Luz verde romana a la beatificación de 249 mártires de Barbastro

|

El obispo Ángel Pérez con el mapa martirial de la Diócesis de Barbastro-Monzón.

Que se unirán a los beatificados ya: obispo, el Pelé, claretianos de Barbastro, benedictinos de El Pueyo… que hacen del pequeño obispado aragonés la diócesis mártir por antonomasia. No de España, del mundo.

Una diócesis en la que fue asesinado el 87,8% de su clero diocesano, casi la totalidad, merece figurar destacadísima en los libros de Dios. No hay nada semejante en el mundo. Y para que nos vengan ahora con memorias históricas. A ver quien supera esa.

<

Entre ellos están tres hermanos Sichar, uno de ellos sacerdote, con cuya hermana Carmen, recuerdo permanente de «sus» mártires, no solo sus tres hermanos sino todos los de la diócesis y también los de toda España, tuve enorme y gratísima amistad. Hoy estará feliz en el cielo.

https://www.diariodelaltoaragon.es/noticias/comarcas/somontano/2021/12/29/roma-da-luz-verde-a-la-beatificacion-de-249-martires-del-obispado-barbastro-monzon-1543248-daa.html

Y este artículo como ampliación:

https://www.hispaniamartyr.org/Archivos/Martires_de_hoy.pdf

 

 

Comentarios
13 comentarios en “Luz verde romana a la beatificación de 249 mártires de Barbastro
  1. Sabe alguien si la CANONIZACIÓN DE CEFERINO JIMÉNEZ MALLA, alias PELÉ, Beato de etnia gitana, natural de Barbastro, asesinado por ser buen cristiano y defender al cura del lugar, está avanzada? Leí hace muchos años una biografía suya y me conmovió… Sería genial su pronta canonización… El primer gitano santo!!!

  2. Si el que sale en la fotografía es el Obispo de Barbastro, me parece, que el pectoral que lleva su excelencia, es copia del que lleva el Papa Francisco I. Para quien quiera ilustrarse sobre el significado real de los simbolos de esta insignia, hay materia abundante con simplemente teclearlo, en cualquier buscador de Internet. Que el señor Obispo lleve «eso» colgando del cuello, lo define y cataloga -religiosamente hablando, naturalmente- y poco mas se puede ya añadir.

        1. Le comento, que hay suficiente material en Internet para ilustrarse sobre los simbolos de esta nefanda cruz del Papa Francisco. Lo explican muy bien Laureano Benitez, y el blog de Apellido Obligatorio. Hay otros, pero estos son los mejores. Y no es que lo digan ellos, es que se ve y se palpa. Expertos, haylos.

  3. De estas beatificaciones nos enteramos los cuatro gatos que leemos páginas católicas como esta. Pasado mañana, domingo, ni las mencionarán en la misa. Ignorados, molestos, se les beatifica casi por obligación. Fueron intransigentes, poco dialogantes, y alguno, incluso, evangelizador y esto no se perdona en esta época de pusilánimes jerarcas.

  4. Pedimos elevar unas oraciones al cielo por D. Luís Joaquín Gómez Jaubert, sacerdote diocesano de Tenerife, encargado de la Misa Tradicional allí.
    Ya sabíamos de su enfermedad pero su situación se ha agravado y se tienen pocas esperanzas.
    Pidamos a la Virgen que ayude a él, a su familia y a todos nosotros a aceptar la Divina Voluntad.
    ¡Oremus!

  5. El Papa no visita España, pero curiosamente ha canonizado o beatificado innumerables mártires españoles, y no precisamente progres. Me parece muchísimo mas valioso lo último, la verdad. Eso es algo que queda. Y tiene su mensaje a los de la Memoria Histórica. En Mi Humilde Opinión.

  6. A la diócesis de Barbastro se le llama, y, con mucha razón, la diócesis mártir de España. En la persecución religiosa de 1936- 39, el clero quedó practicamente barrido de la diócesis, dando su vida por Jesucristo y por la Iglesia. Para todos aquéllos, ilusos y tontos, que coquetean con socialistas y comunistas, pensando que hoy, han cambiado de pelaje y son distintos a los de ayer, les aconsejo que lean la crónica martirial del obispo Don Florentino Asensio Barroso, y si no son sicópatas, quedarán impactados y conmovidos profundamente. El santo obispo sufrió vejaciones y torturas inenarrables, que ponen los pelos de punta al mas templado. Pidamos a Dios, que la historia no se repita y aprendamos del testimonio heróico de tantos hombres y mujeres que eligieron morir, antes que renegar del amor de Jesucristo y de María.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *