PUBLICIDAD

Más sobre la marcha de Palma de las Hermanitas de los Pobres

Comentarios
7 comentarios en “Más sobre la marcha de Palma de las Hermanitas de los Pobres
  1. Yo viví en Mëxico tres años y allí, la Iglesia, que por razones históricas ya no tenía estas obras, se dedicaba totalmente a la evangelización y la proclamación de la fe. La verdad es que allí, con todos los defectos que hay allí, no voy a idealizar aquello, la Iglesia es mas dinámica y misionera y la gente, también el clero, tiene mucha más fe. Todas estas obras lo que hacen es sujetarnos mucho al suelo y no ir a Dios. Puede sonar un poco bestia pero esa es la dirección que debe llevar la Iglesia en España. Ya sé que la historia y la situación de España no es la de México, pero yo he podido comparar y me quedo con la Iglesia de allí. También hay herejes y caraduras y una situación social muy difícil, no quiero idealizar nada, pero la Iglesia es más dinámica y evangelizadora.

  2. La Iglesia debe prescindir de manera digna de todas esas obras de caridad que tuvieron su razón de ser en las situaciones vividas en otras épocas y centrarse en reconstruir al hombre por dentro, de llevar a las personas a Dios, de evangelizar esta sociedad desde cero, quizá prescindiendo de Roma, dadas las orientaciones que de allí están saliendo. Si no lo hace así, me temo que el futuro de la Iglesia en esta sociedad y de la sociedad misma será bastante oscuro.

  3. Las hermanitas tendrán que cerrar esta residencia porque no encontrarán ninguna empresa que quiera continuar con su labor caritativa. Cuanto antes lo hagan más dinero se ahorrarán. El problema será grave para Mallorca porque esos que dilapidan dinero en quitar tumbas como sucede en Sevilla tendrán que hacer frente a aquellos que «no reciben ninguna subvención pública y con las módicas pensiones de los residentes no alcanzan siquiera para pagar al personal asalariado». En el resto de casas que tienen las hermanitas tendrán que ir negociando con las diferentes administraciones subvenciones que cubran los costes del pago del personal porque sino son ellas las que financian la locura del gasto público.

  4. Si no hay vocaciones (por el momento) la Iglesia debe hacerse cargo del mantenimiento de sus obras de caridad en espera de los planes de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *