PUBLICIDAD

Me cuentan de Argentina

|

1) La Sala de Prensa de la Santa Sede publicó este sábado 19 el nombramiento de Gustavo Béliz, en la Academia de Ciencias Sociales; que preside el impresentable de Mons. Sánchez Sorondo (entre nosotros se lo llama, con desprecio, Sorongo; como se menciona, en la jerga popular, a un trozo sólido de excremento). Así figura su designación:

Nomina di Membro Ordinario della Pontificia Accademia delle Scienze Sociali

Il Santo Padre ha nominato Membro Ordinario della Pontificia Accademia delle Scienze Sociali il Prof. Gustavo Osvaldo Béliz, Segretario della Secretaría de Asuntos Estratégicos (Argentina).

Curriculum vitae

Il Prof. Gustavo Osvaldo Béliz è nato a Buenos Aires (Argentina) il 7 gennaio 1962. Ha conseguito la laurea in Giurisprudenza presso l’Università di Buenos Aires (1989) e ha fatto i percorsi di studio post-laurea alla London School of Economics (1994). È stato funzionario presso la Inter-American Development Bank (IDB) (2005-2019) e l’Institute for the Integration of Latin America and the Caribbean (INTAL). È stato professore della Facoltà di Scienze dell’Informazione dell’Università Austral (1995-2001) e presso l’Instituto de Altos Estudios Empresariales (2000-2001). Per tre volte è stato Ministro del Gabinetto presidenziale del Governo argentino nei settori della Giustizia, Sicurezza e Diritti Umani e Affari Interni. Attualmente è Segretario della Secretaría de Asuntos Estratégicos della Presidenza della Nazione. È autore di numerose pubblicazioni, specialmente circa lo sviluppo sostenibile, il futuro del lavoro, l’intelligenza artificiale, le istituzioni democratiche e il cambiamento climatico.

[01085-IT.01]

Béliz es funcionario e íntimo del actual presidente argentino, Alberto (también llamado Al verso, o Al borto); y tuvo, además, cargos en el gabinete nacional con los ex presidentes Carlos Menem y Néstor Kirchner. Sólidamente vinculado al Opus Dei, esta semana intentó -sin éxito- alzarse con la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El puesto se lo ganó un candidato de Donald Trump, el cubano-norteamericano Mauricio Claver-Carone. Será la primera vez, desde que fue fundado en 1959, que un funcionario estadounidense ocupará ese lugar.
El nombramiento de hoy es no solo un premio consuelo -como se los denomina en Argentina- sino un nuevo respaldo del Papa al castro-chávez-kirchnerismo, en el poder. ¿Será, ahora, la Argentina -cada vez más dependiente de China- el nuevo país en que «mejor se aplica la Doctrina Social de la Iglesia», como diría Marcelito…?
2) En la Arquidiócesis de Buenos Aires -como en gran parte de las diócesis de Argentina- los templos siguen cerrados a cal y canto. Salvo honrosísimas excepciones de valientes sacerdotes que tienen abiertas las iglesias, administran los sacramentos y atienden a los enfermos y los pobres -exponiéndose a todo tipo de represalias eclesiales y de los demás poderes políticos-, lo corriente en estos días es bien distinto. Es escandaloso, de cualquier modo, el cartel que puede verse (foto) en la Iglesia de Santa Catalina, en San Martín y Viamonte, pleno centro de la Capital Federal, a tan solo seiscientos metros de la Catedral Metropolitana y del Arzobispado, a cargo del Cardenal Mario Aurelio Poli. ¡Sacramentos no, pero sí pedido de plata! ¿Puede «pagarse» por un servicio que ni siquiera se brinda?. ¿Es el modo de Poli, de ser Iglesia en salida, para llegar a un alto próximo puesto en la Curia Vaticana; como se afirma con insistencia?.

7 comentarios en “Me cuentan de Argentina
  1. O sea y dicho en román paladino: otra mierda argentina más y ya he perdido la cuenta de los que van.En cuanto a que Poli sea llamado a la curia, no sé nada, salvo que cerca de treinta cardenales han presentado su renuncia (muchos de ellos curiales) y aquí no se mueve nada, pues lo de Baldisseri ya estaba anunciado.Y hay purpurados de 1941 y 1942 que siguen en sus puestos, rozando ya los ochenta o los setenta y nueve.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *