PUBLICIDAD

Más del 80% del clero de San Rafael disconforme con Taussig

|

 

Y  con los seglares debe ocurrir otro tanto:

«Los sacerdotes de San Rafael recuerdan a la Ejecutiva de la CEA que los fieles tienen derecho a comulgar en la boca»

Eso se parece mucho al odium plebis que era una causa de deposición de obispos.

Menudo éxito del personaje.

26 comentarios en “Más del 80% del clero de San Rafael disconforme con Taussig
  1. Dos iglesias: una Iglesia Verdadera, una iglesia falsa, un Cristo Verdadero, un cristo falso, un Evangelio Verdadero y un evangelio falso . Discernir cual es la Iglesia Verdadera y quedarse ella, aunque haya que ir a las catacumbas, porque el final es es el Cielo junto a Dios.

  2. Dando la comunión en la boca, con que el sacerdote se vuelva a lavar las manos después de cada comunión se elimina de un golpe tanto el peligro de infección que pueda haber por la comunión en la boca como el que pueda venir de las manos de los comulgantes, y sin necesidad de que les estén haciendo lavarse las manos mientras están en la fila para comulgar. Así que esa es otra razón más para volver a la disciplina de siglos que en mala hora se ha abandonado últimamente en muchas partes. Así que lo demás son excusas.

  3. Gracias por darnos este espacio. A muchos nos han bloqueado el acceso a la web de Obispado de San Rafael, y eliminado los comentarios que no están de acuerdo a sus posiciones. Las amenazas del Obispo a los líderes laico, y a multitud de Sacerdotes, ya son groseras. Incluso a los Padres de las casas del IVE los ha amenazado…esto no da MAS. (tengo hijos en estudiando en dichas Casas)

  4. Quien ha dado un mensaje muy claro sobre este tema, es el Padre Fortea. Búsquenlo en youtube. Es lo mas sensato que he oido. Y vuelvo a decir lo que ya dije: Taussig se podrá haber equivocado y ido de cabeza, pero los laicos y los curas que los alentaron, son responsables tambien del cierre del Seminario. No se crean que no. Como ya dije. Si les gusta la Iglesia, aguántense la obediencia. Sino, ahí tienen a los anglicanos, a los luteranos o a las sectas yankis. Ahi pueden hacer lo que quieran y encima cobrar diezmo.

    1. Vuelta. Es el obispo el que se ha pasado el derecho canónico por el forro, no los laicos. El primero en desobedecer es Taussig. El pueblo de Dios somos corderos del Señor, no una panda de borregos a los que se nos puede machacar. Y sigo diciendo que la comunión en la mano NO es un derecho, el derecho es a comulgar en la boca. Solo el Papa puede cambiar eso y de momento no lo ha hecho. Es más, se puede prohibir la comunión en la mano por parte del obispo pero no la comunión en la boca, eso está en el derecho canónico. A mi lo de la obediencia por la obediencia me hace mucha gracia. Si a usted le pide el obispo que se pegue un tiro lo haría. ¿no? ¡Ah, no! entonces usted no es católico. Si es que madre mía…

    2. Lo vi, da gusto escucharlo. Pero reduce la situación a Obediencia lisa, llana e irrestricta, y me da la sensación de que desconoce los trasfondos de esta diócesis. Los laicos y Sacerdotes no se están defendiendo de ataques a ellos (donde cabria la sumisión y el «poner la otra mejilla»), están defendiendo el Culto, y especialmente la Eucaristía. El obispo ha demostrado voluntad manifiesta desde hace años de demoler a esta diócesis, a su clero y a su Seminario, esta no es la única acción, hay toda una historia de mas de una década detrás. Sacerdotes expulsados de sus parroquias, reducidos, seminarias echados, prohibición de ingreso al Seminario a quien no tuviera domicilio en SR, laicos desplazados de los Movimientos, negativa a ordenar Sacerdotes, y un largo etcétera. Pretender que todo lo que ordene un Obispo viene de Dios, y por tanto hay que obedecer sin razonamiento ni limites, es bastante naif…

    3. Pero si irse a los luteranos es lo que está haciendo Taussig, pronto la Eucaristía será llamada santa cena. Allí se entrega el pan-simbolo en la mano.

    4. La obediencia no es nunca en la Iglesia contra el derecho canónico. Y el fiel tiene el derecho de comulgar en la boca. No hay obispo que pueda prohibir eso. Y es un tiranillo, que dará cuenta a Dios de sus actos. Ya le llegará la hora. Si se hubiera leído el libro de los macabeos, sabría lo que le espera. O si se hubiera leído aquello que viene en el Evangelio, de los que niegan a Cristo ante los hombres

    1. Todo mi apoyo al obispo que adoptó la medida pertinente ante la desobediencia palmaria de formadores y seminaristas. Por cierto, el blogger aun no se ha disculpado por el exceso verbal intolerable de llamar al obispo hijo de puta (sic), ante el entusiasmo de los casi sedevacantistas que le jalean y le piden más carnaza

  5. AJ MUCHAS GRACIAS POR SU ACLARACIÓN COMO SANITARIO.y también por recordar los dos concilios ( Zaragoza S IV, creo)… SIIII y también recordar que hay menos higiene en manos y, por supuesto tema PARTÍCULAS que nadie sabe o recuerda( cuando hay bandeja de comunión, fíjense que hay partículas blancas sobre ella…) y SI uno se acostumbra a la comunión mano y ya no distingue y ME ATREVERIA A DECIR que ello contribuye a no cerciorarse si estamos o no en gracia para RECIBIR COMUNIÓN… Y NO DIGAMOS ROBO DW HOSTIAS CONSAGRADAS… Esto es asunto muy serio. Pienso q es IMPONER LA COMINION EN LA MANO. ESTO YA NO CAMBIARÁ… ESA EXCEPCIÓN ES YA UN Precepto, y no exagero. GRACIAS POR NOMBRAR A MADRE TERESA. TENÍA MUY CLARO LO DE TOMAR LA EUCARISTÍA EN LA Boca y ella de higiene sabía un rato…
    Que asunto Taussig sea pretexto… No lo sé pero si sabrán El emérito de La Plata( D. Héctor Aguer, muy buen Arzobispo y Mn. Viganó)…

  6. A los obispos de la Iglesia corresponde TODA la responsabilidad por la actual crisis de la Iglesia. Los obispos son la gran crisis de la Iglesia.
    Mientras Aguer en un artículo en infocatólica titulado «Crisis – decadencia de la Iglesia» sale a darle la culpa de la crisis a los sacerdotes siendo que se trata de una institución jerárquica en la cuál los obispos son los que gobiernan junto con el papa, obispo de Roma, y, en otro artículo anterior, defiende la posición de la Conferencia Episcopal Argentina y de sus obispos y mientras El Cardenal Zen culpa a los «teólogos» de la confusión postconciliar atacando la posición de Viganó sobre el CVII artículo de infovaticana en base a alguna promesa sobre los católicos en china y mientras el papa se prepara a proseguir su acuerdo con China según artículo de infocatólica titulado El periódico del partido comunista chino afirma que el Vaticano quiere renovar el acuerdo con la dictadura y mientras el sínodo alemán sigue su camino y obispos progresistas de todo el mundo hacen lo que quieren en todos los aspectos nombrando o pretendiendo nombrar sacerdotisas y llevando a cabo acciones de distinta índole de un culto compartido con otras religiones, mientras el papa Francisco bendice con sacerdotes y monjas en un acto público el ídolo de la Pachamama y el mismo papa Francisco y el obispo Taussig con el apoyo de la Conferencia Episcopal Argentina se deciden a cerrar un seminario porque los sacerdotes están dando la comunión en la boca o en un pañuelo sobre la mano y esos mismos sacerdotes tratan de salvar el seminario asumiendo su confesión de fe de la infalibilidad del CVII y del amor incondicional y respeto a su obispo Taussig y al papa en una carta que figura en infocatólica Los sacerdotes de San Rafael recuerdan a la Ejecutiva de la CEA que los fieles tienen derecho a comulgar en la boca y los obispos le siguen haciendo la guerra a Viganó a diestra pero más a siniestra todos olvidamos algo muy importante y es que la responsabilidad por la presente crisis de la Iglesia corresponde únicamente a los obispos del mundo entero que han pecado durante ocho años de manera grave por acción, palabra y omisión, especialmente, por omisión, ni la culpa es del CVII ni la culpa es del espíritu del concilio, ni la culpa es de los progresistas, la culta de la presente crisis de la Iglesia recae sobre quienes la gobiernan los más de mil obispos de todo el mundo entre los cuáles está el papa, no han sido fieles a la Iglesia y a Dios y esa es la única explicación de los males de la Iglesia porque si los obispos tuvieran comunidad de fe en algo tantas barbaridades no podrían llevarse a cabo impunemente y no significa ello negar la importancia de dejar de lado ciertos documentos del CVII y reemplazarlos por otros menos ambiguos y no se trata de negar que los obispos progresistas no son católicos sino que a quién le corresponde remediar esos males es a los que gobiernan la Iglesia y las acciones para evitar los males y promover los bienes gozan por su ausencia así que la confesión de la crisis de la Iglesia es la confesión de sus graves pecados, no sé qué piensan y qué creen y eso es un problema porque eso destruye la fe de los sacerdotes y fieles y se han vuelto tan astutos que son necios a los ojos de Dios, estos sujetos se han mostrado tan astutos en el momento de afrontar los temas importantes que se han convertido en un obstáculo, no lo son sus sacerdotes, no lo son los fieles, los obispos de todo el mundo salvo honrosas excepciones se están pasando la pelota de la responsabilidad del gobierno de la Iglesia unos a otros durante ocho años sin hacer nada en comunidad de fe que valga la pena rescatar o valorar y ello no puede conseguirse sin una gran cuota maldad. Lamentablemente los obispos no están a la altura de los tiempos y de las necesidades de la Iglesia y ello no pueden solucionarlo ni los artículos, ni los fieles, ni los sacerdotes, han establecido un espíritu de división entre ellos por medio del cuál actúan como doctores privados diciendo cosas distintas destruyendo la doctrina y la religión, haciendo de una pequeñez un mundo y de un gran problema una pequeñez, se expresan en forma aislada, ambigua y contradictoria, se anulan unos a otros Schneider escribe en un artículo que el único papa es Francisco, Brandmuller, Aguer y Zen defienden el CVII incluso Zen dice que el CVII es como la Biblia y atacan a Viganó, y así se la pasan simulando una defensa inexistente de la fe y de la Iglesia, esto no se soluciona eliminando de la Iglesia los obispos y no se soluciona de manera humana, estamos ante una gran crisis y la gran crisis de la Iglesia es la calidad moral y doctrinal y la fe en nuestros obispos. Saludos en la Santa Virgen María y en Cristo Rey

  7. Me parece acertado lo que escribe Sancho, ademas en San Rafael hay un problema de fondo que va mas allá de la comunión en la mano, toda la movida para deshacerse del obispo esta manejada por un conocido sacerdote párroco, carrerista, que no va a llegar nunca, ahora pide que se resuelva internamente cuando fue él y su «camarilla» la que organizó este triste espectáculo, ademas de la tozudez de Taussig, conclusión, los que terminan perjudicados son TODOS, de una u otra forma, una comunidad con florecientes vocaciones se ve oscurecida por la soberbia. Dios se apiade y arregle esto

    1. Lo que escribió Sancho es una he re jía. La Hostia Consagrada nunca puede ser contaminada porque es el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad del Señor. Quien afirma eso es porque no cree en la presencia real del Señor en la Eucaristía, al igual que tú que lo defiendes. Porque la enfermedad, es el castigo temporal por el pecado original (que no remueve el bautismo, este solo remueve la pena eterna), y como Cristo no pecó, la enfermedad no puede tocarlo. Cristo es Vida, no enfermedad ni mue rte. Pero bueno, no se le puede pedir a alguien que no es católico ni cree que Jesús es Dios que piense así. El único riesgo elevado en el comentario de Sancho, es que él nunca pueda ver a Dios si no se arrepiente de su modo de pensar y aconsejar. Por lo pronto, tiene que dejar de repetir en la misa «Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme», porque no cree en eso.

    2. Lo que escribió Sancho es una he re jía. La Hostia Consagrada nunca puede ser contaminada porque es el Cuerpo, San gre, Alma y Divinidad del Señor. Quien afirma eso es porque no cree en la presencia real del Señor en la Eucaristía, al igual que tú que lo defiendes. Porque la enfer me dad, es el cas tigo temporal por el pecado original (que no remueve el bautismo, este solo remueve la pena eterna), y como Cristo no pecó, la en fer medad no puede tocarlo. Cristo es Vida, no enfer me dad ni mu erte. Pero bueno, no se le puede pedir a alguien que no es católico ni cree que Jesús es Dios que piense así. El único riesgo elevado en el comentario de Sancho, es que él nunca pueda ver a Dios si no se arrepiente de su modo de pensar y aconsejar. Por lo pronto, tiene que dejar de repetir en la misa «Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme», porque no cree en eso.

    3. ¿Está usted diciendo que los otros 79 sacerdotes que firman la carta a la Conferencia Episcopal argentina son bobos sin personalidad, que se dejan arrastrar por un párroco? ¿Y que los laicos son gente ignorante, sin inteligencia y sin sentido? ¿Y que los seminaristas no tiene juicio alguno ni saben tomar decisiones por sí mismos? Mire usted: cerrar un seminario, el que más vocaciones tiene de toda Argentina, es una cosa muy seria. Lo mismo que obligar a la inmensa mayoría del clero y del laicado de una diócesis a hacer lo que el Obispo de turno considera apropiado en un determinado momento, máxime cuando se trata de una orden que contraría el magisterio.

  8. Ustedes dos no se enteran de nada. Yo soy sanitario y le puedo decir que NO existe evidencia científica de que la comunión en la boca y de rodillas suponga un mayor riesgo de contagio que en la mano. Recordemos que el virus se transmite por las gotas de Flugge (que se transmite a menos de dos metros) por lo que el riesgo de contagio es similar de ambas formas. En la cola de tomar la comunión la distancia suele ser menor, la gente se toca la mascarilla y no se la sabe quitar, contaminándose muchas veces las manos al quitársela y no todos se lavan las manos antes de comulgar. Es más, me atrevo a afirmar que puede incluso que alguien con las manos contagiadas (cosa que es fácil porque tocamos de todo, incluido el dinero antes de comulgar, aunque veo que eso importa menos) toque las manos del que administra la comunión. Es decir, que de las dos maneras existe riesgo de contagio. De verdad, el que tenga miedo a comulgar que no lo haga, es en serio. La Iglesia solo dice que hay que comulgar una vez al año. No dice en ningún caso que haya que comulgar todos los domingos. Que, por cierto, el miedo a contagiarse comulgando y no en el bar o el parque denote la falta de fe y la histeria generalizada de mucha gente.

    Y no, me temo que sepulcros blanqueados no son los que rechazan dar la comunión en la mano. Más bien los que prohiben y ponen leyes y prescripciones sobre algo que era de pura libertad. Muchas veces se cita a Madre Teresa sobre otros temas pero nunca sobre la Eucaristía. Ella dijo: «si pudiera cambiar una cosa en el mundo sería el dar la comunión en la mano». Según el derecho canónico la comunión en la mano es una dispensa no es la norma preferida por la Iglesia como recordó el concilio de Zaragoza: «Excomúlguese a cualquiera que ose recibir la Sagrada Comunión en la mano.» o Trento «El hecho de que sólo el sacerdote da la sagrada Comunión con sus manos consagradas es una Tradición Apostólica». O sea que el que está negando la el uso de la Tradición apostólica es el obispo, no los fieles. El problema de la comunión en la mano es que disminuye la sacralidad y rebaja el sacramento, disminuyendo la fe de los fieles. También santo Tomás lo recordó: : «A este sacramento ninguna cosa lo toca que no sea consagrada (…). Por eso, a nadie le está permitido tocarle (…) De la misma manera que fue el mismo Cristo quien consagró su cuerpo en la cena, así fue él mismo quien se lo dio a comer a los otros; corresponde al sacerdote no solamente la consagración del cuerpo de Cristo, sino también su distribución»(Suma teológica Parte IIIa; Cuestión 82). Como pueden ver la comunión en la mano no es cuestión menor pues el hombre reza como cree y cree como vive. Y es que cuando todos tocan lo sagrado la gente pierde el respeto hacia el misterio y todo se banaliza (con la comunión en la mano se pierden más partículas y crecen las desacralizaciones) por lo tanto no, no es cosa menor. El que no permite comulgar a los fieles según el derecho canónico es el obispo, no los fieles que están en su derecho. Y por cabreo va el tio cierra el seminario. Pero los fariseos son los fieles y los seminaristas. Si es que…

  9. Concuerdo con Sancho, dejen abierto el seminario, es vital para la Iglesia la buena formación de sacerdotes, y el seminario acepte recibir la comunión en la mano, lo que importa es la disposición de los corazones al recibir al Señor, con fe y amor… No hagan un mundo de un detalle, por favor, la Iglesia ya enfrenta problemas enormes sin que se divida por este tema ! Y no olviden las palabras del Señor sobre las reglamentaciones judías sobre el lavado y purificación de manos y utensilios, mientras olvidaban purificar sus corazones…! Los llamó «sepulcros blanqueados», y dijo que nada que entrara al cuerpo podía hacerlo impuro, sino solo lo que hay en los corazones! ! !

  10. Los sacerdotes argumentan, y bien, con documentos Pontificios y no con sospechas gubernamentales. Médicos afirman y afirmamos que no hay mayor riesgo en comulgar de uno u otro modo. Y además, no está demostrado que comulgar sea vía de contagio.
    Por lo que hay que atender a lo establecido, se puede comulgar también (y como siempre) en la boca.
    Y a quien hay que apuntar no es al obispo solamente, sino a quien(es) han dado la orden de cerrar el Seminario, con la aprobación del Comité «ejecutor» de la Conferencia Episcopal Argentina.

  11. Como he comentado en el artículo que enlaza, la actitud de esos sacerdotes me recuerda a la de los escribas y fariseos que reprochaban a Jesucristo que curara en sábado o que sus discípulos arrancaran ese día algunas espigas para saciar el hambre. Yo recomendaría a todos que sigan la instrucción del obispo, aunque no se ajuste a la letra de la «ley», y al obispo que mantenga abierto el seminario.

    Estamos ante una pandemia, y es evidente que con la comunión en la boca hay un alto riesgo de que se contamine la mano del sacerdote al acercarse a una nariz que respira y a una boca que acaba de decir amén, aunque no llegue a haber contacto, y que, a continuación, puedan acabar contagiados el resto de comulgantes; ¿para qué, si no, se obliga ahora a usar mascarilla? Sin embargo, con la comunión en la mano, sólo puede acabar contagiado quien la reciba con las manos contaminadas, algo que se puede prevenir fácilmente procurando desinfectarlas antes, igual que se hace para otras cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *