PUBLICIDAD

Los orígenes paganos de la Navidad son un mito sin fundamento histórico

|

Interesante artículo que recoge Religión en Libertad. http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=/los-origenes-paganos-de-la-navidad-son-un-mito-sin-fundamento-46613 Y que vale la pena leer. Que hay no pocos que se creen la primera chorrada que les cuentan.

Comentarios
0 comentarios en “Los orígenes paganos de la Navidad son un mito sin fundamento histórico
  1. SOBRE LA HISTORIA DE LA LITURGIA NAVIDEÑA

    La fecha histórica de la Natividad de la época Salvador era desconocido en los primeros tiempos del cristianismo. Una antigua tradición, inaugurada tal vez en el siglo II, celebró las diversas teofanías de Cristo en su naturaleza mortal, es decir, de su nacimiento , su manifestación a los Magos y su bautismo en el Jordán, justo después del solsticio de invierno, en los primeros diez días del mes de enero. Esta fecha convencional ya había encontrado aceptación en todas las iglesias, cuando, nadie sabe cómo, el día de la Natividad del Señor se separó en Roma del día de la Teofanía o Epifanía, y se le asignó el 25 de diciembre.

    ¿Cuándo y cómo la madre-iglesia llegó a establecer esa fecha? No lo sabemos, ya que, a excepción de un comentario de San Hipólito a Daniel, el documento más antiguo que establece la Navidad el 25 de diciembre es el calendario filocaliano del año 336, que lleva esta indicación: VIII Kal. ian. natus Christus in Betleem Iudee. Obviamente, el cronógrafo no anuncia nada nuevo, sino que se hace eco de la tradición romana anterior: del Liber Pontificalis, atribuido al Papa Telesforo. En el sermón tenido en San Pedro por el Papa Liberio, al imponer el día de Navidad, el velo blanco de las Vírgenes, a Marcelline, hermana de San Ambrosio, no aparece ninguna referencia a la novedad de la fiesta, pero, por el contrario, todo contexto litúrgico da la impresión de que se trata de una Solemnidad arraigada en Roma desde mucho antes. A ella acadía el pueblo multitudinariamente, de modo acorde con una antigua costumbre.
    La fiesta de Navidad fue al principio, propde la Sede Apostólica. San Juan Crisóstomo quien la introdujo en Antioquía el año 375, apelando a la autoridad de la capital del mundo latino, donde, según dice, se conservaban todavía, las Actas del Censo de Quirino, del que habla el Evangelio, y en este documento se precisa que el Nacimiento de Cristo en Belén, fue el 25 de diciembre.
    Desde Antioquía, se extendió a Constantinopla. Bajo el Obispo Juvenal, entre 424 y 458, se introdujo en Jerusalén, y el 430, pasó a enriquecer el calendario de Alejandría, y desde estas famosas Sedes patriarcales, pasó gradualmente a las diócesis sufragáneas.
    Actualmente, tan sólo los monofisitas armenios celebran aún el nacimiento de Cristo en su fecha original del 06 de enero.

    Sin embargo, no se puede soslayar una coincidencia. El calendario civil fiilocaliana subraya que el 25 de diciembre en la Roma pagana se celebraba el natalis Solis invicti, el nacimiento del sol, que coincidía, precisamente, con el solsticio de invierno. Aprovechando la ocasión se oficiaban los misterios de Mitra, o sea, el culto al astro rey , que según San León, había tomado tal pujanza que, incluso los fieles que asistían a la basílica vaticana, se permitían celebrar en San Pedro, el rito supersticioso de Mitra.
    Por esto no es improbable que la Sede Apostólica, anticipase al 25 de diciembre el Nacimiento de Cristo, para oponer al Sol Invictus, a Mithra, el verdadero sol de justicia, tratando de desviar a los fieles del peligro de las fiestas paganas idólatras. Las mismo se hizo el 25 de Abril con las fiestas paganas de Robigalia y la procesión pagana del Puente Milvio, que fueron sustituidas por la procesión cristiana del clero y el pueblo de Roma, conmemorando la victoria del Emperador Constantino y la aparición de la cruz en el firmamento, con la expresión: In hoc signo vinces.
    En el rito romano, hay tres misas de Navidad: una en el canto del gallo, – ad galli cantum, – la otra hacia el amanecer, o Misa de la Aurora -con memoria de Santa Anastasia- y la tercera, a la luz del día. Esta costumbre viene atestiguada por San Gregorio, pero es mucho más antiguar, ya que el autor de la biografía del Papa Télesphore, en el Liber Pontificalis, afirma que fue este Papa quien introdujo por primera vez el canto del Gloria in excelsis en la Misa ad Galli cantum.

    Entre Misa de media noche en el Pesebre, y la Misa del día, en el Vaticano, se introdujo en el siglo V otra Synaxis eucarísticas al pie del Palatino -la Misa de la Aurora- Fue pensada para celebrar el natalicio de la mártir de Sirmio, Santa Anastasia, cuyo cuerpo fue llevado a Constantinopla siendo patriarca, Genadio (458-471). En Roma se erigió el titulus Anastasiae. Los destinatarios de esta synaxis o Misa, eran los fieles griegos, residentes en Roma. A pesar de la desaparición en Bizancio del culto a la Santa, y de su popularidad la memoria litúrgica sobrevivió, continuando aún hoy, tras la feliz iniciativa del Papa Benedicto XVI, con el modo extraordinario, en todas las celebraciones del mismo.

    Los liturgistas medievales estaban encantados de poder encontrar las razones íntimas de la celebración de tres misas el día de Navidad. Sin embargo, en lugar de explorar en el campo de la arqueología, donde habrían encontrado rastros de tres santuarios romanos diferentes para los oficios del 25 de diciembre, se detuvieron en los motivos ascéticos y místicos, hermosos ciertamente, y aptos para alimentar la devoción y el forvor, pero bastante ajenos a la triple institución inicial de la liturgia romana.

  2. «Es totalmente improbable que fuera la fecha exacta del nacimiento de Cristo, pero surgió estrictamente de los esfuerzos de los primeros cristianos latinos para averiguar la fecha histórica de la muerte de Cristo»Por favor no le demos más vueltas a un tema realmente irrelevante.Lo fundamental es Jesús,su ejemplo,su entrega,su mensaje indeleble.

  3. Yo, sobre este tema siempre digo una cosa: la Iglesia puso una fecha porque quería celebrar un acontecimiento tan importante pero, además, al Cielo le pareció bien esa fecha y prueba de ello son las apariciones marianas en las que el 25 de diciembre se muestra con el Niño en brazos (como las de Medjugorje).

  4. Ciertamente, muy buen artículo. El original, en inglés (“Calculating Christmas. The story behind December 25th”), de D. William J. Tighe (*), apareció en el número de diciembre de 2003 del diario Touchstone. También lo reprodujo Forum Libertas en 2007, y yo también me hice eco del mismo hace ocho años, en diciembre de 2007.
    .
    Navidad: origen cristiano, no pagano:
    .
    http://catholicvs.blogspot.com.es/2007/12/navidad-origen-cristiano-no-pagano.html
    .
    (*) Don William J. Tighe es profesor asociado de Historia en la Universidad Muhlenberg de Allentown, Pennsylvania (EE.UU.), y asesor universitario del clero católico de dicho Campus. Es miembro de la iglesia católica ucraniana de San Josafat, en Bethlehem, Pennsylvania, y editor asociado de Touchstone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.