PUBLICIDAD

Hay algunos malos que se reconocen hasta por la cara

|

Soros es uno de  ellos. Alguien con ese careto no puede ser bueno. No sé si se le ha puesto ese rostro por matar niños en el vientre de sus madres o si alguien con ese aspecto esta abocado a ser abortista. Es que no pocas veces la cara es el reflejo del alma.

Comentarios
7 comentarios en “Hay algunos malos que se reconocen hasta por la cara
  1. Por mucho que puedan pensar de lo malo que es, se quedarán cortos. Cualquier maldad que ocurra en el mundo, al final está él. ¿La guerra en Ucrania? Allí estaba y sigue. ¿El 15M? Allí estaba y sigue estando en sus herederos.

  2. ¿Y qué hay de la que parece segura intervención de Soros, vía cardenal Madariaga, para que Bergoglio fuera… dócil a determinados postulados, como así hizo, en el viaje que realizó a EE.UU. en 2016?
    ¿El fin? Apoyar a Clinton, vía Obama, en la elección presidencial.
    ¡Sólo faltaba que Bergoglio se pusiera en EE.UU. a condenar de forma tajante el aborto, dando la impresión de que apoyaba a Trump!
    Las sonrisas de Bergoglio en las fotos -vuelvo a recordar las palabras proféticas del titular de este Blog horas antes de que fuera elegido el argentino- eran con los abortistas ¡Quién es él para juzgarlos! A Trump es otra cosa, claro.

  3. Y con Emma Bonino ocurre lo mismo. Y además son larguísimos. No es normal que si una cosa a usted le parece bien nos la cuelgue en la primera entrada que se encuentre si tener nada que ver con ella. Los temas en el Blog los elijo yo. No usted. Si hay cosas que encuentra muy interesantes y que yo no las he recogido, abre usted un Blog e incluye en él todo lo que a usted le parezca pero comprenderá que no voy a dejar que este espacio se convierta en su Blog. Y los comentarios deben tener relación con la entrada y no copiar las mil y una noches o el conde de Montecristo.

  4. No olvidemos que Soros ha conseguido colocar a su hombre en la cátedra de Pedro, a través de la mafia de san Gallen. Eso explica muchos sufrimientos y persecuciones que estamos padeciendo los católicos, especialmente desde Roma. Soros, Obama, Clinton, Scálfari, Francisco se llevan de maravilla. Por algo será.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.