PUBLICIDAD

Malestar sacerdotal en Madrid

|

Por supuesto que aplaudo cualquier medida contra todo sacerdote que la merezca. Pero el honor es cosa muy importante como para arruinárselo a alguien sin tener muchas seguridades. Y me parece impresentable tanto sancionar hechos ocurridos hace treinta o cuarenta años sin continuidad posterior como erigir a un «experto», que se acreditó bastante inexperto, como la instancia definitoria e inapelable del bien y del mal.

Si es que hay liaisons muy dangereuses. Y en Madrid estamos ante una de esas. Ciertamente para los investigados inocentes pero también para quien depositó su confianza en ese perejil de todas las salsas: ordenaciones sacerdotales, investigaciones sexuales, nombramientos episcopales… Algo así como aquel cargo de ministro universal o de valido, que se daba en las monarquías absolutas. Y la Iglesia sigue teniendo bastante de eso.

https://religion.elconfidencialdigital.com/articulo/en_voz_baja/medidas-disciplinares-sacerdotes/20191020110322028848.html

11 comentarios en “Malestar sacerdotal en Madrid
  1. Yo creo que habría que esperar a tener más datos. No sabemos si son sacerdotes jóvenes o mayores, si «progresistas» o «conservadores», si religiosos o diocesanos (supongo que lo último), si están en una parroquia o no, si las denuncias tienen base o no, qué se ha denunciado (¿mariconeo?¿pedofilia?¿concubinato?), de cuándo datan los hechos, cómo están las actuaciones del procedimiento, si se han observado las debidas garantías (parece que no, pero no tenemos detalles)…

  2. En cualquier estado de derecho lo mínimo que se pide es que una sentencia sea pública, se conozca a quién se ha condenado, y porqué. Lo ideal sería además poner tener el desarrollo del juicio, como todos pudimos ver en el reciente caso de ciertos políticos en Cataluña. Al menos la sentencia y su argumentación jurídica. Si las cosas no se hacen así, y alguna persona llega a desesperarse podríamos encontrarnos con muy desagradables incidentes de recurso a la violencia. Una de las claves del estado de derecho es que sólo la autoridad puede ejercer la violencia para castigar al culpable, con una serie de requisitos y garantías jurídicas; si eso no se cumple y alguien sufre daños graves podría suceder que se quisiera tomar la justicia por su mano. Por todo ello es fundamental la máxima claridad y justicia en estos temas para evitar males mayores.

    1. AY ARANA,ARANA,ARANA,
      LINEA CARDIOGRAMA PLANA,
      PUES NO TIENES CORAZÓN….
      QUE GUARDAS EN EL ZURRÓN,
      MIENTRAS HACES EL CAMINO,
      QUE TE ESTÁS JUGANDO EL SINO
      POR SER DE SATÁN PEÓN?
      POBRE DE TI,DESDICHADO,
      SI SIGUES EN TAL CERCADO
      COMIENDO EL HENO PODRIDO,
      EN TU MAL ENPEDERNIDO,
      REVOLCADO EN TU PRECADO.
      LA PARCA,SIEMPRE LIGERA,
      CORTARA CON SU TIJERA
      LA URDIMBRE DE TU EXISTENCIA…
      PONTE YA A HACER PENITENCIA,
      QUE EL CIELO,NO OBSTANTE,ESPERA…

  3. Pues ni el enlace ni este post aclaran mucho, por lo que supongo que todo está siendo aún muy discreto: ni salen nombres ni aparece la causa real de lo que está pasando y crea malestar en el presbiterio de Madrid. Y espero sinceramente que no tenga nada que ver con un sacerdote que ya ha aparecido crípticamente en comentarios hará cosa de un mes.

    1. Lo que dices es verdad, porque no tenemos la visión de conjunto del obispo, pero me llegan informaciones de que en Madrid hay curas ortodoxos apartados de la vida pastoral, estanciados en sus pisos, un pleno misericordeo por ser ortodoxos en recta conciencia. Me han dicho que quieren hacer una gran escabechina ejemplarizante en Madrid, pues no les preocupa la pérdida de sacerdotes, al haber muchos. Hay que investigar más, sobre todo teniendo en cuenta la presencia de este ogricruélico jesuita P. Germán Arana, de lo peor-pésimo que ha segregado el régimen del franciscato.

      1. Aquí habría que ser más cauto. Como en botica hay de todo. Los ordenados a partir de los 90, quizás se formaron en una vida de piedad, que se había perdido tras el Concilio. Pero, su formación es muy deficiente, salvo los que ampliaron estudios en San Dámaso. o los que provienen de gente con una carrera civil.

    1. Arana, entre otras barbaridades, escribió una carta mentirosa en contra de un diácono legítamente ordenado a la Sagrada Congregación del Clero sin siquiera conocer al que acusó y sin que el diácono supiera quien es Arana en un intento de lograr que no se ordene sacerdote. Basta ya de líos credos por Arana.
      Los profesores de Derecho Canónico de San Dámaso están preocupados por la falta de garantías de los procesos en contra de los sacerdotes (los que se han de acuerdo con las normas emitidas por Benedicto XVI).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *