Muy buena iniciativa del obispo de Albacete

|

Ver las imágenes de origen

Don Ángel Fernández Collado lo está haciendo muy bien en Albacete. Que no era diócesis fácil.

Sus fieles, en estos días trágicos, le tienen muy cerca, encomendando a Dios sus muertos y sus enfermos. Y no con una declaración genérica sino diciendo diariamente los nombres de los que se han ido o están sufriendo la enfermedad, en la misa que diariamente celebra por ellos.

<

Albacete, 26 de abril de 2020 Domingo III de Pascua

A TODOS LOS FIELES DE LA DIOCESIS DE ALBACETE

Muy queridos fieles de la diócesis de Albacete:
Feliz Pascua de Resurrección, Cristo está vivo, ha Resucitado, ¡Aleluya! Que la gracia y la paz del Señor acompañen vuestras vidas, personas y trabajos.
Soy consciente del dolor, soledad y sufrimiento que en estos días están impregnando vuestras vidas, corazones y familias. Igualmente, estáis angustiados y muy doloridos por el fallecimiento de nuestros seres queridos, abuelos, padres, esposos, hijos, numerosos ancianos, vecinos, conocidos, profesionales sanitarios, voluntarios, servicios públicos y Fuerzas de Seguridad del Estado,… y por las circunstancias tan inhumanas de sus entierros a causa de esta pandemia del coronavirus (Covid-19) y de las normas establecidas por el estado de alarma, venimos rezando por ellos todos los días a Dios, a la Santísima Virgen de Los Llanos, a nuestros Patronos y a los Santos más cercanos.
En nuestras iglesias-templos parroquiales y otros templos de nuestra diócesis, alguno de ellos abiertos para la oración en ciertos momentos, cumpliendo la normativa vigente en cuanto al número de personas presentes físicamente, la distancia de precaución entre ellas y demás normas de seguridad sanitarias, no se han podido celebrar ni los entierros, ni las Misas Exequiales ni los y Funerales. Ojalá pronto nos permitan abrir todos los templos y poder celebrar con vosotros los fieles la Eucaristía y los demás Sacramentos con las garantías de seguridad necesarias,
Mientras llegan estos momentos tan deseados, yo, vuestro Obispo y pastor, me ofrezco a aplicar diariamente la intención de la Misa, que celebro en la Capilla de la casa episcopal, por vuestros familiares difuntos y enfermos a causa de esta pandemia. Yo también estoy confinado en casa sin poder salir.
Para hacer efectivo este ofrecimiento podréis escribir un whats, no llamada, al número de teléfono móvil 610 566 456, poniendo #ORACIÓNCOVID19, el nombre de la persona enferma de coronavirus, o difunta con la fecha de su fallecimiento. Rezaremos y ofreceremos la Misa a Dios por su eterno descanso y para los enfermos por su pronta recuperación de la salud, para que sientan la mano compasiva de Cristo Resucitado y el abrazo maternal de nuestra madre la Virgen María.
Recibid todos mi bendición y un afectuoso saludo.

 Ángel Fernández Collado Obispo de Albacete

Comentarios
11 comentarios en “Muy buena iniciativa del obispo de Albacete
  1. Sólo Dios

    Fray Louis Bethea OP
    28 de Abril de 2020

    Lo considero una victoria
    cuando con tu gran poder,
    y para tu mayor gloria,
    realmente me vences;
    Querida Cruz,
    no soy digno de morir,
    golpeado por tí,
    ni de ser la gran señal,
    negada por todos.
    Sólo Dios.

    ( 31ª Estrofa del Himno, Triunfo de la Cruz de San Luis de Montfort).

    En el Tiempo de Pascua, la llamada al sacrificio no es menos clara que durante la Cuaresma. Celebramos al Señor resucitado, y no obstante persiste la llamada a ser mártires de Cristo. ¡Llamada, quizás más vibrante que nunca!
    En la primera lectura de hoy se nos habla de San Esteban, que entregó su vida bajo una lluvia de piedras, por defender la verdad de Jesucristo. Proclamó la Palabra de Dios y con alegría pagó el más alto precio. Y lo hizo sólo por Dios.

    Hoy celebramos también al gran Santo bretón, Louis María Grignion de Montfort. Alto, muy fuerte, terco y de mal genio, San Luis fue como San Esteban en su deseo de predicar la verdad sin importarle el costo.
    Después de sus estudios en el seminario de Saint Sulpice, comenzaría su vida misionera, encontrando un rechazo y una resistencia aplastantes.
    Caminando descalzo de pueblo en pueblo por toda Francia, sería el instrumento de una gran conversión porque sólo confió en Dios.

    San Luis asumió con paciencia el desprecio de los demás, el de su obispo o el de un imbécil, que se burló de él durante una misión.
    Y a pesar de todo, nunca se sintió digno de las burlas de que fue objeto, considerándolas un honor del que no se consideraba digno. Era una gran recompensa para él ser un signo de contradicción para todo el mundo.
    Atribuyó por entero los frutos de su trabajo a la gracia de Su Creador. Nacido de su bendita humildad, surgió el famoso lema de San Luis: Sólo Dios.
    Era habitual en él que, cuando no predicaba a los fieles, entraba en los lugares de mala reputación para implorar a las almas descarriadas la conversión del corazón.
    Su compañero de fatigas, Pierre des Bastières, describió uno de esos casos cuando “un hombre, furioso por su intrusión, desenvainó la espada y amenazó con atravesarlo a menos que se fuera de inmediato. […]
    Imperturbable miró de frente a su agresor y le dijo que estaba dispuesto dejarse asesinar, con la condición de que su asesino prometiera cambiar de vida.
    Tal coraje derrumbó a aquel hombre; temblaba tanto que apenas podía envainar su espada y tuvo que andar a tientas hacia la puerta.” ( El hombre llamado Montfort , 108). Tal fue el efecto de San Luis porque era un hombre que vivió sólo para Dios.

    El amor de San Luis a Jesús a través de María y su piadoso y apostólico estilo de vida, que siempre anhelaba la salvación de las almas, se destaca como ejemplo a seguir, especialmente en los tiempos difíciles.
    Fortalecido por el consuelo celestial, San Luis siempre estuvo en presencia de Dios, en sintonía con Aquél Que anidaba en su corazón, permitiendo su perseverancia, incluso hasta el punto de su propia muerte por la salvación de otro, tal como lo hizo San Esteban, porque «nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.” (Juan 15,13).
    Sin embargo, en su humildad, San Luis, perteneciente a la Tercera Orden de Santo Domingo, atribuyó todo a Dios, reconociendo que sólo Dios era su objetivo, que sólo en Dios está el pan de vida que el hombre anhela y por el cual se salva. Que en la Eucaristía obtiene la gracia y la prenda de la gloria futura, que permanece para siempre. Sólo Dios.
    Fue canonizado por Pío XII en 1847. El Papa Juan Pablo II abrió la Causa para proclamarlo en su momento Doctor de la Iglesia.

    San Luis María Grignion de Montfort: Ruega por nosotros.

  2. Mi aprecio por este Obispo, y su preocupación cristiana y pastoral y humana por sus fieles.
    Pero…, lo de «Ojalá pronto nos permitan abrir todos los templos» me despista, porque yo no he visto, en el decreto gubernamental de declaración de estada de alarma, que no se permita abrir los templos… Más bien parece que ha sido una decisión de la Conferencia Episcopal, de ser más ‘papistas’… que el gobierno… y han decidido que no se abran los templos… Lo cual es probable que haya dado pie a que elementos policiales (mandados o apoyados desde el gobierno) hayan forzado a cerrar algunos templos y eliminar celebraciones litúrgicas…
    Pero yo no he visto prohibición legal…

  3. Animo a todos a seguir esta gran iniciativa del obispo de Alcala, con permiso del blogger quisiera anunciar esto:

    “Vamos a hacer entre todos el funeral más grande de la historia de España”.

    Voy a compartir contigo la propuesta de uno de nuestros seguidores, Carlos Perreau, que considero más que necesaria dado el terrible coste en vidas humanas que el coronavirus está dejando tras de sí en España.

    Es una idea hermosa, por su simpleza, y que desgraciadamente no ha encontrado apoyo ni eco oficial. Preferiría no entrar en ese debate ahora. Lo importante es que vamos a llevarla a cabo, porque creemos que es un deber moral con las víctimas y sus familias: la primera misa funeral virtual de nuestro país, a la que podrás conectarte a través de tus dispositivos (ordenador, tablet, móvil).

    Únete a la retransmisión online de la misa funeral el próximo domingo, 3 de mayo, a las 13:00 h, en sufragio por las víctimas mortales de la epidemia. Será oficiada por el obispo Mons. Reig Pla desde la Catedral de Alcalá de Henares y puedes conectarte desde cualquiera de los siguientes enlaces:

    http://www.funeralcoronavirus.org

    https://youtu.be/aN2VznoLE-w

  4. Querido don Francisco José: he entrado por curiosidad en las páginas necrológicas de los últimos días en «El Comercio» y «La Vanguardia».He encontrado esto: desde el 10 de abril han muerto dos jesuitas, un salesiano, un escolapio, dos curas seculares, una hija de la caridad, una religiosa de la Asunción y una adoratriz.Me parece un balance terrorífico.

  5. Que diferente la actitud con la que este obispo se expresa frente a la chulesca del obispo de Teruel, cuya piedad en sus escritos brilla por su ausencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *