PUBLICIDAD

Menuda reculada del arzobispo de Barcelona

|

Se «acongojó».  Tal vez pensó que se le podía escapar el capelo. Pues a desdecirse. Que un cardenalato bien vale mil cobardías.

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=28446

«La Iglesia no juzga ni margina a las mujeres que abortan». No. Sólo las excomulga. Cosa que sin duda, en el cacumen de Omella, no es juzgar ni marginar. Debe ser ponerles una medalla.

Las juzga y las margina. Y de que modo. Aunque la Iglesia, Madre misericordiosa, perdona el pecado arrepentido. Sin mayores consecuencias.

Hablo sólo de lo que leo. A mí Omella, con quien nunca intercambié ni un saludo no me ha dicho nada. Si la información no es veraz que la desmienta y en el Blog recogeré todas las velas que haya que recoger. Sin el menor problema e incluso encantado.

Tampoco he dicho que en la fotografía Omella esté diciendo que del aborto no dijo nada y a él que le registren.

Comentarios
12 comentarios en “Menuda reculada del arzobispo de Barcelona
  1. Omella siempre sale en las fotos riendo. Me gustaría saber de qué se ríe: ¿De la falta de vocaciones de su diócesis? ¿De su clero envejecido y heterodoxo? ¿De sus pocos sacerdotes jóvenes, ignorados y ninguneados por la curia diocesana? ¿De las parroquias vacías de fieles? ¿De la falta de formación de los pocos jóvenes católicos, perdón: cristianos? ¿De los abortos que se practican en los hospitales «católicos»? ¿De la monja blasfema Caram a quien nadie desautoriza? ¿De los colegios religiosos, sin religiosos y sin religión? ¿De la secularizada Barcelona? ¿De que Barcelona sea la capital del satanismo de Europa? ¿De que la mitad de masones de España estén en Barcelona? ¿Eso le hace gracia a Mn.Omella?

  2. Cuanto menos conocimiento de la verdad, por presiones, mentiras etc menos responsabilidad. Aunque toda mujer debe de saber en sus entrañas, que esta asesinando a su propio hijo. El medico también puede tener algún atenuante si se mal formó en la universidad. Y todos los esclavos del demonio por sus pecados, nublan su conciencia.
    Ahora bien, quien mejor ha podido conocer la verdad de este macabro asesinato que clama al cielo, es el obispo. Pero recula vilmente quien sabe la verdad, el que más debe clamar para la protección del mas inocente, porque no tiene atenuante alguno salvó su propia cobardía, el que sabe la verdad recula. Pues yo te digo Omella, tu tienes más responsabilidad que tanta mujer que aborta porque tu sabes la verdad y reculando das la espalda al asesinato de inocentes. Tu si que tienes responsabilidad, Omella. Por un capelo de mierd. o lo que sea, tener que dar cuentas gravísimas cuanto te presentes al juicio de Dios, pues que asco. No me gustaría estar en tu pellejo, Omella. Todos somos cobardes, pero antes de dar la espalda a los inocentes, renuncia al cargo, vete a las cuevas, enférmate, vete al Santisimo día y noche, pero no traiciones a, a quien? el primero a Nuestro Señor Jesucristo.

  3. Según lo publicado en Germinans, Omella está a favor de la comunión de los adúlteros y en contra de los cardenales de los «dubia»: «También D. Juan José Omella, Arzobispo de Barcelona, se mostraba escandalizado y pedía el capelo, que no la cabeza, de los cuatro preguntones… Que dimitan, que dimitan, si no están acuerdo con el Papa, se exclamaba».

    http://germinansgerminabit.blogspot.com.es/2017/01/el-adulterio-que-viene-y-que-comulga.html

  4. Pues claro que es terrerorismo, y de la peor especie porque se hace sin que se le oiga ni una palabra al afectado; sin salida ninguna.
    Que la mujer es una víctima,pues según y como, para eso esta el juez que el Sacerdote en la confesión (cuestión que se les olvida generamente a muchos impartiendo el Sacramento). Aro» a pesar de lo que vd. dice, y que tiene algo de verdad, la mujer es muy capaz de oponerse frente a presiones y hablo de lo que conozco pero, como digo más arriba, corresponde al juez y al Juez juzgar pero, sólo con paños calientes no se fortalece la «rodilla vacilante». Personalmente la tópica (o no tanto) cabezonería femenina Dios se la ha dado para oponerse también al mal, y muchas lo hacen, llorando pero lo hacen, con lo que tiene de mayor mérito.
    Lo más curioso es que , a pesar de ser perdonadas y absueltas, es tal el mal causado en ellas que muchas necesitan asistencia no sólo religiosa sino psicológica, y no lo superan fácilmente. Y también es cierto lo que dice «ramilo» de los abortos continuados, se han dado más en paises de órbita comunista, y en paises en desarrollo pero que, ahora también, está en nuestro «avanzado» occidente. Comprensión y apoyo misericordios todo pero misericordias fáciles no curan el mal ni a las que lo padecen, que la Iglesia ha sido Madre siempre, no sólo ahora; pero madre sabia.

  5. ¿Pordría ser que la pena canónicade excomunión pretenda proteger al no nacido cuando todo el interés de los que el rodean -incluso el de su madre- es que no exista? ¿Acaso no es la pena una denuncia de la maldad de un acto , aunque convenga a todos?
    La iglesia romana se encuen ntra en un ridículo ditirambo al mudo que ha perdido toda credibilidad.

  6. Que una mujer se sienta abandonada de todos y por todos es un atenuante de primer orden en un asesinato tan repugnante como el aborto.

    Pero no equivoquemos los términos: cuando una mujer se niega a asesinar a su hijo, aquí en España, nadie la puede obligar.

    Que en este asesinato la víctima inocente de toda culpa es el ser humano no nacido.

    Y por tanto lo que aplica es la excomunión.

    Y si no recuerdo mal la excomunión se aplica o se debe aplicar a quien incita, promociona o participa en un aborto.

    Como ya ha escrito De la Cigoña luego se levantará dicha excomunión en función del arrepentimiento sincero de la persona y a través del Sacramento de la Confesión.

  7. Si la mujer fuese tan víctima como algunos dicen, no habría señoras multirreincidentes en el horrendo asesinato del aborto.Abortan, en su mayoría, no por presiones, sino por pura maldad teñida de satanismo y hedionda a azufre; y lo hacen sin arrepentimiento alguno y con propósito inicuo de repetir llegado el caso.

  8. Soy de los que creo que en la responsabilidad del aborto, hay varios personajes que preceden objetivamente a la mujer, que se encuentra en una situación de abandono y depresión. Normalmente hay algunos personajes con mayor responsabilidad: el padre biológico que abandona a la mujer a su suerte y que en muchos casos presiona a la mujer para que aborte; el médico (negociante) que engaña a la mujer diciéndole que el aborto no tiene importancia ni consecuencias; los médicos que certifican falsamente un peligro para la madre o una malformación del feto; los Josep Torrens y demás presbíteros que justifican el aborto a pesar de saber que es un crimen contra un ser humano único e irrepetible; los políticos que legislan un sistema que favorece el aborto; la sociedad y el entorno familiar que mira para otro lado después de fomentar las relaciones sexuales al margen del amor y como quién se toma una caña; etc.
    En este entramado, la mujer no está exenta de responsabilidad, pero es más víctima que actora y encima de ser utilizada le venden que es libre y se lo cree.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *