PUBLICIDAD

Murgui, un rostro que se lo pisa y un ministerio episcopal que nunca existió

|

Jesús Murgui en la presentación del libro.

El único ministerio que se le conoció de Mallorca y Orihuela-Alicante fue el vicario que ejercían los generales, el obispo recababa su conformidad y hasta su acompañamiento incluso para ir a hacer aguas.

El acto más significativo y personal de su pontificado fue el saltarse, con su hermana, su cuñado y el vicario general la cola de la vacunación y eso, apostaría pincho de tortilla y caña, que también empujado por el vicario.

Y a esa nulidad episcopal le homenajean con un libro sobre su pontificado. Y él se deja.

https://religion.elconfidencialdigital.com/articulo/diocesis/ministerio-episcopal-tiempos-pandemia-libro-editado-motivo-xxv-aniversario-ordenacion-episcopal-monsenor-jesus-murgui/20210614180642041790.html

De vergüenza ajena ya que no existe la propia.

.

Comentarios
15 comentarios en “Murgui, un rostro que se lo pisa y un ministerio episcopal que nunca existió
  1. El obispo y el vicario general tienen la cara más dura que el cemento. Que se prepare el vicario general cuando deje el cargo, no tendrá quien lo mire a la cara, por prepotente y manipulador. Tanto cuesta ser humilde en estos cargos? Estamos ya muy cansados. Cuánta mentira!

    1. MARIA, la humildad brilla por su ausencia en el gobierno de la diócesis. Al parecer, hasta donde yo sé, el problema principal está en la actitud del vicario general. Se niega a tratar los asuntos graves que suceden en la diócesis y el obispo no es capaz de tomar ni una sola decisión sin el visto bueno del vicario general. Solo nos queda rezar mucho para que, cuanto antes, el Papa Francisco acepte la renuncia de Murgui y se nombre a un buen obispo que tome las riendas de la diócesis.

  2. Me pregunto por qué algunas personas entran en una página a la que aborrecen. ¿Les sobra tiempo? ¿Desean enfadarse? ¿Están enfadados y quieren desahogarse con quienes no lo están? ¿Espíritu de contradicción, como dijo don Miguel de Una-mona? Yo llevo varios años sin leer «El País» ni «Religión Digital» porque sé positivamente que me voy a enfadar. Si todos hicieran lo mismo, serían más felices. Lo otro son ganas de sufrir.

  3. Sr. Murgui, permítame una sugerencia. Nombre usted al párroco de Torremanzanas director del Secretariado de Pastoral de Desórdenes y Trifulcas. Verá usted qué bien lo hace. En unos años Cardenal. Créame, hágalo. No se arrepentirá. Tiene usted la joya de la Corona en su diócesis. En las diócesis españolas no hay un sacerdote tan preparado y con tanta experiencia en el asunto como el ecuatoriano que tiene usted destinado en Torremanzanas de párroco.

    1. A este sujeto que han aparcado en Torremanzanas también podrían nombrarlo encargado de la Pastoral de Juergas y Borracheras. Menudo elemento. No habrá otro igual en España.

    2. ¿Cómo lo aguantan en Torremanzanas? Me lo pregunto muchas veces porque eso no hay por donde cogerlo. Es posible que sea una prueba del Señor. El pueblo se está purificando de sus pecados. Ojalá se saque algo positivo de esta terrible experiencia.

  4. Miquel, lo que usted dice ya ha empezado. Recientemente nombró 3 nuevos canónigos. Uno de ellos, su secretario particular, y los otros dos, vicarios episcopales. Los tres sumisos al vicario general, que es el que ejerce de «obispo». Murgui necesita que el Vicario general le baje los pantalones para hacer sus necesidades fisiológicas.

    1. Ahora recuerdo otra del obispillo que compartimos. La poca vergüenza que tuvo al poner a cotizar a su hermana Amparo pagando el obispado de Mallorca seguros y nóminas por vivir con él en palacio. Vamos que goza de buena pensión hoy en día, todo esto gracias a las arcas de la diócesis.

      1. Miquel, es muy fuerte lo que afirmas. En todo caso, se ratifica lo que hemos vivido en Orihuela-Alicante. Donde va Murgui, allí están también su hermana y su cuñado. Es probable que la hermana de Murgui haya tomado más decisiones en la diócesis que el propio Murgui. Parece que es un pack cerrado que incluye a Murgui, la hermana y el cuñado. El ejemplo más escandaloso, protagonizado por este trío grotesco, ha sido colarse en la Casa Sacerdotal para vacunarse. Por cierto, como bien dice D. Paco Pepe, auspiciado todo por el Vicario general, que también se coló burlándose de sacerdotes, trabajadores del obispado y fieles diocesanos. Así ha sido el pontificado de Murgui. UNA BURLA PARA TODOS.

  5. Y ahora a esperar, esto no es el final si hace como en Mallorca. La traca final será seguramente como hizo en la isla, una ristra de nombramientos propuesta por él, su vicario gral. y secundada por Roma de diferentes títulos honoríficos de monseñores, capellanes de su santidad, medallas pro ecclesia et pontifice a seglares peloteros etc etc todo esto bajo pago.

    1. Sr. Murgui, permítame una sugerencia. Nombre usted al párroco de Torremanzanas director del Secretariado de Pastoral de Desórdenes y Trifulcas. Verá usted qué bien lo hace. En unos años Cardenal. Créame, hágalo. No se arrepentirá. Tiene usted la joya de la Corona en su diócesis. En las diócesis españolas no hay un sacerdote tan preparado y con tanta experiencia en el asunto como el ecuatoriano que tiene usted destinado en Torremanzanas de párroco.

  6. con la enorme cantidad de problemas, temas, noticias sustanciales, vidas ejemplares, aportaciones reflexivas sugerentes, actividades pastorales y de carácter socia encomiables, personajes con importante aportación doctrinal, etc. resulta irritante la obsesiva insistencia en este blogg en cuestiones menores, anecdóticas, de cotilleo, de descalificaciones hiperbólicas, de ataques … ¿Hasta cuando?

    1. Querido Alex: Los problemas mayores no están, por desgracia, en nuestra mano. Ni usted ni yo podemos solucionar el hambre del mundo, la injusticia entre países ricos y pobres ni cosas por el estilo que escapan, y mucho, a nuestra posibilidad de acción. Lo que usted califica de cotilleos es un grito desesperado de los de «abajo» de la Iglesia, contra aquellos que tienen mayor poder e influencia. Y pregunta usted: hasta cuando? debería usted saberlo, si la Iglesia es semper reformanda, lo es en base a la crítica, a la mirada atenta que denuncia lo que no funciona para conseguir que sí lo haga. Supongo que no comparte usted mi opinión, y sin embargo el propósito sí me parece evangélico: Anuncio y denuncia forman parte de una misma realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *