PUBLICIDAD

Más sobre los panes y los peces

Comentarios
8 comentarios en “Más sobre los panes y los peces
  1. El siglo XIX fue el siglo del ateísmo, en el que los científicos metieron la pata hasta el fondo, hasta el punto de decir (Kelvin) que en física ya estaba todo o casi todo descubierto. Algunos pseudoteólgos se creyeron semejante estupidez e intentaron “explicar” los milagros en función de la física de Newton y Laplace. Pero el hecho, atestiguado infinidad de veces a lo largo de la historia, es que los milagros existen, aunque, por supuesto, como le dice Abrahán a Epulón: “Si no creen a Moisés y a los profetas, aunque resuciten los muertos, tampoco creerán”.

    1. Por eso,ese gigante del saber que fue Etienne Gilson recomendaba, con fina ironía, un paseo periódico por el cementerio de las teorías científicas tenidas en su día por inapelables.El profesor Vintila Horia siempre sostuvo que la mayor revolución ocurrida en el siglo XX no fue ninguna de las muchas de cariz político que sucedieron,sino la Cuántica.De una tacada,trituró todo el orgullo determinista de siglos anteriores,reduciéndolo a cenizas.Tristemente,la Iglesia,-lejos de usar la inesperada baza que llegaba a sus manos-,se enrocó en el modernismo,hijo bastardo de ese determinismo ya estoqueado y muerto.

  2. Lo que sucede, a mi entender, es que los relatos de milagros suelen ser detallistas respecto a lo que hizo el Señor para obrarlos. En cambio en este de la multiplicación de panes y peces no se dice prácticamente nada al respecto.

  3. Si el misero,de su arenque,
    debió encima compartir.
    Y el rico,en su buen vivir,
    no reparó en el enclenque.
    ..,
    con ser los míseros tantos,
    y ser los ricos tan pocos,…,
    ¡o compartieron los mocos;
    o raspas,
    y pétreos cantos…!
    De cinco panes partidos,
    y otros peces no muy grandes…,
    mal cumplidas van las hambres
    de tantos miles reunidos…
    Mas el capo, feroz brama reivindicando el ayuno;
    y argumentaque a ninguno
    faltó ni miga, ni escama…
    ¿Y los cestos de las sobras?
    Fueron de cardos burreros;
    que, con tener pinchos fieros,
    aun ni con hambre se cobran…
    Concluyendo:Que el milagro
    fue estar, con raspas,repletos
    tantos miles de sujetos;
    cuando tan ralo fue el magro…

  4. Antes he comentado la falta de interés por dar a conocer el milagro de Olivenza.

    Pero no es sólo la falta de interés es que incluso se apuntan muchos a la costumbre de racionalizarlo todo y buscar pruebas donde no las puede haber, salvo los relatos de los testigos. Esto es algo que se ha venido haciendo desde el siglo XIX y debo decir que con mayor ahínco por parte de los protestantes. Tal vez el ejemplo más paradigmático sea encontrar el lugar del cruce del mar Rojo.

    El otro día encontré un texto, donde se explica muy bien lo que quería decir S. Pío X, cuando condenó el modernismo. Todas estas disquisiciones seudocientíficas sobre lo que se cuenta en la Biblia, entiendo que se podrían englobar en esa corriente modernista, tan funesta para la Iglesia.

    El artículo en cuestión, que no es de un religioso, explica muy claramente en qué consiste el modernismo y en esencia consiste en hacer una moral personal, de modo que sea real lo que yo digo que es y sea pecado lo que yo considere así.

    (Si a alguien le interesa, que lo diga y busco el enlace)

    Por tanto un milagro lo es cuando yo diga que lo es y no antes. Pero como hay relatos fidelignos, busco explicaciones científicas para despojar al hecho de su dimensión sobrenatural.

    Y uno de los milagros más ‘trabajados’ es este de la multiplicación, porque si se desmonta, se tiene avanzado un gran trecho para desmontar la Eucaristía, que es lo realmente importante.

    1. Sin duda,mejor comidos
      en mesa,plato y mantel
      los pupilillos de aquel
      Domine Cabra reunidos.
      Que aunque siquiera cataban
      por sus bocas Sacramento,
      al no ser ni un mil,ni un ciento,
      por completo no ayunaban.
      Y es que de cinco canteros ,
      y de otras tantas mojamas,
      ni a miga suelta, ni a escama
      tocaron,si compartieron…
      Cuando lo que hay es escaso,
      la multitud que comparte,
      por mucho que ponga arte,
      ni llena el plato ni el vaso.
      Y si Dios no da incremento,
      viene a parar tal bobada
      en que a todos toque…¡ nada!;
      y el comer reste en Memento…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *