PUBLICIDAD

Medidas para levantar una parroquia

|

Resultado de imagen de parroquia vacía

Me las envían.

Me parecen basrante voluntaristas y alguna no poco ingenua. Otras, discutibles. Pero no me parece mal leerlas y pensar sobre ellas. Y por supuesto decirlo si se quiere.

Personalmente pienso que la parroquia y también la Iglesia sólo se levantarán con un catolicismo militante hoy desaparecido o casi. Y por sspuesto no sólo de los fieles.

12 medidas muy fáciles para levantar una parroquia en poco tiempo

  1. MISA. La misa deberá ser de 20 minutos con homilía incluida, al menos alguna de las que se celebren durante las fiestas. Esto supone eliminar algunas cosas que no afectan a su esencia, pero que servirá para atraer a una gran multitud de fieles, deseosa de cumplir con el tercer mandamiento de la Iglesia: Santificarás las fiestas. Es verdad que se prima la cantidad (de fieles) por encima de la cualidad (el fervor), pero será cuestión de tiempo que todos vayan mejorando su vida cristiana. Además, y para salir al paso de la críticas, siempre que sea posible, se mantendrá el templo abierto para dar la oportunidad de llegar 10 minutos antes para preparar la misa en silencio y alargarla 10 minutos después para los más fervorosos con la finalidad exclusiva de realizar la acción de gracias por la Comunión. Las iglesias se llenarán con el paso de las semanas a un ritmo asombroso, a medida que la gente se vaya enterando de la nueva gran facilidad para rendir culto a Dios al menos una vez por semana. NOTA: Al final de la misa se podría o debería dar de vez en cuando la bendición a los enfermos que se colocaran en los primeros bancos para que Cristo presente en la persona del sacerdote se dignase sanarlos, tal como hacía en Palestina.
  2. CONFESIÓN. Aparte del confesionario para la confesión individual, la Iglesia podría experimentar la Confesión mixta, que sería una mezcla de la confesión individual y la absolución general. El sacerdote, como ministro del sacramento, enunciaría ante los fieles sentados en los bancos los pecados más comunes repasando el Decálogo. Según su parecer podría empezar por los pecados contra el primer mandamiento y seguir con los demás. Después de enunciar o especificar algún pecado o dos o tres de la misma especie, pediría a los fieles sentados en los bancos que cerraran los ojos y que aquellos que hubiesen cometido aquel pecado se pusieran el puño en el pecho, como signo de culpa y porque es un signo que seguramente ya se hacía servir para este tipo de confesión en un tiempo muy lejano, antes de Cristo. Sólo lo podría ver el sacerdote, los demás no porque tendrían los ojos cerrados. Algunos pecados no podrían ser perdonados por este medio, algunos por su gravedad intrínseca y otros por ser extremadamente privados, como el adulterio. Antes de dar la absolución a todos los presuntos pecadores, se debería advertir que si algunos han caído en la tentación de abrir los ojos para ver los pecados de los demás, la absolución no será válida para ellos. Por lo tanto, después de promover una gran asistencia de fieles a la misa, tocaría hacer lo mismo con el sacramento de la Penitencia, sin abolir naturalmente la confesión individual, pero una cosa llevaría a la otra.
  3. ROSARIO. Es normal que se tenga que rezar el rosario en la parroquia. Siempre se había hecho, y se puede hacer de muchas maneras, con Santísimo o sin, pero cuidando que no se alargue más de un cuarto de hora en atención al nivel medio de fervor de los fieles, que no es el mismo para todo el mundo.
  4. FORMACION RELIGIOSA. Colocar libros y revistas gratuitos en la entrada de las iglesias de carácter apologético, piadoso, etc. con la particularidad que una vez leídos o consultados los podrán devolver en buen estado para que sirvan a otros. Incluso los mismos fieles podrán colocar o regalar libros que crean interesantes para los demás, relacionados lógicamente con la fe católica.
  5. CINE. Sería interesante que en la sala de la parroquia, o en locales profanos para alcanzar a los alejados, se proyectaran periódicamente películas de vidas de santos y santas. No salir de este filón inagotable, a no ser en pocos casos. Constituyen sin duda el gran argumento a favor de la fe católica, totalmente olvidado además de pasar desapercibido. Simplemente decir que no existen películas sobre personas que no sean santas o muy poquitas, mientras que sobre vidas de santos encontraremos más de cien y podrían ser miles. Sólo ellos fascinan, sólo ellos no tienen las manos manchadas de sangre u otros defectos que ensucian sus vidas, sólo ellos resplandecen por sus virtudes, sólo ellos han realizado grandes milagros. Es más, algunos santos o santas tienen varias versiones de sus vidas a la pantalla, como Juana de Arco unas trece, Francisco de Asís cuatro o cinco, incluso el P. Damián tiene varias y el mismo Duns Escoto tiene una muy bella. Aquí sí que ya no existe parangón posible con películas de personas no santas. Y guardemos silencio ya sobre este argumento asombroso porque el mundo no quiere conocerlo.
  6. ADORACION EUCARISTICA. Es algo que se está imponiendo en todo el mundo y al parecer funciona. O está Jesús presente en la Eucaristía o no está. Si está, no debemos extrañarnos de la eficacia de la Adoración Eucarística. Fácil, gratis y al alcance de todos.
  7. INTENCIONES DE MISAS. La Iglesia debe vivir de la celebración sacramental del Sacrificio de Cristo en la Cruz. Su eficacia se extiende a las almas del Purgatorio y la aplicación de las misas para aplacar sus sufrimientos y su liberación forma parte de la tradición secular de la Iglesia. Para fomentar las intenciones de las misas, se podría recurrir a los talonarios de misas, emitidos por la parroquia y con el tiempo quizás por el obispado. Cada talón numerado sería UN VALE PARA UNA MISA al precio del estipendio establecido y en él el interesado podría apuntar el nombre del difunto o difuntos para los que se quiera ofrecer la misa. Se podrían vender los talonarios, ya previamente cobrados, en diferentes lugares (panaderías, mercerías.. e incluso en las entradas de las iglesias) para que los fieles no se viesen obligados a acudir a la parroquia para encargar las misas. Después de adquirir el VALE, escribirían la intención y la entregarían al cura antes de la misa o bien la depositarían en el buzón de la parroquia especificando o no el día que se debería aplicar la intención. Incluso sería muy práctico depositarlas en el cepillo de la misa. Esto supondría una fuente de ingresos que se iría perfeccionando con el tiempo. En algunos casos se podría obsequiar algún servicio con vales de misas.
  8. FUTBOL SALA. Esta modalidad de fútbol es ideal para asociaciones y demás, ya que resulta fácil de organizar. Precisa poco espacio y pocos participantes, de manera que muchas parroquias podrían tener su equipo de fútbol sala y competir incluso con otras parroquias o equipos de otras entidades. La finalidad sería lógicamente la formación religiosa y moral de los jugadores en el recinto de la parroquia.
  9. EXCURSIONES Y VISITAS A SANTUARIOS. Tenemos multitud de santuarios en lugares estupendos, llenos de belleza.
  10. VOLUNTARIADO. Los voluntarios seguramente surgirán espontáneamente a medida que las misas estén más concurridas: Cáritas, catequistas, encargados de abrir y cerrar las iglesias, limpieza, sacristanes, monaguillos, etc. Una observación. Para muchos casos resulta más fácil encontrar dos personas o más que una sola. Por ejemplo, para las lecturas, dar la comunión, repartir la hoja dominical a domicilio… debido a que la gente no quiere comprometerse para algo que no tiene relevo. Si lo tiene que hacer siempre el mismo, lógicamente no lo querrán hacer, pero si se puede realizar y combinar entre dos o más voluntarios, la cosa cambia totalmente.
  11. TEOLOGÍA ON LINE. Se trataría de alentar a los jóvenes al estudio de la Teología a través de Internet a nivel académico, de manera que el título sería válido para cualquier efecto y ya no digamos para ser sacerdote si algún día el Señor les llamase a este ministerio, con la enorme ventaja de que se podría hacer sin abandonar el hogar ni el trabajo.
  12. IGLESIAS ABIERTAS. La técnica lo suple todo y ya no hace falta que una persona se encargue de ir a abrir y cerrar la iglesia porque se puede hacer a distancia, sea programando el horario automático, sea con el mando a distancia mediante una aplicación del móvil. Nadie podría quedar encerrado en el templo ya que siempre sería posible abrir la puerta desde dentro.
  13. El autor de Recuperar la fe en dos días, editorial Punto Didot, Sevilla.

 

44 comentarios en “Medidas para levantar una parroquia
  1. Una misa de fiesta que dura 20 minutos con homilia incluída? Un rosario de 15 minutos? vaya! mejor no celebrar la misa ni rezar el rosario. Ya decia Santa Teresa que mejor un ave maria bien rezada que un rosario para cumplir, aunque reconozco que la oración tiene sempre su valor aunque sea a prisa o para cumplir. Pero una cosa es la iniciativa de la gente popular que hace eso, otra es que los pastores lo inciten. Mejor que se dediquen a jugar futebol, que ir a misa e rezar solo para cumplir. Razón tiene Francisco cuando habla de la oración rezada como los loros, que son solamente palabras salidas de la boca… por cumplir… eso no salva a nadie.

  2. Lo que atrae fieles a las parroquias es la PIEDAD y dignidad en las celebraciones. La unción en los celebrantes. Esto vale para misas, confesiones y cualesquiera otros sacramentos. Si el predicador es persona de vida interior y además se las prepara, hará buenas homilías. Si carece de vida interior, si no reza, por más que sea un pico de oro no hará bien a los fieles, lo más que conseguirá será darles una «clase», más o menos larga. Lo de la unción y piedad también se aplica al Santo Rosario. En cuántos sitios, incluyendo basílicas marianas lo rezan unas pocas personas y siguiendo ¡una cinta grabada! Entiendo que eso es burlarse de la Virgen.

  3. Varias de esas medidas vienen a retratar a la parroquia de San Antón. Sí, la del padre Ángel. Una pariente había ido a misa estando en Madrid sin tener ni idea de qué parroquia era y me recomendó que fuera. Y lo que vi me gustó. 24 horas abierta a todo el mundo. Y con una capilla sacramental que puede visitarse a cualquier hora, con ventana a la calle. Sí, a la calle, la gran olvidada de la mayoría de las iglesias. Y con unas celebraciones que me sorprendieron las dos veces que he ido por lo tradicionales (lo último que me esperaba en una misa de esa parroquia era el monaguillo correctamente vestido tocando la campanilla en el momento de la consagración), pero dotadas de un gran calor humano en los sacerdotes participantes. Me sorprendió que en la celebración de la paz, el sacerdote insistiera en la comunidad de todos los feligreses, dedicando a este momento bastante más tiempo de lo normal. Recordé la, no sé cómo llamarla, instrucción para minimizar ese momento de la misa y evitar, recuerdo haber leído, «dilaciones innecesarias». Lo tengo claro. Cuando esté en Madrid no iré a misas rutinarias realizadas por sacerdotes funcionarios, iré a San Antón.

  4. Pues, por qué no podrán venir por el espíritu del temor de Dios, que es un don del Espíritu Santo, el último de los siete, pero el primero que infunde el Espíritu Santo en las almas? Usted es un purista, que cierra la puerta a sus hermanos en la fe porque tienen menos fe que usted: mejor que no vengan, dice. Esto es una blasfemia.

  5. Yo creo que es al revés, misas oficiadas con toda unción y respeto, con homilías sustantivas y claras, con sacerdotes católicos y vestidos como tales, para mí gusto con sotana. Y con total adoración del Santísimo que se recibe en la boca sin manoseo.

  6. Vaya medidas baratas y fuera de lugar. A Dios hay que rendirle culto. No se puede mensurar a Dios. Escatimandole su tiempo, su adoración su palabra y su Sacrificio!!!. Personas que vienen sólo a cumplir con el precepto, mejor que no vengan!. Es porque necesitamos su amor y hacernos partícipes de su Cuerpo. Es alimento!!!!. Esas medidas no sirven para nada!!!!.

  7. Es fundamental que el Sacerdote crea en Dios.
    Que no se deje llevar por sus bajos instintos, hacia las mujeres, los hombres o los monaguillos, dónde todavía existan, es decir, que SEA UNA PERSONA EJEMPLAR.
    Que se relacione con la «parroquia», pero a una cierta distancia.
    No me gustan los curas que andan todo el día de bares, tomando vinos, y alternando con los borrachos del lugar…
    Nadie discute que un Sacerdote, como cualquier otra persona, tiene «derecho» a desayunar en un bar, o a comer en un restaurante, pero siempre con educación, moderación, respecto a los demás y a sí mismo, que seguro habrá ojos de posible feligreses viendo cómo actúa, reacciona, etc.
    En fin se me ocurren más cosas, pero no quiero cansar al personal…

  8. ¿Misas dominicales o de solemnidades de 20 min? ¿Pero en qué estamos? ¿En honrar a Dios o en contentar a los escaqueados que no aguantan una misa de al menos 30 min?
    Me parece ridículo. Pero algún cura tomará nota, y las dos misas que suele celebrar el domingo las ventilará en 40 min. Y además, como ya no se ponen a confesar, pues en 40 min ya ha «cumplido» con su tarea dominical. ¿Y eso atrae a los fieles? Atraerá precisamente a los «no fieles». Siguiendo esa teoría descafeinémoslo todo: doctrina, requisitos para sacramentos, liturgia,… Atraeremos a más, ¿no?

    Sencillamente ridículo.

    Y lo de la confesión con los ojos cerrados…. No merece ni la pena comentar.
    Sólo estoy de acuerdo con lo de la adoración eucarística, porque la teología on line es ya accesible a todos y precisamente no hay alumnos a espuertas.

  9. El autor de estas medidas para llenar iglesias no se ha enterado de nada. Mi parroquia sólo tiene misa de doce y os aseguro que no cabe un alfiler; hasta el coro con sus gradas están a tope. Y es que antes de comenzar la misa se les entrega a cada asistente una papeleta para el sorteo de un jamón que se rifa al final de la misma. No se pueden hacer ustedes una idea de como las familias van al completo incluidos abuelos con sus andadores. En la misa del gallo de este año ya está anunciado el sorteo de cinco jamones de pata negra y para Reyes cinco patinetes eléctricos. ¡Ah! y las misas duran lo normal: 40 minutos.

  10. La misa más hermosa y devota a la que asistido nunca ha sido un domingo en la Parroquia de la Santa Trinidad de los Peregrinos , en Roma, que duró más de hora y media, pero se me pasó el tiempo volando. El sermón fue largo pero muy bien elaborado y expuesto ( si un sermón es largo pero aporta ideas y enriquece no pasa nada…). Esta iglesia está encomendada a la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro.
    La propuesta de un rosario de 15 minutos es muy mezquina, la Virgen no se merece tanta cicatería…
    Como en mi parroquia la misa es todo menos misa, ahora sigo la misa dominical desde la Iglesia de la Fraternidad de San Pedro en Friburgo:
    messeendirect.net
    La Fraternidad de san Pío X ofrece también misas por Internet : laportelatine.org/messe (messes en direct depuis l’église saint Nicolas du Chardonet)

  11. Lo que es terrorífico son homilias de 25 minutos en que se repite 100 veces la misma idea. Y se repite el Evangelio pero con otras palabras , se dicen chascarrillos y anécdotas creyéndose muy gracioso el sacerdote.
    La gente a los 4 minutos de esas homilías se pone a pensar en otras cosas.
    No conviene aburrir.
    Decir tres ideas de manera muy clara, es suficiente. Y de manera que los feligreses las recuerden al irse de la Misa.
    «Lo bueno si breve dos veces bueno y aun lo malo, si poco, no tan malo» ( BALTASAR GRACIÁN )

    1. Este artículo es herético, contrario a la verdad del sacrificio de la Misa. No entiendo como infovaticana, permite este insulto. La confesión general es invalida.

  12. No veo la lógica del argumento «a misas más cortas, mayor asistencia». Es cierto que algunas homilías disuaden de ir a misa (por largas, pobres, mal construidas y fundamentadas…), pero no creo que el problema de la asistencia a misa sea que la misa dure cinco minutos más o cinco minutos menos.

  13. Por ocurrencias que no quede, pero ese optimismo de que una misa de 20 minutos » servirá para atraer a una gran multitud de fieles, deseosa de cumplir con el tercer mandamiento de la Iglesia: Santificarás las fiestas. Es verdad que se prima la cantidad (de fieles) por encima de la cualidad (el fervor), pero será cuestión de tiempo que todos vayan mejorando su vida cristiana» no hay por donde cogerlo puesto que la gente que fue de culto católico se ha alejado porque la Religión se propone como cultura religiosa desacatolizada que no es necesaria para salvarse puesto que todas las religiones son aceptas a Dios que las inspira o las permite y que viene a ser un libre examen deista tal como se propone al presente por las potestades supuestamente católicas al menos de título y subyace en el fondo doctrinal de estas propuestas de aplicación a los Sacramentos en los que no hay ni la más leve reminiscencia o alusión a la Liturgia santificadora por el Espíritu Santo en la Persona Divina de Jesucristo que se realiza en los Sacramentos Católicos razón de ser de la Religión Católica única verdadera de la Iglesia.
    El sentido de reducir al máximo «eliminando lo supérfluo» el tiempo de culto es una sin razón aunque se proponga con intención utilitaria o comercial como es el caso de los cupones de prepago para las intenciones de misas veinteminuteras o menos o simplemente un responso.
    Estamos en lo de siempre: inventar el Mediterráneo para que los curas-pastores, ya no sacerdotes liturgos de Cristo, tengan ocupación y mantenimiento antes de que llegue la ruptura del Concordato y se queden sin asignación si desaparfece la X con destino a la Iglesia Católica. Que llegará por deméritos propios.

    1. Vaya medidas baratas y fuera de lugar. A Dios hay que rendirle culto. No se puede mensurar a Dios. Escatimandole su tiempo, su adoración su palabra y su Sacrificio!!!. Personas que vienen sólo a cumplir con el precepto, mejor que no vengan!. Es porque necesitamos su amor y hacernos partícipes de su Cuerpo. Es alimento!!!!. Esas medidas no sirven para nada!!!!.

      1. Pues, por qué no podrán venir por el espíritu del temor de Dios, que es un don del Espíritu Santo, el último de los siete, pero el primero que infunde el Espíritu Santo en las almas? Usted es un purista, que cierra la puerta a sus hermanos en la fe porque tienen menos fe que usted: mejor que no vengan, dice. Esto es una blasfemia.

  14. La consecuencia de un rosario en un cuarto de hora es una parada cardiorrespiratoria aguda, posiblemente sin remedio.Esta medida, ¿es para que nos tomen la medida de la caja mortuoria?

  15. La misa deberá ser de 20 minutos con homilía incluida

    Mucho me parece. Yo creo que con 10 minutos, de los cuales dos deben ser una homilía consistente en decir que Dios es bueno y nosotros más, sobra.

      1. Supongo que no es fácil captar la ironía por escrito.

        A mí me parece escandaloso lo de la Misa de 20 minutos.

        A esta gente les molesta la Misa. Por eso, cuanto más corta, mejor.

  16. no estoy de acuerdo tampoco con las actividades «extraescolares» de cine y futbol. ya se las dan en muchos sitios y no lo veo en una parroquia. hoy dia muchos eclesiasticos se vuelcan en dar lo que da el mundo o lo que está de moda, lo que mas gusta, etc. me parece que no es camino, por principio, no dar lo que hemos recibido, sino otras cosas, sea lo que sea, aunque sean sucedaneos. se ha puesto de moda ultimamente mucho los grupos de musica «catolica» como una forma de llegar a gente a la que realmente le gusta la musica; tampoco creo que sea lo propio de la iglesia…tenemos que dar lo que hemos recibido sin «cocinarlo» o quemar el alimento. lo dijo el Señor; si la sal se vuelve sosa no sirve mas que para tirarla. hoy dia gusta mucho a los eclesiasticos explorar nuevos caminos, nuevas formulas, buscar soluciones, alternativas, propuestas…y creo que no somos los cocineros sino los camareros. hay que aceptarlo con humildad y con fe.

    1. De acuerdo. Además la Iglesia no se trata de entretener a la gente. En actividades de ocio siempre nos ganarán los que se dedican a ello. Un chico, si es para entretenerse, siempre preferirá jugar a la consola que ir a misa, pero si le explicamos la importancia de la misa, su sentido y que no siempre todo es ocio, tal vez la cosa cambie. Las parroquias no son centros de ocio.

    2. Eso no son actividades extraescolares: películas de vidas de santos y fútbol sala sólo para chicos, de donde pueden salir vocaciones. Y no tendrá que ser el entrenador el cura, desde luego.

  17. Algunas cosas son de imaginación calenturienta: Misas de 20 minutos, incluida homilía. ¡Imposible! Hay que celebrar sin correr ni eternizarse, la Misa tiene su ritmo.
    Lo del sacramento de la Penitencia… sin comentarios. Nada como que un sacerdote esté bastante tiempo, cada día, en su confesionario. Lo demás no sirve.
    Y saltándome algunos puntos más, dignos de comentario, lo del cierre y apertura automático y por móvil, es desconocer cómo funcionan las puertas de los grandes templos, con sus cerrojos y candados. No es un local moderno en plan garaje… Más el problema de seguridad: no basta dejar las iglesias abiertas mucho tiempo, tiene que haber alguien allí.
    En fin, le sobra buena voluntad al autor y le falta muchísimo realismo.

  18. Una Misa de veinte minutos con homilía incluida y un rosario rezado en un cuarto de hora no tendrían ni la menor unción. Además, ¿por qué hay que ser tan rácanos con el tiempo que le dedicamos a Dios mientras dedicamos tiempo a tantas cosas superfluas?

    Lo de ponerse los penitentes la mano en el pecho es simplemente ridículo.

  19. Al autor de las medidas fáciles, le recomendaría que siguiera el blog «de profesión cura» de D. Jorge Gonzalez Guadalix. Como lectura, hay un magnífico libro para gente de alguna formación y cultura, de guía e incluso de meditación para un sacerdote y para cualquier fiel: «Se hace tarde y anochece» del Cardenal Sarah.

    1. Repartir la comunión? Sacrilegio. Es extraordinario y no ordinario… Que vergüenza. Indigno. Además deberían repartirla solo los sacerdotes. Como dejo Claro Santo Tomás de Aquino

      1. Un pelín exagerado. ¿Sólo los sacerdotes? Habrá que recordarle a santo Tomás de Aquino que los diáconos también pueden dar la comunión… ¿no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *