PUBLICIDAD

Oficina del Arzobispado de Sevilla sobre abusos sexuales.

|

He intentado acudir a archisevilla.org pero no me lo permite internet: «no se puede conectar con seguridad a esta página» por  lo que solo he podido conocer los hechos por un enlace que  me enviaron a un diario sevillano.

Si el texto contuviera errores y me indujeran a que yo cayese en otros desde  ya mismo rechazo los míos.

No es necesario que comience por manifestar mi rechazo a los abusos sexuales pues lo he hecho muy numerosas veces y con la máxima indignación si hubieran sido a menores. Y en clérigos, con la agravante de la hipocresía al practicar lo que predican rechazar.

Me parecen por tanto muy bien todas las normas de prudencia que se proponen cuyo abandono ha sido una imprudencia temeraria. Aquel viejo proverbio de entra santa y santo pared de cal y canto, y si no lo son, mejor de hormigón, nacía de sabiduría de siglos. Que el actual impone también el masculino en los dos santos y en los que no lo son.

Pero, dicho lo positivo, encuentro defectos graves en las disposiciones derivados, según pienso, del pánico a una opinión pública manipulada que presenta a la Iglesia como la gran depredadora sexual en unos días también ultrasexualizados y en los que no es precisamente la Iglesia quien bate récords de conductas gravemente lesivas con las víctimas. Con casos repugnantes, que tienen que desaparecer, los menores, los indefensos, las mujeres… están mucho más seguros en la Iglesia que en otros muchos lugares.

Por lo que, reconociendo y extirpando todo lo impresentable y adoptando las medidas necesarias para su evitación en lo sucesivo, creo que es un error dar la impresión de pánico ante una manipulación de hechos que siendo ciertamente lamentabilísimos son muy minoritarios respecto a otras «clases» del Estado. Si un cura es acusado, con verdad o  sin ella, inmediatamente aparece en los medios con su nombre. localidad, parroquia, orden o congregación caso de que sea religioso. Mientras no ocurre los mismo con un padre, pariente, abogado, militar, ingeniero, obrero de la construcción  o repartidor de pizzas, Ni se reclama indemnización al Colegio Notarial, si fue un notario,  A Marlaska si un polícía o a Comisiones Obreras si un militante de ese sindicato.

Me parece también arqueología investigar conductas de hace veinte años  y que contra todo principio jurídico no exista la prescripción. Puede ser que al principio de este escándalo hubiera abusados que ante el temor social no se hubieran atrevido en muchos años declararse abusados. Hoy eso es ya práctica habitual. Por lo que la prescripción eclesiástica no debe ser superior a la civil. Con un plazo al menor para la denuncia una vez llegado a la mayoría de edad.

Me parece impresentable apartar del ministerio a un sacerdote una vez que comienza la investigación porque eso hace ridícula la afirmación de que se respeta la presunción de inocencia cuando la realidad es que el sacerdote es presunto de culpabilidad. Claro que se le debe apartar del ministerio y dar parte a la justicia del Estado cuando resulten indicios racionales en la investigación. Y no lo es la mera denuncia porque esta puede ser falsa,  como no sería la primera vez.

Con esta norma el obispo puede quedarse sin el poco clero que tiene si un grupo contrario a la Iglesia denunciara a todo el clero de una diócesis habiéndose repartido previamente los nombres de los denunciados. ¿Todos investigados? ¿Todos suspendidos?

Y si además denuncian al obispo, ¿qué? También investigado y suspendido.  ¿Y por él mismo?

Lo que si deberían los obispos, desde ya, es separar a aquellos que llevan una vida impresentable, conocida en la diócesis y proclive a actos como los señalados. Y pensar además que en este ámbito de judicialización podrían ser acusados ellos mismos de encubridores de conductas que abocaban al abuso.

A los curas imoresentables les deseo lo que por ley les corresponda pero los buenos e incluso los mediocres, ajenos a cualquier abuso sexual, no se merecen el estado de indefensión en el que les ha colocado la Iglesia.

 

 

 

 

11 comentarios en “Oficina del Arzobispado de Sevilla sobre abusos sexuales.
  1. Postureo para quedar bien, ante los nuevos tiempos de Roma y del Trilero de la PAMPA, pero muy poca sustancia. Si las cosas funcionaran como es debido no haría falta ese organismo. El problema es que me temo que con esa oficina o sin ella al final todo va a seguir igual o peor.

  2. En muchos lugares y desde décadas ya no se habla de PUREZA, MODESTIA EN EL HABLAR, VESTIR etc. Parece un tabú. Por otro lado, dada esta sociedad tan «PANSEXUADA», con tanto anuncio, imágenes y clasificados incitadores del SEXO libertino , salvaje y descabellado etc, etc, etc, etc, y ya con más libertinajes de obligar a los padres a que sus hijos sean educados por SALIDOS DESEQUILIBRADOS, y por las leyes obscenas que fueron promulgándose desde transición hasta la presente y ya, de años, con auge del lobby GAY LGTBI… qué co– desean hacer???
    ENSEÑEMOS EN FAMILIA, COLEGIOS, SEMINARIOS, CENTROS DOCENTES DE CUALQUIER TIPO Virtudes esenciales para el propio dominio de un@ mismo@, como son la PUREZA, RESPETO AL PROPIO CUERPO Y AJENO, BUENAS COSTUMBRES de toda la vida que son la base de una CIVILIZACIÓN SÓLIDA Y FIRME… Y dejémonos de zarandajas y tonterías. Estas medidas me parecen HIPÓCRITAS porque no enseñan antes de muy pequeños lo BÁSICO que nos distingue a los seres humanos de las bestias y seres embrutecidos. Esta es la clave. De qué sirve tanta oficina de denunciantes y denunciados ( que además es cierto, alienta a la venganza…) SI se ha perdido el norte en todo( miremos como visten – desvisten- muchos, anuncios asquerosos hasta en Internet que te los imponen hasta «en la sopa», películas, obras de teatro, en playas ya ni digamos… modas, costumbres que son más propias de los romanos en épocas de persecución – Allí no hablaban de derechos humanos, había esclavitud con todo el despótico derecho que poseía el «pater familia»…)???
    Si lo bueno de antes, la DECENCIA, EDUCACIÓN, BUENAS MANERAS, URBANIDAD Y CASTIDAD ya no se enseñan ni en colegios regentado por eclesiásticos… Qué porras significa esos protocolos e indagaciones a todo bicho viviente… EDUCAAA!, PREDICAAAAA! ESCRIBEEEE! LEGISLAAAAA! PENALIZAAAAAAA!. Cómo cambiarían tantas cosas…
    EN cuanto al Santo Padre, si se rodea de maricas y dice que el no es quien para «juzgar»… Y tampoco Enseña para toda la FRATERNIDAD DEL Orbe, no sólo para los católicos… Con qué autoridad desea también crear no sé qué?…
    Esto es absurdo si no se va a la raíz de los problemas y no se atajan desde un principio, tanto en terreno ECLESIAL COMO CIVIL… Pero como ni la cúspide de la Iglesia no predica con palabras ni ejemplos e ídem los laicos en casa ni escuelas… Pues esa es la consecuencia: abusos, violaciones, malos tratos, desejemplos, falta de respeto graves a superiores e inferiores a todo nivel y suma y sigue..

    1. Creo que donde dice pansexuada debería decir hipersexualizada. Pansexuada sería algo así si como a todo de repente le saliese un sexo o si los sexos se multiplicasen sin mas. Hipersexualizada significa una sociedad donde el sexo esta presente de manera explicita o inconsciente en casi todos los ordenes de la vida social, especialmente en los medios de comunicación y en el cine y en la forma de vestir por la falta de pudor y sobre todo por la actitud constante y consciente de determinados sectores, unos para corromper el mundo y otros porque obtienen mucho dinero con ello.

  3. Así están las puertas abiertas para la venta de la honra.

    Es inconcebible que en el tercer milenio se deje en duda la inocencia de un sacerdote por un comentario

    Es para volverse locos y pedir certificado penales para catequesis como si ya se dudase de todos.

  4. Esto va a suponer la diana sobre el sacerdote. Quien quiera hacer daño a un cura no tendra mas que denunciarlo en palacio para que, de momento, sea suspendido ministerialmente. Sin presubcion de inocencia debera el cura demostrar su inocencia. Y mientras tanto la cruz de la sospecha. Conclusion: la Iglesia no «necesita» hoy de enemigos

  5. Pues en Zaragoza el Vicente más de lo mismo: ha creado un equipo para seguir los casos de abusos de menores sin NINGÚN experto en Derecho Canonico y con unas personas que más que acoger en esos casos asustan. Parece un despropósito o es obra de un mal gobernar…

  6. A lo mejor, con ese protocolo tan estricto con respecto a los abusos de menores (que en Sevilla no es «el» problema), se pretende camuflar y despistar la laxitud con respecto a las relaciones de un elevado porcentaje de clero sevillano con adultos (éste sí es «el» problema).
    Más le valdría a «la niña de la Puebla» ser más ecuánime y echarle los mismos…, si es que los tiene, al segundo tema como al primero.

    1. ¡ Qué maldad lo de » la niña de la Puebla»! Jaja ja. ¿ Es una ocurrencia suya? o¿ es un chascarrillo que corre por la ciudad como aquel famoso » La Mon(t)se» que corría como la pólvora hace ya más de diez años?

  7. En la vida militar los despachos suelen estar con la puerta abierta. Recuerdo en mi primer destino en Reus, al poco de incorporarme, fui un día al despacho del coronel jeje de la Base. Tenía la puerta cerrada. Con los nudillos llamé. El Coronel me hizo entrar. Y me advirtió que en lo sucesivo, cuando fuese a un despacho, me sbstuviese de llamar y entrase sin más Que si estaba ocupado, me diría que me esperase, pues aquí se está de servicio y no se hace nada malo.

  8. Muy sensato y oportuno el comentario. No solemos los catolicos españoles salir al paso de las calumnias o generalizaciones contra nuestros sacerdotes. Hace ya más de diez años, en París, en una convención empresarial, el representante estadounidense se lanzó sin freno ni sindéresis a asociar clero católico con pederastia. Habían encontrado en ese punto un blanco fácil, hiperdimensionado por los medios. De los que compartíamos mantel la postura más gallarda la mantuvo el representante francés, seguido por la italiana. Y eso que el caso de Lyon comenzaba a resonar. Fue para mí una lección de defensa de la Iglesia que, para mayor fuerza, no venía de ningún mitrado. De dos fieles de a pie. Es nuestra obligación. Usted, como es usual, querido Paco Pepe, dando un paso al frente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *