Nicola Bux, el Papa y lo que éste debería hacer según el sacerdote

|

Mons. Nicola Bux: a menos que el Papa guarde la doctrina, no puede imponer disciplina

Conocí a Nicola Bux en una ocasión aunque no recuerdo el motivo. Mi memoria es deficiente. Hubo luego una comida y me hicieron el honor de sentarme a su lado. Muy cerca de la «presidencia» pero no en la misma. Tal vez algún lector me recuerde el acto por haber estado él también presente.

Guardo de aquella comida, y creo ser experto en múltiples comidas, así peso lo que peso, un recuerdo imborrable. Bux fue de una simpatía, una extroversión, una sencillez verdaderamente extraordinarias. Seguramente no tenía ni idea de quien era aquella persona que sentaron a su lado ni yo de Bux. La liturgia no ha sido nunca mi especialidad y acepto todas siempre que sean dignas y ortodoxas. Vetus, novus, mozárabe, oriental… Todas me parecen santas y hermosas celebradas como la Iglesia manda. Pachangas no. Y creo que dejo constante muestra de ese sentimiento. Todos me parecen bien. Y asisto con devoción a cualquiera de ellos siempre que se celebren con dignidad. Incluso en alemán, María Laach, o checo, Praga, en los que me costaba mucho darme cuenta de por donde iba el celebrante.

<

Pues un sacerdote tan extraordinariamente simpático y tan generoso con ese compañero de mesa que de entrada tuvo que parecerle un pestiño, hizo que indagara quien era Bux. Una eminencia litúrgica y eclesial. En su línea, por supuesto, nunca desmentida y además proclamada sin pelos en la lengua. Tampoco me hice experto en Bux pero sí conocedor de su trayectoria.

Ahora me encuentro con unas declaraciones suyas que no me han sorprendido nada y con las que me encuentro, una vez más, muy de acuerdo. Le pide al Papa una manifestación de fe en estos días confusos que nos han tocado y a los que Francisco no es ajeno. Me sumo de todo corazón a lo que el sacerdote reclama desde mi insignificancia. El Papa no puede ser ejemplo acabado del sí pero no, del no pero sí o del vayan a saber qué. Porque ese no es el ministerio petrino. En mi pobre opinión.

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=29710

El quod semper, quod ubique, quod ab omnibus creditur hoy se impone más que nunca. Porque eso es la Iglesia. No lo que se le ocurra a cualquiera que no haya sido siempre, en todos los sitios y lo que todos tenían que creer. Que es lo que está ocurriendo.

Pues en el recuerdo de aquel gratísimo encuentro, que seguro monseñor Bux tiene totalmente olvidado, mi total sintonía con él.

 

 

Comentarios
16 comentarios en “Nicola Bux, el Papa y lo que éste debería hacer según el sacerdote
  1. Me olvidaba agregar al Credo Bergogliano
    Creo que todos , todos nos veremos en el Cielo.
    Creo que yo soy el obispo vestido de blanco y el profeta que viene a lavarles los pies (la cabeza).
    Creo que la Virgen Maria no es una santita a la que pedir gracias baratas.

  2. Increible el Credo Bergogliano!!!
    Creo en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU que une a las naciones en el control poblacional
    Creo en la Cultura actual como principal formadora de los chicos de hoy
    Creo que el tiempo es mayor que el Espacio
    Creo que Dios depende de la existencia del hombre.
    Creo que el discernimiento del sacerdocio debe abolir la rigida doctrina

  3. Éttore Gotti tedeschi sobre la sanción del colegio de periodistas italiano a la Biblia.
    Se la Chiesa cerca di scendere a Patti con il mondo
    di Ettore Gotti Tedeschi
    24-06-2017 AA+A++
    Padre Livio Fanzaga
    Stampa Invia ad un amico Scarica il PDF RSS
    Caro direttore,

    faccio riferimento al tuo commento alla sospensione dall’Ordine dei Giornalisti di padre Livio Fanzaga, direttore di Radio Maria. Il titolo recita «Un attacco alla libertà religiosa. E la Chiesa tace». Nel testo poi noti che «non una voce si è levata da Roma, né dalla Cei, né dalla Santa Sede, a difesa della libertà religiosa».

    Vorrei dare un umile, seppur polemico, contributo alla comprensione del perché non ci si dovrebbe aspettare un intervento da parte di Cei o Santa Sede. Io vedo tre ragioni.

    1. Questa «nuova Chiesa» sembra ansiosa di fare una sorta di Patti Lateranensi del XXI secolo con il mondo globale. Anche durante i Pontificati precedenti si era progettato di fare Patti con il mondo globale, ma orientati a dimostrare la necessità, nel sistema globale, di valori forti ed universali, ma – attenzione! – centrati sulla dignità dell’uomo. Un po’ come avvenne tra l’Impero romano e la sorgente Chiesa di Cristo con l’Editto di Costantino. I Patti, come appaiono oggi, sembrano essere “Patti di Riconciliazione“ con il mondo e centrati, quasi quasi, più sulla dignità dell’ambiente che quella dell’uomo. Questi nuovi patti, si direbbe osservando comportamenti e ascoltando dichiarazioni più o meno ufficiali, sembrano prevedere che la fede cattolica non cercherà più di influenzare le leggi dello stato, soprattutto in materia di vita umana, sessualità, famiglia. Se questo che appare fosse vero, la Chiesa rinuncerebbe, o perderebbe, il diritto di intervenire nella edificazione della società.

    2. Questa «nuova Chiesa» sembra aprirsi a tutto e tutti, non escludendo nessuno, accogliendo tutti. Per poterlo fare deve esser coerente con il pluralismo necessario da concedere ad ogni comportamento o scelta sessuale. La «nuova Chiesa» sembra voler esser parte del mondo senza una dottrina per il mondo, accogliendo senza convertire ed evangelizzare. Raccomando in proposito di leggere il libro di Stefano Fontana: “La nuova chiesa di Karl Rahner” (ed. Fede & Cultura).

    3. La «nuova Chiesa» sembra fondare sul concetto di “realtà” la necessaria dottrina da attuare grazie alla prassi. Una scelta di carattere sessuale o famigliare, è una “realtà” cui conformarsi.

    Caro direttore,

    come potevi quindi aspettarti una presa di posizione a favore di padre Livio? Mi dirai che prima non era così. Ma forse il cambiamento strategico è dovuto al fatto che negli ultimi anni, mi viene detto, presso la Pontificia Accademia delle Scienze si è intuito che si deve approfondire la “teoria dell’evoluzionismo teologico”. Non lo sapevi? Forse questo ci lascia intuire quanto sopra accennato, che eventuali Patti Lateranesi del XXI secolo, anziché sulla dignità dell’uomo (creatura di Dio), si potranno semmai fondare sulla sacralità dell’ambiente (sempre creato da Dio, ma violentato dall’uomo cancro della natura).

    Concludo caro direttore, tornando al tema della libertà religiosa. Appare chiaro che la sola libertà religiosa che sembra si sia deciso di tutelare è quella delle altre religioni: forse nell’ansia di far capire che la «nuova Chiesa» crede e supporta il pluralismo teologico e religioso?

  4. Paco Pepe, conociste a Mons. Bux en el Congreso Summorum Pontificum que organizó en Madrid el Instituto de Cristo Rey en abril del año 2010. Hubo conferencias de Mons. Ferrer, Mons. Bux y D. Gabriel Díaz Patri. Siguió la Santa Misa y a continuación una comida en la que estuviste sentado junto a Mons. Bux que, en efecto, es simpatiquísimo. Creo recordar que las ponencias, muy buenas, se publicaron por el Instituto en un librito. Puedes ver una crónica de aquel Congreso en el siguiente enlace:
    http://infocatolica.com/blog/epistolasmatritensis.php/1004260859-cronica-del-i-congreso-summor

  5. No le pidamos que explicite el credo bergogliano que ya lo conocemos de sobra :
    Creo en el discernimiento, el diálogo, el encuentro y la inclusión en el devenir de la vida misma
    Creo en una iglesia pobre para los pobres, aunque no me cuadren las cuentas del IOR.
    Creo en la misericordiitis, sin necesidad alguna de metanoia ni conversión.
    Creo en la ecología y el calentamiento global, que exigen limitar los nacimientos a uno y como máximo dos.
    Creo en la inmigración ilegal, cuanto más ilegal mejor,como encuentro de culturas, aunque la manejen las mafias de la inmigración.
    Creo en los puentes.
    Creo en el Islam religión de paz.
    Creo que las obispos lésbicos nos tienen mucho que enseñar.
    Creo que Lutero es un gran testigo del evangelio, incomprendido en su tiempo por la rigidez católica.
    Creo en las sorpresas del espíritu, sobre todo si coinciden con las mías.
    Creo que los cuatro cardenales de los dubia están más caducos que Juan Pablo II y Benedicto XVI.
    Creo que la rigidez católica es el peor mal de la humanidad.
    Creo que el matrimonio es un ideal que, si no se alcanza, no pasa nada. Lo importante es estar en camino y ejercer la sexualidad de modo flexible que facilite el encuentro.
    Creo en la presencia de Jesucristo en el hermano, pero no en la transubstanciación, ese invento de los rígidos de doble vida.
    Creo que el comunismo y el cristianismo son lo mismo, aunque sean ateos los comunistas. Dios les recompensará el amor al hermano.
    Creo que mis cambios son irreversibles, pues ni Dios va a poder con ellos, al estar sostenidos por la mafia de san gallen, que consiguió la renuncia de Bene y auparme a mí, aunque tuvieron que ir hasta argentina.

  6. el pajarraco del campanario repitiendo lo que otro despistado dice en otra web. resulto ser un remedo de medio pelo!
    que falta de originalidad!

    por cierto, que bergoglio sea varón, si es que lo es, y responda con un si o un no las dubia planteadas por los 4 magníficos cardenales, tal como ya lo había indicado CRISTO anteriormente;
    “sea vuestro lenguaje, si, si, no, no; que lo que pasa de aquí viene del maligno“(mt 5,37)

  7. A parte la eminencia litúrgica persistente y permanente del sacerdote BUX, encomiado sin duda merecidamente en estos tiempos desbaratados en los que se le pide a Francisco un acto de FE CATÓLICA, también quienes estamos determinados a permanecer fieles a la FE CATÓLICA asumida, tendríamos que mantenernos alerta y no ir haciendo nuestra la dialéctica interconfesional-interreligiosa. Sobre todo en cuanto se refiere a la LITURGIA porque es el quicio del que depende toda la vida de FE.
    Quiere decirse que no podemos seguir entendiendo que el ceremonial establecido antes o después, es decir el protocolo de actuaciones prescrito, es la liturgia; aunque el ceremonial debe ser el procedimiento mediante el cual se expresa y se realiza la Liturgia Sacramental.
    Este mismo mes 8 a 10 junio la Pontificia ¿? de Salamanca tuvo una que calificaron «LITURGIA» Católico-luterana en el inmenso templo conocido por la Clerecía,que había sido celebérrima iglesia del Espíritu Santo perteneciente al Colegio de Jesuitas, todavía ignacianos en los siglos XVII-XVIII, complejo construido por la esposa de Felipe III doña Margarita de Austria en reparación a haber sido preso por la Inquisición y en la «torre mocha»de la catedral vieja de Salamanca encarcelado, San Ignacio cuando aún era Iñigo de Loyola.
    Al expulsar Carlos III a los jesuitas se hicieron cargo del complejo los conocidos como Clerecía de San Marcos que es el nombre con el que desde entonces se conoce, donde posteriormente estuvo el Seminario diocesano conciliar (tridentino) de San Carlos y que al fundarse la Universidad Pontificia ¡por el Papa Pío XII! en 1940, el obispado cedió el complejo para la Universidad, ahora de facto interconfesional al menos ideológicamente, ya no de teología católica de la Religión Católica.
    Y ésto ocurrió el último día como refrendo de todo lo actuado y compartido:
    Excel. Mons. Brian Farrell, Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, Roma
    11:15 h. Lectura del Manifiesto final del Congreso
    11:30 h. Acto de Clausura. Liturgia luterano-católica: Common Prayer, ‘Del conflicto a la comunión’
    Presiden Mons. Brian Farrell y Rev. Martin Junge
    Copresiden: Obispos y Pastores
    Predicadores:
    Su eminencia Mons. Ricardo Blázquez, Arzobispo de Valladolid
    Pastor Pedro Zamora
    Lectores: Mireia Vidal y Andrés Valencia

    Si en Lund habían copresidido Francisco y Junge las plegarias sin atreverse aún a designarlas como LITURGIA la suerte quedaba echada y aquí en Salamanca quedó solemnemente proclamada con la asistencia coprotagonista Junge-Farrel.
    La apoteosis y la némesis de Lutero es espectacular, pateando al campeón de la antirreforma San Ignacio de Loyola en su propio feudo, siendo papa-obispo de Roma un jesuita arrupita y responsable supremo de la Orden el Prepósito General Sosa.
    En realidad la Ponti se ha desvinculado de Pío XII y todos los obispos han dado por aceptable la conculcación de la Encíclica de Pio XI Mortalium animos, con el resultado inconfesado e inconfesable de momento de la ruptura del Magisterio.

    Estos son los hechos que no se pueden ocultar en su significación del cambio religioso por mucho que se diga que no se cambia nada sustancial. Hasta se cambia la Liturgia en su sentido y razón de ser Católica. Inexcusables en su descatolización con sucedáneos verbalistas ceremoniosos.

  8. A diferencia de nuestras eminentes inanes -con qué osadía dijo uno que los autores de los dubbia no eran teólogos de raza, el sí, por supuesto. Otro afirmó que de cardenal a cardenal va cero y, por tanto, su opinión favorable a la Amoris Laetitia valía tanto como la de Cafarra. Y se quedó tan ancho. O el matemático in pectore que proclamó su adhesión a muerte con el Papa–, los que se oponen al desastre doctrinal de la exhortación de Francisco razonan, argumentan, cuestionan. Usan la cabeza. Parcos en palabras y densos en doctrina patrística, en eclesiología, en sacramentos y en derecho.

    Frente a la claridad y vertebración y argumentación vertebrada, el ruido, la medianía que confunde, la sobreactuación. No por hablar más alto y con más dinero (pienso ahora en el master que montan los de Comillas) se tienen más base.

    No es procedente, santo Padre, que antes de contestar y resolver las objeciones promueva la difusión del error y bendiga la difusión de la exhortación. Y usted tan remiso en confesar la doctrina se prodiga demasiado en recomendar el escrito de la confusión.
    Con todo respeto, me parece una postura impropia. ¿No hay nadie en su entorno que le diga lo que está `pasando? ¿Cree realmente usted que habla el Espiritu Santo por su boca o por su pluma, como ha llegado a afirmar?
    Sabe usted muy bien que si uno fuera sodomita, adúltero pertinaz (divorciado), transexual, le respondería como ha hecho en otros casos. Si no responde a los cardenales que le ayudan en el ministerio petrino, ¿cómo va responder a tantas personas que declaran su adhesión a la doctrina reunidos en congresos internacionales y preocupados por el roto que usted ha creado en la túnica inconsútil de Cristo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *