PUBLICIDAD

Más sobre el encuentro Summorum Pontificum Andalucía en Montilla

|

FOTO GRUPO I ENCUENTRO SP MONTILLA

Os dejo la crónica de Una Voce Sevilla con abundante información gráfica.

http://www.unavocesevilla.com/cronica-fotografias-y-video-i-encuentro-summorum-pontificum-andalucia/

Es exultante y comprendo que lo sea tras un largo periplo de incomprensiones y obstáculos. Pienso que en gran parte superados. Algún comentarista ha aludido en la entrada anterior a que todavía subsisten recelos episcopales en algunos lugares .Y cita incluso alguna prohibición reciente. De un pobre hombre que fue incapaz de regir su diócesis, a la que tuvo que renunciar, y al que el único arranque autoritario que se le conoce fue el de prohibir la misa tradicional. Tal vez para demostrar algo que ya conocíamos todos: la existencia de mentecatos mitrados.

La misa tradicional en España tiene un problema y pienso que ya no está, como estuvo, en la negativa episcopal. Aunque pueda quedar todavía algún caso de obstrucción mitral. Los católicos españoles, en su inmensa mayoría, no sienten la necesidad de esa misa. Que además desconocen. Me produjo siempre enorme admiración, y he dejado repetida constancia de ello, la dedicación de unos pocos, poquísimos, a mantener viva una misa que a casi todo el mundo le trae sin cuidado en España. No así en otras naciones como Francia, Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña…

Y eso es lo primero que tienen que conseguir los amantes del modo extraordinario: aumentar el número de seguidores de esa misa. Cosa que no es fácil en un catolicismo como el nuestro de escasísima formación. Y la misa tradicional la exige más que el modo ordinario. Hoy existe en nuestra patria más interés por ella entre el clero joven que entre los fieles. Sin duda por tener una formación de la que la gran mayoría de los seglares carece.

Es un gran error atribuir el afecto por la misa tradicional a la ancianidad y la nostalgia. Confirma mi tesis sobre la escasísima formación de nuestros católicos el hecho mismo de que se les privó de la misa que habían oído siempre y no hubo la menor protesta mientras que en Francia fue uno de los motivos principales para que algunos cientos de miles de fieles siguieran a monseñor Lefebvre.

La fotografía con la que ilustro esta entrada, de los participantes en la reunión de Montilla, es buena prueba de ello. Ahí apenas hay ancianos y la edad media de los asistentes es baja. Ese es en cambio uno de los puntos fuertes de la misa tradicional. Los asistentes tienen todavía muchos años por delante.

Han regresado de la ciudad cordobesa con ánimos reforzados y en la esperanza de un aumento de fieles, misas y lugares. No poco dependerá de ellos. Por mi parte pido a Dios que bendiga tanto esfuerzo sobre el que ya parece alumbrar un cierto optimismo. Sin duda aumentado por el afectuoso mensaje que les dirigió el obispo de Córdoba.

 

11 comentarios en “Más sobre el encuentro Summorum Pontificum Andalucía en Montilla
  1. La situación de la Misa de siempre en España es penosa por el absoluto abandono de los obispos en ese tema como en todo lo demás, y las celebraciones litúrgicas post conciliares igual. Yo vivo fuera de España pero vengo dos veces al año y vivo en el barrio de Salamanca cuando vengo, en este barrio no hay una Misa que se celebre que no este llena de abusos litúrgicos y que sea celebrada con dignidad, elevación y respeto. Todo el mundo pasea por la zona del altar (sacerdotes, mujeres y hombres ayudantes, etc.) y delante del Sagrario como Pedro por su casa, alguna vez rarisimamete un intento de inclinación de cabeza. Yo iba antes a la Iglesia de la Concepción, por ser la mas tranquila en ese aspecto, pero ahora se ha convertido como las otras en una plaza de mercado. Un desastre verdaderamente. Tristisimo. Quien puede creer viendo todo esto, que nuestros sacerdotes crean verdaderamente en la presencia REAL de CRISTO y que estos templos sean SU morada en la tierra? NADIE naturalmente.

  2. Yo estuve allí. Gracias, como siempre, blogger, por esta entrada y porque además acierta usted de pleno cuando dice que el hecho de que esta Misa no esté en España a la altura de otros países se debe a la «escasísima formación» del catolicismo español. Es así. El éxito de Montilla va a marcar el devenir de la Misa Tradicional en Andalucía y en España, a no dudarlo.

  3. Paco Pepe: es cierto que en España últimamente ha disminuido mucho la oposición frontal y directa a la Misa tradicional, pero eso no quiere decir que la forma extraordinaria se haya normalizado en nuestro país. Mucho clero le sigue haciendo el vacío, como si no existiera, y eso repercute bastante en los fieles más clericales, que no son pocos.

  4. Hace varias semanas estuve en un domingo una Santa Misa Tradicional en las Salesas en Madrid con 400 asistentes de media 20 años de edad (el sacerdote de 30 años y solo dos fieles ancianos) . He estado en Palencia un lunes en otra con 25 asistentes (solo una señora mayor) y media de edad de 35 años (el sacerdote de unos 40 años). Si vas en Francia o Alemania a alguna de estas Misas la media se mantiene en torno a los 20-25 años. Esto enfada cosa fina a progresaurios como el lluis, cuyas «celebraciones de la palabra» y banquetes de jesús» no logran atraer a media docena de ancianas que cojean angustiosamente al ir a comulgar en la mano.

  5. «La misa tradicional en España tiene un problema y pienso que ya no está, como estuvo, en la negativa episcopal. Aunque pueda quedar todavía algún caso de obstrucción mitral. Los católicos españoles, en su inmensa mayoría, no sienten la necesidad de esa misa. Que además desconocen. Me produjo siempre enorme admiración, y he dejado repetida constancia de ello, la dedicación de unos pocos, poquísimos, a mantener viva una misa que a casi todo el mundo le trae sin cuidado en España.»

    Es evidente, que Vd en sus opiniones, se mueve por intereses episcopales, porque de no ser así, estas declaraciones suyas son tan absurdas como inciertas y bien lo sabe Vd,
    Sr pájaro. Entiendo que defienda su cazuela a día de hoy, que no es la que era a día de ayer, esperemos que a día de mañana, Vd o recobre la cordura o por lo menos, deje de engañar a sus lectores

  6. «La misa tradicional en España tiene un problema y pienso que ya no está, como estuvo, en la negativa episcopal. Aunque pueda quedar todavía algún caso de obstrucción mitral. Los católicos españoles, en su inmensa mayoría, no sienten la necesidad de esa misa. Que además desconocen. Me produjo siempre enorme admiración, y he dejado repetida constancia de ello, la dedicación de unos pocos, poquísimos, a mantener viva una misa que a casi todo el mundo le trae sin cuidado en España.»

    Es evidente, que Vd en sus opiniones, se mueve por intereses episcopales, porque de no ser así, estas declaraciones suyas son tan absurdas como inciertas y bien lo sabe Vd,
    Sr pájaro. Entiendo que defienda su cazuela a día de hoy, que no es la que era a día de ayer, esperemos que a día de mañana, Vd o recobre la cordura o por limeños, deje de engañar a sus lectores

  7. Un centenar de fieles de toda Andalucia, unos cuantos frailes y cinco niños…según dice uno de los propios asistentes. Sr. de la Cigoña ¿Por qué estos números son una alegría (Andalucia mas de oco millones de habitantes) y los de la Ponti un fiasco?

  8. «Los católicos españoles, en su inmensa mayoría, no sienten la necesidad de esa misa. Que además desconocen.»

    Yo estoy llegando a la convicción que la defensa y promoción de la santa Misa tradicional es imperiosa sobre todo por los mismos sacerdotes. Más que por los fieles. En cuanto un sacerdote reciba una instrucción y celebre sus primeras Misas tradicionales, recobrará de nuevo el sentido sacerdotal que seguro le ocultaron en los años de seminario cuando se empeñaron en educar vedettes, animadores sociales y dirigentes sociales en vez de Sacerdotes de Jesucristo.

  9. ¿Habla usted con conocimiento de causa o la ignorancia es muy osada?
    Ni hubo quince niños ni una decena de religiosos. Además del celebrante, diácono y subdiácono, había un fraile confesando y dos más asistiendo en presbítero, es decir la mitad de lo que usted dice.
    Y los de la foto, entre los que me encuentro, no fuimos todos los asistentes, que sobrepasaron con creces el centenar porque la Basílica estaba llena, sino los miembros de las asociaciones participantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *