PUBLICIDAD

Más sobre la azotea de Sevilla

|

Contado por un testigo presencial:

Al hilo de la misa de la azotea en Sevilla

Aunque estemos ya en el Lunes Santo, no puedo ni quiero evitar cerrar lo vivido ayer, Domingo de Ramos. Me siento indignado, triste, indefenso, avasallado, utilizado,… y quizá en todo este proceso pascual la historia se repite y serían más o menos los sentimientos que el mismo Jesús debía estar viviendo por estos tiempos, cuando en unos días pasa del “Hosanna” al “Crucifícale”. Hace una semana éramos para los medios de comunicación referente por celebrar la Eucaristía en nuestra azotea y estar cerca de nuestra gente, pero una semana después pasamos a ser los delincuentes. Así lo hemos visto y escuchado en todos los medios que se han ido haciendo eco de la noticia sin preguntarnos directamente a nosotros. Parece ser que quien tuvo la avidez necesaria para ser la primera en acudir a buscar nueva carroña mediática, fue una periodista de ABC Sevilla, que con un titular tan sensacionalista como dañino, decía que “la policía desmantela una misa en la azotea de una iglesia en Triana”, titular y noticia que fueron corrigiendo en su edición digital a medida que iba pasando la tarde, pero que por ejemplo en su perfil de Facebook ni se han preocupado aún de hacerlo. Se decía que estábamos incumpliendo la normativa vigente, lo cual unido al concepto de “desmantelar” daba más idea de una banda de narcotraficantes o una red de prostitución. El artículo no hay por dónde cogerlo. Dicha crónica parece más de una hoja informativa escrita por cualquier estudiante de periodismo que busca ganar puntos. ¡Vaya nivel! ¡Qué triste! Y, evidentemente, de ahí fueron bebiendo los demás medios sin llegar a preguntarnos a nosotros ni informarse como tenían que haber hecho. Eso explica que se presentaran en nuestra casa tres unidades de la policía municipal y hasta una de la policía nacional, que no sé si pasó por allí por casualidad o al clamor organizado por los abucheos y la cacerolada que en lugar de aplausos en este caso se llevaron las fuerzas del orden público, de lo cual no me siento orgulloso para nada, porque son actitudes que nada tienen que ver con lo que predicamos e intentamos vivir, pero en estos tiempos que corren, son las actitudes que ellos mismos provocan, sin pretender justificarlos, repito.
La denuncia que la policía municipal nos puso a los ocho miembros de esta comunidad de misioneros paúles que estábamos celebrando la Eucaristía dice que es por “desobediencia a la autoridad” y “asistir a una misa”. ¡¿Cómo se sentiría cualquier familia si cuando están en un momento familiar importante para ellos, compartiéndolo con sus vecinos, y en su propia casa, de pronto giran la cabeza y se encuentran con miembros de la policía municipal, a los que evidentemente se les abrió la puerta de la casa, pero se metieron hasta la cocina, literalmente hablando, y subieron a nuestra azotea sin dejar ni siquiera que se avisara a los dueños de la casa para que bajáramos a hablar con ellos?! La cara se les cambió cuando nos pidieron los DNI y les dijimos que teníamos que ir a nuestra habitación a buscarlos, porque dentro de nuestra casa normalmente no necesitamos ir documentados. Quizá el problema es que ellos ya venían alertados y pensando, como falsamente se ha dicho en los medios de comunicación, que allí había fieles de la calle. Ésa habría sido la ocasión para corregir, pero… no fue así y “nos empapelaron” a los ocho. Sinceramente, en este momento no es lo que más me preocupa, porque no creo que llegue a nada, ya que ellos mismos vieron que no estaban actuando correctamente.
Yo creo que ayer aprendí lo que significa “estado de alarma”, pero también creo que ellos aprendieron que en Pagés del Corro 180, en el barrio de Triana, en Sevilla, vive una familia, una comunidad, que no es precisamente una comunidad de vecinos, sino una comunidad religiosa, y que no estamos en esta casa como en una residencia, sino que es nuestra propia casa. La normativa vigente y su ampliación posterior habla de las azoteas de las comunidades de vecinos, pero si nos prohíben estar juntos en la azotea de nuestra casa, tendrían que prohibirnos también comer juntos, rezar juntos en la capilla o ver la tele juntos, tendrían que prohibirnos ser familia, aunque un poco numerosa, o mejor que se enteren antes y que se informen bien antes de actuar, que no se dejen llevar por el miedo a cuatro vecinos, que por otra parte son minoría, y que con su llamada consiguieron tal despliegue de fuerzas de seguridad para controlar una situación que con una simple visita o llamada se habría podido parar y no habría llegado donde ha llegado. Un poco desproporcionado todo, ¿no? Incluso tuvo su punto gracioso cuando el jefe apeló a una normativa del Arzobispado de Sevilla para este tiempo, como si ahora la policía municipal de Sevilla se tuviera que dedicar a hacer cumplir la normativa del Arzobispado, la cual prohíbe la concentración de fieles, pero a mí en mi casa no me puede prohibir que celebre la Eucaristía con mi comunidad. Además, sin entender que nosotros somos una sociedad de vida apostólica y derecho pontificio, y que eso quiere decir que, de puertas para dentro, no tenemos que rendir cuentas a ningún obispo de lo que hacemos o dejamos de hacer.
En medio de todo esto y sin bajar a más detalles, me quedo con el apoyo de los vecinos que desde sus balcones celebraban con nosotros la Eucaristía, pero me quedo también con que somos capaces de respetar cualquier tipo de fiesta musical, bingos, procesiones por los tendederos, tamborradas,… pero una misa no. Me quedo con la solidaridad y el aplauso de las 20.00 h cuando volvimos a salir, como cada tarde, a aplaudir a los auténticos héroes de estos días, y a dedicarles a nuestros vecinos alguna canción que levantara el ánimo; pero me quedo también con las posturas intransigentes y de abuso de autoridad que siguen aflorando porque… en todos los sitios hay de todo. Me quedo con que esta tarde volveré a celebrar la Eucaristía con mi comunidad y quienes nos sigan a través de las redes sociales, pero me quedo también con que muchos vecinos nuestros, esos mayores por los que tanto nos preocupamos y queremos cuidar y que no tienen otro consuelo que aferrarse a su fe y que no entienden de Facebook ni de redes sociales, esos nuestros mayores se quedarán sin la posibilidad de la Eucaristía desde su iglesia vecina, en la que toda la vida han profesado su fe. En fin… necesitaba y creo que debía hacerlo. Perdón si a alguien he podido ofender, pero… ¡ESTOY EN MI CASA! Seguiremos confinados y viviendo este tiempo como tiempo de Dios… como tiempo de ESPERANZA. ¡Que la procesión vaya por dentro!

33 comentarios en “Más sobre la azotea de Sevilla
  1. En esta dictadura comunista bolivariana que «nos hemos dado» con nustros votos, NO CON EL MÍO, DESDE LUEGO, ni siquiera los comunistas se han atrevido a prohibir las Misas…
    Pero la «jerarquía eclesiástica», con OMELLA a la cabeza, ha ido más lejos, en su afán por «agradar» al desgobierno y cerrado todos los Templos.
    Conozco el caso de un sacerdote que seguía ceelbrando Misas, y a quien llamó el Vicario de su Diócesis para decirle que si seguía «desobedeciendo», le iba a SUSPENDER A DIVINIS, pena canónica que creo ya ha desaparecido del código de derecho canónico… (Agradeceré la precisión de algúnilustre canonista de los que frecuentan esta Web, la mejor y más leida de España, sin duda alguna).
    En resumen, veamos que dice la legislación comunista:
    REAL DECRETO 463/2020, DE 14 DE MARZO, BOE DEL MISMO DÍA:
    «Artículo 11. Medidas de contención en relación con los lugares de culto y con las ceremonias civiles y religiosas.
    La asistencia a los lugares de culto y a las ceremonias civils y religiosas, inluidas las fúnebres, se condicionarán a a la adopción de medidas organizativas consistentes en evitar aglomeraciones de personas, en función de las dimensiones y características de los lugares, de tal manera que se garantice a los asistentes LA POSIBILIDAD DE RSPETAR LA DISTANCIA ENTRE ELLOS DE, AL MENOS UN METRO».
    Más claro, agua.

  2. Señor Markus usted sueña y ve visiones hasta despierto. Yo creía que los falangistas se habían pasado hace años ya al Psoe : B. W, V, M, etc Si no adivina a quienes me refiero , cuando le vea se lo diré al oido. Hay muchos.

  3. Evidentemente, esta actuación de los cuerpos y fuerzas de seguridad es denunciable. Ya lo han denunciado públicamente con esa carta, ahora solo queda que lo denuncien ante la justicia. A este gobierno se le tiene que caer el pelo por abusar del estado de alarma y convertirlo, a todas luces, en estado de excepción. Espero que expedienten a estos policías, es lo menos.

  4. ¿Y aprenderán nuestros obispos que esto no va de broma? «…Finalmente vinieron a por mí, pero ya era demasiado tarde»( Burke). Si la mayoría de ellos cierran los templos siendo sus propios carceleros ¿qué van a esperar de los demás?

    1. Más que estado de alarma es un estado alarmante. Conculcan derechos fundamentales,abusan de las porras.No hay héroes que valga en esta pandemia , los médicos y personal sanitario están para eso ya que cobran ,mérito tienen ya que son como soldados que van a la guerra a pecho descubierto.Miren ustedes por donde ,los recortes de Sanidad no han llevado al colapso sanitario.Pero al final la vida y la vidorra de los de siempre seguirá igual. Héroes y mártires son los muertos por el virus y sus deudos.Que venga a nosotros el Reinado de Dios y nos libre de todo mal.Amen.

  5. todos los comentarios son muy acertados, pero esta es la jerarquia que tenemos, que no la iglesia de Cristo; la cobardia y la negación de pedro, es lo más consecuente. tiempos de proclamar la fe nos apremian, pues nuestros doctos fariseos harian con Cristo lo mismo, con tal de seguir con la mamandurria y sus filacterias. A empezar a tomar ejemplo de los regimenes totalitarios.

  6. Desconocía que todos los participantes en aquella misa residían en la misma vivienda, por lo que ruego excusa. Y siendo así, me parece incoherente prohibir la celebración eucarística, ya que entre cohabitantes estamos juntos y nos reunimos, y eso supuestamente no lo tenemos prohibido.

  7. Yo creo q esa comunidad debería de presentar una denuncia contra esos agentes por allanamiento de morada , añadiendo el agravante de persecución a los sentimientos religiosos e irresponsabilidad manifiesta,por no informarse antes de actuar y hacer solamente caso a una periodista de tres al cuarto con ansias de notariedad y mucha escasez de profesionalidad.Si eso me ocurre a mí en mi casa ,no tardó ni diez minutos en presentar la correspondiente denuncia para q los empapelados fueran esos agentes irresponsables y chapuceros

    1. Uy, no lo harán. Entre otras cosas porque si se les ocurriera hacerlo, al ajenjo le faltaría tiempo para obligarles a retirarla. No es él muy amigo de recurrir a la justicia humana – y por consiguiente, de los derechos fundamentales – A menos que sea para reclamar propiedades y dineros para la institución.

  8. El lío vino porque los paúles pusieron megáfonos para que los vecinos pudieran seguir la Misa desde los balcones; ¿tiene lógica? ¿No es mejor seguirla por televisión ante la imposibilidad de asistir en persona?

    Creo que los paúles actuaron con buena voluntad, pero no estuvieron acertados.

    1. Y que pasa con los megáfonos ? Desde mi ventana todos los días sobre las ocho de la tardec oigo altavoces cantando el » resistiré» el «cumpleaños feliz» y hasta el himno regional …y eso tiene lógica ? Que parezca una verbena ? Y no veo a ningún policía subir a los pisos a llamar la atención y ,mucho menos a denunciar ….por qué eso sí y la Santa M isa no ? .Quien no quiera oírla q no abra las ventanas.

        1. Hermenegildo, estoy de acuerdo contigo, pero para cantar y berrear otro tipo de cosas se utilizan megáfonos a veces en las azoteas, terrazas y balcones, y de eso nadie dice nada y las autoridades no lo prohiben. Entonces no tiene sentido que se pretenda prohibir el uso de esos aparatos para la misa.

        2. Un poquito de comprensión lectora,please, Yo creo que aquí NADIE comparó la santa misa con esa verbena ,simplemente se compara la utilización de unos megáfonos que para una cosa
          se permiten y para otra no..

  9. La periodista que escribió el presunto suceso no es una novata, por lo que la metedura de pata es más grave al no informarse mejor. Suele publicar sobre noticias en el ámbito judicial en ABC de Sevilla. No me esperaba esta «noticia» de ella.

  10. Y digo yo
    ¿Desde cuándo las fuerzas armadas y/o de seguridad tienen derecho a asaltar lugares sagrados?

    Porque lo más grave de todo esto no es que la policía impida celebrar la misa como pasó el viernes en Cádiz, lo más grave es que eso es una verdadera profanación del lugar sagrado y con el agravante de ser durante un acto sagrado. Estamos ante unos profanadores en toda regla, y no ante policías

    1. Pero es que ya no hay sentido de lo sagrado ni entre muchos sacerdotes y fieles, como para pedírselo a unos policías, en su gran mayoría, ateos o tan anticristianos como lo es en general la sociedad.

    2. ¿Sabe desde cuándo?
      La respuesta es sencillísima. Desde que la jerarquía de la Iglesia permitió que se profanara la tumba de francisco Franco en la Santa Basílica del Valle de los Caídos. La tumba y el lugar sagrado. Se callaron como… bueno, no sólo, autorizaron el desafuero.
      A partir de ese momento se abrió la veda. Ya no hay derecho para oponerse. ¿Qué creen? ¿Que no tendría consecuencias? ¡Cuánto majadero!

      1. No, no Antes.
        Desde que el matemático cardenal justificó el asalto, tetas fuera, de la Maestre a la capilla de la Complutense como una chiquillada.

        1. Markus,eso que dices no es verdad y si lo fuera … a ti que te importa !
          Lo que si es cierto es q de vez en cuando se cuela algún troll de izmierda ( perdón,de izquierda ) como tu

  11. Jo. El que inventó lo de «Iglesia en salida», igual pronosticaba la huida por miedo y cobardía llegado el peligro; sobre todo en las altas jerarquías, porque los sacerdotes y religiosos de bajo rango son los que están en hospitales, morgues y bendiciendo desde el tejado y en las calles para consolar y salvar vidas, sobre todo la vida espiritual, la vida del alma.

  12. La sensación que tengo, según pasan los días, es la de una «Iglesia no esencial», por utilizar el mismo término que usa el gobierno de España. Este atropello de los padres paúles de Sevilla es una muestra de esto que digo. Para la inmensa mayoría de la gente la Iglesia y sus cosas son algo prescindible, algo no esencial. La cuestión es cómo se lo vamos a explicar a los fieles cuando todo esto acabe. Iglesia en salida, en salir huyendo, como el pastor asalariado cuando ve venir el lobo. Por supuesto, hay muchos ejemplos de sacerdotes y fieles que se sobreponen al miedo y han salido de verdad a salvar almas para Dios, pero no son la mayoría. Muchas misas en las redes y muchos materiales por internet cuando la inmensa mayoría de los fieles no manejan estos medios. Nos hemos dejado embaucar por el mundo y el resultado es una Iglesia miedosa y escondida no sea que nos echen la culpa de propagar el contagio y sus muertos.

  13. El problema no es que quienes han expandido en la Iglesia de estos últimos años tanto tópico sin sentido no sólo están en huída sino en derribo o desaparición, menos mal que abundan, gracias a Dios, sacerdotes que, con una diversidad de medios que van de la pobreza a la imaginación, siguen en la brecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *