PUBLICIDAD

Nueva superiora general de las Esclavas del Sagrado Corazón

|

http://esclavassantander.com/content/charo-fern%C3%A1ndez-villar%C3%A1n-nueva-superiora-general

No dudo que será agradabilísima, simpatiquísima, llena de buenas intenciones, con una larga vida de trabajo y entrega y hasta es posible que piadosísima.

Pero los rumbos de esa congregación se dirigen al abismo. En 1973 eran 2.382  seguro que ya con pérdida respecto a años anteriores. El 1 de enero de 2016 apenas quedaban ya 1.014. Hoy más de año y medio después seguro que son menos de mil y ancianas en su mayoría.

Es lo habitual en estos casos, hay escasas excepciones, elegir para los cargos de gobierno entre las más jóvenes del instituto. Pues por la imagen de juventud, nada. Una solterona todavía no vieja pero mucho más próxima a la vejez que a la juventud, de aspecto más bien elegante, nada que ver con muchas religiosas de aspecto inconfundible, que,aunque de paisano, todo el mundo piensa que son monjas porque así sólo van ellas, y sin nada que haga pensar que es religiosa. Cuando concluya su gobierno no creo que superen las 700 y ancianas en su gran mayoría.

 

Comentarios
11 comentarios en “Nueva superiora general de las Esclavas del Sagrado Corazón
  1. » Pues por la imagen de juventud, nada. Una solterona todavía no vieja pero mucho más próxima a la vejez que a la juventud, de aspecto más bien elegante» ( Cigoña )

    esta frase parece sacada de las revistas del corazón. Revistas de chismes y de cotilleos …. que hablan de «aspecto elegante» y de «solterías» y de » edades » y de «delgadeces y obesidades»

    Me parece imposible que una frase de ese estilo la pudiera haber publicado un periodista ( y sacerdote ) de la talla de José Luis Martín Descalzo o un buen escritor como el tambien sacerdote Jose María Cabodevilla.

    El culto a la belleza propia de la juventud es una engañifa más de la sociedad de consumo. Un camelo . En un anuncio de colonias o de coches ponen a una chica de 18- 22 años, porque a partir de los 45 ya consideran que se es feo y viejo … pero la Iglesia y Nuestro Señor Jesucristo no miran la belleza externa de los 18 años , sino la belleza interna que se puede tener a los 18 o a los 88 años.
    San Juan de la Cruz nos recordó que al atardecer de la vida se nos juzgarán sobre el Amor a Dios y a los hermanos ….. No sobre bellezas ni sobre juventud ni sobre atuendos ni obesidades o delgadeces

  2. Llamar solterona a una religiosa es una gran falta de respeto, a ella y a aquel a quien ha entregado su vida. Espero que rectifique.

    Dicho esto, tengo que decir que esa fotografía me parece hecha, consciente o inconscientemente, para promocionar el sacerdocio femenino, en vez de para dar a conocer a la superiora de una congregación religiosa.

  3. Horrorosa la estética de pastor protestante con la sonrisa episcopaliana de pato, dando la espalda claro está, al Santísimo. Coincido con Clara: Ninguna chica querrá unirse al esperpento

  4. No quiero juzgar, aunque debo decir que la vida religiosa que conozco y con la que conviví ha sido una de las grandes decepciones de mi vida. Gente progre y soberbia que se cree mejor que nadie, que tienen el discursito de los pobres (y no hacen nada por ellos), con una percepción de la realidad bastante infantil (viven en su mundo sin problemas de inseguridad laboral) pero luego entre ellos mismos se llevan fatal y se critican unos a otros… y lo peor que no tienen espiritualidad y parece que les da vergüenza hablar de Cristo. La pastoral parroquial un desastre y la liturgia totalmente destrozada. Ciertamente un síntoma es no llevar hábito o clerygman (aunque sería injusto generalizar porque hay santos varones y mujeres deshabitados). OJO, es lo que yo conozco, ojalá sea la excepción, pero creo que con este perfil, ciertas congregaciones deberían reformarse o desaparecer.

  5. No se necesita ser experto en religión para darnos cuenta de que las ordenes religiosas que siguen en uso de su habito y ora et labora, son las que tienen menos problemas de vocaciones . Esta señora que sabemos que es religiosa porque nos lo han publicado es el retrato de la agonía de su congregación.

    Saludos cordiales .

  6. Sr de la Cigogna. Le seguía a Ud hace años cuando era colaborador en Periodistadigital. Pese a que no comparto casi ninguno de sus pareceres sobre el acontecer de nuestra Iglesia descubrí con alegría hace un par de meses su nuevo blog que sigo asiduamente. Con el tiempo reconozco que ha ido ganando en ingenio, en humor y en santa desverguenza. Me resulta admirable su fina ironía y un incisivo sarcasmo que denotan una inteligencia perpicaz y sobretodo una envidiable libertad de criterio.
    Ya digo que no comparto casi ninguno de sus postulados que parecen añorar una especie de periclitada sociedad de cristiandad que creo felizmente superada.
    Pero no puedo dejar de leerle y no reprimo a veces las inevitables carcajadas que me ocasiona su finísimo humor…
    Comparto, eso sí, la preocupación por la desidia respecto a la Liturgia y sobre el estado de la vida religiosa. Yo tampooco puedo con las misas de tachunda…ni con las solteronas deshabitadas…( entiendase simple animus iocandi…) en fin, felicitarle por su blog aunque estemos en las antípodas respecto de nuestro entender el ser y vivir de nuestra amada Iglesia…

  7. EL hábito no hace al monje, ya. Pero ir de clerigman florido, fotografiarse delante de un altar y en ¡¡la edad, la edad!!
    Con esa estética espantan a la adolescente más valiente. Un poco de marketing, por favor.

  8. Qu

    Es usted obsesivo con este asunto. Recuerde que el hábito no hace al monje. Y que más allá de ser solterona, entrada en años, simpática, etc. no sabemos nada sobre su trabajo, su ideario, su fe, su caridad, su dedicación, etc.
    Desde 1973 disminuyen en número, y me pregunto que ha hecho la Iglesia para ir limitando este problema, para atajarlo poco a poco. Y me pregunto porque han fracasado en ello las sabias doctrinas y brillantes pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.