PUBLICIDAD

Obispos franceses

|

Ver las imágenes de origen

Salga, hoy u otro día, o no salga Wintzer para Lyon, Don Antonio Lasierra nos da a conocer un artículo que presenta a varios de los obispos franceses, entre ellos el mencionado.

http://www.slate.fr/story/194531/diocese-lyon-succession-cardinal-barbarin-archeveque-candidats

Dado el gran desconocimiento que en España se tiene de los prelados franceses pienso que habrá lectores que agradecerán el enlace.

12 comentarios en “Obispos franceses
  1. Según José Jesús Manuel Bastante-Vidal, Munilla podría ser «castigado» mandándolo a Zamora.Se lee cada cosa espeluznante en semejante sitio.Conste que entré para ver si seguía igual y acerté: más paranoia antirrouquista.Solo falta que lo acusen del asesinato de Kennedy.

    1. Los zamoranos deberían darle de leches a ese par de mendrugos
      ¡¡¡Vamos, hombre!!!
      ¡¡¡Calificar Zamora como castigo!!!
      Menudo par de sinvergüenzas deslenguados

  2. Lectio Divina

    Meditación sobre el Evangelio para el domingo

    Fray Isaiah Beiter OP
    18 de Septiembre de 2020

    Con la lectura del Evangelio de la próxima Misa dominical como fuente principal de la liturgia del día, la Lectio Divina («Lectura Sagrada») ofrece una meditación orante de las Sagradas Escrituras, que se basa en la riqueza de la literatura bíblica, así como la en oración y la vida ejemplar del hagiógrafo.
    En una clase de humanidades de primer año de universidad se debía entregar un trabajo. Pero el profesor, haciendo alguna alusión a nuestra falta de preparación, ofreció una ampliación del tema a toda la clase: Dijo que no recogería ningún trabajo hasta próxima semana.
    Recuerdo la protesta de una joven en la fila de detrás de mí. ¡No es justo! -se quejó a los responsables, que habían terminado su trabajo a tiempo-. ¿No debería haber alguna recompensa para los que habían cumplido a tiempo y no precisaban misericordia?

    Tal vez sea una pía evocación, pero recuerdo al maestro haciendo una alusión en ese momento al Evangelio que se proclamará este domingo. «¿Tienes envidia porque yo soy bueno?»
    Quizás los trabajadores cansados, ​​que trabajan de sol a sol en esta parábola, experimentaron la misma indignación que esta joven. Igual trabajo, igual salario, menos trabajo, menos salario. ¿No es así?

    El objetivo de la parábola es sacarnos de nuestra meticulosa consideración de la vida cristiana, como si se tratase de un tema de contabilidad.
    Si alguna vez sentimos esta indignación, cuando creemos que otros reciben mejor trato del que merecen, considera estos dos remedios:

    1.- Ponte en el lugar del otro. En otras palabras: «Ama a tu prójimo como a tí mismo». Un síntoma del pecado original es concentrarnos tanto en nosotros mismos, que no soportamos ver a otros obteniendo algo gratis.
    Quizás seas más trabajador que el otro, pero no te sientas dañado cuando no se le reprocha su holgazanería.
    2. Recuerda que no “ganamos” nuestra recompensa de Dios de la misma manera que cuando se gana un cheque de pago, en la oficina a fin de mes.
    Por supuesto, es vital que respondamos de alguna manera a la llamada de Dios. Pero nuestra respuesta, el trabajo que hacemos, es una pequeña muestra comparada con la magnitud de lo que se nos da.
    Imagina que tú y un amigo estáis en la Space Force, y sois trasladados a la base lunar, (tu sueño de la infancia).
    Te quedas despierto toda la noche dispuesto a partir, y tu amigo se queda durmiendo despreocupadamente en el cuartel.
    Por la mañana, protestas si se le permite entrar el primero. Tal vez lo deseabas más, pero, ¿Tu noche inquieta, realmente te lleva a la luna más rápido que sus dulces sueños?
    De ninguna manera. Cristo cruza y salva una brecha infinita para venir a nosotros y llamarnos a la intimidad con Él, y esa brecha no se hace más corta sólo porque uno de nosotros extienda su mano más lejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *