Muere el periodista Enrique Sopena

|

El periodista Enric Sopena

Pienso que la causa de la Iglesia no ha ha perdido nada. Más bien ganado.

https://www.eldebate.com/cultura/20240707/fallece-periodista-enric-sopena-79-anos_211298.html

<

No voy a hacer mención de mis lágrimas. Inexistentes.

Comentarios
17 comentarios en “Muere el periodista Enrique Sopena
  1. Pocos lo echarán de menos. Ni entre los suyos. Nada con sifón y con mucha inquina, eso sí; mala leche, rencor. Lo tenía todo la criatura. Descansen en paz quienes tenían que soportar sus memeces sectarias.

  2. Ni una lágrima.
    Un personaje de esta calaña lo único que merece es el mismo desprecio con el que trató a quienes no pensaban como él.

    1. ¿Será uno de los que como bien señala Javier Bilbao reseñando una película de 2021 donde los compinches «bautizan» en champan a uno, con estas palabras: «en el nombre de la mala fe, los falsos rumores y la publicidad… ¡Yo te nombro periodista!». ?

  3. De todas formas, aunque todo lo que se ha dicho aquí es rigurosamente cierto, no voy a hacer leña del árbol caído. Ya bastante tiene por lo que responder ante el Juez supremo ante el que todos compareceremos. Sopena era uno de los últimos representantes de ese curioso ejemplar llamado «cristiano de izquierdas» (en el que el «de izquierdas» terminó devorando al «cristiano», en nuestro hombre lo mismo que en otros) que tan importante fue en su día y del que hoy no queda ya casi nada salvo tal vez en los despachos de Cáritas y en el clero de más de 70 años. Sic transit…

  4. Siempre se le recordará crispado y malhumorado. Enemigo de la libertad de expresión y del buen periodismo. Su sectarismo se deslizaba en cualquier cosa y como esto va por sagas y nepotismos varios también salía en televisión de tertuliana su mujer una tal Margarita Saénz – Díez mucho más finolis y atildada que él en la órbita del País.
    Personaje contradictorio y lleno de rencor a lo que el mismo en su día fue.

  5. Estuvo en el Opus, no se sabe por qué. Luego ejerció de enemigo acérrimo de la Iglesia. Fundó una basura de extema izquierda llamada El Plural, una publicación muy perturbada e hilarante que produce vergüenza ajena.

  6. Querido, Paco Pepe, la muerte de Sopena me ha retrotraído a un tiempo nefasto para la convivencia española, con figuras nefastas al frente de la información guerrista, como José María Calviño y el barcelonés. Ambos recibieron una lucrativa soldada que les hizo ricos, aunque el segundo procedía de una familia editora catalana que intentaba sortear la crisis industrial de aquellos años. Por razones progesionales, para preparar las clases de periodismo, solía poner RNE para tomar ejemplo de sectarismo y demagogia que ofrecer a los alumnos. No se puede usted imaginar hasta dónde llegaban los extremos de Sopena, que ya había mostrado su partidismo inmoral en la redacción de TVE. Era un caso goebeliano de libro.

    El tema me llevó a reflexionar sobre la razón por la que hombres antaño comprometidos en asociaciones religiosas cambiaron no sólo de chaqueta, sino de orientación moral. A algunos pudiera llamarles la atención la supresión de la Clave de Balbín –Guerra, Felipe, Calviño– no admitían libertad de expresoión– pero a mí me interesa algo más hondo. ¿Qué les movía a ello, a defender tesis anticristianas, a abominar de la Iglesia? Una reflexión en la que el comportamiento de la propia Iglesia no está ausente en determinados ministros. Pienso por ejemplo en determinados portales, en determinados sujetos, en determinados movimientos. Coloque a Reyes Mate, a tantos sacerdotes, a obispos. ¿Por qué ese enemiga contra la Iglesia?

    De Sopena se decía que había sido del Opus Dei. Al menos, procedía de Navarra. Basta leer los honores que ha recibido su memoria para entender el giro copernicano. Es lo mismo que sucede con tantos defensores de la degeneración moral que nos ha traído la coalición gobernante con el aplauso de supuestos ccatólicos de junts o PNV.

    1. La hija de José María Calviño, la tal Nadia, especialista en juntar palabras muy rápido en dos idiomas y no decir nada que merezca la pena, una pija inútil de izquierdas, anda ahora por Uropa, en un puestito irrelevante pero con sueldazo, que la PSOE le ha conseguido en pago de los servicios prestados por su papá como comisario político en RTVE. Enrique Sopena deja tres hijos, creo. Antes, en Twitter, teníamos al usuario Noventa para investigar las herencias de los socialistas, pero se tomó vacaciones indefinidas. Estaría bien que alguien «noventeara» a esos tres, a ver qué han heredado por los servicios prestados por su padre como matón de la PSOE.

      1. Don José María Calviño nació en 1943; está a pocos meses de cumplir los 81. Se han dicho de él dos cosas (ignoro si son verdad): que es masón y que posee una nada despreciable fortuna personal.

  7. Nombrado director general de COM-Radio de Barcelona, emisora del PSC-PSOE para hacer contrapoder a Catalunya Radio y TV3 de Pujol. Experiencia fallida.

    Fue todo lo contrario que debería de haber sido un periodista: un siervo de la gleva comunicativa al servicio del Señor feudal político. RIP.

  8. Sopena era uno de los periodistas pro-PSOE más sectarios y tendenciosos (que ya es decir, todos lo son pero este de modo especial). De joven era del Opus, ya se ve que no hay peor cuña que la de la misma madera.

  9. Profundamente sectario y calificado como «pésima persona» y «comisario político» por otro destacado periodista. Fue del Opus Dei y vertió su odio contra la prelatura cuando la abandonó. Con su muerte, la Iglesia pierde un enemigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *