Magistral Martínez Camino interpretando a Benedicto

Comentarios
5 comentarios en “Magistral Martínez Camino interpretando a Benedicto
  1. Indudablemente Mons Martínez Camino es un hombre inteligente y razonablemente ortodoxo pero que, por desgracia, está tocado del virus de la dichosa “moderación”, confundiéndola con la sensatez, con la prudencia o con la ecuanimidad. Y, como consecuencia se considera obligado a dar un “pescozón” atribuyendo el rechazo del Concilio Vaticano II a una imaginaria nostalgia de Trento. Entiendo que, como buen “centrista”, de ese modo él se considera justificado. Ciertamente ha habido un muy amplio sector que hemos defendido la ortodoxia y, ante la evidente protestantización de sectores cada vez más amplios de ja Jerarquía, hemos rechazado los abusos doctrinales y litúrgicos (como ha quedado claro durante la pandemia del COVID-19: cierre de templos dejando al pueblo de Dios sin sacramentos; imposición abusiva e ilegítima de la Comunión Sacramental en la mano; etc. etc. etc.). Y, repito, consentimiento de toda clase de abusos doctrinales y litúrgicos desde el mismo momento en que concluyó el último Concilio Ecuménico

  2. INSPIRADO EN LAS ULTIMAS PALABRAS DEL PAPA.
    Concédeme,Dios del Cielo,
    que mi morir sea consciente.
    Sé Tú la Luz de mi mente
    cuando me parta del suelo.
    Que este pobre corazón
    que en mis entrañas Hundiste,
    lejano a sentirse triste,
    retoce con tu Perdón.
    Y que al llegar esa hora
    que a cada quien nos espera,
    halla algo en mi sementera
    que ofrendarte sin demora.
    Te pido, Dios al que clamo,
    decir con mi último aliento:
    Voy hacia Ti,como el viento.
    Jesús, mi Jesús,…¡te amo!

  3. Creo que a estas alturas no se puede defender, como hace Martínez Camino, que la culpa de la crisis actual de la Iglesia es de que el Concilio Vaticano II no ha sido bien recibido, como si el Concilio en sí mismo no tuviera culpa de nada. ¿Acaso no fueron los mismos papas y obispos que hicieron el Concilio quienes lo aplicaron?

    1. Me parece notabisisimo reseñar que las últimas palabras del mayor abanderado de la razón, del logos,de nuestra era,…,no hayan salido tanto de su mente cuanto de su corazón:»Jesús, te amo».
      Benedicto muere «pascaliano».
      Como también resulta muy reseñable la valoración que de él hacen jovencisimos representantes del pensamiento filosófico actual,como Fusaro o Cionci.
      No ha muerto un formidable Papa,sino el último campeón de la civilización grecorromana, paladín de la razón,de la libertad,de la belleza.Del hombre que quiere no sólo salvarse en el Más Allá, sino también en el más aca;sin someterse a la tiranía de las élites,ni de las técnicas,ni de nadie…,dado que su Vocación es de hijo,y no de siervo.
      El último campeón …por ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *