PUBLICIDAD

Me parece enorme necedad dar balones de oxígeno a una Iglesia como esa si es que Iglesia puede llamarse

|

Se está muriendo sola después de haber intentado numerosas veces el suicidio. Dejémosla morir en paz que la Iglesia católica no pierde nada con ese fallecimiento. Quinientos años después eso es lo que queda de Lutero en una nación que fue totalmente luterana.

Me alegro muchísimo. Porque ya no queda nada. Ni Dios.

La ideología de género corrompe todo cuanto toca. El matrimonio, los hijos, la familia,  el sexo, la Iglesia, la biología, el sentido común… Y a Dios.

Pues como para andarse con carantoñas con quienes la sostienen.  Eso no es ecumenismo. Sólo estupidez.

Estoy terminado de leer un libro de Gabriele Kuby, del que os daré cuenta, importante, impactante y preocupante, sobre esa ideología que lleva a destruir todo. Hasta la palabra de Dios.

Y a esa Iglesia, o lo que queda de ella, que no es ya nada, ni agua. Cuanto antes desaparezca, mejor.

La Iglesia de Suecia prohíbe los términos ‘Señor’ y ‘Él’ para designar a Dios

 

4 comentarios en “Me parece enorme necedad dar balones de oxígeno a una Iglesia como esa si es que Iglesia puede llamarse
  1. Con enorme satisfacción leo esta noticia que marca bien a las claras el final del error Lutero en la Historia. Por lo mismo no entiendo el interés católico en concelebraciones con estos agonizantes herejes.

  2. Los eclesiásticos llevan luteranizando y marxistizando a la Iglesia y a los “fieles” católicos a martillazos desde hace demasiados años. Y si algo bueno tiene la moda esta de que salgan a la luz los antiguos abusos “de género”, es desvelar que muchos salpimentaron con ellos su sostenida traición.

  3. y lo mas triste de todo, es que quien esta dándole balones de oxigeno al podrido luteranismo es bergoglio mismo con la ayuda de su pandilla de herejes y apostatas. ejemplo de ello, solo e ver la obsesión de bergoglio en cuasi-canonizar a ese hereje-apostata llamado llamado martin lutero y en luteranizar descaradamente a la iglesia católica misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *