Obispo argentino defenestrado

|

El de San Luis. Con 64 años.

Francisco no simpatizaba con él.

<

http://caminante-wanderer.blogspot.com/2020/06/tomenta-de-misericordia-para-mons-pedro.html?m=1

 

Comentarios
21 comentarios en “Obispo argentino defenestrado
  1. Otra víctima de la contradictoria Amoris Laetitia, orquestada por sus autores y aplaudidores. Complot consumado por la directa intervención de la cúpula de la Conferencia Argentina. Motivo: «no estar en comunión con los otros obispos (mediocres y progresistas)»
    La primera medida del nuevo obispo: imponer la «comunión en la mano» Y que se preparen los no progresistas, que también llevará instrucciones concretas para «neutralizarlos».
    No es la primera vez que ocurre en Argentina.

  2. Barba fue a destruir Laferrere y ahora lo mandan a destruir San Luis, la esperanza que se ha sembrado buena semilla durante muchos años, ahora hay que dar los frutos.

  3. bergoglio al sacar a patadas a obispos que no son de su calaña, para reemplazarlos con obispo iguales o peores que el mismo (bergoglio), solo esta demostrando su personalidad tiranica y siniestra.

  4. sobre el sucesor de monseñor pedro martinez, el bergogliano gabriel barba, hay que señalar que bergoglio esta empeñado en arrasar la iglesia argentina imponiendo obispos iguales o peores que el mismo bergoglio. por ende, la de la iglesia argentina no quedara ni quien apague la luz, y lo que es peor, no quedara piedra sobre piedra. game over!

  5. Pues, leyendo a Wanderer, no me causa ninguna tristeza. Parece que era de muchos estudios. No sé de qué le sirven si sostiene que el Magisterio ordinario es infalible y si echa del seminario a un candidato al sacerdocio por su simpatía por la liturgia clásica Le han aplicado su medicina. Que descanse de sus fatigas.

      1. En cambio, me causan tristeza las purgas bergoglianas. Tienen una clara orientación: bajar la calidad del capital humano de la Iglesia Católica. El sello es siempre el mismo: promociona basura y desecha el trigo. Conozco personalmente al cadete de Bergoglio en el cono sur de América: Mons. Milton Tróccoli. La dejo por acá.

        1. No tengo la mala suerte de conocerte ni falta que hace. Eres un pobre enfermo. Pero, aún con identidad virtual usurpada, procede un mínimum de amor propio, o sea, una elemental autoquerencia. No voy a caer en tu estilo ni en el que emplean ciertas redes, que no blogs. Que Dios te ampare. La clave de la felicidad estriba en la autoaceptación.

      1. La respuesta será larga. No interesa que sea defenestrad, el capuchino o el módico Martínez, como tampoco interesaría el cese de Lona, su antecesor- Lo que interesa es la destrucción de la obra de un grande el capuchino Juan Rodolfo Laise quien tomó posesión de un obispado agonizante el 6/6/1971, con cinco sacerdotes y un seminarista. Resumiré su obra: construcción del seminario diocesano San Miguel Arcángel (1982), de la Casa de ejercicios espirituales Cristo de la Quebrada (1989) y del monasterio Nuestra Señora de la Fidelidad, habitado por monjas benedictinas llegadas de la abadía de Santa Escolástica de Victoria que frecuentaba en vida de sor María Columba (Esther Linares) hermana de mi madre; construyó 37 nuevos templos y fundó 19 parroquias nuevas, fundó el hoy floreciente Instituto Mater Dei, recibió a las Hermanas Pobres Bonaerenses, hoy en Justo Daract, a las Hijas de Jesús, a las Hermanas Mercedarias de Córdoba, a las Hijas de San Bruno, hoy en Merlo… y mucho más. Es lo que hoy el nuevo obispo se ocupará de destruir. Guardo como un tesoro el libro «Cuatrocientos años de la Iglesia en San Luis» que me regalara el gran obispo con esta dedicatoria: «Al Dr. Bernardino Montejano con afecto y gratitud… Deseando que el Señor lo confirme en su testimonio y entrega al servicio del triunfo de la unidad de Dios. + Juan R. Laise. Obispo de San Luis.

      2. Motivo de esperanza es que el tiempo de Bergoglio es a plazo fijo. No es eterno Y precisamente no va para joven. Ayer me dio pena ver cómo una Archidiócesis esplendente como Washington ha entrado en una fase preocupante gracias a Bergoglio y al capataz Gregory, puesto por el argentino para desmandarla. Ayer el tal Gregory, arremetió contra el Presidente Trump por su visita al Santuario Nacional dedicado a Juan Pablo II, donde el Presidente y su Señora, Melania -que es católica- oraron de rodillas. A eso el tal Gregory lo denomina con los peores dicterios. Me da la impresión de que las fuentes de subvención de la hucha pontificia no sólo van a menguar sino que experimentarán una sequía ruinosa.
        Esperemos que el fin de ese plazo fijo de Bergoglio se abrevia para bien de la Iglesia y de la humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *