen en Dios o, cuanto menos, en el prójimo.»

    https://www.vozpopuli.com/opinion/los-del-puro-y-la-sotana-menos-que-cero.html

  2. Omella seguirá en sus trece, intentando nombrar acólitos, pero le queda cada día menos tiempo. Se trata de ver quién resiste más: si él o Su Excelencia el señor nuncio, que no parece dispuesto a dejarse manipular. Mientras en Roma siga ese señor, el aragonés tendrá cuerda; con un nuevo pontífice, no dura ni dos telediarios. Hay treinta renuncias de cardenales sobre la mesa del de la sotana blanca: las aceptaciones, con cuentagotas. Piat sigue en su puesto y Rodríguez Honduriaga está a un mes de los ochenta.

  3. Lo que hay que hacer es acabar con las Conferencias Episcopales y que queden las Provincias Eclesiástocas con un reunión al año de todo lo obispos. También hay que acabar con los Obis`pos Auiliares que son un invento de siglo XIX. Los que hacen lo pueden hacer sacerdotes, pues su finalidad es cooperar con los obispos. Si un obispo tiene una di´ócesis demasiado grande para que la pueda atender adecuadamente, entonces dividirla. También no hay ninguna necesidad para que los obispos sean nombrados por el papa, que es una costumbre que empezó en el siglo XIV. La Provincia Eclesiastica podría hacerlo y que haya alguna confirmación de parte del papa. Además.habria que acabar con la obligación de presentar la renuncia al papa a los 75 años. En el caso de la necesidad de renunciar, sería por mala salud. Un obispo debería de quedarse en su diócesis hasta la muerte y acabar con aquello de cambiar de diócesis. Hay obispos que han pasado por hasta cuatro diócesis. Se suponía que el obispo esta «casado» con su diócesis. Claro, habria que evitar el nombramiento de sacerdotes ineptos como obispos.

  4. Aquí no dimite nadie. Ni siquiera la torpe de VOX que ha conseguido convertir a la descerebrada ministra de Igual Da en mártir gubernamental. A Omella mientras siga teniendo peso en el nombramiento de obispos tanto le da lo que hagan en un órgano bastante prescindible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *