PUBLICIDAD

Más sobre lo de Álóra (Malaga)

|

El obispado ha publicado una nota sobre los hechos en la que expone la doctrina de la Iglesia. Y enseguida.

Pues bien por el obispado y seguro que por su obispo que esos comunicados no se hacen sin su conocimiento ni contra su voluntad.

Muy importante el que el sacerdote transgresor haya pedido perdón por su conducta. Esperemos que con propósito de la enmienda.

Y debemos señalar otra circunstancia que creo también muy importante. El párroco de Álora, como ya  otros muchos, lo ha experimentado en sus propias carnes. Dolorosamente. Hoy, gracias a internet, todo se sabe y de modo inmediato. Y profanaciones, sacrilegios. herejías y hasta simples estupideces, quedan a la vista de todos. Ciertamente señalado el protagonista, pero también el obispo diocesano, el superior religioso, las Congregaciones romanas y  hasta el mismísimo si fuere el caso.

Pues bueno es que lo sepan

https://www.diocesismalaga.es/pagina-de-inicio/2014051310/sobre-la-mal-llamada-concelebracion-eucaristica-ecumenica-en-alora/

Y del cura, una vez que pidió perdón, creo que se debe decir/decirle algo más. Lo óptimo sería que el  perdón se debiera al reconocimiento de su mala actuación con el arrepentimiento consiguiente. Personalmente lo dudo, creo más bien en sus pésimas ideas o en su estupidez mayúscula. Vamos, que es malo o idiota. Y que el perdón se ha debido a la bronca del obispo o al miedo por el follón que armó. Pero fuera lo que fuese debemos concederle el perdón pedido como si fuere sincero. Aunque, si el es un memo, el obispo y nosotros no debemos  serlo. Y una y no más, Santo Tomás.  Has quedado bajo sospecha. De ti depende que no se confirme.

 

23 comentarios en “Más sobre lo de Álóra (Malaga)
  1. Una provocación más de las tantas que a diario nos suministran los interconfesionales gnósticos descatolizados para ablandarnos como se demuestra en este hecho.
    ¿Quién nos puede asegurar que no ha sido un acto interconfesional sugerido de más arriba? ¿Una mera ocurrencia de un tal Juan de Jesús? Por muy falto de formación- ¿no reformado ni deformado? – que esté el clérigo de este caso, si profesa de sacerdote católico sabe que la susodicha curesa concelebrante no tiene la misma FE Católica de nuestra Religión Católica. Y entonces ¿Es la curesa concelebrante la que tiene la fe auténtica y el cura presuntamente católico participa de la fe de la curesa? ¿O es la prueba modo masonista que se pide para ascender a mayores responsabilidades como interconfesional oficial sin embozo?
    ¡Gestos irreflexivos hasta de un papa-obispo de Roma, aduce quien se presenta de «cuervo negro» en un lenguaje relativizado de buenista masonizado. No referido a la coexistencia pacífica, sino a la Doctrina de Fe de la Religión Católica en la que el cura concelebrante con señora adjunta, a-católica necesariamente si se pone y presenta de concelebrante en templo católico en la Liturgia del Sacramento del Altar y Comunión que Lutero claificó brutalmente de magia de papistas (prevaticanistas).
    Se cuestiona en realidad el hecho de la que llamamos transubstanciación que tan bellísimamente cantaron en poemas católicos Santo Tomás de Aquino o San Buenaventura y musicaron maravillosos compositores (oh Panis angelicus , Pange lingua, Tantum ergo…) y que a la vista de cómo proceden tantos clérigos sobre la faz de la tierra sin correctivos más que invocar el derecho canónico, que por cierto los de la Curia bergogliana ignoran cuando les viene en gana o se tercia por conveniencia autocrática como en el espectacular roto de la Túnca Sagrada en el sínodo-miniConcilio amazonita; o se hace llamdita de atención en causa del escándalo posible de gente aún solamente católica y por lo mismo ignorantona a la que no conviene espantar todavía para no quedarse sin grey que los sustente.
    ¿Hubo transubstanciación del Cuerpo humano de Cristo a Persona Divina desde el momento mismo de su encarnación? Es la pregunta fundamental. ¿Hay transubstanciación del pan y el vino en Cuerpo y Sangre de Jesucristo aunque químicamente la naturaleza del pan y vino no desaparezca pero que se transubstancian en su Cuerp y en su Sangre, Alma y Divinidad con el que físicamente nos ponemos en Comunión, unión-común con Cristo que nos pone en contacto con el Paráclito Dios Santificador en este mundo ? ¿Es magia o es realidad de FE revelada?
    Lastimosa, y evasiva en sentido elusivo escogitado, la declaración de la oficina episcopal malagueña.
    No queda en esta ocasión de tamaña tropelía, el obispo concernido, con el brillo y esplendor solamente católico de la Religión única vedadera de la Iglesia de Cristo en la que fue consagrado en el Sacramento del Orden Sagrado como liturgo sacerdote de Cristo y sacerdote liturgo obispo sucesor de los Apóstoles, pese a su actividad eclesiástica al participar en asambleas sinodales: sobre los laicos (1987); sobre la formación sacerdotal (1990); para Europa (1991); para África (1994); sobre la vida consagrada (1994); para el Líbano (1995). Y pese a publicaciones, colaboraciones y artículos sobre temas sinodales y dado diversas conferencias sobre estos temas. Y pese a su ciencia de doctor en «Teología Dogmática» en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma con una tesis sobre el análisis de la revista “Concilium” que parece haberle dejado comprensivo la dicha revista de sabios proconciliares vaticanistas tendentes a la ruptura y querencia hansküniana de los bolonios, suponiéndose que está bien enterado del amplio alegato rupturista del entonces todavía sacerdote filipino de base Tagle en la Historia del Concilio.
    Ha acompañado al Papa en tres viajes apostólicos a África: Costa de Marfil (1990), Angola (1992) y Uganda (1993).
    Esperemos que nuestros obispos ordenados en la Religión Católica además de prudentes, comprensivos y misericordios estén en la salvaguarda de La FE Católica y en el brillo y esplendor del contenido de la Liturgia Sacramental Católica de su contenido sacral además del ritual consecuente y significante que es la razón de ser de la Religión Católica y que ninguna reforma, recambio o deforma pueden alterar con pasos paulatinos de provocación manifiesta conducentes a incorporar a la Liturgia Sacramental a mujeres por la vía del diaconado femenino que como tales diáconoas puedan concelebrar aunque no sean ordenadas de presbíteras oficiales como curas-pastoras interonfesionales.
    Los experimentos con gaseosa. Ya es sabido que lo que no es Tradición es plagio. Mucho es de temer que irán in crescendo provocaciones y plagios ladinos.

  2. Llama la atención, además, que el Obispado no publicase su nota hasta ayer día 5, casualmente, el mismo día que Infovaticana publicó la noticia, a pesar de que el sacrilegio tuvo lugar el día 1.

  3. La formación dice mucho en los seminarios, los estudios de los cánones, peor, la liturgia, pésima. En doctrina teológica, ni puta idea, porque este señor cura párroco en lo que concierne a dos sacramentos, Orden y Eucaristía vemos lo que ha hecho. En cuanto a la moral, el escándalo ocasionado a sus feligreses encomendados. Su Obispo, debería haber expedido un Monitum a él y al antiguo Santo Oficio, que es el competente en este asunto!. Según marca el código. No sólo basta con pedir perdón, el primer paso es sacarlo de la cura de almas a él encomendadas por atrevida ignorancia o por dolo si es el caso.

  4. El comunicado del Obispado de Málaga es decepcionante y la postura del párroco de Álora, aún más. El sacerdote pide perdón por la confusión causada, pero no por el hecho sacrílego en sí. Igualmente la Diócesis da mucha más importancia al escándalo que al sacrilegio y no va a reconciliar litúrgicamente el templo profanado ni va a abrir proceso canónico al cura.

    En realidad, este sacrilegio excede las competencias del Obispo de Málaga; es uno de los DELITOS más graves contra la Santísima Eucaristía y está reservado a la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe:

    “ Art. 3 § 1. Los delitos más graves contra la santidad del augustísimo Sacrificio y sacramento de la Eucaristía reservados al juicio de la Congregación para la Doctrina de la Fe son:

    (…)

    4º La concelebración del Sacrificio Eucarístico prohibida por el can. 908 del Código de Derecho Canónico y por el can. 702 del Código de Cánones de las Iglesias Orientales, de la que se trata en el can. 1365 del Código de Derecho Canónico y en el can. 1440 del Código de Cánones de las Iglesias Orientales, con ministros de las comunidades eclesiales que no tienen la sucesión apostólica y no reconocen la dignidad sacramental de la ordenación sacerdotal.”

    http://www.vatican.va/resources/resources_norme_sp.html

  5. Suelo estar de acuerdo con usted don Francisco, en muchas de sus apreciaciones. Pero esta vez no. ¿qué es eso de que el perdón lo debemos conceder? ¿por el simple hecho de pedirlo? Ni siquiera el propio Dios hace eso. Porque según la Iglesia Católica (cuerpo místico del propio Dios, en su segunda persona, Cristo) no hace eso. Para perdonar es necesario que el que ha cometido pecado o una falta, cumpla una serie de condiciones, a saber: examen de conciencia, dolor de los pecados, arrepentimiento, petición de perdón, compromiso de no volverlo hacer y reparación del daño cometido. Sólo entonces se admite el perdón y se da la absolución y se impone una penitencia. Y yo le pregunto a usted, que está mucho más y mejor informado que yo: ¿de todas estas cosas qué ha cumplido el susodicho? Y, es suficiente. Pues si sólo ha cumplido lo de pedir perdón, así, sin más, pues no es suficiente. Es más, es del todo insuficiente.

  6. Lo siento pero discrepo enormemente. La nota del obispado es una vergüenza. Sorprende que los fieles nos tragemos este tipo de disculpas politicamente correctas al aso. Lo sucedido es gravísimo, incluyendo profanación y sacrilegios públicos con dos sacramentos, delorden y de la Eucaristía.
    Hablar de sentir la confusión es de una liviandad que da pena, mucha pena. Por lo que se calla, que acaba confundiendo todavía más a los fieles, al hacer liviano unos pecados públicos gravísimos. Profanación y sacrilegio, y obviamente escándalo.
    Ese tipo de pecados en público requieren ceremonias específicas de reparación y sin duda el cese inmediato del tal sacerdote, que no es creíble que actuara sin conocimiento celebrando una Santa Misa. Eso no cabe en cabeza humana.

    De nuevo, los mismos Obispos sólo quieren salir del paso sin sentido sobrenatural y además provocando ellos mismos más confusión al hacer parecer que una cosa de una gravedad inusitada, se arregla con un disculpilla liviana destinada a salvar la cara pero no la sana doctrina y la santidad del altar.

    En serio que este tema no puede quedar así, porque será peor

  7. La nota diocesana es paupérrima. Recuerda vagamente la doctrina eclesial. Dice que el cura ha pedido perdón por el escándalo…, aunque creo que debería pedir perdón por lo realizado que ya de por sí está mal y no por el escándalo. No se le impone sanción alguna a ese párroco. Todo parece una chiquillida y aquí paz y después gloria. ¡LA nadedad del ser! Inane no es sólo Blázquez, también lo son otros.

  8. Por favor, no hagamos leña del árbol caído. Lo que ha hecho está muy mal, pero no creo que refleje una maldad personal sino las desgraciadas carencias en la formación del clero y los múltiples malos ejemplos recibidos, con gestos muy ambiguos a veces en las más altas instancias. Conocí a Juan de Jesús hace muchos años y perdí el contacto con él. Es de muy buen corazón y quizá ha confundido su deseo de acogida personal con un gesto que ha resultado ser como mínimo ambiguo. Por poner un paralelo, es como el beso de Juan Pablo II al Corán, no creo que el Papa estuviera reconociendo el carácter revelado del Islam, los documentos oficiales de su pontificado, especialmente la Dominus Iesu, así lo manifiestan, sino que en un gesto creo que espontáneo e irreflexivo con el beso intentaba mostrar afecto a los miembros del islam. Afecto exigido por nuestra fe que nos pide amor incluso al enemigo. Si Juan de Jesús acepta con humildad la corrección, con su buen corazón, seguro que se abre a la verdad en este asunto y busca formarse mejor.

    1. que se limite a seguir las rúbricas del Misal, es muy sencillo, ya que es tan buen chico y el problema es de la formación recibida…

    2. No es posible que el tal sacerdote haya caído un ningún error. Muchas personas van de buenas pero la soberbia les tiene el corazón inundado. Todo sacerdote sabe perfectamente que subir al altar a una señora disfrazada de sacerdotisa para «concelebrar» es una provocación que solo se puede hacer desde la ideología más marcada. Y todos saben perfectamente que eso está señalado com profanación y sacrilegio, o cuasi sacrilegio por simulación de sacramento. Pecados graves gravísimos allí donde los haya señalados en el Magisterio y que todos los sacerdotes conocen. Otra cosa es que se opongan y por soberbia pura se atrevan a cometerlos, en abierta rebeldía.

      No es creíble esa «bondad» hermano. No es posible, de ninguna de las maneras. El sacerdote debería ser suspendido de inmediato en público.

    3. Y la «señora» en cuestión, ¿es católica?
      ¿No tiene la más mínima formación religiosa para saber QUE ESO ERA UNA ABERRACIÓN LITÚRGICA…?
      MAL POR LA SEÑORA, PERO PEOR POR EL CURA.

      1. Lo de que la formación del clero es deficientisima,es totalmente cierto.
        Muchos curas no pueden dar lo que sencillamente no tienen.
        En este caso,por no tener, no tiene ni seso.
        Cuándo se van a enterar de que hoy todo se sabe y da la vuelta al mundo en pocas horas como mucho?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *