Los religiosos en el Annuario Pontificio 2020 (IV)

|

Ver las imágenes de origen

Redentoristas: Fueron 9.450 en 1963. En 1973 aùn quedaban 7.540. El 1 de enero de 2016 ya sólo eran 5.101. Se había dejado el 47% de los que fueron.

El 1 de enero de 2017 quedaban 5.029, desaparecieron 72 redentoristas, siguen en el 47% de disminución.

<

Un año después siguen en la misma línea. Se han perdido 19 redentorista, quedan 5.010 y siguen en un 47% de disminución

El 1 de enero de 2019 fueron 24 los que se quedaron por el camino perdiendo la referencia de los 5.000. Ya solo quedan 4.986. La disminución es del 48%

 

Sacramentinos: En 1973 eran 1.338. El 1 de enero de 2016 quedaban 854. Con pérdida del 37%. El 1 de enero de 2017 eran 876, 22 más que un año antes. La disminución se reduce al 35%. Aunque evidentemente es mayor pues en 1973 ya eran menos de los que fueron años antes.

El 1 de enero de 2018 se habían dejado siete religiosos más: 869. La pérdida sube un punto: 36%

El 1 de enero de 2019 habían aimentado nada menos que en 26 religiosos. ¿Nos lo creemos? El Annuario les da 895 con lo que la disminución habría descendido al 34%

Pasionistas: 4.350 en 1967. El 1 de enero de 2016 quedaban 2.039 que supone una pérdida del 54%. Y siguen empeorando pues el 1 de enero de 2017 ya sólo había 1.964 pasionistas, setenta y cinco menos que el año anterior. La pérdida es ya del 55%

Fue excelente el año 2017 pues en él sólo perdieron un religioso: 1.963. Siguen en el 55%

Bastante peor el 2018 en el que se fueron 23 religiosos quedando a 1 de enero de 2019, 1940.. La pérdida sube al 56%

 

Verbo Divino: Fueron 5.319 en 1973. El 1 de enero de 2016 habían aumentado considerablemente y eran 6.003. Asombroso resultado. El 1 de enero de 2017 descienden algo: 5.987 pero siguen con unas cifras extraordinarias.

Que se mantienen el 1 de enero de 2018 cuando incluso aumentan en 18 religiosos: 6.005.

El 1 de enero de 2019 tienen un leve retroceso de 7 religiosos: 5.998. Asombroso resultado.

Espiritanos: Tuvieron su número más alto en 1963: 5.200. El 1 de enero de 2016 habían bajado

o a 2.845 con una pérdida del 46%. Y la situación empeora. El 1 de enero de 2017 había perdido 140 religiosos respecto al año anterior y quedaban 2.705. La pérdida es ya del 48%.

El 1 de enero de 2018 aumentan a 2.756, cincuenta y uno más que el año anterior. La pérdida disminuye al 47%.

Otro año de crecimiento espectacular el 2018, 36 religiosos más en estos días de hambre generalizada. Ya son 2.792. La disminución sugue en el 47%

Carmelitas Calzados: Eran 3.025 en 1963.El 1 de enero de 2016 todavía quedaban 2.027 que suponen una pérdida del 33%. El 1 de enero de 2017 eran 1.979, cuarenta y ocho menos que un año antes. Pierden el 35%

El 1 de enero de 2018 habían subido a 2.046, sesenta y siete más que un año antes. ¿Será verdad esa montaña rusa?. La disminución es del 33%

No tan bueno pero muy aceptable les fue 2018 en el que aumentaron 38 frailes: 2.084. La disminución baja al 32%

Mercedarios Descalzos: Siempre fueron muy pocos. En1973 apenas eran 127. El 1 de enero de 2016 sólo quedaban 33. Se había perdido el 75% de la orden. Un año después, el 1 de enero de 2017, eran dos frailes más: 35. La pérdida bajó al 73%

El 1 de enero de 2018 mantienen los 35. Agonizantes.

El 1 de enero de 2019 perdieron un fraile: 34. La disminución sube un punto: 74%

Cooperadores Parroquiales de Cristo Rey: 70 en 1986. El 1 de enero de 2016 quedaban 58 que supone una pérdida del 18%. Un año más tarde, 1 de enero de 2017, habían perdido un religioso: eran 57. La pérdida es del 19% pero referida a 1986 por lo que sin duda será mayor.

El 1 de enero de 2018 siguen los 57 y el 19%.

Mal año fue el 2018 pues amaneció 2019 con 51 religiosos, seis menos que un año antes, lo que hace subir la disminución al 28%

Identes; Eran 138 el 1 de enero de 2010. En la misma fecha de 2016 quedaban 117. Perdieron un 16% en diez años. Un año después seguían siendo los mismos 117.

El 1 de enero de 2018 eran 116, uno menos que un año antes. Siguen en el 16%

El 1 de enero de 2019 aumentaron en 5: 121. La disminución baja al 13%

 

 

Comentarios
17 comentarios en “Los religiosos en el Annuario Pontificio 2020 (IV)
  1. Recuento hasta este capitulo: perdidos 2.165 religiosos.
    Desde 2013, para las ordenes hasta este capitulo, 8.411 (aunque algunas no tienen los datos anteriores a 2016).
    Desde el comienzo de las series, para las ordenes hasta este capitulo, 92.142 religiosos. 45% de media de efectivos perdidos.

  2. El consejo de un abuelo sobre la oración

    Fray Brendan Baran OP
    24 de Septiembre de 2020

    Mi abuelo era un hombre de una sabiduría obtenida con esfuerzo. En 1984 escribió una carta a mi primo, que se preparaba para recibir el sacramento de la Confirmación.
    Enfermo, probado con repetidos ataques cardíacos y propagación del cáncer, el “abuelo John” brindó a mi primo adolescente una reflexión sobre la intervención de Dios en su vida.
    La carta explica cómo «en 1945, desesperado por un problema con la bebida,» el abuelo John se unió a los incipientes Alcohólicos Anónimos; fue allí donde llegó a creer «que Dios le iba a ayudar.»
    Le explicó a mi primo que “es probable que cada una de nuestras vidas lleve aparejadas crisis que sólo pueden resolverse recurriendo a Dios.
    El Señor ayuda a todos los que se vuelven a Él. . . . Pero muchos van perdidos y nunca resuelven sus crisis.» En todas nuestras crisis, grandes y pequeñas, siempre es posible acudir a Dios en busca de ayuda mediante la plegaria.

    La vida de cada persona se enfrenta a una gran crisis en el momento de la muerte. Debido a su mala salud, el abuelo John encaró la muerte muchas veces.
    En su carta examina la sorprendente dificultad de volverse hacia Dios en estos momentos: “Recuerdo a un sacerdote-profesor en mi alma mater de Notre Dame, que contó cómo en la primera Guerra Mundial se vio sorprendido por un ataque en Europa, en un vagón de ferrocarril, que se incendió, y pasaron al menos quince minutos antes de que pudiera saltar.
    Era capellán militar, pero durante esos quince minutos, ni una sola vez se le ocurrió hacer un acto de contrición.
    Otro amigo, editor del Chicago Daily News, buen católico, me dijo que durante un infarto sintió tanta curiosidad por el proceso de la muerte, que se olvidó de rezar.
    Uno pensaría que en un momento extremo de crisis, lo más probable es que clamemos a Dios. Esperamos ser como Pedro, quien, al ahogarse en el mar de Galilea, gritó: «¡Señor, sálvame!» ( Mateo 14, 30 ).
    Pero, la mayoría de nosotros no atinamos a hacer el acto de fe de Pedro. El abuelo John, el sacerdote-profesor y el periodista, eran todos católicos serios y practicantes, pero también admitieron humildemente que en momentos de crisis extrema les resultaba difícil dirigirse a Dios en la oración.

    ¿Cómo podemos superar esta dificultad? El abuelo John entendió que la oración es un hábito. La oración es una virtud y las virtudes son hábitos. La virtud de la oración es pedirle cosas a Dios, por lo que el hombre «eleva su mente a Dios.» ( ST II-II, q. 83, a. 3, ad 3 ).
    Sin embargo, esto no sucede sin más. La mente humana tiene el poder de concentrarse en muchas cosas, e incluso con una atención deliberada, caemos con facilidad en la distracción.

    Afortunadamente, las virtudes, como hábitos, se pueden fortalecer y adquirir. Lo que se aplica al hábito de ir en bicicleta, por ejemplo, también vale para la virtud de la oración.
    A través de la práctica deliberada a lo largo del tiempo, llegamos a ser capaces de realizar acciones virtuosas con facilidad, rapidez y alegría.
    Cuanto más oramos, se nos hace más fácil, sobre todo porque, entre todos los cristianos bautizados, el Espíritu Santo inicia la oración en nosotros. (cf. Rm 8, 26-27 .

    Como lo describió el abuelo John, su vida de oración se centró en «la Santa Misa al menos una vez a la semana, posibilitando una estructura espiritual para … hablar con Dios y escuchar lo que quiera decirnos.»
    Además de la Misa, hay muchas otras formas de desarrollar el hábito virtuoso de la oración.
    Un rosario diario, la bendición antes de las comidas o la lectura silenciosa de la Sagrada Escritura, configuran en nosotros el hábito de la oración.
    Orar al principio es difícil, requiere perseverancia y paciencia.
    Sin embargo, cuando respondemos con repeticiones durante la plegaria, nos es posible adquirir la virtud de la oración, lo que nos permite elevar la mente hacia Dios de manera habitual, pronta y gozosa, incluso en momentos de pánico o crisis, que nos distraen.

    Sólo un año después de escribir la carta a mi primo, el abuelo John hizo frente a su crisis final, sucumbiendo al cáncer.
    Fue fortalecido con los sacramentos de la Iglesia y apoyado en la virtud de la oración, y por ello, tengo la esperanza de que dejó este mundo con la mente fijada en Cristo.

    Oración para obtener una buena muerte: “Dios Omnipotente, Juez de vivos y muertos: Sabemos que debemos comparecer ante Tí después de esta corta vida, para rendir cuentas de nuestras obras.
    Danos la gracia de prepararnos para nuestra última hora con una vida santa y piadosa, y protégenos de una muerte repentina e inesperada.
    Que tengamos presente nuestra fragilidad y mortalidad, para que siempre podamos vivir de acuerdo con tus mandamientos.
    Enséñanos a “velar y orar,” (Lc 21,36), para que cuando nos llegue la hora de partir de este mundo, podamos salir a tu encuentro, experimentar un juicio misericordioso y regocijarnos en la felicidad eterna. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.»

  3. Ya se le comunicó el año pasado que los Carmelitas Calzados, según esta página https://www.catholic-hierarchy.org/country/xrel.html tenían el 1963 = 3025 frailes. Actualmente catholic-hierachy sólo les pone estadísticas hasta 2017. Le ruego lo tome en cuenta, ya que todo los año repite que el año 1973 eran 2.371, pero no dice que el año 1963 eran 3025. Creo que si la referencia son cuando más frailes tuvieron debe decirlo en todas las Órdenes; y si cuando más antigua es la estadística y cuantos eran, debe tener como norma para todos y sin ninguna bula para ninguno. En la página indicada https://www.catholic-hierarchy.org/country/xrel.html tiene para los carmelitas calzado desde el año 1954 que eran 2,187 y los carmelitas descalzo este mismo año 1954 eran = 3.433 frailes y ahora son 4026.

  4. La verdad es que llama la atenciòn los datos que nos das. Primero por la gran cantidad de congregaciones y òrdenes religiosas. (A mi parecer creo que se han fundado demasiadas). Lo segundo son los nùmeros. Hablar de mil miembros o menos a nivel mundial es preocupante. Porque puedo entender que en Europa estamos vivimos una situaciòn de crisis vocacional muy grande, pero en Àfrica Àmerica del Sur, se debe de vivir lo contrario. Cuando veo una Òrden que se ha fundado con 100 miembros quizàs me parece una locura. Pero bueno, si Dios lo ha permitido serà por algo.

    1. El derecho de asociación es un derecho humano de carácter universal, ¿Se lo limitamos a los religiosos? ¿A quién se le concede y a quién no? ¿Hay pocos problemas que buscamos más?

      1. Cierto, pero creo que hay muchas congregaciones religiosas que se dedican al mismo ámbito como por ejemplo puede ser la educación. ¿No sería mejor que en vez de que hubiese tantas con tan pocos miembros hubiese dos o tres grandes? No lo sé supongo que no. Pues al final es riqueza que se pierde y aunque más o menos se dediquen y tengan como centro a Jesucristo y el Evangelio no son lo mismo los Maristas a los Salesianos por poner un ejemplo.

        1. Creo que tienes razón Miguel. A finales del siglo XIX y principios del XX se fundaron muchas órdenes (especialmente femeninas) todas muy meritorias, y con unos objetivos y ámbito que hoy en algunos casos están sobrepasado o son . Muchos comparten carisma (franciscanos, carmelitas) y aunque la crisis de número sería las mismas (si no sería hacerse trampas al solitario), creo que podrían afrontar un futuro mejor con un tamaño más grande.

          También entiendo que eso es dificilísimo por parte de estas órdenes ya que cada una tiene su historia, legado…

        2. Si pensamos que el fin de un instituto religioso es lo que hace, es decir sus obras, puedo darte la razón. Si pensamos que es una forma de vida cristiana, no puedo dártela. Sin embargo también podemos mirar quien capea mejor la «crisis», ¿las grandes órdenes o las más pequeñas? ¿Les va acaso mejor a las Hijas de la Caridad y a los jesuitas que al Verbo Encarnado que creo nació en los años 80?

    2. Una cosa es el fin para el que se ha fundado una Orden o Congregación y otra es el carisma fundacional. Tienen escuelas los benedictinos, cistercienses, los dominicos, Franciscanos, los Mínimos, los Salesianos, Calasancios etc… Pero la docencia va indisolublemente vinculada al carisma de esas últimas, siendo en las anteriores una extroversión del celo apostólico, propio también de los contemplativos.

      1. Me pregunto: ¿Puede una institución poseer carismas o eso es un don que solo reciben las personas? Es decir, yo entro en los salesianos y automaticamente recibo carismas, y claro, si resulta que el fundador de un instituto religioso es indigno, los carismas están «viciados» y hay que disolver ese instituto religioso a pesar de que seguramente está lleno de virtuosos religiosos… A mi me parece que algo no encaja… Si miramos a los grandes fundadores medievales jamás hablan de carismas institucionales y solo de «conversión de costumbres». Eso de los carismas más parece una tapadera donde todo cabe que una verdadera acción del Espíritu Santo que nadie debería adjudicarse por solo ser jesuita o claretiano…

  5. Los Pasionistas tienen su noviciado en España en Daimiel. Creo sea el único aunque no estoy seguro. Un amigo cura pasó unos dias con ellos y me habló 1) muy bien de la excelente acogida que recibió por parte de la comunidad y 2) que no había ni un sólo novicio español. Todos hispanoamericanos.

    1. Es lo normal. Generalmente suele haber muy pocos novicios. (Muchas veces no llegan ni a cinco). Entonces lo que hacen es traer de fuera, incluso muchas veces se piensa en crear un internoviciado que agrupe varios paìses.

      1. Dudo que haya siquiera media docena de noviciados con 5 españoles, muy optimista te veo, en los jesuitas este año solo entran 3, y en el segundo año de noviciado dudo que siquiera queden 2. Pues esa es la orden más numerosa de España…

        1. Si eso sucede con los jesuitas no me quiero ni imaginar el resto. Habrá congregaciones que no tendrán ninguno. Hace falta una reflexión profunda sobre la pastoral vocacional, los jóvenes y la vida religiosa. Este año con el Corononavirus esta complicada la cosa. Yo con los Maristas estoy a expensas de cuando me pueden volver a invitar a una convivencia para seguir conociéndolos, de momento está complicada la cosa, aunque de momento seguimos manteniendo el contacto por teléfono y yo sigo con mis estudios en Ciencias Religiosas.

          1. Recuerdo oír a los maristas decir que tienen un noviciado para toda Europa, y además que algún año ha estado con cero novicios… Eso sí, te advierto que de vida comunitaria flojos, flojos, he comido y rezado con ellos y el ambiente me parece deprimente…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *