PUBLICIDAD

Como me encanta dar malas noticias ahí va una que se le atragantará a mas de uno

|

Fotografía del nuevo Consejo episcopal de Canarias

¡Y todos de clergyman! ¡Horror! Ni un camuflado. ¿Dónde vamos a llegar?

http://www.revistaecclesia.com/constituido-nuevo-consejo-episcopal-la-diocesis-canarias/

Como me ha encantado la fotografía y siempre hay gente que no se entera, antes de que se dirijan a mí me adelanto a contestarles. Me entran convulsiones cuando veo un clergyman o un hábito. Es superior a mis fuerzas como todos mis lectores saben. Pero siempre llega alguno nuevo que no se entera de nada. Y soy tan misericordioso que se lo advierto para que no meta la pata. Pues es posible que con alguno ni aun así.

 

Comentarios
10 comentarios en “Como me encanta dar malas noticias ahí va una que se le atragantará a mas de uno
  1. El Post no es una novedad. En Las Palmas siempre han ido uniformados en el obispado. Durante los muchos años que estuvo Don Juan Artiles como Vicario General, siempre fue con sotana y el vicesecretario de casi toda la vida, Don Cristóbal, hasta comienzos de los 90 iba con sotana, y luego se puso el clergyman. Ciertamente no es ninguna novedad el tema, salvo la comparativa con algún otro sitio en que estén en el secularismo total.
    De todos modos, para tener una visión completa habría que mirar la uniformidad en el Centro Teológico o en el Seminario.

  2. Sí, le molesta mucho el clergyman y no digamos la sotana excepto en la Diócesis de Mondoñedo Ferrol, ahí; fíjense ustedes; le molesta nada.

  3. Con relación al Sacerdote Cafarra tiene el mérito de haber planteado la situación tal cómo es y tuvo las condiciones personales para hacerlo al igual que los otros 3 y de otras que también lo han hecho. Pusieron en claro que estamos frente a un cisma moral que no debe seguirse en su aplicación práctica y que no debe ser respetado ya que se trata de un movimiento cismático con efectos sobre la totalidad de los Sacramentos y que lo que está en juego es la salvación de las almas. El PP puede hacer y decir lo que quiera que los creyentes de verdad, los seguidores de Cristo lo van a seguir a Cristo y no al PP.

  4. En el mismo tono irónico, a mí me pasa lo mismo que a don Paco Pepe. Cada vez que saco el clergyman a pasear siento el rechazo que ocasiona. Pobre de mí que voy de vestido de cura todos los días.
    Dejando aparte la ironía, voy con el clergyman todos los días, a todas horas. Voy a la farmacia, al supermercado, a cualquier sitio siempre vestido de sacerdote y, aparte de algún energúmeno, que en todas partes los hay, siento el cariño y el respeto de la gente. El clergyman me ahorra un montón de tentaciones, me ayuda en dar testimonio de lo que soy y lo que creo, invita a quienes lo necesiten a acercarse a uno. En fin, que le doy gracias a Dios por el traje talar.

  5. Una pésima noticia, una tristísima noticia, sin ironía, querido don Paco Pepe, es la del fallecimiento del cardenal Caffarra. Teólogo y canonista competentísimo, figura egregia del pensamiento católico sobre la familia, humilde y firme en la doctrina, tuvo la enorme desgracia de encontrarse con un bodrio doctrinal de alcance conocido: unos obispos que la interpretan de una manera, otros de de la manera contraria. Seguro en la fe y con un amor a la Iglesia profundo, se sintió obligado a poner sobre el papel las deficiencias de ese infeliz documento dimanado de un Pontífice, pero que recogía textos de un pseudoteólogo metido a novelista de amores.

    No sé de qué ha muerto el cardenal. Pero no me cabe la menor duda de que el Señor le acogerá como siervo fiel, cumplidor en lo poco, como el soldado que ha luchado el buen combate y ha guardado la fe. Hoy es un día negro para la Iglesia. Nos sentimos un poco huérfanos. A nosotros nos toca tomar el testigo.

  6. Ya me permitirá la Cigüeña que coloque aquí este comentario sobre la muerte de Caffarra, pues no consigo colocarlo en su sitio. No me parece que sea ofensivo.
    “si el Papa hubiera querido cambiar el Magisterio precedente habría tenido el deber de decirlo de forma clara’». A mí ya me perdonará Caffarra que lo critique cariñosamente, junto con la oración por un cielo que seguramente ya estará gozando. ¿ Cómo va a decir un papa, y menos Francisco, quiero cambiar el magisterio, tan rígido y obsoleto, y a partir de ahora se acepta el divorcio ? Creo que Jesucristo, cariñosamente, le recriminará el no haber procedido a la corrección en bien de toda la Iglesia, en bien de todas las almas. Yo siempre sostuve que la corrección es necesaria y urgente. Por eso mismo no acudiré al encuentro con Burke, porque lo que se necesita no son encuentros sino corrección de un documento demoledor de toda la moral católica, no sólo de la matrimonial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.