PUBLICIDAD

Muere Juan de Dios Martín Velasco

|

Ver las imágenes de origen

No sé si de coronavirus. Nacido en Santa Cruz del Valle (Ávila), el 8 de marzo de 1934. Tenía por tanto 86 años.

Director del Instituto Superior de Pastoral (1974-2004) y Rector del Seminario de Madrid (1977-1987), fue destacado representante del progresismo de su época, si bien no de los más radicales.

Hacía bastante tiempo, unos quince años, que había hecho mutis por el foro, seguramente al ver que su línea había dejado de cotizar, y salvo algunos muy próximos nadie sabía de el.

Otro que se va sin ver que se hagan realidad sus ilusiones, Si es que todavía albergaba alguna.

Descanse en paz.

https://elpais.com/diario/1985/04/13/sociedad/482191205_850215.html

https://elpais.com/diario/1989/03/12/sociedad/605660402_850215.html

Y entusiasma a Religión Digital y a Atrio. Comprenderéis que a mí no.

 

 

 

PUBLICIDAD

 

38 comentarios en “Muere Juan de Dios Martín Velasco
  1. Otro inculto… por eso los progres no pueden ni oler la Humanae vitae de Pablo VI o la Veterum sapientia de Juan XXIII.
    ¡Con que facilidad, algunos proclaman de su sector a un Papa a a otro!

  2. Yo hace un poco he leído un capítulo que Martín Velasco le dedicó a la «religiosidad popular». Estremece ver la mezcla de desprecio y condescendencia con la que mira la «fe de los sencillos». Algo por lo demás típico de los teólogos «progresistas» (Y por cierto, algo que NO comparte el actual Papa). Espumeaban y espumean de furia ante las procesiones, los santuarios, las peregrinaciones, las bendiciones, las novenas, los rosarios, las exposiciones del Santísimo (esto les causaba y les causa verdaderos retortijones), las estampas, y muchas cosas más. Sobre todo porque nada de eso puede usarse políticamente, que ese era y es su objetivo principal: poner la fe al servicio de la política con el fin último de crear el cielo en la tierra y paralelamente, a fin de engañar a los incautos, redefinir astutamente los términos con los que se expresa la fe (algo de lo que se quejaba Pío XII en su encíclica «Humani Generis», con ningún resultado) para que no parezca que están apostatando (en esto Martín Velasco fue especialmente astuto y engañó a muchísimos).

  3. Quizá sea cierto que algunas ilusiones de Martín Velasco y los que piensan -o pensaban- como él se hayan cumplido, pero el tiempo, ni el chronos, ni el kairós están de su parte. No son los que opinan como ellos quienes llevarán la Iglesia del futuro.

  4. Lo conocí en mis años juveniles. Era suave en las formas, como un contemplativo, pero tenía un «espíritu crítico» ácido respecto de la Iglesia, que te dejaba un regusto de amargor corrosivo. Me sorprendía por esa aparente y evidente contradicción. Porque además rea ¡rector del Seminario de Madrid!

  5. Acabo de enterarme de su fallecimiento. Asistí a una ponencia que impartió en la facultad de teología de Granada hará unos 10 años. Me gustó lo que dijo y me impresionó su sabiduría. De todas formas, soy lo suficientemente ignorante como para quedar impresionado por poco. Por tanto, no se si era de izquierdas ni de derechas, ni de centro ; tampoco se si era preconciliar o postconciliar y, la verdad, hoy que he sabido por Infovaticana de su muerte solo le deso que descanse en paz y que Dios misericordioso lo acoja en su seno. Amén

  6. Hay aquí mucho entusiasta del «Credo quia absurdum» (la fenomenología es cosa tres «raritos «, dice alguien).
    Juan de Dios Martín Velasco fue una cabeza clara. Acabó en el exilio interior. Como muchos más. fue un vencido.
    Carol Voitila y su segundo y sucesor enterraron el Vaticano II. Después han triunfado el luciferino Marcel Lefebvre y la pederastia y otras lujurias del «católico modelo» (lo dijo un canonizado) Marcial Maciel. Y en esas andamos.
    Pero hubo otro catolicismo posible.
    A algunos «raritos» nos queda una súplica: Psalm 73: «Exurge, Domine, et judica causam tuam» (lema por cierto de la «Santa» Inquisición).

    1. Karol Wojtyla y Joseph Ratzinger NO ENTERRARON EL VATICANO II. Ya basta de repetir esa mentira. Lo que hicieron fue poner coto a los incontables abusos que se estaban perpetrando so pretexto del Concilio Vaticano II en materia litúrgica, catequética, teológica, docente y muchas más (de los que Martín Velasco era «fan» entusiasta).
      La pederastia se disparó tras el Concilio Vaticano II y cayó en picado en cuanto Juan Pablo II y el cardenal Ratzinger empezaron a tomar medidas para cortar el desmadre en que se habían convertido los seminarios. Las estadísticas son unánimes en ese sentido.
      Ya que te pones a soltar latinajos, escríbelos correctamente. «ExSurge Domine». Al parecer no te has dado cuenta de que es eso lo que el Señor ha hecho. Se ha levantado y ha juzgado. Su sentencia: hacer que aquello que representaban Martín Velasco y los afines a él acabe en el basurero de la historia. Lo siento, pero el futuro de la Iglesia es de los «carcas» y los «reaccionarios». El progresismo clerical que encarnaba Martín Velasco (consistente en esencia en liquidar la religiosidad popular, reducir la liturgia a una mera asamblea festiva, eliminar todo lo sobrenatural que se calificaría de propio de épocas pasadas, obsesión por el «compromiso político»-siempre de izquierdas- y el «diálogo», etc.) conduce a la apostasía y a la destrucción de la fe. Este es un hecho indisputable.
      Y sí, pienso que la «fenomenología de la religión» es cosa de frikis filosóficos. En el fondo, no es sino uno de los muchos rebrotes de la vieja herejía gnóstica, que sustituye la Revelación por palabras puramente humanas.

      1. Sí, he citado mal. Para mi no son «latinajos». Es Vetus Ordo. Es una paradoja histórica sorprendente.
        Voy a citar bien y completo porque el salmista la clava.
        «22.Exsurge, Deus, judica causam tuam; memor esto inproperiorum tuorum eorum qui ab insipiente sunt tota die».
        Liber Psalmorum, 73 – Bíblia Católica Online. Leia mais em: https://www.bibliacatolica.com.br/es/vulgata-latina/liber-psalmorum/73/

        Ni Ud. ni nadie puede saber quién ha sido arrojado al basurero de la Historia. La Historia lo aclarará cuando convenga y … puede que haya sorpresas.
        Hoy, 150 años después, la República Italiana «va a misa». De los Estados Pontificios ¿hay alguien que se acuerde? ¿Quién agradece el inútil sacrificio de sus vidas a los enviados a la muerte por «san» Pío IX en la Porta Pia?. Y sólo es un detalle.

      2. Es usted un ignorante. La fenomenología de la religión ayuda a entender en profundidad qué es la religión.
        Y lo de que el futuro de la Iglesia es de los carcas es de una miopía brutal.
        Veo en usted un ejemplo de lo más rancio, bruto y desinformado.
        Y el articulista diciendo que Juan Martín Velasco desapareció hace 15 años de la presencia pública, cuando no dejó de escribir ni dar conferencias en ese tiempo.
        Y esa simpleza de los bandos…
        Esperaba más respeto por un hombre sabio y bueno que acaba de morir.
        Deleznable todo.

  7. Lo cierto es que el Cardenal Rouco permitió que Martín Velasco siguiera siendo profesor de Fenomenología de la Religión en San Dámaso hasta que se jubiló con setenta años.

    1. Cierto, pero ¿a quién le importa la Fenomenología de la Religión salvo a un puñadito de frikis filosóficos? Mantenerle ahí era un modo de que no molestara ni armara la bronca que montaron otros teólogos cuando les privaron de sus cátedras. Y es que Rouco, ante todo, es gallego. Y Suquía, aunque no fuera gallego sino vasco, se convirtió en gallego durante el tiempo que estuvo de arzobispo de Santiago. Solo así pudo triunfar allí donde fracasó Marcelo González en Barcelona, y reducir a la cuasi impotencia al numerosísimo clero «taranconiano» de Madrid.

  8. Si que sabía que era un autor prolífico y de éxito, para la acogida que tiene el libro religioso en España. Mas solo le leí en una ocasión: un Evangelio del día comentado por él, que me regalaron hace años, y me gustó muchísimo, y me ayudó a crecer en la Fe. Parece ser que era experto en la mística patria, entre otras cosas.

    A los que escriben cosas malas de él, apuntar que varios formadores del Seminario de su época acabaron de obispos. Con ese aval. Algo habría. Se ha mencionado a Cañizares, Braulio Rodríguez… ¿Y Fidel Herráez, puede ser?

    En fin. Pues Dios le acoja en su Gloria Eterna, y si es así, que interceda por la Iglesia que queda en Madrid. Amén.

    1. Ejem…esos formadores él no los quiso, de hecho, en su día se montó una bronca enorme porque Suquía había roto la «unidad ideológico-pastoral» del Seminario de Madrid (léase: marxismo). No me lo estoy inventando, vedlo aquí: https://elpais.com/diario/1985/04/13/sociedad/482191205_850215.html

      No, don Fidel no fue formador en el Seminario. Sí fue profesor de Teología Moral en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas.

      Sobre la opinión del mentado sobre Suquía, véase aquí: https://elpais.com/diario/1989/03/12/sociedad/605660402_850215.html

      Suquía fue muy astuto con él. Fue arrinconándole progresivamente hasta relevarle como rector en 1987. Si le hubiera echado sin más en 1983, seguramente habría montado un conflicto enorme. Pero cuando le relevó ya había perdido mucho peso y la posición de Suquía, que ya era cardenal, presidente de la CEE y tenía tres auxiliares de su confianza, era mucho más fuerte.

      1. Si, Joaquín, así es.
        Afortunadamente, como bien indicas, y como veo reconoció en su noticia el entonces diario independiente de la mañana, que tanto se preocupa por la Iglesia y por lo eclesial, Suquía » había roto la «unidad ideológico-pastoral» del Seminario de Madrid».
        Menos mal que lo hizo.
        Si no lo hubiera hecho, la velocidad de deterioro de la formación filosófica, doctrinal, ascética, pastoral… de los sacerdotes de Madrid habría llevado, si se puede hablar así, a un punto de no retorno en la pérdida de credibilidad pastoral y en la confusión doctrinal postconciliar (aunque el Espíritu Santo es capaz de «retornar» desde cualquier situación…).
        Gracias a ese cambio, y a la vuelta a la ortodoxia en formadores y contenido de los estudios, hoy día disponemos de un seminario y de un clero mejor formado, más fiel a la doctrina cristiana basada en la Escritura y tradición católicas de siempre.
        Gracias a ello, las almas pueden seguir encontrando en la Iglesia respuesta a los interrogantes e inquietudes fundamentales de la vida del hombre.

  9. En Orcasitas hay tres zonas: Poblado, Meseta y Orcasur, empezando desde la carretera de Toledo a la de Andalucía.
    Los 2 «chalecitos» son propiedad de la parroquia San Bartolomé, la que corresponde al Poblado y bendijo San Juan Pablo II, cuyo párroco los cedió por un tiempo al Seminario.
    Con el tiempo, esa comunidad se trasladó a la parroquia San Camilo de Lelis, Ciudad de los Ángeles.

  10. En «Religión Digital», conocidos de este señor que se ha muerto –como un tal Rufo– aprovechan las condolencias para atacar a Juan Pablo II. A ese papa sí se puede.

  11. Veamos…Obispos vivos que hayan pasado por el Seminario de Madrid como seminaristas en tiempos de nuestro hombre, están Miguel Maury Buendía (que en realidad no es obispo diocesano sino Nuncio en Rumanía y Moldavia), Alberto Ortega Martín (ídem, en Chile) y pare usted de contar. De esos pisitos no ha salido un solo obispo diocesano, bueno o malo (compárese con los veinte que salieron del «reaccionario» seminario de Toledo con don Marcelo González). Obispos que hayan sido formadores en tiempos de Martín Velasco sí ha habido y hay algunos, pero a varios no los quiso sino que se los impuso Suquía (Cañizares, Braulio Rodríguez, Martínez Fernández) y esos obispos no se formaron con él.

  12. Un gran hombre, gran persona, gran teologo. Un rector de seminario para su tiempo. Fui su alumno y mucho tengo que agradecerle. Gracias Juan por tu vida y dedicación a la iglesia. Como nota decir que de esos pisitos han salido Obispos y muy buenos, que por entonces eran formadores en barrios como Orcasitas la Meseta, por poner un ejemplo.

      1. El único que fue formador de la comunidad de seminaristas del Poblado de Orcasitas (no Meseta) fue D. Francisco Pérez González. Por muy poco tiempo, ya que pasó como formador a San Buenaventura. Y fue con Suquía.

        1. No solo eso, sino que llegó a formador en 1986, cuando Martín Velasco estaba ya con un pie fuera del puesto de Rector, con un equipo de formadores completamente ajeno y sus ideas cada vez peor vistas. Hay que añadir que Pérez González no fue alumno de Martín Velasco (por edad podría haberlo sido).

  13. D.E.P.

    ¿Que no se han hecho realidad sus ilusiones? Algunas, sí. Tenemos un Papa que ha desacralizado el papado, que ha permitido comulgar a los adúlteros impenitentes poniendo en solfa la doctrina moral de la Iglesia, que ha encumbrado a obispos y sacerdotes muy progresistas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *