PUBLICIDAD

«Novellerías», de Juan Manuel de Prada

|

Xavier Novell.

https://www.religionenlibertad.com/opinion/316516776/novellerias.html

 

 

Ayúdanos a seguir informando

12 comentarios en “«Novellerías», de Juan Manuel de Prada
  1. Por fin alguien q se COM-PADECE con Monseñor Novell.
    Un hombre q ha tenido la desgracia de desagradar a los tirios por su ortodoxia en moral religiosa -q no me sorprende sea de donde vienen todos los tiros con mala leche- y desagradar a los troyanos por sus ideas políticas. Hoy odiado por todos.
    Recemos por el, mas q escribir tanto, por que NADA ES IMPOSIBLE PARA DIOS.

  2. Si los artículos de J M de Prada son muy buenos, este es antológico.

    Y pone el dedo en la llaga o las llagas. Y la principal es una Iglesia burocratizada, donde en lugar de fraternidad impera el sálvese quién pueda y lo que debió ser una corrección fraterna, fue una indiferencia. Tampoco sabemos si hubiera admitido la corrección fraterna en su aspecto separatista, pero sin duda, tanto fervor separatista era indicativo de algo más y ese algo más es lo que debieron detectar y no lo hicieron.

    Si sirve este caso como un revulsivo para que los «hermanos en el episcopado» anden más atentos a los problemas de los demás, será bueno, si los obispos siguen a los suyo, pues…

    De todas formas recemos porque este hombre lo necesita. Si ya es un trauma del que no se recuperan los curas que se salen, mucho peor debe ser el trauma de un obispo y más necesitado de nuestras oraciones.

  3. Siiii, esta es la verdadera MISERICORDIA DE CRISTO. La de saber que se ha pecado, ofendido gravemente a Dios, pedirle perdón y ENMENDARSE!!! no las pamplinas que se dicen de que Dios perdona siempre porque es MISERICORDIA INFINITA sin hablar de PECADO, PERDÓN Y ARREPENTIMIENTO.Esperemos que Novell se arrepienta y VUELVAAAAAAAA!!! porque Cristo estará dispuesto a abrazarle y seguir contando con él como CONSAGRADO

  4. Lo he dicho aquí y lo repito: monseñor Novell es el menos culpable de todos los culpables que intervinieron en su caso. Como ya cité en otra intervención quiénes creía yo que eran los demás culpables, no repetiré lo dicho para no aburrir.

  5. He leido el articulo. Muy interesante pero lo de hacer corrección fraterna en el tema de la entrega de Novell al nacionalismo lo veo muy difícil. Primero porque no sé quién entre los otros obispos la iba a practicar cuando hasta Sanz Montes estaba tocado y segundo por la malicia y la capacidad de bloquear la mente que posee esta deriva política. Ahí está la historia reciente de España con sus múltiples ejemplos. Quizá aún más con el nacionalismo vasco y su maestro Arana

  6. El problema es más grave: sus hermanos en el episcopado no es que no hayan advertido que Novell estaba enfermo, es que lo creían bien sano, que lo suyo era la salud misma. Los obispos que se pronunciaron sobre el golpe de Estado con aquel infumable comunicado. Cómo le iban a reconvenir si «hay razones para el independentismo», si hay que dialogar con él y esa es la misión de la Iglesia, tender puentes de diálogo. Pues el que defiende ese independentismo es un héroe de la causa. Hasta Sanz Montes, de lo más sano de nuestro episcopado, decía aquello de que se puede ser independentista, pero no con mentiras. Vamos a ver: que estamos en ESpaña, que el independentismo sólo se puede sostener sobre mentiras y si un obispo lo hace es un hombre moralmente tocado, incapaz. Que es lo normal en este país de obispos que mienten hasta en el currículo.
    Y los fieles y curas se quejaban, y vaya si lo hacían, por su doctrina sexual, que es la de la Iglesia. Lo que nos retrata el caso es más bien el estado general de la IGlesia hoy en España, por arriba y por abajo: no se sufre la doctrina moral del catecismo en materia sexual (que se quiere relajar: no luchéis contra la carne, puercos) y se promociona todo chalaneo con los poderes del mundo. El último enemigo, el demonio, no tiene ni que comparecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *